La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6

Umberto Holmes, o quizá Sherlock Eco

Umberto Holmes, o quizá Sherlock Eco

Existe algo en los detectives que parece conferirles una sensación de realidad mayor que la de otras criaturas de ficción, algo que los hace más capaces de independizarse de sus creadores y ser considerados menos literarios y más reales. En No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, he examinado a Sherlock Holmes no como un personaje de ficción, sino como un verdadero precursor de muchas ciencias y disciplinas, en pie de igualdad con Robert Hooke, Isaac Newton, Ferdinand de Saussure, Umberto Eco, François Bertillon y Charles Sanders Peirce, entre muchos otros. Es cierto que cuando quise construir una Enciclopedia Universal de Pensadores para mi propio uso privado, incluí entre esos pensadores a muchos personajes de ficción: el Hamlet, el Próspero, el Macbeth y la Viola de Shakespeare, el Don Quijote, el Sancho y el licenciado Vidriera de Cervantes, el Jacques de Diderot y el Cándido de Voltaire y que, cuando llevé a término ese proyecto lo reduje a esos personajes en mi Enciclopedia de pensadores imaginarios. Pero, a pesar de que podemos mirar a los personajes de ficción como seres reales, pocos son vistos en el imaginario social de manera tan intensamente llena de vida como que vemos a Sherlock Holmes y John Watson.

Existe algo en los detectives que les confiere realidad mayor que la de otras criaturas de ficción Click Para TwittearPor eso, sin duda no es casual que el Auguste Dupin creado por Edgar Allan Poe sea, como Sherlock Holmes, un detective, como también lo es Miss Marple o Poirot, de Agatha Christie; Philip Marlowe, de Raymond Chandler; Sam Spade, de Dashiel Hammet; Maigret, de Simenon y tantos otros personajes, a los que nos es fácil imaginar recorriendo las calles de Londres, Los Ángeles, París o Bruselas.

¿A qué se debe esta extraña cualidad real de los detectives? Lo ignoro, pero lo único seguro es que el Dupin de Poe y el Holmes de Conan Doyle pertenecen a un gremio de personajes de ficción que se caracterizan por lo fácil que les resulta alcanzar la celebridad pública, mientras que en la vida real los detectives raramente alcanzan notoriedad, tal vez porque ello les dificultaría realizar su trabajo. Como dice el propio Holmes en la serie Sherlock cuando es asediado por la prensa: «Lo último que desea un detective es publicidad».

La extraña pero persistente realidad de los detectives puede ser una de las razones por las que se atribuyen a Holmes los méritos que deberían atribuirse a Arthur Conan Doyle, pero existen otras razones que quizá explican mejor esta preferencia.

 

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

La vida secreta de Sherlock Holmes /1


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más

Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes y la insólita profesión de Juanjo de la Iglesia

Leer Más
Los pastiches holmesianos

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más



Cómo descifrar códigos y lenguajes

Sherlock Holmes, los jeroglíficos y el córnico

Cómo descifrar códigos y lenguajes /1


Leer Más
Detectives en el laberinto de Creta

Cómo descifrar códigos y lenguajes /2


Leer Más
Los navajos vencen a los japoneses

Cómo descifrar códigos y lenguajes 3


Leer Más


International

Not so elementary: How to be Sherlock Holmes

Leer Más
Alcuni indizi sull’autore

Leer Más
Non così elementare, come essere Sherlock Holmes

Leer Más


Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La vida secreta de Sherlock Holmes | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6

Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5

poe edgar_allan_poe_portraitComo dije en la entrada anterior, a menudo la personalidad del autor sobrevuela sus cuentos y novelas. Uno de los ejemplos más notables es el de Edgar Allan Poe, al que parece imposible no tener presente mientras leemos las desventuras de sus atormentados personajes: Usher, William Wilson, el hombre de la multitud, pero también el narrador de Ligeia, de El gato Negro o incluso El tonel de amontillado. Casi todos esos seres parecen en cierto modo una réplica suya y él a su vez parece un personaje de uno de sus cuentos: un hombre solitario y melancólico, cuyos padres murieron cuando él era solo un niño, que se enamoró de una dulce prima que murió en sus brazos de tuberculosis, y que pasó sus últimas horas, borracho y abandonado, en un  día de elecciones en Baltimore, donde fue encontrado muerto.

