Mentira y verdad de las máscaras
ESCRITO EN EL CIELO 5

Avión volando desde Madrid a América del Sur (ahora sobre Portugal)

[Jueves 11 de diciembre]

 

Recorte de la revista de Avianca en el que se ven las líneas que llevan a Bogotá

 

Recuerdo algo que me dijo mi padre acerca de la diferencia entre radio y televisión, que también tiene relación con lo de las máscaras. Hablando acerca de no sé qué personaje, me comentó que, al verlo en televisión, resultaba evidente la falsedad y la hipocresía de todo lo que decía: “La televisión es implacable, lo que en la radio puede pasar por verdad, en la tele, viendo la cara del tipo que lo dice, se ve de manera palmaria como falsedad”.

Es tal vez muy cierto, aunque no todos sean capaces de leer del mismo modo que mi padre la mentira y la verdad en los gestos de los personajes que aparecen en televisión, porque siempre ha habido célebres engañadores televisivos.

En cualquier caso, se podría también considerar que la voz es una máscara sonora, que oculta, no tan sólo a causa de la invisibilidad del gesto que tiene lugar en la radio o en una conversación telefónica, sino también por el fingimiento de ser lo que no se es, de sonar de otra manera a como uno suena habitualmente.

Porque, además, la voz es uno de los rasgos más definitorios de la personalidad: a veces cuando escuchamos por primera vez al hermano o al padre de un amigo, que tienen su misma voz, nos asalta una rara sensación, como si nuestro amigo ya no fuese un individuo único, sino tan sólo un ejemplar dentro de un género, especie o familia.

 


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *