4. La teoría de la evolución de Lamarck

Jean-Baptiste Lamarck

En el episodio anterior (“La trágica historia de la bistun betularia”), vimos cómo unas polillas blancas que vivían en los árboles de Manchester quedaron a merced de los pájaros cuando la Revolución Industrial comenzó a oscurecer esos árboles: ahora su color blanco destacaba sobre la madera oscurecida.

Eso hizo que al cabo de una décadas, en los árboles de Manchester casi todas las polillas fueran oscuras, desapareciendo casi por completo las blancas.

Lo curioso es que recientemente, cuando se tomaron medidas para acabar con la contaminación, los árboles volvieron a ser blancos y poco a poco las polillas volvieron a recuperar el color claro que tenían antes de la Revolución Industrial, despareciendo casi por completo las más oscuras.

Estos fenómenos de transformación parecen claramente un refuerzo a la evolución, pero ¿a cuál de las teorías evolutivas?

En el capítulo de hoy, Mosca presenta a Caja la teoría de la evolución lamarquiana.

(Si ves las letras o los dibujos distorsionados, aumenta o disminuye el zoom de la página, es decir, haz clic a la vez en Control y + o en Control y )

 

 ***********

INTRODUCCIÓN A LA BIOLOGÍA MOSCA Y CAJA

1. Invitación a la biología

Leer Más
2. Teorías evolutivas de las moscas y las cajas

Leer Más
3. La trágica historia de la Bistun Betularia

Leer Más
4. La teoría de la evolución de Lamarck

Leer Más
5. La evolución de las jirafas
Brevísima introducción a la biología

Leer Más

ENCICLOPEDIA DE FILOSOFÍA DE BOLSILLO MOSCA Y CAJA

La reencarnación en la India

Leer Más
Buda (-543/-478)

Leer Más
David Hume

Leer Más
Ludwig Wittgenstein (1889-1951)

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
George Berkeley (1685-1753)
Las inquietudes de Mosca (2ª parte)

Leer Más
George Berkeley (1685-1753)
“Mosca y Caja conocen a Berkeley” (1ªparte)

Leer Más
Descartes (1596/1650)

Leer Más
Lucrecio (-90/-55)

Leer Más
Platón (-427/-347)

Leer Más
Anaxágoras (-500/-428)

Leer Más
Heráclito (-535/-484)

Leer Más
¿Existe el movimiento? || Zenón de Elea

Cómo es el mundo /3 ||Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y Caja


Leer Más
Zhuangzi (-570/-475)

Leer Más
Jenófanes de Colofón (-570/-475)

Leer Más
El cómic más sencillo del mundo presenta…
Enciclopedia de Filosofía de Bolsillo Mosca y Caja

Leer Más

OTRAS AVENTURAS DE MOSCA Y CAJA

Presentación de Uno

Leer Más
La prudencia en los viajes

Leer Más
Mosca y Caja conocen a David Hume en Amman

Leer Más
Cuervo y Mosca en un templo budista

Leer Más
Cómo comunicarse con una mosca

Leer Más
Mosca y la infidelidad

Leer Más
La pura nada

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Mosca y Caja en 2015

Leer Más
Con Charlie Hebdo y contra el fanatismo

Leer Más

Todas las entradas de cómic de danieltubau.com en:

 El noveno cielo

 

 

 

Share

2 pensamientos en “4. La teoría de la evolución de Lamarck

  1. Ese observación, tan célebre, de las
    mariposas, viene en todos los libros de texto de bilogía
    introductorios a una carrera ciencias. Muestra sin duda que la
    naturaleza selecciona, pero no muestra que una especie se transforme
    en otra.

    La definición biológica de especie
    (también de libro) es muy marcada, no nada es vaga: dos animales
    (hembra y macho) son de la misma especie cuando pueden tener
    descendencia al cruzarse, y no lo son si no pueden.

    En el caso de las mariposas, si fueran
    de la misma especie, las negras seguirían siendo de la misma especie
    por mucho que murieran las blancas, y, si no lo fueran, no lo serían
    ni antes ni después. Es decir, este experimento no sirve, no ya como
    prueba, ni siquiera como indicio de la especiación, no tiene nada
    que ver.

    Es más, hace unos catorce años,
    cuando estuvo completado el proyecto genoma humano, quedó de
    manifiesto que era muy difícil que la selección natural propiciase
    ningún tipo de evolución del genotipo; intentaré extenderme lo
    menos posible (aunque va a ser difícil extenderme poco):

    A
    principios del año 2000 ya estaba prácticamente terminado el
    proyecto genoma humano. Había grandes expectativas sobre qué luz
    podría arrojar sobre la posible evolución de unas especies a otras.
    El primer libro que salió en España a la venta sobre el tema lo
    escribió uno de los principales colaboradores del proyecto, el
    genetista Kevin Davies -antiguo director de la revista Nature- y
    apareció con el título “La conquista del genoma humano”. En
    este libro sólo se cita a Darwin en la página 154 y en la 263; en
    esta última ni siquiera se le cita directamente, se cita su obra “El
    origen de las especies”. En la página 153, tras reconocer
    implícitamente -con un montón de conjeturas sobre el genoma de las
    bacterias y tal- que el resultado es decepcionante en cuanto a lo que
    se esperaba de la cuestión evolutiva, llega a la otra página donde,
    por fin, aparece el nombre de Darwin; y lo hace en estas líneas que
    trascribo palabra por palabra:

    “Es
    como si hubiéramos fracasado en la tarea que nos planteó Darwin:
    delinear la estructura excepcional del árbol de la vida”.