Sin embargo, entre la inmensa galería de los personajes de Poe, hay uno que triunfó sobre su autor y comenzó a vivir una vida propia: Auguste Dupin, al que se considera el primer detective de la literatura, aunque existen otros curiosos precedentes de los que hablo en No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, por lo que no los mencionaré aquí.

Arthur Conan Doyle era un gran admirador de las tres aventuras que Poe escribió protagonizadas por Auguste Dupin: La carta robada, El misterio de Marie Roget y Los crímenes de la calle Morgue. A pesar de esa admiración,  en Estudio en escarlata Sherlock Holmes habla despectivamente de su predecesor:

«No me cabe duda de que usted cree hacerme una lisonja comparándome a Dupin. Pero, en mi opinión, Dupin era hombre que valía muy poco. Aquel truco suyo de romper el curso de los pensamientos de sus amigos con una observación que venía como anillo al dedo, después de un cuarto de hora de silencio, resulta en verdad muy petulante y superficial. Sin duda que poseía un algo de genio analítico; pero no era, en modo alguno, un fenómeno, según parece imaginárselo Poe».

Como bien saben los aficionados a Sherlock Holmes, tiempo después, el propio Holmes hará una demostración de lectura de pensamiento muy similar a la de Dupin, en el relato “La caja de cartón”, que pertenece a la colección de cuentos Su último saludo desde el escenario.

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

La vida secreta de Sherlock Holmes /1


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más

Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes y la insólita profesión de Juanjo de la Iglesia

Leer Más
Los pastiches holmesianos

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más



Cómo descifrar códigos y lenguajes

Sherlock Holmes, los jeroglíficos y el córnico

Cómo descifrar códigos y lenguajes /1


Leer Más
Detectives en el laberinto de Creta

Cómo descifrar códigos y lenguajes /2


Leer Más
Los navajos vencen a los japoneses

Cómo descifrar códigos y lenguajes 3


Leer Más


International

Not so elementary: How to be Sherlock Holmes

Leer Más
Alcuni indizi sull’autore

Leer Más
Non così elementare, come essere Sherlock Holmes

Leer Más


Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La vida secreta de Sherlock Holmes | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5

El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4

En los capítulos anteriores (1,2,3), hemos podido observar la curiosa insistencia en olvidarse de Arthur Conan Doyle cuando se habla de Shelock Holmes (algo a lo que son o somos aficionados todos los holmesianos).  Esa tendencia a ningunear al autor para favorecer a su criatura ha llamado la atención de expertos holmesianos como Marcello Truzzi: «Es sorprendente que haya sido Holmes, y no Conan Doyle, quien haya despertado tanto interés».

circa 1900: British writer Sir Arthur Conan Doyle (1859 - 1930), creator of Sherlock Holmes. Doyle studied medicine at Edinburgh University and practised as a physician during the 2nd Boer War. He started publishing short stories in 1879 while working as a doctor in Southsea. The Sherlock Holmes stories were serialised in 'The Strand' magazine and proved so popular that Doyle felt pressurized to revive the character after the detective had plunged to his death over a waterfall. (Photo by London Stereoscopic Company/Getty Images)

Arthur Conan Doyle en una imagen muy watsoniana, en concreto de la época preHolmes (Photo by London Stereoscopic Company/Getty Images)

Sin embargo, quizá no sea tan extraordinario que, al hablar de un personaje, nos olvidemos de su autor. Cuando nos referimos a Don Quijote, muchas veces lo hacemos sin ni siquiera aludir a Cervantes; cuando hablamos de Hamlet, Otelo, Romeo y Julieta o Shylock podemos hacerlo sin mencionar a Shakespeare.

Es sorprendente que haya sido Holmes, y no Conan Doyle, quien haya despertado tanto interés Click Para TwittearLo cierto es que podemos acercarnos a los personajes literarios de dos maneras muy diferentes: en algunos casos siempre tenemos presente al autor, mientras que en otros nos olvidamos enseguida de él. Es raro oír hablar de un personaje creado por Borges sin mencionar una y otra vez a Borges, o de las extrañas criaturas de Lovecraft sin tener presente en todo momento a Lovecraft, pero casi nadie se acuerda del nombre de la autora de Pippi Calzaslargas o del creador del Zorro, y muchos confunden a los autores de Pulgarcito con los de El soldadito de plomo o Blancanieves. En ciertos casos, un autor está presente en su obra o sus personajes, a la manera de Lovecraft y Borges, pero en otros está ausente, a la manera de Perrault o Andersen.

El gato con botas (de Perrault) por Gustave Doré

El gato con botas (de Perrault) por Gustave Doré

Para los lectores que no lo tengan claro: Pulgarcito es un cuento de los hermanos Grimm, El gato con botas, de Charles Perrault,  El soldadito de plomo de Hans Christian Andersen, aunque muchos de estos cuentos eran tradicionales, como El gato con botas, que ya fue contado por Basile en Cagliuso.

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos inéditos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

La vida secreta de Sherlock Holmes /1


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más

Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes y la insólita profesión de Juanjo de la Iglesia

Leer Más
Los pastiches holmesianos

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más



Cómo descifrar códigos y lenguajes

Sherlock Holmes, los jeroglíficos y el córnico

Cómo descifrar códigos y lenguajes /1


Leer Más
Detectives en el laberinto de Creta

Cómo descifrar códigos y lenguajes /2


Leer Más
Los navajos vencen a los japoneses

Cómo descifrar códigos y lenguajes 3


Leer Más


International

Not so elementary: How to be Sherlock Holmes

Leer Más
Alcuni indizi sull’autore

Leer Más
Non così elementare, come essere Sherlock Holmes

Leer Más


Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La vida secreta de Sherlock Holmes | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4

Entrevista en MUY Historia: Sociedades secretas

 

daniel-muyhistoria

En el número de este mes de MUY Historia, me entrevistan a propósito de las sociedades secretas. Ya está en los quioscos. El número está dedicado íntegramente a las sociedades secretas.

DanielMuy Historia


La verdadera historia de las sociedades secretas

Frances Yates y la tradición hermética

Leer Más
Nostalgia ¿de qué?

Leer Más
El Decepcionismo

Leer Más
Las sociedades secretas en Vigo

Leer Más
Crítica de Marcos Méndez Filesi

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
El Gran Mecanismo

Leer Más
Thelema

Leer Más
Tabla Esmeraldina

Leer Más
El caballero D’Eon, masón

Leer Más
El conocimiento oculto

Leer Más
¿Qué es La verdadera historia de las sociedades secretas

Leer Más
Índice completo de La verdadera historia de las Sociedades Secretas

Leer Más
Juanjo de la Iglesia opina que la verdadera historia de las sociedades secretas es tronchante

Leer Más
Dan Brown entre la ficción y la realidad

Leer Más
El secreto es como morir

Leer Más
Masones en Dan Brown

Leer Más
Ingresar en una sociedad secreta

Leer Más
Tommaso Buscetta, mafioso arrepentido
La Mafia siciliana /1

Leer Más
El juez Falcone
La Mafia siciliana /2

Leer Más
La ciencia de la magia

Introducción a la magia /1


Leer Más
La religión contra la magia

Introducción a la magia /2


Leer Más
Ciencia contra magia

Introducción a la magia /3


Leer Más
Una mentira noble

Platón y los asesinos de la montaña /1


Leer Más
Un mito político

Platón y los asesinos de la montaña /2


Leer Más
¿Una república racista?

Platón y los asesinos de la montaña /3


Leer Más
El secreto de la sociedades secretas por fin revelado

Leer Más
Entrevista en MUY Historia: Sociedades secretas

Leer Más

COMPRAR EN en Casa del Libro

Ahora también en ebook y para descargar al instante en todo el mundo
(kindle, Ipad y cualquier lector electrónico o computador):

La verdadera historia de las sociedades secretas

 

 

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La verdadera historia de las sociedades secretas | Deja un comentario

Ergo non demonstrandum est (luego no está demostrado)

En varias ocasiones me he referido a la asombrosa capacidad que tenemos los seres humanos para autoengañarnos. Aunque he hablado a veces de esta habilidad aplicada al terreno de la política en La ceguera voluntaria, el arte del autoengaño se puede encontrar en todos los terrenos de la vida. En las relaciones de pareja, por ejemplo, el uso de la mentira llega a unos extremos de sutileza admirables. Quizá deba aclarar,  querido lector o lectora, que no me refiero ahora al engaño de los infieles, sino al autoengaño de los fieles, mucho más elaborado y sutil. A este asunto he dedicado todo un libro, aunque breve y ligero, Elogio de la infidelidad.

También existe ceguera voluntaria y autoengaño en la familia, en la amistad y, por supuesto, en el amor. Pero aquí me interesa el autoengaño por definición, el que padecen los crédulos.

Los crédulos eran hasta hace poco una minoría más o menos extravagante, o al menos una mayoría silenciosa, pero en el siglo 21 se han convertido en una mayoría ruidosa, multiplicados por el fenómeno de Internet y redes sociales como Facebook.

El crédulo es una persona que se dedica con empeño a creer lo increíble. Basta con que algo no sea aceptado por la ciencia para que al crédulo le parezca que está demostrado. La acupuntura, la homeopatía, el horóscopo y astrología (¡en el siglo 21!), las dietas milagro, todo tipo de filosofías orientales convertidas en productos del supermercado espiritual occidental, el tarot, los extraterrestres que nos abducen o preparan la invasión, las conspiraciones de la familia Rockefeller y del Club Bilderberg para eliminar a un tercio de la humanidad, el creacionismo que niega la evolución, la meditación trascendental o la fuerza del deseo para conseguir cualquier cosa, los eneagramas, los biorritmos… Todo es cierto, todo vale siempre y cuando no este demostrado. Se invierte de este modo el método que tanto tiempo y esfuerzo costó establecer, y tras haber dejado por un tiempo atrás los largos siglos de credulidad y superstición se vuelve a escuchar: “Si no está demostrado, entonces es cierto”, o como decía el Padre de la Iglesia y luego hereje Tertuliano: “Creo porque es absurdo”.

El lector no debe pensar, tras leer lo anterior, que soy eso que se ha dado en llamar un fundamentalista de la ciencia, tampoco debe suponer que pretendo saber lo que es demostrable y lo que no lo es. Mi opinión es que algunas de las teorías que he mencionado u otras más o menos extravagantes quizá sea correcta. Tal vez la acupuntura acabe demostrando su eficacia, no hay por qué descartarlo, porque es una cosa tan materialista eso de clavar agujas que no me extrañaría que tuviera algún efecto (aunque no podemos estar seguros de que sea beneficioso). Pero, suceda eso o no en un futuro cercano o lejano, lo cierto es que a día de hoy la acupuntura no ha logrado demostrar ningún efecto positivo en ningún estudio realizado con garantías científicas (efectos negativos sí serían fácilmente demostrables: basta con clavarse una de esas largas agujas en el ojo, por ejemplo). En cuanto a la meditación, varias investigaciones recientes (2012) parecen indicar (aunque hay que tomar todavía con mucha prudencia los resultados) que la meditación, cualquier meditación, puede ser bastante o muy beneficiosa. En consecuencia, sirvan estos dos ejemplos para insistir en que no estoy diciendo que algo sea falso o cierto o que yo sepa qué es falso y qué es cierto.

A lo que realmente quiero referirme es a que el crédulo profesional no es que crea en cosas raras, porque a veces las cosas raras resultan ser ciertas, como que la tierra es redonda y gira en torno al sol. Lo que me llama la atención es el carácter particular de esa credulidad, la manera en la que se ejerce. Porque uno no es crédulo por aquello en lo que cree, sino por la manera en la que lo cree.

Uno no es crédulo por aquello en lo que cree, sino por la manera en la que lo cree. Click Para TwittearIntentaré resumir algunos de los rasgos del crédulo. En primer lugar , su carácter acrítico respecto a lo que cree, su ardor de acólito, su inmunidad ante cualquier razonamiento que ponga en cuestión sus creencias más queridas. Eso le lleva a pensar que quienes no comparten o niegan sus ideas son ciegos (¡gran estratagema ha sido la del ciego que acusa a los demás de serlo!). En otras ocasiones desliza la sospecha de que quienes niegan sus creencias obedecen a extraños intereses: los de las farmacéuticas, los de los estados, los de la ciencia, los del “sistema”. Por otra parte, los crédulos también se sienten en cierto modo elegidos, precursores, pioneros de una verdad que al final se hará evidente también para los pobres desdichados que ahora se niegan a aceptarla. Su credulidad, por supuesto, se puede aplicar a cualquier terreno, ya sea el de la política, como en el caso de quienes creyeron en Hitler o, de manera menos extrema, en cualquier político que promete soluciones y recompensas fáciles e inmediatas; o en las verdades de un maestro iluminado o incluso de una empresa, quizá como Apple. Cuando se quiere creer contra viento y marea, todos los medios, todas las medicinas y todos los profetas son buenos y se pueden emplear al derecho o al revés, según convenga. Pondré un ejemplo de esa ambivalencia y ese vadear de un recurso a otro según convenga: el uso que se hace de la ciencia.

Por un lado, se otorga a muchas de estas creencias un aspecto cientifista, un barniz de experimento y rigor, incluso se inventan aparatos que sirven para ionizar el ambiente espiritual, o se recetan comprimidos hechos de “nada” que se distribuyen del mismo modo que los médicos de cabecera repartían sus medicinas a los jubilados (antes de los últimos recortes a la sanidad pública). Eso sí, todo ello a precio de oro, lo que resulta, por cierto, bastante difícil de entender, puesto que los medicamentos homeopáticos están compuestos de una parte indetectable de principio activo. ¿Por qué son, entonces, tan caros? Lo razonable sería repartirlos gratis, o que cada cual se los fabricase en su casa por litros o galones, ya que basta con una partícula ínfima de principio activo para lograr miles de litros de agua homeopática.

Los crédulos, en su barniz científico también recurren a universidades de Estados Unidos de las que nunca antes habíamos oído hablar, pero en las que “se ha demostrado” que las ondas omega o kappa (ondas que, por cierto, tampoco conocíamos) se incrementan tras una sesión de Reiki.

Ahora bien, cuando científicos serios deciden investigar estos fenómenos y descubren que no sucede nada de lo que los crédulos proclaman, entonces se acusa a la ciencia de no aceptar lo que se enfrenta a “sus principios establecidos”, lo que desafía al establishment. Una acusación que demuestra que los crédulos han leído poco acerca de la historia de la ciencia y que no saben que en el siglo XX la Física sufrió, en apenas veinte años, dos revoluciones que le obligaron a cambiar gran parte de sus postulados: la teoría relativista y la mecánica cuántica. También ignoran, o fingen ignorar, que la ciencia, con todos sus errores y defectos, a pesar de las ambiciones y engaños que se dan en ella, como en cualquier disciplina artística o científica, está dispuesta y preparada para reescribirse si los datos, la observación, el experimento o sencillamente una teoría más coherente y completa así lo recomiendan.

Conferencia en el CERN

Un ejemplo de esta apertura al cambio lo tuvimos cuando hace unos meses unos científicos italianos presentaron en el CERN, en directo para todo el planeta a través de Internet, los datos obtenidos en su laboratorio, que parecían mostrar que los neutrinos viajaban más rápido que la luz. Si tal cosa se confirmara, habría que reescribir todas las leyes de la física que ahora manejamos. 

Los investigadores escucharon con respeto el argumento de sus colegas italianos, a pesar de lo insólito y a primera vista improbable de lo que proponían, y después se dedicaron a buscar los puntos fuertes y débiles del experimento. Finalmente, tras las investigaciones de muchos científicos de todo el mundo, se concluyó que se había producido un error en las mediciones y que los neutrinos no viajan más rápido que la luz. Para ser más precisos, lo que se concluyó es que el experimento italiano no demostraba tal cosa. Tal vez en el futuro alguien logre demostrarlo. O tal vez no. La ciencia no se ocupa de la verdad absoluta, sino de la que puede ser sometida a examen.

La diferencia entre los crédulos profesionales, entre los que, como es obvio, también hay gente estupenda y capaz de razonar en otras parcelas de su vida, y las personas que razonan, escuchan, aprenden, investigan, observan, se equivocan y rectifican (pero que no se convierten en ciegos voluntarios) no consiste en la rareza de la creencia, sino en su negativa a proponer y aceptar situaciones investigables, en el rechazo a recoger de manera fiable y contrastar sus datos, y en la construcción de defensas dialécticas que convierten su creencia en inmune a cualquier argumento imaginable que pueda ponerla en cuestión.

