El arte de la guerra en el Instituto Confucio de Barcelona

El 4 de diciembre Ana Aranda Vasserot, traductora de El arte de la guerra, y yo mismo, como autor de El arte del engaño, estaremos en Barcelona.

Daremos una charla, que esperamos sea tan entretenida y chispeante como la que hace unos días tuvimos la suerte de vivir en Casa Asia Madrid.

Hablaremos de estrategia, o lo que es lo mismo, de cómo conseguir lo que deseas mediante los métodos más inteligentes; desharemos algunos tópicos acerca de la cultura china, el taoísmo, el yin y el yang o el misterioso dao (tao). Intentaremos descubrir quién se oculta bajo el nombre de Sunzi (Sun Tzu), el autor del libro de estrategia más famoso de todos los tiempos, y también habrá tiempo de hablar de Bruce Lee, de poesía estratégica y de la magnífica traducción que Ana Aranda ha hecho de El arte de la guerra y Las 36 estratagemas chinas.

El martes 4 de diciembre a las 18.30 en el Institut Confuci a las 18.30. En la calle Elisabets 10. 

¡Te esperamos!

(Si tienes cualquier duda, escríbeme a danieltubau@gmail.com



El arte del engaño incluye la traducción completa de los dos grandes clásicos de la estrategia, El arte de la guerra, de Sunzi, y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, con comentarios adjuntos que ayudarán al lector, incluso al menos versado, a comprenderlo en toda su profundidad, además de Las 100 reglas del engaño y la estrategia.

El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas


AmazonArielCasa del LibroFnac


Pedro Baños, autor del bestseller internacional Así se domina el mundo:

“Una interesantísima aproximación a la clasica obra El arte de la guerra de Sunzi y a otros clásicos de la estrategia. Un libro imprescindible para toda persona que desee entender no solo la actual actuación internacional de China, sino las futuras estrategias del mundo que nos espera”.

 

 

Share

Mi opinión sobre la cuántica

Mi opinión personal es que con el tiempo se considerará un grotesco error hablar de que el observador o la observación provoca un colapso cuántico, y qué más bien se dirá que la interacción provoca un colapso cuántico, es decir, la acción física asociada a la observación.


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]


CIENCIA

 

Share

Instituto Confucio: presentación en Barcelona de El arte de la guerra, de Sunzi (Sun Tzu)

Pronto visitaré Barcelona, ciudad en la que nací, para presentar mi último libro, El arte del engaño. Lo haré junto a Ana Aranda Vasserot, que ha traducido de manera magnífica El arte de la guerra de Sunzi (Sun Tzu) y Las 36 estratagemas chinas, que se incluyen en El arte del engaño, con abundantes comentarios.

Nos acogerá el Instituto Confucio. Aquí puedes ver la promoción del acto, tal como figura en su página, que también puedes visitar (Instituto Confucio).

Será el martes 4 de diciembre a las 18.30.

Aunque puedes presentarte allí directamente y el acto es, por supuesto, completamente gratuito, es muy recomendable que te asegures una plaza inscribiéndote aquí: Inscripciones.

¡Nos vemos allí!

 


El arte del engaño es un libro acerca de la estrategia, que toma como punto de partida el tratado de estrategia más famoso de todos los tiempos, El arte de la guerra de Sunzi (Sun Tzu).

El arte del engaño incluye la traducción completa de los dos grandes clásicos de la estrategia, El arte de la guerra, de Sunzi, y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, con comentarios adjuntos que ayudarán al lector, incluso al menos versado, a comprenderlo en toda su profundidad, además de Las 100 reglas del engaño y la estrategia.

 

El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
AmazonArielCasa del LibroFnac


Pedro Baños, autor del bestseller Así se domina el mundo:

“Una interesantísima aproximación a la clasica obra El arte de la guerra de Sunzi y a otros clásicos de la estrategia. Un libro imprescindible para toda persona que desee entender no solo la actual actuación internacional de China, sino las futuras estrategias del mundo que nos espera”.

 

 

Share

Sean Carroll acerca de la cuántica

Sean Carroll asegura a Julia Galef que su teoría es correcta porque coincide con los resultados, ¡pero también coinciden las otras! Dice que entonces la suya es más correcta porque es más simple, pero también era más simple la de Newton que la de Einstein. Por cierto: ¿cuál es la sencillez de postular infinitos universos?