    A
    partir de ahí todo empieza a cambiar; se empiezan a retomar muchas
    objeciones que ya se le hicieron a la teoría. De hecho, uno de los
    dos premios Nobel que descubrieron el ADN, Francis
    Crick,
    ya empezó a dudar mucho de la teoría de Darwin en los años
    setenta, cuando publicó en Science su artículo sobre la panspermia
    dirigida, teoría que argumenta que la vida puedo llegar del espació
    enviada por seres inteligentes extraterrestres (esto, aunque suene
    raro, se publico en la revista científica más prestigiosa del mundo
    por el premio Nobel que cito, se puede buscar en Internet y en la
    propia revista).

    Recientemente,
    ha aparecido lo que se llama el cráneo número cinco, lo que también
    ha dado lugar a un importante artículo en Science del que, además,
    se ha hecho eco toda la prensa, ABC, EL Mundo… aquí te pongo un
    enlace

    http://www.sciencemag.org/content/342/6156.cover-expansion

    La
    hipótesis que se hace a partir de este cráneo (y que se puede leer
    en el enlace) no surge de repente sólo por la observación del
    cráneo, sino también como consecuencia de las numerosas
    inconsistencias que ha venido arrastrando siempre la teoría
    evolutiva de Darwin.

    Para
    mí, lo que es quizá el mayor inconveniente de la teoría se traduce
    en esto:

    según
    Darwin las especies evolucionan de
    esta manera,
    un buen día una pareja de una especie de lo que sea tiene un hijo
    varón, por ejemplo, que aunque se apareé con su madre, su hermana o
    una prima lejana… nunca puede tener descendencia (por definición
    de especie) esto no se ha verificado nunca; tenemos el caso de las
    mulas, que proceden del cruce con una yegua y un burro, pero son
    estériles, así que no se puede decir que den lugar a una especie
    nueva, puesto que no se pueden reproducir entre ellas y violan la
    definición. ¿Podemos estar seguros de que no existe algún bicho
    con el que se haya podido verificar eso teniendo en cuenta la
    cantidad de trabajos científicos que se han venido publicando a lo
    largo de los años? Muy seguros, pues si existiera tal animalejo,
    sería más célebre que la oveja Dolly y además sería el ejemplo a
    utilizar para acallar a los detractores de la hipótesis de Darwin;
    así que cualquiera, con una cultura mediana y que lea las noticias,
    se hubiera enterado de su existencia si es que existiera (yo, que ya
    voy para los sesenta años y he buscado mucho a este espécimen
    hipotético, no lo he encontrado ni nadie me ha hablado de él;
    invito a todos a buscarlo).

    Y
    es que se ve muy difícil. Pensemos,
    con lógica, que pudiera pasar semejante cosa, que de repente una
    pareja tuviera un hijo que no es de su especie; las mutaciones son
    muy raras, ese individuo sería único en una gran zona geográfica;
    ¿con quién se aparearía para tener descendencia y perpetuar esa
    supuesta nueva especie? La cosa ve complicada si, por ende, pensamos
    que una sola pareja no sobreviviría sin estar dentro de un clan,
    tendrían que ser varias, formar una pequeña tribu.

    Por
    último un dato referido a Lamark: hay un profesor de Evolución,
    biólogo, de la Universidad Autónoma de Madrid que es Lamarkista,
    que dice que Darwin es una locura y habla de una conspiración para
    mantener la vigencia de su teoría (pongo un vídeo, tiene varios y
    página web)

    http://www.youtube.com/watch?v=CKtaFV0f5rk

    Yo
    no creo que haya una conspiración, al menos no consciente, hay una
    inercia. Y, no obstante, al día de hoy, por lo que he podido
    informarme, no creo que sean mayoría los profesores de universidad
    que defienden la teoría de Darwin como cierta, esto pertenece más
    bien a discusiones de Internet llevadas a cabo por personas ajenas a
    la ciencia, personas que normalmente se mueven por pensamientos
    filosóficos, religiosos o por intereses políticos.

    • Hola Fernando, muy interesante el comentario. Como bien dices, el ejemplo de las mariposas no prueba la especiación. Por eso en el texto introductorio me cuidé de sugerir tal cosa y escribí “estos fenómenos de transformación”. En teoría evolutiva es fácil deslizarse por la ambigüedad o el error, que intento evitar, dentro de la modestia de este comic, que no pretende otra cosa que ser una introducción a un tema complejo y generalmente mal entendido. Más adelante llegaremos a la especiación y veremos si hay o no pruebas de ella, de la selección natural, la mutación y otros asuntos relacionados (dentro de la falibilidad propia de cualquier conocimiento que pueda ser sometido a control) y qué opciones existen. Pero supongo que para llegar a ese punto faltan muchas semanas todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *