Precedentes de los memes

|| Memes, ideas y mundos /4

En El gen egoísta, Dawkins, como ya hizo al hablar del egoísmo de los genes, también señala unos cuantos precedentes de su teoría de los memes:

La analogía entre la evolución cultural y la genética ha sido frecuentemente  señalada, en ocasiones en el contexto de innecesarias alusiones místicas. La analogía entre progreso científico y evolución genética por selección natural ha sido ilustrada especialmente por sir Karl Popper. Desearía adentrarme algo más en algunos sentidos que también están siendo explorados, por ejemplo, por el genetista L. L. Cavalli-Sforza, el antropólogo F. T. Cloak y el etólogo J. M. Cullen.”

Karl Popper, en efecto, comparó la lucha entre teorías científicas con un proceso de selección cultural que podía tener similitudes con el de la selección natural. También propuso que debemos dejar el asunto de la vida y la muerte en manos de esas teorías, hipótesis o conceptos: que se maten nuestras teorías entre ellas, en vez de hacerlo nosotros, lo que parece muy razonable.

Jordi Cortés Morato añade otros precedentes:

“Por otro lado, vista desde la perspectiva de la filosofía, la doctrina de los memes tiene antecedentes en tesis clásicas. En cierta forma puede verse como un peculiar desarrollo de la teoría de las ideas platónicas; de la teoría averroísta del entendimiento agente; como una interpretación de la filosofía del espíritu de Hegel o de la teoría de la ideología de Marx, o de la diferencia husserliana entre noesis y noema; e incluso se podría relacionar con las tesis orteguianas sobre las generaciones. Pero su proximidad mayor es con la teoría de los tres mundos de Karl Popper y su defensa de un conocimiento objetivo sin sujeto cognoscente.”

Tengo la intención de analizar más adelante algunas de estas teorías, una vez que conozcamos en detalle la hipótesis de los memes de Dawkins.

Finalmente,  Alberto Piscetelli menciona otro curioso precedente:

“Esbozada formalmente en el último capítulo de la obra The Selfish Gene (El Gen Egoísta) del etólogo Richard Dawkins, esta teoría tiene sus precedentes en la obra The Ticket that Exploded (El Ticket que Explotó) del escritor y poeta “beat” William Burroughs.”

Ya habrá ocasión de comentar más adelante la extravagante pero interesante hipótesis de Burroughs según la cual, la palabra escrita es un virus que infectó a la especie humana.

Continuará


[Publicado por primera vez el 29 de febrero de 2004
Revisado en 2016 y 2017 (el texto en otro color es de la revisión)]


Dawkins---el-gen-egoista-Daniel-Tubau

Memes, ideas y mundos

[pt_view id=”e379553w5r”]

 CUADERNO DE CIENCIA

[pt_view id=”e379553w5r”]

CUADERNO DE BIOLOGÍA

[pt_view id=”e379553w5r”]

BREVÍSIMA INTRODUCCIÓN A LA BIOLOGÍA MOSCA Y CAJA

[pt_view id=”e379553w5r”]

Originally posted 2017-05-14 13:52:32.

Primera traducción del poema (#2)

 

Años después de iniciar mi experimento chino en vivo y por correo privado, subí el juego a mi nueva página web en 2004.  La aventura se reanudó de una manera un poco tortuosa y a trompicones…

 

Wang WeiPublicado en Worlds, el 28 de mayo de 2004

Wang Wei regresa en la red (y más respuestas)

Estuve con Aitor en un recital de Wang Wei. Eran los Poemas del río Wang, que escribieron Wang Wei y Pei Di, ahora editados por la editorial Trotta. También fue un gran placer, del que hablaré mañana.

Pero “mañana” fue varios días después, en otro blog: Mazda.

 

Wang WeiWang Wei regresa en el weblog Mazda

El 8 de junio de 2004 decidí reanudar el juego:

WANG WEI

Hace unos días fui con Aitor a la Casa Encendida a un recital dedicado a los Poemas del río Wang.
   Los poemas del río Wang es una obra escrita por Wang Wei y su amigo Pei Di. Los dos amigos pasaron una temporada cerca del río Wang y escribieron 20 poemas cada uno, con los mismos temas y títulos.
Entre los cuarenta poemas escritos por los dos amigos hay uno que se titula El cercado de los ciervos, que hace unos años fue el origen de un experimento o juego poético que hice con varios amigos. El juego quedó interrumpido precisamente cuando más interesante estaba la cosa, pues yo reservaba alguna sorpresa que al final quedó sin desvelar.
En fin, que este es un buen momento para retomar el juego.
Lo voy a poner en marcha otra vez desde el principio, así que puedes jugar, lector, si te apetece. Para que la cosa no se quede parada, pondré plazos para cada fase. La primera fase tiene de plazo hasta final de mes. Quienes ya hayan jugado en estas primeras fases pueden volver a hacerlo o esperar a que lleguemos a la fase en la que se quedaron.
Me gustaría recalcar que esto es un juego para pasar el rato, nada serio, porque sé que hay lectores que se cortan y no participan en los juegos que propongo. Supongo que porque son tan tímidos como yo (pero yo sí participo en los juegos míos y ajenos), o porque tienen un exagerado sentido de la dignidad o del amor propio (de lo que hay que librarse cuanto antes, como de la peste). Este diario digital no mide ni compara ni califica a nadie, ni todas esas vulgaridades presuntuosas a las que parecen tan aficionadas algunas personas inteligentes, y que tanto abundan, no sólo en la prensa escrita, sino también en la red. (Publicado en Mazda, 8 de junio de 2004: Wang Wei)

Que yo sepa, sólo hubo una respuesta, de un desconocido, que encontré tiempo después en una página de comentarios antigua:

 

“Ya he visto que se ha acabado el plazo, pero quiero leer el resto del artículo…, así que yo pruebo:

TRADUCCIÓN Nº 17: Xavierxia

Rumores de voces
en la montaña solitaria
luz que penetra el corazón del bosque
y de nuevo el musgo baña

Lamentablemente, no hubo más respuestas, así que me fui olvidando de nuevo del asunto y el juego quedó donde estaba, hasta que llegó el 13 de diciembre de 2004…

 

Wang WeiWang Wei: más respuestas a la primera fase 

Hace varios meses inicié o reinicié un juego que tenía como motivo un poema de Wang Wei. Puse un plazo para participar, pero, aunque el plazo acabó hace muchos meses, no he puesto todavía la segunda parte. Al visitar la página del juego me he encontrado con la agradable sorpresa de ver una nueva traducción enviada por un desconocido. Eso me ha estimulado a seguir con el juego, a lo que también me animó que mi amigo Rafael me preguntase que cuándo diablos llegaría la segunda parte.
Pues ya está aquí. Ahora bien, si no has participado en el juego y quieres hacerlo, puedes leer la primera entrega, enviar una respuesta y SÓLO DESPUÉS leer la segunda entrega. Naturalmente, puedes hacer trampas, pero hacer trampa en un juego es una de las cosas más tontas que existen, a no ser que tengamos una verdadera necesidad de ganar algo, por ejemplo, alabanzas, o si el premio es espectacular (aquí, creo, no hay premio y tampoco hay una respuesta correcta). Cuando hayas enviado tu respuesta a la primera parte podrás leer la segunda y seguir jugando. También podrás leer todas las respuestas recibidas hasta ahora.

(Publicado en La vorágine, 13 de diciembre de 2004: Wang Wei, respuestas a la primera fase)

Esa traducción anónima era:

Nº 18: Anónimo 001

La montaña está vacía. No se ve gente.
Tan sólo se escucha el sonido del eco de las palabras.
Regresa el esplendor que entra en el profundo bosque.
Otra vez el brillo del musgo verde de la cima.

Y después llegaron otras. Por ejemplo, la primera traducción ¿con seudónimo?:

Nº 19: Leafar

En la colina vacía no se ve gente,
solo se escucha el eco producido de sus palabras.
¿Volvemos a entrar en la sombra del profundo
bosque,
o bien, regresamos al brillante musgo verde sobre la
colina?

1 + me envío una traducción con algunas palabras entre corchetes que no sé si son restos de código HTML o si pertenecen a la traducción:
Traducción nº 20: 1 +

</Gente>
No veo la montaña vacía,
Solo escucho una conversación sobre el eco
</Gente>
<Regresar>
Entraré en las sombras del profundo bosque
y me reflejaré sobre el verde liquen
</Regresar>

Y otro colaborador habitual de mi página, Cafeína, también envió una traducción:

Nº 21: Cafeína

Entre el vacío y la montaña no veo gente
Pero escucho el eco de una conversación de la gente
¿Será el regreso de una sombra del bosque profundo
que otra vez refleja el verde musgo de la cima?

Después, la cosa volvió a quedar atascada, aunque al menos el juego ya estaba en la red en su segunda fase (por correo electrónico privado había llegado hasta la sexta).

 

Wang WeiWang Wei en Monadolog

Cuatro blogs más tarde, volví a intentarlo en Monadolog:

Wang Wei

Ya sé que me tomo las cosas con mucha calma y que raramente cumplo mis promesas, especialmente en la página del experimento chino dedicado a Wang Wei (¡se inició el asunto en 1999!). Sin embargo, ahora la pelota está en el tejado de los visitantes. En cuanto reciba, digamos, cinco traducciones de la segunda parte del experimento, subiré la tercera parte, donde las cosas comienzan a ponerse interesantes.

(Publicado en Monadolog, 22 de febrero de 2005: Wang Wei)

El truco no funcionó y no se produjeron las respuestas esperadas. Así que Wang Wei volvió a quedarse dormido.

 

Wang WeiMás traducciones de Wang Wei en otra página

Un día que navegaba buscando poesía china, me encontré una página en la que también se proponía el juego de traducir a Wang Wei. El juego se parecía tanto al que yo proponía que era de hecho mi propio juego. El autor de la página copió parte de mi planteamiento y remitió a mi página para quien quisiera más información. Lo que me parece muy bien.

La gracia del asunto es que yo apenas conseguí que nadie tradujera el poema en su versión de Internet, pero el duplicado de mi página tiene ya nueve respuestas. No las incluyo aquí para no hacer más confuso este juego. Pero puedes leerlas con este enlace:

Buscar la aguja en el fondo del mar: Wang Wei

No sé quién es el autor o la autora de la página, pues en su perfil lo único que tiene es el logo de Jamiroqai.

Puesto que el juego ya vivía en otra página, me desentendí de seguir con ello, al menos con urgencia, pero un mensaje me ha hecho cambiar de idea.

Wang Wei Hugo Rocha resucita a Wang Wei
En octubre de 2005 el juego se reanudó con esta entrada que publiqué en mi weblog Mundos Flotantes:

Wang Wei regresa

En este mundo flotante las cosas se pierden por las olas de bits y van y vienen. Ahora regresa el viejo juego de Wang Wei, que inicié hace unos años por correo electrónico y que languidecía en algún meandro de este río eléctrico. La razón para este regreso es un correo que me ha llegado de Hugo Rocha, a quien hasta ahora no conocía. Me dice Hugo:

Apreciado Daniel: me gusta tu juego. He encontrado tus datos en Internet, mientras buscaba la escritura en caracteres chinos del poema Lu Zhai para hacérselos llegar a amistades que quisieran hacer versiones a partir de la traducción de Octavio Paz. Con sorpresa y gratitud me doy cuenta que ya iniciaste el juego y prefiero unirme a el.
Quiero aportarte algo. Como surgió mi interés en el poema. Ayer  “casualmente” me acerque a mi librero y tomé uno:  “Invenciones de Papel” de Elliot Weinberger, editado por Vuelta, 1990, traducción de Purificación Jiménez. En ella por supuesto esta el escrito de Weinberger, “Diecinueve maneras de ver a Wang Wei”, el cual es una versión corregida y aumentada por el autor para esta edición, que previamente había sido publicado en la revista Vuelta en el número 91 de junio de 1984 en traducción de Ulalume Gonzalez de León.

Curiosamente, esa página está alojada en mi página china preferida, China the Beautiful, que fue la que me hizo empezar a amar Internet y me dio la idea de hacer mi página dedicada a la Dinastía Tang (con hipervínculos pero sin ponerla todavía en Internet).

Después supongo que contagié un poco a Marcos y él a su vez me recontagió y me hizo fabricar mi barquichuela digital y navegar en la red: por él estoy aquí.

Bueno, ahora, Hugo me estimula a reanudar lo de Wang Wei, así que ya he subido la esperada (¿esperada?) tercera parte. Si ya estabas jugando puedes reengancharte, si no, puedes empezar a jugar ahora.

(Publicado en Mundo Flotante, 20 de octubre de 2005: Wang Wei regresa)

 

Y, ajustándose con rigor a las reglas, Hugo Rocha me enviaba una traducción:

Aquí va mi versión de cinco minutos:

Número 22: Hugo Rocha

La montaña vacía, no hay nadie allí
Solo se escucha el eco de la gente hablando
Hay sombras que deja la luz al penetrar el bosque
Y reflejan el verde-azul arriba en los líquenes.

Como he dicho, Hugo me enviaba un enlace divino: una lectura del poema, que he incorporado a la introducción de Weinberger más arriba. Y me contaba otras cosas de las que no hablo por el momento porque algunas forman parte de los siguientes movimientos.

Poco después llegó una traducción de Roser:

Hola!

Aquí tenéis una traducción-juego para el juego del gran-wang-wei-popular (¿qué pensaría él ante tanta popularidad?); os felicito y animo a todos a seguir dándole vueltas!

Roser (ru-shén)

 Número 23: Roser Amils

Cuando se apodera de mí el silencio huyo, solitario, a la montaña
y por mucho que me aparte dentro de mí siento la vibración de conversaciones de las gentes
cual fulgor que anima mi espíritu a internarse una y otra vez en el bosque,
a penetrar sus sombras fulgurantes para meditar nuevamente hasta lo más alto
el negro-verde-azul de un pedazo de musgo.

Además, Roser (Ru-shén) ponía en su weblog una entrada interesantísima relacionada con los colores del poema de Wang Wei y con los colores del jade, que puedes leer con este enlace:

En busca del fuego: verde-negro-azul mi color preferido

…Y poco después intervino en el juego mi amigo Luis Chacón:

Daniel, circulando por tu web he decidido participar en el juego poético de Wang Wei. No he seguido la instrucción de los cinco minutos (me ha llevado una media hora la cosa). Lo que sí he hecho es no leer nada antes de hacer la traducción a partir de las palabras de la cuadrícula. Como verás, no tengo ni idea de poesía china y sin ningún antecedente he hecho una “españolada”.

Mañana miraré de leer la segunda parte para continuar. Un abrazo.

PD.: No sé si el juego sigue en marcha. He visto fechas como 2000 y 2004. Ya me dirás.

La respuesta es que sí, que el juego sigue en marcha. Y aquí está la traducción de Luis Chacón (alias Max Desastre, el autor de La oficina imaginaria).

Número 24: Luis Chacón

Vacío de ti, no veo gente en las laderas de la ausencia
y sólo oigo tus palabras en una conversación como
un eco
que regresa para entrar en la profundidad sombría
de mi bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las
cumbres

Poco después, Luis Chacón me enviaba un comentario a su traducción:

“Antes de continuar leyendo, he revisado la “traducción” que hice ayer (en realidad fue un juego con una lista de palabras obligadas intentando conservar, en la medida de lo posible, las posiciones). He hecho dos versiones nuevas del mismo asunto. La primera con cuatro versos de dieciocho sílabas y, en la segunda, como esa medida me resulta estrambótica, lo he subdividido en decasílabos (una medida un poco más familiar) y me he permitido un poco más de libertad con respecto a las palabras obligadas.
Aclararé que la <ausencia> del primer verso proviene de la idea de <negación> (negación de la presencia) y que en el segundo sustituyo la palabra <persona> por el pronombre <tus>.
También he resuelto un asuntillo de métrica, en la segunda versión, con un efecto de eco que no resulta tan mal: “Sólo oigo, oigo”. Este es el resultado:

Número 24b. Luis Chacón
Vacío de ti, no veo gente en las laderas de la
ausencia.
Sólo oigo tus palabras en una conversación de ecos
que regresa y entra en la profundidad sombría de mi
bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las
cumbres

Número 24c Luis Chacón

Vacío de ti, no veo a nadie
en las laderas de la ausencia.
Sólo oigo, oigo, tus palabras
en una conversación de ecos
que retornan a lo más profundo
y a lo más sombrío de mi bosque
destellando en negro otra vez
sobre el verde liquen de las cumbres.

Y añadía Luis:
“En mi ignorancia diría que resulta más ortodoxa la versión en un cuarteto de dieciocho sílabas. Pero un poco más de libertad con respecto a las palabras obligadas y la conversión a decasílabos me hacen sentir más cómodo con la segunda versión. Si las reglas del juego lo permiten, me quedo con la segunda versión. Por otro lado, parece que los versos más breves le fueran mejor a la poesía china (ya te digo que no conozco nada acerca de esta poesía).”

Poco después de poner una especie de ultimatum en el weblog Il Saggiatore, donde decía que el juego continuaría si llegaban 10 respuestas hasta la tercera fase, me llegó este mensaje desde Santiago de Chile:

“Hola Daniel, Como estas ?? Bueno lei tu pagina y he seguido cada paso que indicas en ella …aqui va mi traduccion… ; )

Saludos desde Santiago de Chile”

Número 25: Lorena Faúndez

En la montaña vacia no se ven personas
pero se escuchan ecos de conversaciones de
personas
regresé a la sombra y entré en lo profundo del
bosque
otra vez brillo el verde del musgo encima de mí

Y finalmente, por correo privado me llegó una traducción de otra persona a la que no conocía, Alberto Magnet:

Estaba buscando material sobre la poesía clásica china que me ayudara en una traducción de un poema de Li Shangyin. Y me he encontrado tu página. Ignoro cuándo empezó el juego. Aquí va mi versión.

Número 26: Alberto Magnet

A nadie he visto en lo alto del monte
Pero escucho el eco de gentes a lo lejos,
En lo profundo del bosque, vuelve a sus territorios la
sombra
Vuelve a jugar la luz sobre el musgo verde

Me quedé interesado por saber quién era ese tal Li Shanyin.

En febrero de 2006 estaba en Montevídeo y me llegó un mensaje desde el cercano Buenos Aires:

“Bueno, Dani, tocayo! Tu juego me ha mantenido entretenida por un buen par de horas. Tras haber escrito mi traducción original, he seguido leyendo el artículo todo de corrido y al llegar a la segunda parte lo he refinado un poquito. Te cuento que traduzco habitualmente grandes volúmenes de texto de inglés a español neutro de sabor latino y no sé nada de poesía. El poema me quedó como verás a continuación y me satisface mucho haber hecho mejor trabajo que algunos de los traductores “profesionales”, aunque tras la lectur del artículo de Paz me diera cuenta que no fui del todo fiel.”

…Puesto que Daniela sólo envía una traducción, he de suponer que es la segunda (la refinada tras leer el artículo de Paz). Es una pena no ver la primera. Puesto que sería ilógico tener una segunda traducción y no una primera, copio aquí esa traducción y la repetiré en la segunda fase:

Traducción nº28 Daniela Rodríguez

Ya no hay nadie en la desnuda colina
Sólo se escucha el eco del hablar de la gente
Vuelve la sombra a reinar en el bosque profundo
Y brilla otra vez el verde líquen en la cima.

(…)
Me encantó el juego, espero que vuelvas a hacer algo parecido pronto; y arregla tu página que en Mozilla se rompe.

¡Un beso y muchas gracias!”

…Le contesté:

¡Hola Daniela!
Me alegra que te haya gustado el juego chino. En realidad todavía no ha terminado. Hace unos meses puse como condición que la siguiente fase se iniciaría cuando hubiera 10 respuestas a la tercera fase. Y creo que eso ha sucedido con tu respuesta.
Ahora da la casualidad que estoy a este lado del mar, en Montevideo. Hace tres semanas estaba en Buenos Aires y ha sido una decisión echada a suertes el venir a Montevideo estos últimos días antes de regresar a España. Así que podría estar en Buenos Aires ahora mismo y tomar tu correo como una señal del destino (lástima que no creo en el destino, pero me encantan las casualidades).
Mañana regreso a Madrid y ya te contaré desde allí, cuando ponga la cuarta fase, que  es bastante divertida.”

 

…El siguiente traductor fue un estudiante de chino:

Hola Daniel:
Mi nombre es Juan, junto con mi novia estamos estudiando mandarín desde hace un par de años. En este momento estamos viendo lugares por internet como para ir a estudiar en forma intensiva a China o Taiwan. Fue así como encontré tu sitio.
Bueno me gustó la idea del juego así que aquí va mi traducción:

TRADUCCIÓN nº29: Juan

Montaña vacia, no se ve nadie,
Ni sonido ni palabra.
Regresa esplendorosamente penetrando en el profundo bosque nuevamente el brillo verdoso sobre la montaña.

 

…En junio/julio de 2006 me llegó la traducción número 30, en un mensaje lleno de cosas interesantes:

“Hace tiempo que conozco tu página y la voy siguiendo de vez en cuando,  tuve la suerte de dar con ella a traves de un amigo que tiene un blog y te citó en una de sus entradas.
Contralasinrazón
Entonces leí la primera parte de tu experimento con Wang Wei, hice mis traducciones y me divertí con el juego.
Ahora a través de los podcast he conocido http://www.todachina.com/ .  Me gustó mucho el podcast de Victor o Pink Panther, me registré en la página de TodaChina y aporto lo que puedo, entonces recordé tu experimento y he mandado tu enlace, con lo cual he visto que continuaste con la segunda parte y lo habías ampliado mucho más.
Mi propuesta es que plantearas tu juego desde la página de Toda China, puede ser muy interesante ver como traduce gente que conozca un poco el chino, o chinos que conozcan un poco de castellano.
Te mando una de las muchas traducciones que he hecho de Wang Wei:

TRADUCCIÓN nº30: Encarna/Zelestina

La montaña parece vacía, no se ve gente
Solo se escucha el eco de sus voces
Al entrar en la profundidad del bosque regresan las
sombras
Otras vez brillan los reflejos sobre el musgo verde
oscuro (verdinegro)

 

…El enlace al que se refería Encarna, es Contralasinrazón; pongo aquí el párrafo en el que menciona esta página:

“Estuve pensando hace tiempo, casi al principio de confeccionar esta bitácora, ofreceros escaneado el texto completo del artículo [de Weinberger]. De hecho ya había comenzado escaneando el poema en chino para consumo propio. Ahora, con el acicate del viaje [a China]y el firme propósito de conseguir una versión caligrafiada profesionalmente en la propia China he rescatado el antiguo proyecto. Cuando me disponía a trabajarme todo el escaneo del articulo se me ocurrió buscarlo en San Google, por si acaso ya a alguien se le había ocurrido la misma idea. Y, claro, por supuesto que alguien había tenido la misma idea. Lo encontré en una interesante página, cuyo autor no sólo ofrecía la primera parte del texto, sino que promovía un juego consistente en proponer a los visitantes el envío de su propia una traducción del poema para hacerse merecedores de recibir la segunda parte del artículo por vía de correo electrónico. Así que a la propia página remito al curioso que quiera conseguirlo, para evitar andar fusilando páginas ajenas. Al final cuelga también la segunda parte, aunque no un añadido de Octavio Paz muy interesante, donde el escritor mexicano daba una nueva versión del poema y analizaba minuciosamente cada uno de los versos del mismo. Tal vez lo cuelgue yo aquí pronto. La aguda, hiriente lucidez de Paz “siempre es impactante.  Supersticiones: Un poema de Wang Wei

 

Wang Wei Muchas más traducciones en la página de Wang Wei

Wang Wei y el experimento chino ya tenían su propia página, a la que empezaron a llegar traducciones a través de los comentarios automáticos. Hasta 20 nuevas traducciones.

31. Mary Solari
La montaña vacía no ve a la gente
sólo escucha las conversaciones que produce
Regresa con brillante esplendor
y entra en lo profundo del bosque umbrío
Para brillar otra vez en el verdinegro musgo de su cima.
domingo, 11 de julio de 2010, 17:53:14

 

32. Luis Esteban Jordán Mateos

En la soledad de la montaña,
Puedes escuchar las auténticas palabras,
Regresar a la genuina verdad en la profundidad del bosque,
Reencontrar el esplendor de la naturaleza en la cima.

 

33. Mujerárbol
Los vacíos de nuestras montañas
no dejarán ver a la gente
que reverbera al escuchar solo las palabras de quien conversa.
Regresemos a las sombras, entremos al profundo bosque.
Sobre los musgos, otra vez,
reflejaremos el verde.

Tuesday, December 08, 2009, 14:02:49

 

34.Gonzalo 
Vacía montaña, no hay gente a la vista
Pero por los ecos de sus palabras se escuchan.
Regresan las sombras al bosque profundo
El brillo regresa a los altos musgos de la cima
Friday, September 25, 2009, 20:07:18

 

35. Maria

No hay gente en el vacío de la montaña
tan sólo el eco de sus palabras.
Regreso a la oscuridad (luminosa) en lo profundo del bosque
vuelve a brillar el verde musgo sobre la cima.

Saturday, October 04, 2008, 07:19:56

 

36. Mª Teresa Hartlöhner 

El refugio del ciervo

Montaña vacia nadie a la vista,
pero se oye hablar a los lugareños;
vuelve la luz al bosque profundo,
culebrea iluminando el manto verde.

Y me comentaba María Teresa:

“Una osadía, pero ahí va, la poesía china no sólo es difícil de traducir por su dificultad para encontrar el significado de sus caracteres, o conocer su peculiar gramática si no que hace referencia a simbolos, lugares o historias de la cultura china que es necesario conocer para entender su significado, como ciervo, verde, xiang han yu y muchos otros conocimientos de la cultura y la historia que muy pocos tienen, incluso en China. Pero si se trata de jugar, me encanta.
Un abrazo”

Monday, March 10, 2008

 

37. Edurne

La montaña está vacía, no se ve gente. Solo con escuchar las palabras de una persona produciría eco.
Regresarán las sombras y entrarán en lo profundo del bosque y, otra vez, brillarán los verdes musgos en la cima.

Thursday, January 24, 2008, 21:39:14

 

38. Rocío 

La montaña está vacia, no se ve a nadie.
Pero escucho el eco de sus conversaciones.
Regresan brillantes, penetran en la profundidad del bosque.
Y vuelven a brillar sobre el musgo verde.

Saturday, December 29, 2007

 

39. Amor Ruíz
SE DIVISAN LAS MONTAÑAS VACIAS AUNQUE SE ESCUCHAN LAS CONVERSACIONES DE LA GENTE QUE REGRESAN SOBRE SUS SOBRAS CON BRILLO ESPLENDIDO PROFUNDO ENTRE EL MUSGO VERDE, AZUL, NEGRO QUE SIGUE Y SIGUE BRILLANDO
Tuesday, October 23, 2007, 09:01:04

 

40. May

Vacío en la montaña
No veo a nadie
sólo escucho el sonido de la gente
regreso el esplendor del bosque profundo
otra vez brilla el verde musgo en la cima

Tuesday, June 26, 2007

41. Salvador Ortega

No se ve a nadie en la montaña desierta,
solo se escucha el eco de gente hablando.
Vuelven las sombras que entraron en el fondo del bosque
y otra vez brilla el musgo negro de la cima.

Friday, June 01, 2007, 11:42:35

42. Diana

En el vacio de la montaña no se ve gente.
solo se oye el eco de sus voces.
ha llegado el esplendor a la profundidad del bosque.
A vuelto a brillar el verde musgo alla arriba.

Saturday, May 19, 2007, 04:10:41

 

43. proctorul

las personas no ven la montaña vacía
sólo escuchan el eco de las conversaciones de la gente
regresan para entrar a la sombra profunda del bosque
de nuevo
al brillar el negro liquen en la cima

Thursday, April 05, 2007, 20:35:17

 

44. juan
rastros karmicos
Tuesday, March 13, 2007, 21:49:44

 

45. Guest

vacia la montaña
de gente
se escucha la
conversación
eco regresa
brilla en tu esplendor
profundo bosque
otra vez refleja
en el musgo verde
encima liquen azul
negro

Tuesday, March 13, 2007, 21:44:58

 

46. Alma Debora Rosas 
palabras que solo producen
el eco vacio al llegar
a la montaña
solo para escuchar
que regresan para entrar brillantes
en lo profundo del bosque
otra vez se refleja el verde
del musgo en la cima.
Wednesday, February 07, 2007, 00:54:55

 

47. Guojian Chen
Quiero participar enviándoles la traducción mía que publiqué en mi libro recién editado “Poesía china caligrafiada e ilustrada”:
Desierto el monte.
No se ve gente,
mas se oyen voces.
Lo hondo del bosque.
Unos rayos ponientes.
De nuevo resplandece
el musgo verde.
Sunday, December 03, 2006, 23:08:51

 

48. Camilo

Miro las colinas vacías de gente.
Pero escucho: hay eco de conversaciones.
Regreso a la sombra del bosque profundo
y brilla de nuevo el verde del musgo en la cima.

Friday, September 08, 2006, 13:18:44

 

49. Enyú

La gente no ve la vacía montaña
pero escucha el eco de las palabras
de regreso al entrar en la sombra del profundo bosque
otra vez brilla el verde musgo sobre la cima

Wednesday, August 09, 2006, 04:11:53

 

…Mi hermana envió un comentario pidiendo aclaraciones

. Natalia Tubau
“Vale, ahora creo que puedo incorporarme al juego donde quedó (¿o todavía falta que algunos nos alcancen?) A mi e-mail con los comentarios que cierra la exposición, tu contestaste (abrevio algunas partes para dejar la esencia): ”

“A estas alturas ya has traducido dos veces el poema de Wang Wei (…) voy a abusar de tu paciencia y te voy a enviar otro texto de Winberger, que es si duda el más divertido. Tras leer el texto, te pondré una nueva tarea como condición para recibir lo siguiente, que ya no será de Winberger, sino seguramente mío…”

Ese último texto de Winberger nunca llegó… Así que el siguiente ejercicio para mí es recibirlo y obrar en consecuencia. Besitos, Natalia”

Saturday, November 05, 2005, 13:58:21

 

50. Luis Chacón 

vacío de ti, no veo gente en las laderas de la ausencia
y sólo oigo tus palabras en una conversación como un eco
que regresa para entrar en la profundidad sombría de mi bosque
y se refleja, negro otra vez, en el liquen de las cumbres

Friday, October 21, 2005, 00:33:54

 

51. Roser

Cuando se apodera de mí el silencio huyo, solitario, a la montaña
y por mucho que me aparte dentro de mí siento la vibración de  conversaciones de las gentes
cual fulgor que anima mi espíritu a internarse una y otra vez en el  bosque,
a penetrar sus sombras fulgurantes para meditar nuevamente hasta lo más alto
el negro-verde-azul de un pedazo de musgo.

Thursday, October 20, 2005, 21:05:04

Wang WeiTres nuevos comentarios y dos traducciones

Julián Negromanti
Muy interesante el juego. Envíe por mail dos traducciones. En la segunda intento captar la brevedad e impersonalidad de los haikus (y del zen). Ahora voy a leer la segunda parte. Saludos desde Bs AS
miércoles, 27 de julio de 2011
…Y aquí están la primera traducción de Julián:

nº52

En la montaña vacía no se ve gente
Sólo se escucha el eco de sus palabras
Al regresar  el esplendor profundo dentro del bosque
otra vez brilla el verde musgo sobre la cima

El propio Julián envió un comentario a su traducción:
“Mis disculpas, no envíe comentario, y ahora leo las respuestas veo que van.
Quiero decir que me pareció interesante el juego; nos da una idea de la infinidad de posibilidades de interpretación que da el idioma chino. Quiero decir que tomé dos o tres minutos para mi traducción. Ahora estoy un poco arrepentido, no me suena muy poética que digamos. Saludos desde Buenos Aires.”
…llegó después otro comentario y traducción de Julián:
“Hola Daniel, interesante tu juego, aunque no sé cuándo fue publicado, ni si sigue vigente. Envío otra traducción, tomando unos minutos más, tratando de reproducir la brevedad de la poesía china:

nº53

En el vacío de una montaña
se escuchan ecos de voces
regresa el esplendor al bosque:
vuelve el verdor a la cima

…Contesté:

“Hola Julián
acabo de leer tu mail
se me había traspapelado
El juego sigue en marcha, vamos, lo voy a reactivar precisamente por haber recibido tu correo y en breve lo trasladaré a otra página en mi nuevo blog (el que aparece más abajo)
Un saludo cordial y muchas gracias”
…Giusseppe Domínguez
Interesantísima página que encontré mientras preparaba un taller de Introducción a la Poesía China de la Dinastía Tang.
Ayudaré a su divulgación.
Muchas gracias por tu contribución a que esta poesía se conozca.
Un cordial Saludo,
Giusseppe Domínguez
martes, 11 de enero de 2011
…Mobesse
Este juego es, sin dejar de ser un juego (¿qué no lo es?) una lección magistral sobre el acto poético y sobre la creatividad (valga la redundancia). Siento no haber encontrado antes esta paǵina y no haber podido participar.
lunes, 15 de noviembre de 2010

 

Wang Wei

EPÍLOGO A LA PRIMERA PARTE

Antes de iniciar el Segundo Movimiento, escribí otra breve nota y añadí mi propia traducción:

“Esto del poema chino es una cosa que se va desarrollando por sí misma, sin una intención clara, tan sólo yo os llevo una o dos jornadas de ventaja y conozco caminos por los que vais a pasar (pero no todos los caminos por los que vais a pasar). Creo que lo entenderás bien cuando leas el resto del artículo. Cuando lo hayas hecho, te pediré otra cosa. No te comento nada de tu poema porque eso es parte del juego, pero sí te envío el poema que escribí yo:

RESPUESTA 54: Daniel Tubau

En la montaña vacía no se ve a nadie
Sólo escucho el sonido de palabras
Entro en el bosque profundo y regreso
El musgo verde brilla en lo alto

 

 

 

daniel tubau

 


 

[Este experimento chino comenzó en 2000. La primera versión en internet es de 2004]

Si quieres participar, puedes enviar tu traducción en un comentario…

Originally posted 2011-11-08 11:47:13.

“Las calles son nuestras”., ¿Lo son?

Las calles son de ellos. Parece que las calles siempre son de alguien. En la España de Franco un ministro del Interior (Manuel Fraga Iribarne) dijo “La calle es mía”. Pero ya no es suya, ahora son de ellos. ¿Cuándo serán de nadie, es decir, de todos?

2019: Ha querido la casualidad que el sistema de republicación automático de entradas que uso, seleccione esta entrada hoy (18 de noviembre), como si adivinara que en este momento miles de jóvenes nacionalistas se creen que las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas son suyas. Pero no lo son. Y menos son el escenario para su fanatismo.

La fotografía fue tomada hace muchos años, en 2006, en Buenos Aires. Es una prueba de que la radicalidad, la imposición violenta y el dogmatismo iguala tanto a los ministros de Franco como a los nacionalistas de cualquier signo.

(Fraga fue ministro de Franco, pero cuando dijo la frase era Vicepresidente y Ministro de Gobernación de Arias Navarro, primer gobierno tras la muerte de Franco, cuando las cosas todavía no habían cambiado casi nada).

Originally posted 2006-01-19 16:15:00.

Will Eisner

Hace unos días (2005) murió Will Eisner, a consecuencia de complicaciones después de que le implantaran un cuadruple bypass. Tenía 87 años.

Will Eisner es considerado por muchos como el autor más importante e influyente de la historia del comic. Probablemente con razón.

Durante años dibujó las historietas de un héroe enmascarado llamado Spirit, en las que fue introduciendo nuevas maneras narrativas y nuevas técnicas.

Ahora se está editando por primera vez en español la obra íntegra en unos álbumes caros pero muy buenos. Todavía no ha llegado la época que yo considero mejor, en la que sus deseos narrativos podían ser convertidos en realidad gracias a un dominio del dibujo impresionante (y a un equipo de dibujantes que le ayudaban), así que espero que se edite hasta el final, porque varias veces se ha intentado, sin llegar más que a unas pocas aventuras.

1

Eisner dibujó impresionantes primeras páginas para las historietas de Spirit, en las que el título de la colección (Spirit) jugaba siempre un papel gracioso o interesante, integrándose a menudo en la acción, como en este caso, absolutamente deslumbrante

Eisner regresó al primer plano del mundo del comic al publicar Contrato con Dios, donde inauguró un nuevo género (aunque se puede encontrar algunos precedentes) al que él mismo dio nombre: la novela gráfica. Se trata de comics que cuentan historias tan complejas o tan interesantes (como dice mi hijo Bruno, lo interesante no siempre tiene por qué ser complejo) como las de una obra literaria, y dirigidas a un público adulto, lo que no quiere decir necesariamente mayor de edad.

Después, Eisner siguió publicando extraordinarias novelas gráficas, como El edificio o Fagin el judío, donde cuenta la historia de Oliver Twist desde el punto de vista del judío Fagin, y que es una hermosa manera de entender lo que ha sido el antijudaísmo, incluso en alguien como Dickens que no era realmente antisemita. Como cuenta Eisner, Dickens se arrepintió del estereotipo que había creado e intentó borrar toda alusión a que Fagin era judío, más exactamente, cualquier identificación entre la maldad de Fagin y el hecho de ser judío, pero no pudo. El estereotipo quedó en la mente de los lectores y Oliver Twist tuvo una lamentable influencia en la propagación de los tópicos antijudíos, que todavía hoy padecemos (y padecen los judíos).

Will Eisner también dio clases y escribió varios libros de teoría del comic muy buenos, como El comic y el arte secuencial.

En las aventuras de Spirit hay, en mi opinión, verdaderas obras maestras, no del comic, sino de la narración en general. Muchas películas siguen argumentos que Eisner logró contar en tan sólo siete páginas. Lo hizo de una manera muy difícil de superar.

He leído en una de las necrológicas que Orson Welles pudo ser influido por Eisner cuando hizo Ciudadano Kane. Es una idea que siempre me ha tentado y me alegra que alguien lo diga (no me acuerdo quién era). Pero también se produjo la influencia en sentido contrario: el propio Orson Welles protagonizó una aventura de Spirit. No la he conseguido entera, aunque sí la primera página. Lástima que en ella no aparece la caricatura de Orson Welles.

1

Los extraterrestres invaden la tierra

******

[Publicado en 2005]

Para ver todas las páginas de comic alojadas en danieltubau.com
(Craven, Filocomic, Mosca y Caja…):  EL NOVENO CIELO

OTRAS PÁGINAS SOBRE CÓMIC

Will Eisner

Leer Más
PASTECCA

Leer Más
Krazy Kat y el pato de Pekín

Leer Más
Alfonso Azpiri

Leer Más
LA ETERNIDAD EN 24 HORAS

Leer Más
El almanaque de Taniguchi

Leer Más
El noveno arte

Leer Más
La guerra de Alan

Leer Más
Will Eisner y Orson Welles

Leer Más
EL NOVENO CIELO

CÓMIC E ILUSTRACIÓN


Leer Más
Suehiro Maruo y Lunatic Lovers

Leer Más
Poema a Fumetti, de Dino Buzzati

Leer Más
Pyongyang, de Guy Delisle

Leer Más
PASTECCA… ataca de nuevo

Leer Más
¿Qué es el Trund?

Leer Más

Originally posted 2013-01-10 17:26:19.

Descartes, ¿empirista?

A Descartes y a Leibniz se les clasifica en la historia de la filosofía como racionalistas, frente a empiristas como Locke y Hume. Sin embargo, en contra del antiempirismo que muchos atribuyen a Descartes (y que él mismo parece sostener a veces), en la página 24 de Principios de la filosofía dice:

       “Ahora bien, para cumplir plenamente este proyecto, también debería explicar del mismo modo la naturaleza de cada uno de los cuerpos particulares que hay sobre  la tierra,  a saber, los minerales, las plantas, los animales y, principalmente, el hombre; y finalmente debería tratar rigurosamente la medicina, la moral y la mecánica”.

 Y continúa:

       “Esto es lo que yo debería hacer para dar a los hombres un cuerpo de filosofía completo; y aun no me siento tan viejo, ni desconfío tanto de mis fuerzas, ni me encuentro tan alejado del conocimiento que me falta para no  atreverme a intentar acabar ese proyecto, si tuviera oportunidad de hacer todas las experiencias que debería hacer para apoyar y justificar mis razonamientos” (la negrita es mía)

Aquí parece haber un cierto elogio de la experimentación, pero también un reconocimiento de que no tiene los medios. Esto coincidiría con la opinión de la profesora de Filosofía de la Naturaleza, Ana Rioja: Descartes no entra en la historia de la ciencia porque no se ocupó de medir, calcular, etcétera. Pero lo podía haber hecho perfectamente y, de haberlo hecho, sin duda habría ocupado un lugar tan importante en la historia de la ciencia como el que ocupa  en el mundo de la filosofía.

********


1999: Creo, como decía entonces, que si Descartes hubiese hecho esas experiencias, habría llegado a resultados importantes y ocuparía un lugar de primer orden en el mundo de la ciencia, con lo que ahora podría discutirse si su talento, inteligencia o lo que sea no le situaban entre los tres primeros genios de la humanidad, tal vez el primero: Newton, Einstein, Goethe, etc.

2012: Hay que aclarar que Descartes, por supuesto sí ha entrado en la historia de la ciencia, no sólo por las coordenadas cartesianas, sino por descubrimientos en óptica y otras disciplinas. Él mismo consideraba que lo más importante de su pensamiento era la Física. Pero es cierto que su contribución podría haber sido mucho mayor. Lo paradójico es que tal vez el Descartes científico fue perjudicado por el Descartes filósofo.

 [Los  principios de  la filosofía, de Descartes]

[jueves 11 de enero de 1990]

[pt_view id=”a2a6ee47y5″]

 

Originally posted 1990-04-13 00:59:14.

Primeros pasos hacia la cuántica

La filosofía de la Mecánica Cuántica /4

El descubrimiento por Rutherford del núcleo atómico en 1911 permitió un mejor conocimiento de la estructura del átomo.  De este modo se pudo analizar la naturaleza ondulatoria de la luz (y de toda radiación electromagnética) en el mundo de las partículas subatómicas, es decir, aquellas partículas que están en el interior del átomo.

Por otra parte, gracias a la teoría de la relatividad, la equivalencia de la materia y la energía ya no permitía considerar ambos conceptos como referidos a fenómenos distintos. Materia y energía eran dos aspectos de una misma cosa, como se sintetiza en la más famosa fórmula de la física:

E = mc2

Donde E es energía, m la masa y c la velocidad de la luz. Esto quiere decir que, al destruir un  gramo de materia podemos producir 25 millones de kilovatios-hora de energía, lo que quedó probado con las primeras bombas atómicas.

Ahora bien, lo que nos interesa aquí es que, cuando los físicos examinaron el comportamiento de una partícula subatómica como el electrón, que en principio debía considerarse una partícula y no una onda, en experimentos como el de la doble rendija, se descubrió que su comportamiento podía ser descrito tanto como ondulatorio como corpuscular.

"La luz es una onda/partícula" (Light is a wave/particle)

“La luz es una onda/partícula” (Light is a wave/particle)

Vale la pena detenerse a examinar el experimento de la doble rendija, pero ahora no en la versión clásica de Young que ya conocemos, sino en relación con la nueva física del siglo XX. El experimento se puede revisar en detalle con este enlace:

EL EXPERIMENTO DE LA DOBLE RENDIJA

 

Continuará…

*************

diletante-cuantica-aviso3

[Escrito por primera vez  después de 1994 y antes de 1996, como un trabajo universitario. La edición actual procede de la edición personal de 1998. No he introducido ningún cambio, más allá de correcciones de estilo para hacer más claro el texto y más agradable la lectura. Ver también la categoría Física: ondas y partículas, para anexos acerca del experimento de la doble rendija]

 FILOSOFÍA DE LA FÍSICA CUÁNTICA

[pt_view id=”e379553w5r”]

EL EXPERIMENTO DE LA DOBLE RENDIJA
[Anexo a Filosofía de la Física cuántica]

ARTÍCULOS RELACIONADOS Y TEXTOS DE APOYO

Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El experimento de interferencia de Thomas Young

Leer Más
Los quantos de Planck: átomos de energía

Leer Más
Anu y paramanu. Lo diminuto de lo diminuto

El atomismo en la filosofía india 1


Leer Más
Partículas

El experimento de la doble rendija /2


Leer Más
¿Ondas y/o partículas?

El experimento de la doble rendija /3


Leer Más
El átomo de Thomson y el de Rutherford

Leer Más
ONDAS Y PARTÍCULAS: Ondas

El experimento de la doble rendija /1


Leer Más
El modelo atómico de la materia

Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

[pt_view id=”e379553w5r”]

CUADERNO DE BIOLOGÍA

[pt_view id=”e379553w5r”]

BREVÍSIMA INTRODUCCIÓN A LA BIOLOGÍA MOSCA Y CAJA

[pt_view id=”e379553w5r”]

SOBRE “LA ESTRUCTURA DE LA EVOLUCIÓN”, DE STEPHEN JAY GOULD
(Artículos acerca de la evolución)

diletante-cuantica-lateral2

Originally posted 2014-11-04 19:00:12.

Y finalmente… el efecto nocebo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /4

noceboEn el capítulo anterior de esta breve investigación (El efecto placebo), he hablado del efecto placebo, un fenómeno en cierto modo asombroso que sin embargo al ciencia actual acepta como real, probando que la supuesta negativa de los científicos a aceptar lo que no coincide con sus paradigmas y prejuicios es una simpleza de quienes desconocen (muchos hoy en día) en qué consiste el pensamiento racional y razonable.

Pero, además del efecto placebo, existe otro igual de interesante, el nocebo

El nocebo es el efecto contrario al placebo: se produce cuando estamos tan absolutamente convencidos de la poca efectividad de una medicina que conseguimos disminuir sus virtudes. ES decir, el efecto nocebo se produce no por una reacción a la medicina en sí (no es uan reacción química, por ejemplo), sino por nuestras expectativas, por lo que este efecto puede producirse incluso cuando se administra un fármaco inerte, sin ningún tipo de efecto posible sobre el sujeto. Si ante una medicina en la que confiamos podemos generar dopamina, que es un potente analgésico (esa es una de las explicaciones del efecto placebo), ante un fármaco en el que no confiamos o al que tememos puede generarnos estrés, y el estrés a su vez puede debilitar el sistema inmunitario, favoreciendo la acción de virus y bacterias.

nocebo (2)

Peligro: este aviso puede potenciar los efectos
Este producto contiene ingredientes no activos, lo que puede ser potencialmente muy peligroso para la salud humana

Somos también víctimas del efecto nocebo (al menos en cierto modo) cuando tememos que una inyección nos va a hacer mucho daño… y efectivamente nos lo hace. No sólo por el efecto nocebo en sí, sino porque ponemos tenso el cuerpo, temblamos, nos movemos y hacemos que la aguja no penetre limpiamente, lo que nos causa dolor. Si el efecto placebo es el favorito de los optimistas, el nocebo sin duda lo es de los pesimistas.

La conclusión de todo esto es la que ya enunciaba el título de Un optimista es sólo un pesimista… bien informado: si uno está bien informado, será optimista. Pero, claro, el pesimista puede serlo tanto que, a pesar de toda esta útil información que le indica que debería ser optimista (que no imbécil ni ciego a la realidad) se sienta incapaz de cambiar: “Ese es mi problema; que no puedo cambiar”, lo que es sin duda una conclusión muy pesimista.

 Continuará…

*************

 *******

[Publicado por primera vez el 10 de octubre de 2005 en Mundo Flotante]

BREVE INVESTIGACIÓN ACERCA DEL PESIMISMO Y EL OPTIMISMO

[pt_view id=”7b32bf09xy”]

ENTRADAS DE ÉTICA Y COSTUMBRES

El futuro en el presente: retroproyección futura

Leer Más
La persistencia de la sensación

Leer Más
Maquiavelismo y narrativa

Leer Más
Menos humos

Leer Más
El asco como categoría moral

Leer Más
Los personajes de Kundera

Leer Más
La inteligencia contra los test de inteligencia

Leer Más
Vestir con ropajes ajenos

Leer Más
NO SMOKING (decía Varona)

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Casanova y los vividores

Leer Más
Parientes cercanos

Leer Más
Percepciones no percibidas

Leer Más
CUADERNO DE PSICOLOGÍA Y NEUROCIENCIA

Leer Más
Freud renace

Leer Más
La obsesión por clasificar

Leer Más
La falsa modestia y la soberbia cierta

Leer Más
Viaje a la esencia

Leer Más
Los crímenes del amor

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
La razón de la emoción

Leer Más
McLuhan y la subjetividad

Leer Más
La ceguera psicológica

Leer Más
El feísmo y hacerlo mal demasiado bien

Leer Más
La maledicencia

Leer Más
El placer y la salud

Leer Más
La suavidad de las costumbres

Leer Más
Inteligencia intuitiva, de Malcom Gladwell

Leer Más
Enfermedades y emociones

Leer Más
Innato no significa ni bueno ni recomendable

Leer Más

ENTRADAS DE FILOSOFÍA

[pt_view id=”a2a6ee47y5″]

COMENTARIO A “LOS PRINCIPIOS DE LA FILOSOFÍA”, DE DESCARTES

[pt_view id=”a2a6ee47y5″]

Originally posted 2013-09-13 18:01:10.

La historia del joven de piedra
LA VIDA PÉTREA

Estaba con mi amiga Ana. en la ducha y el agua caía sobre nosotros. Me pareció una ninfa acuática y también una estatua-fuente que había cobrado vida, una estatua que trasformaba su pétrea materia en carne viva cuando algún paseante besaba cierta parte de su anatomía. Esto me hizo recordar La Venus de Ille, de Merimé y la versión de Henry James: El último de los Valerios.

Pensé entonces en hacer una nueva sección en Esklepsis: estatuas que cobran vida. Pero también seres que, a la inversa, se convierten en estatuas. Cada vez acuden más ejemplos a mi mente de este tópico fantástico que al principio creí poco poblado:

1. La venus de Ille

2. El último de los Valerios

3. Un cuento de las 1001 noches

4. La mujer de Lot

5. La estatua del jardín botánico, de Radio Futura

6. La bella durmiente del bosque

7. Trasgos de Tolkien

Así que he decidido abrir esa sección pétrea. Comienzo con una historia de las Mil y Una Noches que me gustó muchísimo cuando la leí con Cathy hace muchos años (durante varios meses nos leímos el uno al otro cuentos de este libro cada noche).

Por cierto, mi padrino me dijo que existía una maldición relacionada con Las Mil y Una Noches: leer el libro entero causaba la muerte. Yo lo he empezado varias veces. Ahora voy por la noche 120.

La historia del joven de piedra se cuenta entre la noche séptima y novena. En Las Mil y una noches, los relatos se enlazan unos con otros casi sin interrupción: surgen afluentes de los afluentes y al final ya no sabes cuál es el origen de la aventura que estás leyendo: era la historia de dos jóvenes amantes, pero entonces uno de los jóvenes cuenta algo que le pasó hace unos años, cuando conoció a una vieja y a tres comerciantes, y entonces nos enteramos de las historias de los tres comerciantes y la vieja, pero en cada una de esas historias hay alguien que cuenta otra historia, así que pasan las páginas, transcurren las noches, y de pronto descubrimos que por fin continúa la historia de aquellos dos jóvenes amantes.

1001noches-reyylibroenvenenadoLa historia del joven de piedra comienza en realidad en la noche tercera, con la historia de un pescador que encuentra un jarro de cobre dorado. Lo abre y de él sale un genio como el de la lámpara. El genio quiere matarlo, pero el pescador se las ingenia para que el genio vuelva a meterse en el jarro y lo encierra de nuevo. Cuando el genio se da cuenta le promete al pescador darle todo lo que quiera, pero el pescador le responde que no será tan tonto como para liberarle de nuevo, porque lo que les ha pasado es lo mismo que le pasó al ministro del rey Yunán y al sabio Ruyán.

Esto sirve como excusa para contar esa historia, de la que yo creo que Umberto Eco tomóuna idea para su libro El nombre de la rosa: la del libro con las hojas envenenadas. En cualquier caso, en un momento de esta nueva historia, el rey dice que no quiere matar al sabio Ruyán porque entonces le pasaría lo mismo que le pasó al rey Sindabad después de haber matado a su halcón. Así que el rey Ruyán cuenta ahora “La historia del rey Sindabad”.

Pero cuando el rey termina su historia, el visir le dice que debe seguir su consejo, o si no perecerá como pereció el visir que engañó al hijo del rey. Cuenta entonces el visir “La historia del príncipe y la rusalca”. A continuación, asistimos al desenlace de la historia del sabio Yunán y el rey Ruyán y, tras esto, volvemos con el pescador y el genio.

1001noches-pescadosFinalmente, el genio logra convencer al pescador para que le libere. Sorprendentemente, el genio cumple su palabra y a partir de ese momento al pescador las cosas empiezan a irle muy bien. Pesca cuatro peces de colores diferentes (blanco, rojo, azul y amarillo) y se los lleva al sultán. El sultán se los da a su cocinera rum (cristiana) para que se los fría. La cocinera los limpia y los echa en la sartén, pero entonces se abre una pared y entra en la cocina una joven hermosísima, que mete una vara de bambú en la sartén y pregunta a los peces: “¡Peces! ¡Peces! ¿Mantenéis la vieja promesa?” Los peces responden “Sí, sí” y añaden: “Si regresas, regresaremos; si cumples, cumpliremos, y si huyes, obraremos de idéntico modo”. En fin, no voy a contar toda esta historia. El caso es que el sultán decide ir a la alberca donde se hallan los peces. Allí encuentra un castillo de piedras negras con chapas de hierro. El lugar está deshabitado pero lleno de pájaros, que no pueden escapar porque una red cubre todo el palacio. Oye un gemido y llega hasta un salón en el que se halla sentado en un trono un hermoso joven. El sultán le pregunta por qué llora y entonces el joven levanta su túnica y descubre que de cintura para abajo todo su cuerpo es de piedra. Comienza entonces la historia de este joven.

HISTORIA DEL JOVEN DE PIEDRA

1001noches-jovenpiedra

“¡Mi Señor! Mi padre era rey de esta ciudad, y se llamaba Mahmud; era dueño de las Islas Negras, y poseía estos cuatro montes. Gobernó durante setenta años y luego murió. Le sucedí en el poder y me casé con una prima que me amaba mucho, tanto que, cuando estaba lejos de ella, ni comía ni bebía hasta que volvía a verme. Permaneció bajo mi protección durante cinco años, hasta que cierto día fue al baño y mandó al cocinero que nos preparase la cena. Llegué a este salón y me adormecí en el lugar en que ahora estoy. Mandé a dos esclavas que me abanicasen. Una se sentó junto a mí cabeza y la otra, a mis pies. Estaba intranquilo por la ausencia de mi esposa y no acababa de dormirme; antes bien, tenía los ojos entornados, pero mi espíritu estaba despierto. Oí que la esclava que estaba junto a mi cabeza le decía a la que estaba a mis pies: “¡Masuda! ¡Qué desgraciado es nuestro dueño en plena juventud! ¡Qué tristeza la suya al tener por esposa a nuestra señora que es pérfida y pecadora! ¡Maldiga Dios a las mujeres adulteras. Nuestro señor y su buen carácter no convienen a esa prostituta que pasa todas las noches en una casa que no es la suya”. La que estaba junto a mi cabeza, dijo: “Esto no debe preocuparle a nuestro dueño, ya que nunca le ha pedido cuentas”. “¡Ay de ti! ¿Es que nuestro señor sabe lo que ella hace? Le ha privado de su voluntad, pues le pone en la copa una mezcla que le da a beber todas las noches, antes de acostarse, y en ella pone banch. Así duerme profundamente y no se entera de lo que ocurre ni sabe adónde va ni qué hace. Ella, después de haberle escanciado le bebida, se pone sus ropas y dejándole solo en el lecho, se ausenta hasta la llegada de la aurora, en que regresa a su lado; entonces le hace oler algo que le despierta de su sueño.””Cuando oí las palabras de las esclavas, mi semblante pasó de risueño a sombrío; sólo deseaba que llegase la noche. Regresó por fin mi prima del baño, extendió el mantel, cenamos y estuvimos sentados durante un rato, de sobremesa, como era nuestra costumbre. Después, pedí la bebida que tomaba antes de acostarme, y ella me entregó el vaso. Me abstuve de beber, pero, aparentando que lo hacía según era mi costumbre, lo vertí por el escote de mi vestido y, en el acto, fingí caer dormido. Entonces ella exclamó: “¡Duerme! ¡Ojalá no despertaras más! ¡Te odio! ¡Odio tu figura! ¡Estoy harta de tu trato!” Se levantó, se vistió sus mejores trajes, se perfumó, ciñó una espada y, abriendo la puerta del palacio, salió. Me incorporé y la seguí: cruzó la puerta del alcázar y atravesó los zocos.»Así llegó a las puertas de la ciudad, a las que dirigió unas palabras que no entendí: los cerrojos cayeron, las puertas se abrieron y yo salí tras ella, sin que se diese cuenta. Llegó, por fin, a unas colinas y entró en un torreón recubierto por una cúpula de barro: cruzó la puerta, y yo subí a la azotea de la cúpula, desde donde podía ver lo que ocurría. Ella se presentó ante un esclavo negro, ardiente, cuyo labio superior parecía una tapadera y el inferior, un pote, tan colgantes, que podían recoger el polvo del suelo; estaba cubierto de pústulas y se recostaba encima de unas cañas de azúcar. La reina besó la tierra delante dé él y el esclavo levantó la cabeza y, mirándola, dijo: “¡Ay de ti! ¿Qué te ha hecho llegar tan tarde? He invitado a los negros, han bebido y todos se han abrazado a sus respectivas amantes. Sólo yo me he abstenido de beber, pues te esperaba”. “¡Señor! ¡Amado de mi corazón! ¿No sabes que estoy casada con mi primo, al que me repugna ver, cuya compañía odio con toda mi alma? Si no fuese porque temo por ti, hace ya tiempo que habría transformado la ciudad en ruinas; en ella sólo cantarían el búho y el cuervo, y habría transportado sus restos al monte Qaf.” “¡Mientes, desvergonzada! ¡Por la virilidad de los negros aunque nuestra hombría fuese como la hombría de los blancos, juro que si vuelves a llegar a esta hora, a partir de hoy dejaré de ser tu amante y no colocaré más mi cuerpo sobre el tuyo! ¡Ah! ¡Traidora ! Has saltado únicamente a causa de tu voluptuosidad, impúdica, la más vil de las blancas!»Refirió el rey: «Cuando hube oído sus palabras y hube visto con mis propios ojos lo que ocurría entre ambos, perdí el mundo de vista y no supe ni en dónde me encontraba. Mi prima permanecía en pie, llorando, humillándose, y le decía: “Amor mío! ¡Fruto de mi corazón! No tengo a nadie más que a ti. Si me abandonas, ¡ay de mí, amor mío! ¡Luz de mis ojos!”. No dejó de llorar y de humillarse ante él hasta que la perdonó. Entonces se tranquilizó, se quitó el traje y la ropa interior y le dijo: “¡Señor mío! ¿Tienes algo que darle de comer a tu esclava?” “Destapa la olla: encontrarás huesos de ratón cocidos. Cómelos y mastícalos. En ese tazón encontrarás buza: bebe.” Comió, bebió, se lavó las manos y, regresando a su lado, se tendió junto al esclavo, encima del montón de cañas: desnuda, se metió debajo de la colcha y los harapos. Cuando vi lo que hacía mi prima, perdí el conocimiento: descendí de lo alto de la cúpula, entré, cogí su espada y quise matar a los dos. Primero golpeé el cuello del esclavo y le corté la cabeza, el cuello, la piel y la carne; creí que lo había matado, pues exhaló un suspiro muy fuerte. Mi prima se movió e incorporó, pero yo ya me había ido. Cogió la espada, la enfundó en la vaina, volvió a la ciudad, entró en el palacio y se tendió a dormir en mi lecho hasta la mañana. Al día siguiente se cortó el cabello, vistió de luto y me dijo: “¡Primo! No me censures por lo que hago, pero es que me he enterado de que mi madre ha muerto, de que han matado a mi padre en la guerra santa y de que uno de mis hermanos ha perecido víctima de la picadura de un animal venenoso, y el otro sepultado en la caída de un edificio. Es justo que llore y me entristezca”. Cuando oí sus palabras, le dije: “Has lo que bien te parezca, pues no he de contrariarte”.»Permaneció triste y llorosa durante un año entero, desde el principio hasta el fin. Después de transcurrido este año, me dijo: “Quisiera construir en tu palacio un mausoleo que parezca una cúpula. Así me aislaría con mi pena. La llamaría la ‘Casa de los duelos”‘. “Haz lo que te parezca bien.” Se construyó la “Casa de los duelos” y colocó en su centro una cúpula y una tumba parecida a un sepulcro, a la que transportó y en la que depositó al negro. Éste no había muerto, pero estaba muy débil y no podía servir de nada a mi prima: bebía vino continuamente, y desde el momento en que lo herí, no podía hablar, pero aún no le había llegado su hora. Ella lo visitaba todos los días, mañana y tarde, en la cúpula; lloraba a su lado, loaba sus virtudes y le daba a beber vino y caldo.»Así continuaron las cosas, mañana y tarde, hasta el segundo año. Yo tuve paciencia, hasta el día en que entré, de improviso, en su habitación y la encontré llorando, abofeteándose el rostro y recitando estos versos:Después de que os habéis alejado, he perdido la razón de vivir entre les humanos; mi corazón sólo a vosotros ama.Coged mi cuerpo. por favor, y llevadlo doquiera que vayáis; doquiera que os detengáis, enterradme a vuestro lado.Si mencionáis mi nombre al pie de mi tumba, el gemido de mis huesos contestará a vuestra invocación.»Cuando terminó de recitar estos versos, le dije, desenvainando la espada: “¡Éstas son las palabras de las traidoras que reniegan del tálamo y no respetan la amistad !” Quise matarla y levanté mi mano en el aire. Ella se volvió y, dándose cuenta de que había sido yo quien había herido al negro, se puso en pie, pronunció unas palabras que no entendí y dijo: “¡Transfórmete Dios, en virtud de mis conjuros, en mitad piedra y mitad hombre!” Y quedé metamorfoseado en la figura que ahora estás contemplando: vivo sin poder levantarme ni sentarme; ni vivo ni muero. Cuando estuve así, encantó la ciudad y todo lo que ella contenía: zocos y jardines. En nuestra capital había cuatro clases de habitantes: musulmanes, cristianos, judíos y parsis; a todos los transformó en peces: los blancos son los musulmanes; los encarnados, los parsis; los azules, los cristianos, y los amarillos, los judíos. Metamorfoseó las cuatro islas de mi reino y las transformó en montes, a los que dispuso alrededor del estanque. Cada día me visita y me da cien latigazos con un azote de piel, hasta que salta mi sangre, después de lo cual me pone debajo de estas ropas, en la mitad superior de mi cuerpo, una camisa de crin». El muchacho rompió a llorar y recitó:Paciencia, !oh Dios!, con lo que Tú has dispuesto y ordenado. Tengo paciencia, si es que en ella está tu satisfacción.He probado la desgracia que me ha afligido.  Mi único intercesor es la familia del Profeta bendito.Al oír esto, el rey se volvió al joven y le dijo: “Has añadido una pena a mis penas. ¿Dónde está esa mujer?” “En la tumba en que reposa el esclavo, debajo de la cúpula. La visita una vez al día y, cuando va, se me acerca, me desnuda y me da cien latigazos; lloro y grito, pero no puedo hacer ni un movimiento para defenderme. Después de haberme atormentado mañana y tarde, lleva al esclavo bebidas y caldos.” “¡Por Dios, que he de hacerte un favor por el cual se me reconocerá un beneficio que, después de mi muerte, quedará en los anales de la Historia!”El rey se sentó y se quedó hablando con él hasta que llegó la noche. Entonces se levantó y esperó la llegada del alba. Se desnudó, ciñó la espada y se dirigió al lugar en que estaba el esclavo. Vio allí velas y candiles, incienso y pomadas. Se le acercó, le dio un golpe y lo mató. Lo colocó sobre su espalda y lo echó en un pozo que había en el palacio. Volvió a bajar, se vistió con la ropa del negro y se quedó debajo de la cúpula, con la espada desenvainada en toda su longitud.Al cabo de un rato llegó la bruja, la libertina, y en cuanto entró, desnudó a su primo, cogió el látigo y le azotó. Él gritó: “¡Ay! ¡Me basta la inmovilidad en que estoy! ¡Ten piedad!” “¿Tuviste tú piedad de mí? ¿Dejaste en paz a mi amante?” Finalmente le puso la camisa de crin y encima la otra ropa. Bajó junto al negro, llevándole una copa de bebida y una taza de caldo; entró en la cúpula y rompió a llorar y a gemir diciendo: “Señor mío, háblame! Señor mío, dime algo!» Y recitó:¿Hasta cuándo durará este desvío y esta crueldad? Ya basta lo que ha hecho la pasión. ¿Hasta cuándo seguirás huyendo de mí intencionadamente?Si te has propuesto castigar a quien me deseaba, ése ya tiene bastante.
Llorando añadió: «¡Señor mío, habla y dime algo!» Entonces el rey, bajando la voz y desfigurando las palabras, se expresó en la jerga de los negros: «¡Ah, ah! -dijo-. No hay fuerza ni poder sino en Dios!» Cuando ella oyó sus palabras, dio un grito de alegría y cayó desmayada. Cuando se repuso, preguntó: «¿Es que mi señor está curado?» El rey bajó la voz y dijo débilmente: «¡Libertina! No eres digna de que te hable!» «¿Por qué?» «Todo el día estás atormentando a tu esposo y él grita, y eso me enoja hasta tal punto que no puedo dormir desde el atardecer hasta la mañana, ya que tu marido no cesa ni un momento de suplicarte y de implorarte clemencia: esa voz me desvela. Si no hubiese sido por eso, ya me habría curado. Eso es lo que me impide contestarte.» «Con tu permiso, lo libraré del estado en que se encuentra.» «Desencántalo y nos dejará en paz.» «En el acto.»La mujer se levantó, salió de la cúpula y se dirigió al palacio. Tomó un tazón, lo llenó de agua, pronunció sobre ella unas palabras y el agua empezó a hervir como hierve en un recipiente puesto al fuego. Después roció con ella a su esposo y dijo: «Por el poder de lo que salmodio, !abandona esta forma y vuelve a tu primitiva figura¡» El joven se sacudió, se irguió sobre los pies y se regocijo por su liberación. Dijo: «¡Atestiguo que no hay más dios que Dios, y que Mahoma es el enviado de Dios! ¡Dios le bendiga y le salve!» «¡Vete y no vuelvas por aquí, pues de lo contrario te mataré!», le gritó ella a la cara.El joven salió de su presencia y ella volvió a la cúpula, descendió y dijo: «¡Señor mío! ¡Sal para que te vea!» Él contestó con palabras muy tenues: «¿Qué has hecho? ¡Me has quitado las ramas, pero no el tronco!» «¡Amado mío! ¿Cuál es el tronco?» «Las gentes de ciudad y de las cuatro islas. Todas las noches, cuando reinan las tinieblas, los peces sacan la cabeza fuera del agua y nos maldicen a ambos, a ti y a mí. Ésta es la causa que mantiene apartado de mi cuerpo el vigor de antaño. ¡Ponlos en libertad y regresa, coge mi mano y hazme levantar, pues habré recuperado la salud!»

Cuando oyó las palabras del rey, la mujer, que creía que era el esclavo, respondió loca de alegría: «¡Señor mío, lo que tú quieras! ¡Por el nombre de Dios!…» Muy contenta, salió corriendo, se dirigió a la alberca y, tomando un poco de agua pronunció unas palabras ininteligibles. Los peces se agitaron, sacaron la cabeza y se transformaron, en el acto, en hombres, pues el embrujo había cesado. La ciudad recobró su vida, los mercados volvieron a funcionar, cada habitante volvió a sus quehaceres habituales y los montes se convirtieron en islas.La apasionada bruja, en cuanto hubo terminado, regresó junto al rey, al que ella tomaba por el esclavo, y le dijo: «¡Amado mío! ¡Dame tu mano generosa para que la bese!» El rey le dijo en voz baja: «¡Acércate más!» Ella se acercó, él cogió su cimitarra y se la clavó en el pecho, hasta que la punta le salió por la espalda. Después, de un mandoble, la partió en dos mitades.Hecho esto, salió de la cúpula y encontró al joven embrujado esperándole de pie, le felicitó por su liberación y el joven besó la mano de su salvador, dándole las gracias. El rey le preguntó: «¿Permanecerás en tu ciudad o me acompañarás a mis estados?» «¡Oh, rey del tiempo! ¿Sabes cuál es la distancia que te separa de tu ciudad?» «Dos días y medio.» «¡Oh, rey! Si estás durmiendo, despierta: tu ciudad está a un año de marcha, andando rápido. Si llegaste aquí en dos días y medio, fue debido a que mi ciudad estaba embrujada. Pero yo, rey, no apartaré de tu lado la mirada de mis ojos.» El soberano se alegró al oír estas palabras, y respondió: «¡Loado sea Dios, que me ha favorecido al ponerte en mi camino! Serás mi hijo, ya que en toda mi vida jamás me los ha concedido». Se abrazaron y se alegraron en extremo.

 

 

 *********

 

 [El número 5 de Esklepsis fue publicado en 1999]

PÁGINAS DE ESKLEPSIS 5

[pt_view id=”1f7f362q5m”]

 

Originally posted 2012-08-23 02:23:16.

El modelo atómico de la materia

Durante el siglo XIX se produjo una extraña situación en la física y en el estudio de las radiaciones electromagnéticas (sonido, luz, electricidad…)

Por un lado, se consolidó la teoría ondulatoria de la luz gracias a los experimentos de Young y Fresnel (El experimento de interferencia de Young), venciendo a los partidarios de la teorías corpusculares, como Isaac Newton. Pero, por otro lado, los físicos recuperaron la teoría atómica de Demócrito y propusieron que la materia estaba compuesta de átomos o corpúsculos.