La teoría de los mundos posibles, de manera paradójica parece implicar que debe de existir desde siempre todo, que cualquiera de nuestras acciones están predeterminadas. ¿O acaso se crea el universo de la nada con su gato muerto y su gato vivo (y toda la vida anterior de ese gato) cada vez que hacemos una observación? Es decir, no se trata de duplicar un universo tan solo, sino de duplicar un unverso y todo su pasado, contenido en la memoria de millones de personas. Además, no podemos contactar con los otros universos pero sí podemos crearlos. Un poco raro, ¿no?


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]


CIENCIA

 

Share

Experimento mental macro-micro

Ilustración de Waone

Imáginemos que en una civilización no se pudiera percibir algún tipo de energía, por ejemplo la de una de las fuerzas de la naturaleza, el magnetismo, la electricidad, la fuerza nuclear débil. Y sin embargo si se pudieran percibir sus efectos.

Alguien podría decir:

“No sé cómo lo sé ni por qué sucede, pero cuando alguien aprieta un botón se enciende una luz situada a 300 metros. Y lo asombroso es que no hay contacto alguno entre el fotón y la luz. No podemos explicar por qué pero solo sabemos que si el botón está en ON la luz están en encendida y que si está en OFF estará apagada”.

Y añadiría:

“Aunque parezca inverosímil, sé que si el botón está en ON entonces la luz estará encendida y que si está en OFF entonces estará apagada. ¿Magia?”

Esa persona podría decir que eso prueba la acción a distancia. Al menos hasta que alguien mire detrás del botón y descubra unos cables, y siga esos cables y acabe llegando hasta la bombilla que estaba a 300 metros.

Pero la cosa se complicaría para una civilización que no conociera el wifi, el bluetooth, la transmisión mediante satélites, como una tribu del Amazonas sin contacto con el exterior. Incluso podríamos añadir un mecanismo azaroso, pero que no fuera cuántico, sino macro atómico, como un dado. Cuándo sale un número par, se pone el interruptor en ON, cuándo sale uno impar se pone en OFF, etcétera. En este caso, el mecanismo sería mucho más difícil de detectar.

 


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

CIENCIA

 

Share

Que no lo entendamos no significa que no se pueda llegar a entender

No entendemos cómo funciona el entrelazamiento cuántico y eso hace que muchos hablen de acción a distancia. Hay que recordar que, en este contexto, eso significa influencia o contacto o comunicación sin medio de transmisión, supongo que incluso sin mensaje. Ahora bien, no entender cómo o por qué medio, o de qué manera los fotones se transmiten el mensaje, o bien como están conectados, no quiere decir que no lo estén.


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

CIENCIA

 

Share

Por qué no creo en la interpretación de los mundos paralelos

¿Por qué no creo en la interpretación de los mundos paralelos? Por varias razones.

Porque comparto lo que dice Lucrecio en su Sobre la naturaleza: si en las mismas circunstancias suceden dos cosas diferentes, entonces de una semilla de trigo podría nacer una ballena. Sí por el hecho de que hagamos una observación nace un nuevo universo paralelo, eso implica que todo un universo nace literalmente de la nada. Si no realizamos la observación, ese universo no existiría. Sí la realizamos, inmediatamente existe.

Porque todo esto nos obliga a suponer que nuestro universo es el producto de observaciones hechas en otro universo. Puesto que nuestro universo existe, pero cada observación crea otro y otro y otro y otro universo millones y millones de universos con trillones y trillones de toneladas de materia creadas a cada instante.

Y el universo que los contiene a todos, colapsará alguna vez bajo el peso de esa materia inmensa.

Parece que no… porque están incomunicados. ¿Y por qué está incomunicados? No lo estaban en el instante de la observación. Parece que hubo un instante en el que un fotón decidió: “Yo me voy al universo U1 y tú te vas el universo U2”. Pueden tomar una ruta diferente cada uno, nos dicen, no hay contacto, ni huella ni rastro.

Estas explicaciones me recuerdan a la polémica antigua entre la hipótesis heliocéntrica y la geocéntrica. Las dos podían explicar el cosmos observable a través de los telescopios, pero una de ellas tenía que ser falsa. Con el tiempo sabemos que ambas lo son, pues ni la tierra es el centro del universo ni lo es el Sol, pero que es más correcto el heliocentrismo si nos limitamos a intentar explicar los movimientos en el Sistema Solar. Ahora bien no sería difícil para los partidarios del geocentrismo hoy en día seguir dando razón del sistema solar y todos sus movimientos si pudieran disponer de un potente programa de ordenador que creara círculos para cada planeta y para cada satélite, y círculos dentro de círculos, y círculos dentro de los círculos dentro de los círculos… Algo parecido sucede con algunas explicaciones cuánticas, que son capaces de explicarlo todo siempre y cuando se limitene a hacer encajar los datos ya conocidos.


