Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4

“Que cada cual sea a su manera griego,

pero que lo sea”
                                         J.W. Goethe

Tucidides - estatua

Tucídides nació hacia el año -460. Por familia estaba emparentado con los círculos conservadores de Atenas. Se relacionó con Anaxágoras y con el sofista, o con el orador, Antifonte, aunque, como se verá más adelante, hay dudas acerca de la identidad de este Antifonte.

En -424 fue elegido como uno de los diez estrategos y enviado a defender las plazas atenienses de las costas de Tracia. Fracasó en la defensa de Anfípolis y fue condenado por el pueblo ateniense a pasar veinte años en el exilio. Sin embargo, he leído en su obra, La guerra del Peloponeso: “fui exiliado por diez años”.

M.I. Finley traza este retrato de Tucídides:

“Evidentemente, carecía de humor y no era muy simpático. Fue un pesimista escéptico, superiormente inteligente y, en apariencia, frío y reservado, pero con fuertes tensiones interiores que en ocasiones se hacen sentir bruscamente, en discordancia con el tono impersonal de su texto, en ciertas observaciones feroces y fustigantes “.

Que cada cual sea a su manera griego, pero que lo sea (J.W.Goethe) Click Para TwittearRoussel, que lo considera “quizá el más grande historiador de todos los tiempos”, o “en todo caso el más importante”, admite que en él se percibe “una inteligencia altanera y hasta brutal, la de un hombre que, al no haber podido dirigir él mismo, después de Pericles, los asuntos de Atenas, se empeñó en dominar mediante el pensamiento los sucesos y las conductas humanas de que era testigo”.

Considero innecesario dar un repaso a la época de Tucídides

[2016: ahora, sin embargo, haré ese repaso, para situar mejor esta investigación y recordar yo mismo ciertos acontecimientos que entonces conocía muy bien. Lo haré brevemente en el próximo episodio de este ensayo].

 

Continuará


TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en Tucídides y la democracia | Etiquetado | Deja un comentario

Curso intensivo El guionista del siglo 21

(junio-julio de 2016)

Curso Intensivo de Guion para cine y televisión

Coordinador
DANIEL TUBAU
Categoría:

Este curso intensivo descubrirá al alumno todo tipo de técnicas y herramientas que le permita  entender la naturaleza de la narrativa audiovisual, aprendiendo los métodos de trabajo para superar bloqueos y estimular la creatividad.

Para ello, el programa de estudios combina la teoría y la práctica con el objetivo de ofrecer al alumno los conocimientos y las herramientas necesarias para enfrentarse a cualquier desafío narrativo, ya sea para cine o televisión.

Las nuevas narrativas surgidas del medio digital e Internet, también tienen cabida dentro del programa académico del curso. El alumno comprenderá las nociones indispensables para convertirse en guionista de programas y webseries.

  • Herramientas y técnicas narrativas
  • Teorías convencionales y alternativas actuales
  • El formato del guion
  • Creatividad y escritura de guiones
  • Crossmedia y transmedia
  • Cómo escribir un guion y cómo revisarlo y mejorarlo

ACERCA DEL COORDINADOR

Daniel Tubau

 

Las nociones indispensables para convertirse en guionista de programas, cine, series y webseries. Click Para TwittearMás información e inscripciones: ECAM 

 


 

PROFESOR
Daniel Tubau, guionista y director de televisión durante más de veinte años, es autor del clásico Las paradojas del guionista, reglas y excepciones en la práctica del guión. Recientemente ha publicado El guión del siglo 21, el futuro de la narrativa en el mundo audiovisual, donde explora las nuevas formas narrativas llegadas con el mundo digital, Internet, la multinarrativa hipertextual, los videojuegos o las nuevas series de televisión, demostrando que muchas de ellas recuperan grandes enseñanzas olvidadas de guionistas y narradores clásicos. En la actualidad se encuentra en prensa dos nuevos libro El secreto de la invención, dedicado a las técnicas y el estímulo de la creatividad tanto para guionistas como para escritores, y El espectador es el protagonista.

 

 ************

El guión del siglo 21
El futuro de la narrativa en el mundo digital

“Si en Las paradojas del guionista Daniel Tubau nos ponía en guardia contra las teorías dogmáticas, en El guión del siglo 21 nos anuncia que el guión previsible de Hollywood y de la televisión convencional está en crisis. Los guionistas ya no quieren seguir esquemas simples o fórmulas mágicas. Frente al miedo instintivo hacia las nuevas narrativas, cada día surgen alternativas interesantes, gracias a este asombroso futuro que nos ofrecen las nuevas tecnologías, desde la narrativa hipertextual y la realidad aumentada a los videojuegos o Internet; desde las series de canales como HBO al crossmedia o el transmedia. Otras propuestas e ideas se encuentran en el pasado, en la historia audiovisual. Tubau demuestra que la profesión de guionista se está trasformando y que no se limita a la televisión o el cine, sino que puede y debe invadir todos los medios, o incluso la realidad misma.” (Contratapa del libro(Comprar en En Casa del LibroPágina web: El guión del siglo 21


Las paradojas del guionista
Reglas y excepciones en la práctica del guión

Casa del Libro
Amazon

“Con esta obra Daniel Tubau desmonta muchos de los tópicos que rodean el mundo del guión. Y lo hace rehuyendo las fórmulas magistrales y buscando más las excepciones que las normas.Y qué mejor manera de enfrentarse a ello que mediante paradojas propias de la creación. Todas se relacionan con la naturaleza de la redacción de guiones y el trabajo del guionista.”

Página web de Las paradojas del guionista


espectadoreselprotagonistaEl espectador es el protagonista
Manual y antimanual de guión

 

Desde hace décadas los guionistas han examinado la estructura de sus guiones pensando en las cosas que pueden sucederle al protagonista, olvidando que lo que realmente debe preocupar a un narrador es lo que le sucede al espectador. En El espectador es el protagonista. Manual y antimanual de guión, Daniel Tubau ofrece una alternativa a la manera mecánica y previsible de escribir guiones y propone redescubrir la riqueza del gran arte narrativo. Un libro perspicaz en el diagnóstico, innovador en el aspecto teórico y muy estimulante en lo práctico que hará recuperar el placer de escribir no solo al guionista profesional, sino a cualquier narrador inteligente.
Publicación: septiembre de 2015. Comprar


 CURSOS DE GUIÓN

Curso intensivo El guionista del siglo 21

(junio-julio de 2016)

CURSOS Y TALLERES DE GUIÓN
Encontros de Cinema, en Sao Paulo
Asesorías y cursos de guión personales

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en cursos | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La comprensión no implica justificación moral

ved-mehta-la-mosca-y-el-frasco-

El historiador Taylor cuenta a Ved Metha en La mosca en el frasco:

“Cuando juzgo -tal vez esta es una forma errónea de proceder para un historiador- cuando juzgo los sucesos del pasado trato de hacerlo tomando en cuenta la moralidad existente entonces, no la mía”.

Esta es una opinión con la que es tan fácil estar de acuerdo como en desacuerdo.

Es evidente que hay que intentar conocer la moralidad de “entonces” y las razones que impulsaron a cada persona en cada época a actuar de una u otra manera. Pero de ahí se pasa muy fácilmente a la justificación, cosa con la que yo no estoy de acuerdo.

Es decir: no creo que la explicación de un acto del pasado sea equivalente a justificación. Un acto no pierde o gana moralidad porque sea cometido más allá o más acá de determinadas fronteras temporales o espaciales.

No creo que la explicación de un acto del pasado sea equivalente a su justificación Click Para Twittear

Es cierto, sin embargo, que si en una determinada sociedad es común considerar como normal, por ejemplo, la esclavitud, resulta muy difícil que un ciudadano de tal comunidad sea capaz de percibir que la esclavitud es deleznable, pues parecerá algo sencillamente natural. Pero eso no implica que la esclavitud se convierta en algo estupendo, contemplado por el historiador que mira desde los parámetros de esa cultura. Podemos juzgar con menos dureza a un esclavista griego del siglo -VIII que a uno del siglo -V, pero no podemos considerar que el del siglo -VIII era un persona moralmente estupenda, cosa que sí opinaría al menos yo, si se tratase de un antiesclavista del siglo -VIII.

El hecho de que conozcamos por qué la gente actuó de esta o de aquella manera, y que intentemos explicarlo, es muy  distinto del hecho de que al hacerlo justifiquemos desde un punto de vista moral sus actos. Por otra parte, a menudo lo que sucede es que se considera como definitorio de una época lo que los poderosos de esa época o lugar preferían y es frecuente que se presente las culturas como todos o conjuntos sin partes, ni disidencias. Pero eso está muy lejos de la realidad. No me extenderé más aquí sobre este tema.


NOTA en diciembre de 1994
La ecuación explicación=justificación, lleva a una curiosa paradoja. Este razonamiento se aplica cuando se estudia una cultura ajena, espacial o temporalmente. Pero, de ser cierta tal teoría, tampoco podemos juzgar con equidad a nuestros contemporáneos, puesto que en cuanto hayan pasado cien años, la explicación de sus actos servirá para justificarlos.
Ahora bien, además de esto: ¿servirá también la explicación de mis actos combatiendo a esos cuyos actos se han explicado/justificado para, a su vez, justificar los míos? Dos paradojas por el precio de una.
Si se prosigue este análisis, y ya me imagino las razones que esgrimirán los justificacionistas, se llega a dejar esa teoría vacía de contenido, pero no me ocuparé aquí de ello. Por otra parte, cuando se habla de la moralidad de una época, se habla de los testimonios conservados de esa época acerca de la moralidad, que, salvo raras excepciones y por razones bastante evidentes, suelen ser coincidentes con las ideas de los poderosos.

NOTA en 2016
Con mucha razón, Carr ha sido criticado, incluso por los historiadores rusos después de 1989, por presentar en su historia de la Unión Soviética los hechos desde el punto de vista de Lenin y Stalin.


[Escrito antes de 1994. Publicado el 4 de junio de 1994]


POLÍTICA

El santoral revolucionario

Leer Más
Sócrates y la ley

Leer Más
Koba el temible

Leer Más
Amos Oz: Israel y Palestina

Leer Más
La ciudad de las estatuas

Leer Más
Nazismo en Hungría

Leer Más
¿Una página apolítica?

Leer Más
La izquierda que no quiso ver

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Leer Más
¿Dónde están los escritores soviéticos?

Leer Más
Antólogos, prólogos y errores

Leer Más
Tras las elecciones

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
El 15 M tras las elecciones

Leer Más
Prensa, televisión y revolución

Leer Más
John Milton y los spartoi

Leer Más
Defensa del error por Milton y Selden

Leer Más
El imaginario revolucionario

Leer Más
John Milton y la libertad de imprenta

Leer Más
¿Un país, dos sistemas?

Leer Más
El mandato del cielo

Leer Más
Mao, Stalin y Hitler

Leer Más
¿Dónde está la izquierda?

Leer Más
sí pero no/no pero sí

Leer Más
Política y sociología

Leer Más
Entre la ética y la estética

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Hágase la ley y muera yo

Leer Más
Las baldosas del infierno

Leer Más
Orgía y utopía

Leer Más

Unidad europea y separatismo

Leer Más
Explicar y justificar: Isaiah Berlin

Leer Más
La izquierda en la balanza

Leer Más
Volver a empezar

Leer Más
Entrevista a Martin Amis

Leer Más
Escepticismo y credulidad

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Leer Más
¿Programas o personas?

Leer Más
Expertos y marxistas

Lenguaje de expertos /2


Leer Más
Anecdotario de una campaña electoral

Leer Más
El pueblo no existe (y la gente tampoco)

Leer Más
El legado de Europa

Leer Más
La comprensión no implica justificación moral

Leer Más

*********

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en historia, política 2, Relativismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los escépticos no son escépticos

Dos_hombres_y_un_destino-117041082-large

Paul Newman y Robert Redford ensus identidades ficticias

Un escéptico se caracteriza porque no se cree casi nada de lo que le cuentan. Por ejemplo, un espectador escéptico es aquel que no se cree que lo que ve en un teatro o en una película sea real. Él no ve a dos bandidos yankis enfrentándose al ejército boliviano, sino a Robert Redford y Paul Newman en una película llamada Dos hombres y un destino.

Lo curioso es que el espectador escéptico no aplica en este caso los consejos del escepticismo, al menos del escepticismo tal como lo entendían en Grecia y Roma: El escepticismo que recomienda Sexto Empirico, quien dice que, en la mayoría de las situaciones de la vida, el escéptico debe adoptar la epojé o suspensión del juicio.

Yo también considero muy recomendable la suspensión del juicio, no sólo en la discusión intelectual, sino especialmente en la contemplación artística: creo que el placer aumenta si uno está dispuesto a creer transitoriamente que está viendo a dos bandidos yankis a punto de morir en Bolivia. Y como la suspensión del juicio es un estado transitorio, también puede disfrutar después viendo a Robert Redford y Paul Newman fingiendo que son dos bandidos yankis a punto de morir en Bolivia.

Redford_Newman-Lawrence_Schiller-MONDO_GALERIA

Butch Cassidy y Sundance Kyd en un descanso de su vida ficticia

circa 1943:  Headshot image of American author Gertrude Stein.  (Photo by American Stock/Getty Images)

Gertrude Stein (Photo by American Stock/Getty Images)

Es posible, incluso, que en ciertas ocasiones se puedan experimentar las dos cosas al mismo tiempo. Gertrude Stein hizo unos interesantísimos experimentos a principios del siglo XX acerca de la capacidad de desarrollar varias tareas intelectuales al mismo tiempo. Sería interesante investigar si también se puede sentir al mismo tiempo con la misma intensidad que algo es verdad y mentira.


[Publicado el 2 de noviembre de 2007]


CÓMO LEER Y CÓMO PENSAR

Intento filosófico 1

Leer Más
Cómo leer a los filósofos

Leer Más
Manera de leer Principios de filosofía y otros libros

Leer Más
Los cortes de la navaja de Occam

Leer Más
Reglas para leer filosofía

Leer Más
Una regla de discusión de Juliano

Leer Más
La navaja de Occam bien afilada

Leer Más
Los escépticos no son escépticos

Leer Más

cuadernodefilosofia

Entradas de filosofía que no se clasifican en ninguna sección específica (el resto de artículos filosóficos AQUÍ).

TODA LA FILOSOFÍA

Leer Más
Razón y sentidos en Demócrito

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Noúmenos y phenómenos

Leer Más
La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Test de Turing y solipsismo

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
La escuela negativa del taoísmo

Leer Más
Taoísmo y tai chi

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
Waste Web

Leer Más
SUSAN SONTAG

Leer Más
Somos lo que comemos

Leer Más
Mímesis y símbolos

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Cornwallis y Demócrito

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
Casualidades causales

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
La fidelidad de la tradición

Leer Más

Mi metafísica

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Leer Más
Aristóteles y la teoría de las Ideas

Leer Más
Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1

Leer Más
Xi Kang (嵇康)
Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1

Leer Más
William James y lo nuevo viejo

Leer Más
Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Para qué he vivido, por Bertrand Russell
[PÓRTICO]

Leer Más
Los buenos aforismos

Leer Más
Una regla de discusión de Juliano

Leer Más
La identidad y el chiste de Epicarmo

Leer Más
Kungzi según Gore Vidal

Leer Más
Aristóteles en Toledo y la nariz de Freud

Leer Más
Los filoetimólogos

Leer Más
Semblanza de Enrique José Varona

Leer Más
TODO ES (Variaciones ontológicas 1)

Leer Más
El azar y la necesidad

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
Consejos para banquetes y reuniones

Leer Más
La navaja de Occam bien afilada

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Sentido y referencia en Gottlob Frege

Leer Más
La curiosidad contra la certeza dogmática

Leer Más
Solipsismo cotidiano

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en cine, Cómo pensar mejor | Etiquetado , , , , , , , , , , | 2 comentarios

El secreto de la sociedades secretas por fin revelado

Por fin, la tan esperada presentación de La verdadera historia de las sociedades secretas, con Juanjo de la Iglesia: el martes 19 de abril de 2016 en LAVERÓNICA (Moratín, 38) en Madrid.

“La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas desvela el saber oculto de los influyentes masones y franc­ma­sones, los mis­te­riosos rosacruces, los ese­nios y sicar­ios con­tem­porá­neos de Jesu­cristo, los magos per­sas y los sac­er­dotes egip­cios, los asesinos del Viejo de la Mon­taña, el pri­o­rato de Sión y los tem­plar­ios. El libro nos guía a través de un sin­fín de cer­e­mo­nias ini­ciáti­cas, cul­tos mis­téri­cos, lengua­jes secre­tos, sím­bo­los y con­traseñas o la asom­brosa Cábala.”

Presentación-Sociedades-secretas--


ENTRADAS PUBLICADAS

Frances Yates y la tradición hermética

Leer Más
Nostalgia ¿de qué?

Leer Más
El Decepcionismo

Leer Más
Las sociedades secretas en Vigo

Leer Más
Crítica de Marcos Méndez Filesi

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
El Gran Mecanismo

Leer Más
Thelema

Leer Más
Tabla Esmeraldina

Leer Más
El caballero D’Eon, masón

Leer Más
El conocimiento oculto

Leer Más
¿Qué es La verdadera historia de las sociedades secretas

Leer Más
Índice completo de La verdadera historia de las Sociedades Secretas

Leer Más
Juanjo de la Iglesia opina que la verdadera historia de las sociedades secretas es tronchante

Leer Más
Dan Brown entre la ficción y la realidad

Leer Más
El secreto es como morir

Leer Más
Masones en Dan Brown

Leer Más
Ingresar en una sociedad secreta

Leer Más
Tommaso Buscetta, mafioso arrepentido
La Mafia siciliana /1

Leer Más
El juez Falcone
La Mafia siciliana /2

Leer Más
La ciencia de la magia

Introducción a la magia /1


Leer Más
La religión contra la magia

Introducción a la magia /2


Leer Más
Ciencia contra magia

Introducción a la magia /3


Leer Más
Una mentira noble

Platón y los asesinos de la montaña /1


Leer Más
Un mito político

Platón y los asesinos de la montaña /2


Leer Más
¿Una república racista?

Platón y los asesinos de la montaña /3


Leer Más
El secreto de la sociedades secretas por fin revelado

Leer Más

COMPRAR EN en Casa del Libro

Ahora también en ebook y para descargar al instante en todo el mundo
(kindle, Ipad y cualquier lector electrónico o computador):

La verdadera historia de las sociedades secretas

 

 

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La verdadera historia de las sociedades secretas | Deja un comentario

El legado de Europa

Hace poco (escribo esto en 2004) se ha publicado un libro de Stefan Zweig llamado El legado de Europa. Se trata de una colección de artículos que escribió en los últimos años de su vida, algunos poco antes de suicidarse. Uno de los textos más emocionantes es el que dedica a su viejo amigo Montaigne, a quien ya dedicó una deliciosa biografía.

Zweig recuerda en estos textos últimos la Europa en la que creció, la del Imperio Austrohúngaro. Y lo curioso es que, aunque pueda parecer sorprendente a primera vista, la recuerda con nostalgia.

Porque lo cierto es que el imperio del viejo emperador Francisco José era un paraíso comparado con lo que vino después: el comunismo, el fascismo, el franquismo y el nazismo (por orden de aparición). Pero entonces, cuando Stefan Zweig era joven, se consideraba que aquél mundo austrohúngaro era un vestigio del pasado, una decadencia blanda del esplendor perdido, que debía ser sustituida por las nuevas ideas. Y en efecto, aquel mundo decadente fue sustituido por algo nuevo, por el infierno.

Eso es lo que sostenía un coetáneo de Zweig, Joseph Roth, en los artículos escritos desde el exilio, un exilio casi coincidente en el tiempo y las circunstancias con el de Zweig. Los artículos  a los que me refiero se reúnen en español en otro libro de la editorial Acantilado, La filial del infierno en la Tierra. 

Roth era también austrohúngaro, pero monárquico declarado (Zweig era más bien socialista y republicano), no porque creyera en el derecho divino de los reyes, sino porque pensaba que la figura de un rey era lo más conveniente para mantener una sociedad tan diversa como la austrohúngara unida. Esa sucursal del infierno en la tierra a la que se refiere el libro era el régimen nazi, que acabó, aunque a distancia, con las vidas de Roth y de Zweig. Roth murió en París, borracho y destrozado, mientras que Zweig se suicidó en Brasilia junto a su esposa, cuando Europa entera era ya una sucursal del infierno y no parecía quedar ninguna esperanza de regresar a aquella dulce decadencia.

Roth detectó el mal mucho antes que otros y en todas sus formas, a pesar de que, en su momento, se ganó muchas críticas debido a que ponía en el mismo platillo de la balanza a nazis y a comunistas:

“En igual medida en que estoy contra Hitler, estoy contra Stalin. hay poca diferencia entre el comunismo y el nacionalsocialismo; en el fondo son tan parecidos que se les confunde. Lenin es, por así decirlo, el abuelo; Mussolini el padre y Hitler el hijo de un único y mismo sistema. Este sistema es en el fondo impío”.

Todavía hoy en día muchas personas creen que el fascismo surgió por generación espontánea, sin saber que es hijo directo del comunismo de Lenin. El propio Mussolini dudó si hacerse comunista, tras su paso por el socialismo, mientras que Hitler también admiraba los métodos comunistas, a los que, por otra parte, odiaba de manera visceral. Stalin, sin embargo, parece que admiraba a Hitler y que nunca entendió porque su aliado rompió el pacto que les permitió repartirse Europa.

Los tres sistemas (comunismo, fascismo y nazismo) defendían el uso de la violencia con fines políticos y la eliminación física del adversario; los tres se hicieron con el poder absoluto dirigidos por una minoría y mediante un golpe o autogolpe de Estado. Aplicaban ideas semejantes a las del Che Guevara, al que tantos todavía admiran, quien dirigió los fusilamientos de la Cabaña y que decía: “Las reglas del juego son una tontería: lo que importa es la voluntad y la fuerza”. Casi las mismas palabras que repetía una y otra vez Mussolini en sus discursos y que también repetiría Mao Zedong: “El poder nace de la punta del fusil”.

Traigo aquí estos temas porque El legado de Europa, de Zweig, y La filial del Infierno en la tierra, de Roth, fueron una señal de alerta que nadie escuchó en su momento y porque creo que nadie parece darse cuenta de que la Europa actual, la llamada Europa de los 25 y algunos países más (por ejemplo Japón), es lo mejor que le ha sucedido a Europa y al mundo a lo largo de toda la historia, aunque casi nadie parece sentirse contento por ello. Un mundo donde no hay pena de muerte, donde hombres y mujeres son iguales o van camino de serlo (y ya lo son desde el punto de vista legal), donde se respetan cada vez más los derechos de los animales, donde cada uno puede hablar en la lengua que uno quiera hablar, donde existe la seguridad social, donde los homosexuales no tienen que esconderse y donde pronto tendrán los mismos derechos que los heterosexuales. Un lugar en el que no hay guerra desde hace 50 años, que es algo que era impensable incluso en la época del decadente imperio austrohúngaro (no olvidemos que la reciente guerra de Yugoslavia tuvo lugar en lo que había sido una dictadura comunista).

Por mi parte, no consigo entender por qué la gente está desencantada. La mayoría de las personas habla como si esto fuera el infierno, como si solo tuviésemos delante una Europa corrupta y podrida, sin advertir lo que se ha conseguido en las últimas décadas y que, espero, no volvamos a perder, para abrir, de nuevo, una verdadera sucursal del infierno en la tierra.

*********

EPÍLOGO EN 2016
Ahora que la sucursal  parece un poco más cercana, doce años después de que escribiera este artículo, se da la paradoja de que muchos de aquellos que ya entonces estaban desencantados, hablan de esa época, la anterior a la crisis económica y política de la Unión Europea, como de un gran momento perdido, olvidando que entonces sólo mostraron desprecio. Y siguen socavando el cada vez más tambaleante proyecto europeo, intentando derribarlo de una vez por todas, unidos a las fuerzas más reaccionarias, a los fascistas y a los diversos movimientos nacionalistas, en una repetición casi perfecta de lo que sucedió en aquella Europa de entreguerras que conocieron Zweig y Roth.


Publicado por primera vez el 7 de julio de 2004, en Diario secreto


CUADERNO DE AUSTROHUNGRÍA

La materia intelectual

Leer Más
Los escritos póstumos de Musil

Leer Más
La ciudad de las estatuas

Leer Más
Nazismo en Hungría

Leer Más
Viena, la ciudad museo

Leer Más
Kakania

Leer Más
El carácter nacional húngaro

Leer Más
Viena reconstruida

Leer Más
Mi pasado húngaro

Leer Más
Ántal Szerb: el viajero bajo la luz de la luna

Leer Más
Defensa perfecta de la imperfeccion

Leer Más
El legado de Europa

Leer Más


El santoral revolucionario

Leer Más
Sócrates y la ley

Leer Más
Koba el temible

Leer Más
Amos Oz: Israel y Palestina

Leer Más
La ciudad de las estatuas

Leer Más
Nazismo en Hungría

Leer Más
¿Una página apolítica?

Leer Más
La izquierda que no quiso ver

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Leer Más
¿Dónde están los escritores soviéticos?

Leer Más
Antólogos, prólogos y errores

Leer Más
Tras las elecciones

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
El 15 M tras las elecciones

Leer Más
Prensa, televisión y revolución

Leer Más
John Milton y los spartoi

Leer Más
Defensa del error por Milton y Selden

Leer Más
El imaginario revolucionario

Leer Más
John Milton y la libertad de imprenta

Leer Más
¿Un país, dos sistemas?

Leer Más
El mandato del cielo

Leer Más
Mao, Stalin y Hitler

Leer Más
¿Dónde está la izquierda?

Leer Más
sí pero no/no pero sí

Leer Más
Política y sociología

Leer Más
Entre la ética y la estética

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Hágase la ley y muera yo

Leer Más
Las baldosas del infierno

Leer Más
Orgía y utopía

Leer Más

Unidad europea y separatismo

Leer Más
Explicar y justificar: Isaiah Berlin

Leer Más
La izquierda en la balanza

Leer Más
Volver a empezar

Leer Más
Entrevista a Martin Amis

Leer Más
Escepticismo y credulidad

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Leer Más
¿Programas o personas?

Leer Más
Expertos y marxistas

Lenguaje de expertos /2


Leer Más
Anecdotario de una campaña electoral

Leer Más
El pueblo no existe (y la gente tampoco)

Leer Más
El legado de Europa

Leer Más
La comprensión no implica justificación moral

Leer Más

 

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en diario secreto, Kakania: cuaderno austrohúngaro, política 2 | Etiquetado , , , , , | Comentarios desactivados en El legado de Europa

Shakespeare entre showrunners

Aristóteles dijo que el arte debía imitar a la vida, pero en el siglo XIX Oscar Wilde llegó a la conclusión contraria: “Es la vida la que imita al arte… y en concreto a William Shakespeare”.

nucky

Nucky Thompson en Boardwalk Empire (Terence Winten/Martin Scorssesse)

En opinión de Wilde, una opinión bastante plausible, toda la época romántica se debe a la imitación de una marioneta melancólica. La marioneta es Hamlet, por supuesto. Harold Bloom llevó la idea al extremo y tituló uno de sus ensayos Shakespeare o la invención de lo humano. La psicología moderna, es decir, todos nosotros, nos dicen Wilde y Bloom, somos una imitación de los personajes de Shakespeare, así que ya era hora de que también las series de televisión nos mostraran una buena galería de personajes shakesperianos: Al Swearengen en Deadwood, Tony Soprano en Los Soprano, Walter White en Breaking Bad, Frank Underwood en House of cards o Nucky Thompson en Boardwalk Empire.

 

Aunque no es imprescindible ser malvado para ser shakesperiano, todos los personajes que acabo de mencionar lo son, del mismo modo que lo son Macbeth, Shylock, Ricardo III e incluso Otelo y Hamlet. Son también personas temidas y respetadas en sus respectivos medios y a veces incluso ocupan la cúspide del poder, como Ricardo III, Macbeth, Frank Underwood, el presidente de los Estados Unidos, o Tony Soprano y Nucky Thompson, jefes de sus respectivas mafias. No tienen escrúpulos, están muy seguros de sí mismos, aunque tienen crisis que les llevan a ver puñales imaginarios, como Macbeth, o perseguir moscas de manera obsesiva, como Walter White; o desmayarse al ver una bandada de patos volando, como Tony Soprano. También son capaces de hacer cualquier cosa para conseguir sus objetivos, por supuesto, o de hablar con un cráneo, como Hamlet, aunque esté dentro de una caja, como hace Al Swearengen en Deadwood.

Por otra parte, en todas estas series, el personaje principal es el eje en torno al que gira todo, como explica David Simon, el creador de The Wire (que se confiesa griego en vez de shakesperiano):

“Los Soprano y Deadwood, dos series que por cierto admiro bastante, me recuerdan mucho a Macbeth, Ricardo III o Hamlet, en el sentido de que hacen un particular hincapié en la angustia y las maquinaciones de los personajes principales”.

Los paralelos entre los personajes de Shakespeare y los creados por los modernos showrunner o guionistas y creadores de las nuevas series de televisión son muchos, pero aquí quiero limitarme a una semejanza, la que existe entre Ricardo III y cualquiera de los personajes que he citado.

Tony Soprano en Los Soprano (David Chase)

Tony Soprano en Los Soprano (David Chase)

Cuando Ricardo, el contrahecho, el jorobado, “el enemigo de los espejos”, como él mismo se define, jura ante el cadáver de su hermano (al que él mismo ha asesinado) que se convertirá en rey de Inglaterra a pesar de que hay muchos antes que él en la línea de sucesión, el reto nos parece imposible. Sin embargo, escena tras escena, asistimos a su ascenso continuo, como lo hacemos al ver a Francis Underwood en la carrera hacia la presidencia o a Walter White, Tony Soprano y Al Swearengen en sus respectivos dominios criminales. Ese ascenso sólo puede sostenerse en el crimen, la brutalidad, el maquiavelismo permanente y el asesinato de todos sus rivales. Contemplamos cómo Ricardo se deshace de sus rivales uno tras otro, matando incluso a niños si es necesario. Finalmente alcanza el trono y proclama: “Caiga el telón y ruede la cabeza de Buckingham” y es entonces, como dice Harold Bloom, cuando, a causa de la simpatía que Shakespeare ha hecho que sintamos por Buckingham, despertamos de nuestro sueño criminal y nos damos cuenta de que hemos estado siguiendo la ascensión criminal de Ricardo con interés, incluso con agrado, deseando que lograra su objetivo. Ahora entendemos por fin que somos tan criminales como el propio Ricardo, al menos en espíritu: el telón cae también para nosotros. Del mismo modo, de tanto en tanto, también David Chase con Tony Soprano, David Milch con Al Swearengen o Vince Gilligan con Walter White nos muestran quiénes son esos personajes por los que hemos sentido tanta simpatía e incluso afinidad (omitiré las referencias exactas por aquello de no hacer spoilers). Es entonces, al menos por un momento, cuando despertamos de nuestro sueño empático y comprendemos que ese personaje por el que hemos sentido tanta empatía es un tipo repugnante, un asesino bestial, una muestra de lo peor que puede ser un ser humano.

deadwood

Al Swearengen en Deadwood

Walter White en Breaking Bad

Walter White en Breaking Bad

Y a pesar de ello, muchos espectadores, llevados por el poder de la ficción, no se dan cuenta o no quieren entender lo que les están mostrando. Vince Gilligan contaba que, a partir de la tercera temporada de Breaking Bad, él detestaba con toda su alma a Walter White y que incluso le costaba entender cómo había logrado que el público sintiera más simpatía hacia él que hacia su mujer, a la que algunos espectadores incluso llegaron a insultar en las redes sociales por interponerse en la carrera criminal de Walter White. Es el riesgo de imitar, y en ocasiones casi igualar, la grandeza y la complejidad de William Shakespeare.


WILLIAM SHAKESPEARE

Un curioso epílogo de Shakespeare

Leer Más
Diatriba contra la virginidad

Leer Más
Escribir sobre Shakespeare

Leer Más
La invención humana

Leer Más
Hamlet, el primer romántico

Leer Más
La vida y la obra en Shakespeare y Catulo

Leer Más
Shakespeare y los androides

Leer Más
McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona

Leer Más
El Gran Mecanismo

Leer Más
Shakespeare y su época

Leer Más
El guionista a la búsqueda del espectador

Leer Más
Cardenio, la obra perdida de Shakespeare
Shakespeare y Cervantes /1

Leer Más
El Shakespeare cervantino
Shakespeare y Cervantes /2

Leer Más
Los libros que queremos leer y el Cardenio
Shakespeare y Cervantes /3

Leer Más
Todo Shakespeare

Leer Más
Proteo el cambiante

Leer Más
Potencia y acto en Shakespeare

Leer Más
Macbeth y las tres brujas

Leer Más
Los celos en Shakespeare y Calderón de la Barca

Leer Más
Shakespeare y la imperfección

Leer Más
El autor y sus personajes

Leer Más
El rey Lear en tres dimensiones

Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
Shakespeare entre showrunners

Leer Más

Defensa de Shakespeare y ataque

El efecto Shakespeare

|| Defensa de Shakespeare y ataque 1


Leer Más
Los tópicos de Shakespeare

|| Defensa de Shakespeare y ataque 2


Leer Más
Prefacio al Prefacio

|| Defensa de Shakespeare y ataque 3


Leer Más
Johnson y su Vida

|| Defensa de Shakespeare y ataque 4


Leer Más
Voltaire contra Shakespeare

|| Defensa de Shakespeare y ataque 5


Leer Más
Algunas destrezas de Shakespeare

|| Defensa de Shakespeare y ataque 6


Leer Más
Los defectos de Shakespeare

|| Defensa de Shakespeare y ataque 7


Leer Más
Shakespeare y la novela histórica

|| Defensa de Shakespeare y ataque 8


Leer Más
Shakespeare, el vulgar

|| Defensa de Shakespeare y ataque 9


Leer Más
La improbable verosimilitud de Shakespeare

|| Defensa de Shakespeare y ataque 10


Leer Más

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en William Shakespeare | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Shakespeare entre showrunners
danieltubau@gmail.com