En 1803 John Dalton propuso que los elementos químicos, ya bien conocidos gracias a los trabajos de Lavoisier y otros investigadores, estaban compuestos de elementos básicos que, al combinarse, daban origen a moléculas diferentes y explicaban la existencia de compuestos tan diversos como el agua o el aire.

 

Dalton_John_desk

John Dalton. Dalton padecía un problema visual y no veía los colores como las demas personas. Estudió su caso a fondo e incluso donó sus ojos a la ciencia. Aunque su explicación no fuera correcta, se dio su nombre al daltonismo, en reconocimiento a sus esfuerzos.

Otros investigadores, como Avogrado, solucionaron algunos detalles importantes acerca de cómo se combinaban elementos como el hidríogeno y el oxígeno, y el ruso Dimitri Mendeleiev propuso finalmente la célebre tabla periódica de los elementos que ordenaba todos los elementos conocidos. Aunque quedaban algunos huecos, posteriores descubrimientos fueron probando la corrección del orden propuesto por Mendeleiev.

En 1897 J. J. Thomson demostró que la electricidad también estaba compuesta por partículas, que él llamó corpúsculos, pero que enseguida fueron conocidas como electrones.

Pero existía un grave problema: la correspondencia o convivencia entre la teoría corpuscular o atómica de la materia, aceptada por casi todos (una excepción curiosa era Ernst Mach) y la no menos aceptada y demostrada naturaleza ondulatoria de la luz. La convivencia entre los fenómenos corpusculares de la electricidad y los ondulatorios de la luz planteaba ciertas dificultades y resultaba en sí misma extraña, quizá como hoy en día resuilta la convivencia entre la teoría relativista y la cuántica.

***********

Este artículo está relacionado con “Filosofía de la mecánica cuántica” y puede servir para aclarar algunos aspectos, pero no pertenece al ensayo original. Es también un artículo en construcción, que será modificado y ampliado constantemente.

diletante-cuantica-aviso3

[Escrito por primera vez  después de 1994 y antes de 1996, como un trabajo universitario. La edición actual procede de la edición personal de 1998. No he introducido ningún cambio, más allá de correcciones de estilo para hacer más claro el texto y más agradable la lectura. Ver también la categoría Física: ondas y partículas, para anexos acerca del experimento de la doble rendija]

 FILOSOFÍA DE LA FÍSICA CUÁNTICA

[pt_view id=”e379553w5r”]

ARTÍCULOS RELACIONADOS Y TEXTOS DE APOYO

Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El experimento de interferencia de Thomas Young

Leer Más
Los quantos de Planck: átomos de energía

Leer Más
Anu y paramanu. Lo diminuto de lo diminuto

El atomismo en la filosofía india 1


Leer Más
Partículas

El experimento de la doble rendija /2


Leer Más
¿Ondas y/o partículas?

El experimento de la doble rendija /3


Leer Más
El átomo de Thomson y el de Rutherford

Leer Más
ONDAS Y PARTÍCULAS: Ondas

El experimento de la doble rendija /1


Leer Más
El modelo atómico de la materia

Leer Más

Aquí puedes ver casi todas las entradas relacionadas con la ciencia. Otras referencias científicas pueden estar en páginas dedicadas a la filosofía, el cine o cualquier otra cosa imaginable, por lo que, en tal caso, lo mejor es que uses el buscador lateral, con palabras relacionadas con el tema que te interese.

  CUADERNO DE CIENCIA

[pt_view id=”e379553w5r”]

CUADERNO DE BIOLOGÍA

[pt_view id=”e379553w5r”]

BREVÍSIMA INTRODUCCIÓN A LA BIOLOGÍA MOSCA Y CAJA

[pt_view id=”e379553w5r”]

SOBRE “LA ESTRUCTURA DE LA EVOLUCIÓN”, DE STEPHEN JAY GOULD
(Artículos acerca de la evolución)

diletante-cuantica-lateral2

Originally posted 2014-10-03 17:07:50.

Objeciones a “El todo es mayor que su parte” formulado por Leibniz

Leibniz-2Leibniz, en Demostración de las proposiciones primarias, pone un ejemplo de las llamadas proposiciones de razón: “El todo es mayor que su parte”.

He comentado muchas veces esta proposición, ya sea en la formulación dada por Aquino, Leibniz, Kant o cualquier otro. Ahora intentaré hacerlo detenidamente y con precisión.

 NOTA EN 2013: escribí el texto cuando estudiaba filosofía, no sé si en la universidad o por mi cuenta, y se trata de una nota de uso privado, por lo que puede estar expresada en un lenguaje especializado o incomprensible. Por eso, aclaro, para los no expertos en filosofía, que proposiciones de razón son aquellas que son verdad en sí mismas, por su misma fuerza lógica, digamos que sin necesidad de comprobarlas en el mundo exterior. Así, si decimos que en mi calle hay 34 portales, eso no es una proposición de razón, pues para estar seguros de que hay 34 portales debemos recorrer la calle y comprobar cuántos portales hay. Sin embargo, las proposiciones de razón son verdaderas sin necesidad de ninguna comprobación, como esa que propone Leibniz y a la que yo haré algunas objeciones a continuación: “El todo es mayor que su parte”

PRIMERA OBJECIÓN
En el dominio de los entes de razón, se puede hallar un fácil ejemplo de que no siempre el todo es mayor que la parte: el conjunto de los números impares es una parte del conjunto de los números enteros y, no obstante, no es menor, sino igual: ambos son infinitos.

En efecto, siempre se podrá emparejar un número de la parte (los números impares) con uno del todo (los números enteros). Hay que notar que resulta curioso que una proposición de razón no sirva para el mundo de los entes de razón.

NOTA en 2013: los entes de razón son, por ejemplo, los números y otras criaturas matemáticas, que no existen en el mundo real, aunque se pueden aplicar a él. La última afirmación: “Hay que notar que resulta curioso que una proposición de razón no sirva para el mundo de los entes de razón”, se refiere a que las proposiciones de razón se pueden aplicar tanto al mundo de los entes de razón (los de las matemáticas) como al de los entes de hecho (las cosas materiales, por ejemplo, como una manzana concreta).  Es por esa razón que resulta curioso que exista una excepción a la proposición de razón “El todo es mayor que su parte” precisamente en el mundo de los entes de razón. Más abajo, en una respuesta a un comentario a esta entrada explico con más detalle por qué el todo no es siempre mayor que la parte en el dominio de las matemáticas.

 

SEGUNDA OBJECIÓN
En cuanto al mundo de los entes de hecho, se me ocurre un ejemplo a vuelapluma:

Sea el todo: “Los habitantes de la ciudad A”,

Sea la parte: “Los habitantes varones de la ciudad A”.

Intuitivamente parece claro que, en este caso, la parte ha de ser menor que el todo.

Pero esto sólo sucede si conocemos a todos los habitantes de la ciudad A.

Dicho de otro modo, sólo es cierto si sabemos que al menos hay una mujer en la ciudad A.

[NOTA 2013: puesto que si en la ciudad A no hay ninguna mujer, entonces todos son hombres y entonces el conjunto de todos los ciudadanos de la ciudad A (el todo) es del mismo tamaño que el conjunto de todos los ciudadanos varones de la ciudad A (la parte)]

Con esto, que puede parecer ingenuo a primera vista, quiero decir:

a) La distinción entre el todo y la parte es inductiva
Es decir, hay ciudades (casi todas ellas) en las que las propiedades del todo y la parte, definidas a la manera de Leibniz, son perfectamente aplicables, pero hay otras, por ejemplo la comunidad de monjes del monte Athos, en las que no lo son.

b) Debido a lo anterior, se sigue que la aplicación del axioma cuando las variables [“todos” y “partes”] son sustituidas por ciertas constantes [ejemplos concretos] depende de la definición del dominio de aplicación (en este caso: “ciudad A”, “Madrid” o “Comunidad del monte Athos”], de tal modo que no nos hallamos ante un axioma efectivo en todos los casos posibles.

En cierto modo, esta objeción tiene que ver con la de Carnéades al silogismo.

[NOTA 2013: esto no lo explico porque ahora mismo ni yo recuerdo a qué me refería exactamente. Pero lo pensaré]

 

TERCERA OBJECIÓN

Me pregunto si es válida esta tercera objeción al axioma, que he pensado ahora:

Sea el todo: el conjunto de todos los vasos de colores.

Sea la parte: el color azul (puesto que hay vasos azules)

En este caso, la parte es probablemente mayor que el todo, aunque se produce también una especie de solapamiento entre los vasos, el color azul y los objetos azules.

No estoy seguro de la validez de esta objeción, pues se podría decir:

No es posible definir el color azul como parte del conjunto de los vasos de colores. En todo caso habría que decir “los vasos azules” o “el color de los vasos azules”.

Sin embargo, también se puede argumentar lo siguiente:

El todo es: “los lápices de colores”

La parte es: “el grafito”

Si tenemos el conjunto de los lápices de colores y tomamos un elemento de tal conjunto (un lápiz concreto), podemos decir perfectamente que el grafito es una parte de ese lápiz y la madera otra parte (la tercera parte fundamental sería el pegamento que las une).

Tal vez esta tercera objeción podría relacionarse con la segunda.

Por otra parte, tengo la sensación de que el argumento clásico de la Escuela de los Nombres (“Un caballo blanco no es un caballo”) podría ser aplicado aquí.

[NOTA 2013: estos argumentos me parecen bastante sutiles y me asombra que se me hayan ocurrido a mí. Tendría que examinarlos en detalle y volver a familiarizarme con el pensar filosófico, pero a primera vista me parece que son correctos o casi correctos. Acerca del argumento de la Escuela de los nombres que menciono al final, me refiero al célebre argumento de Gongsun Long que afirma: “Un caballo blanco no es un caballo”.]


Leibniz

wpts_matriz boxwidth=’90’ category=’2728′  posttype=” taxonomy=” posts=’30’ limit=’30’ order=’ASC’ boxstyle=’1′ buttoncolor=’nobutton’ titlesize=’10’ contentsize=’11’ titlefont=’default’ contentfont=’default’ prd=” showtitle=’1′ showexcerpt=’0′ showimage=’1′ masonry=’10’]

Originally posted 1991-01-20 16:54:56.