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

CIENCIA

 

Share

NADA ES

Variaciones ontológicas

NADA ES

Nada puede ser si no ha sido antes. Nada podrá ser si no es.

…pero…

Lo que ha sido no es.

Lo que será no es.

…y por otra parte…

Si algo es entonces no podría dejar de ser, porque eso significaría que entraría en el no ser, es decir que la nada afectaría a lo existente, que le robaría una parcela a lo existente y ¿cómo algo que no existe puede producir cualquer efecto sobre lo que existe?

En consecuencia, como lo anterior es imposible, por reducción al absurdo, se demuestra que nada es.


Metafísica

Cómo es el mundo

Share

¿Son innatas las categorías de Aristóteles?

|| La gramática innata de Chomsky /8

Aristóteles propuso nueve o diez categorías: sustancia, cualidad, cantidad, relación, acción, pasión, lugar, tiempo, situación (o posición) y posesión o hábito.

Se ha discutido mucho acerca de a qué pretendía referirse Aristóteles con estas categorías: ¿se trata de cosas realmente existentes o son cualidades que podemos aplicar a las cosas o los objetos aunque no estén propiamente en ellas? ¿O se tratará, sencillamente, de predicados aplicables a diversos sujetos? ¿Son atributos del ser (ontología) o del conocimiento (gnoseología/epistemología)? ¿Del pensamiento y la razón (lógica/psicología) o del lenguaje (gramática/sintaxis/semántica)?

Sean lo que sean, es evidente que resultan bastante  útiles y que una manera interesante de entender el mundo y sus elementos consiste en aplicarles las categorías de Aristóteles. Por ejemplo, podemos referirnos a la cera por su cualidad (ser maleable) pero también porsu cantidad (un kilo de cera frente a 100 gramos de cera) o por su lugar (en la repisa de la chimenea) o por el tiempo (hace una hora, antes de que ardiese toda la vela), etcétera.

También podemos preguntarnos si existen otras categorías además de las que mencionó Aristoteles. Es decir, podemos intentar encontrar más posibles predicados o accidentes de las cosas, de los objetos o de los sujetos. Descubriremos que resulta difícil encontrar más: Aristóteles era un buen observador. La ciencia moderna, sin embargo, ha añadido algunas nuevas categorías, como todas las cualidades físicas, como la densidad, composición química, composición atómica, ¿color?, ¿aroma?, estado (líquido/sólido/gaseoso/plasma/estado Bose-Einstein)… También podríamos considerar, por otra parte, que las cuatro formas aristotélicas, o al menos tres de ellas, también son categorías: forma, materia, causa agente o eficiente y causa final).

Es fácil estar de acuerdo en que estas cualidades existen de alguna manera (real o material o conceptualo metafórica o lingüística) y que por tanto podemos hablar de ellas. Y no solo podemos habalr de ellas los que hemos leído a Aristóteles ya que en todas (o casi todas) las culturas existe una manera más o menos semejante de referirse a las cualidades de las cosas, aunque no estén tan sistematizadas como en las categorías aristotélicas. Ahora bien, me parece que sería una falacia argumentativa decir que esa certeza constituye una prueba de que hemos adqurido las categorías gracias a la evolución, como dice Chomsky con su gramática, o que son figuras o ideas de un inconsciente colectivo o algo semejante, como dirían Platón o Descartes o Jung con sus diversas variedades de ideas o arquetipos innatos.

Esa coincidencia en la manera de referirse a las cosas, de aludir a cualidades como el peso, el tamaño, la forma, la posición en el espacio o en el tiempo, etcétera, existe, digámoslo de forma simplista y apresurada, porque está en la naturaleza de las cosas el que así suceda y porque parece que, con toda la complejidad que se pretenda, eso es algo que forma parte de las relaciones entre los objetos percibidos y los sujetos que los perciben.

Continuará…


LA GRAMÁTICA INNATA DE CHOMSKY

Chomsky recupera lo innato

|| LA GRAMÁTICA INNATA DE CHOMSKY /1


Leer Más
De Adán y Eva a Chomsky pasando por Platón

La gramática innata de Chomsky /2


Leer Más
¿Es nuestro cerebro una tabula rasa?

|| La gramática innata de Chomsky /3


Leer Más
Una tablet sin estrenar

|| La gramática innata de Chomsky /4


Leer Más
Los creyentes de la tabula rasa

|| La gramática innata de Chomsky /5


Leer Más
¿Una hipótesis innecesaria?

|| La gramática innata de Chomsky /6