La semana pasada me referí a Arthur Koestler, que luchó contra Franco, contra Hitler y, ya lejos de los campos de batalla, contra Stalin y sus antiguos camaradas. A pesar de que puso en peligro su vida llevado por su creencia de que había que luchar contra las dictaduras, su entusiasmo no le impidió darse cuenta de todas las mentiras de sus crédulos compañeros de viaje, mentiras que denunció en varios de sus libros. En los últimos años de su vida, sin embargo, se convirtió en algo parecido a un crédulo en lo paranormal, aunque al menos intentó someter sus creencias a prueba. De su caso y de la curiosa circunstancia de que la persona más fácil de engañar es un científico, hablaré en otro momento. Koestler fue un entusiasta incrédulo en el buen sentido durante gran parte de su vida, pero cayó en el simplismo intelectual cuando sus emociones le convirtieron en un crédulo.

 


[Una primera versión de esta entrada se publicó el 18 de abril de 2012 en “La línea de sombra” (Divertinajes).
Revisado en 2016]

 

cuaderno-de-psicología-escher_bond

Cuaderno de psicología y neurociencia

Leer Más
La memoria holográfica

Leer Más
La definición de inteligencia

Leer Más
Hardy, Casanova y el ideal

Leer Más
Coincidencias significativas

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
Metáforas del cuenco

Leer Más
Refrán intuitivo

Leer Más
Innato no significa ni bueno ni recomendable

Leer Más
Vestir con ropajes ajenos

Leer Más
Inteligencia intuitiva, de Malcom Gladwell

Leer Más
La ceguera psicológica

Leer Más
McLuhan y la subjetividad

Leer Más
La razón de la emoción

Leer Más
El asco como categoría moral

Leer Más
La intuición de Monty Hall

Leer Más
La cortina de Pitágoras

Leer Más
Los crímenes del amor

Leer Más
Viaje a la esencia

Leer Más

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La línea de sombra | Etiquetado | Deja un comentario

La importancia de lo superfluo

'Hard_Luck'_by_Heliotype_Printing_Company_after_a_photo_by_John_E._Dumont

He dedicado al tema de lo superfluo un libro sin duda innecesario llamado Lo único que importa es lo superfluo. En él explico que el avance de la civilización consiste en gran medida  en prestar una atención cada vez mayor hacia lo superfluo, hacia lo innecesario.

En lo necesario casi todo el mundo se pone de acuerdo con facilidad. Es necesario comer, dormir (al menos un poco), tener una casa (al menos un techo) y algunas otras necesidades básicas. Pero muchas otras cosas parecen, si no innecesarias, sí al menos no tan urgentes, en ocasiones incluso superfluas.

Cualquier persona que haya vivido unos pocos años (digamos, unos treinta) ha tenido ocasión de escuchar muy a menudo que esto o aquello es secundario, porque ahora hay tareas y desafíos más urgentes. Y tal vez sea cierto, quizá hay en ciertos momentos asuntos más urgentes que otros, pero es muy probable que quienes no se conforman e insisten en que esas otras cosas superfluas también son importantes sean los verdaderos responsables de que la sociedad sea más justa, equilibrada y sensata. Para muchos estadounidenses, la seguridad social es superflua, o al menos no tan importante como nos lo parece a la mayoría de los europeos. Insistir en ese asunto, fue para Barack Obama una apuesta peligrosa, que puso en peligro su victoria en las elecciones y que le hizo perder la mayoría en las dos cámaras.

Engels

En el siglo XX, e incluso ahora, en muchos países que se definían como revolucionarios, la libertad sexual y la equiparación de derechos de los homosexuales eran asuntos secundarios, que “ya se resolverían en su momento”, cuando se hubieran solucionado los problemas “realmente acuciantes” para la nueva sociedad socialista. No es mi intención, por supuesto, afirmar que ideólogos como Marx, Engels, Lenin o Fidel Castro pensaran eso, es decir, que la liberación homosexual ya se resolvería en el futuro estado socialista. Como es obvio, ellos pensaban (y piensan) que no había nada que resolver, porque se trataba, sencillamente, de una aberración. Engels, por ejemplo, consideraba la homosexualidad «moralmente deteriorada», «abominable», «despreciable» y «degradante» y Marx animaba a su amigo a buscar “un par de chistes (de maricones)” y hacerlos llegar a los periódicos, para desprestigiar al dirigente sindicalista Jean Baptista von Schweitzer, una técnica que todavía se emplea hoy en día de tanto en tanto, incluso en España, país pionero en el reconocimiento de la igualdad entre heterosexuales y homosexuales.

Johann Baptista von Schweitzer

Johann Baptista von Schweitzer

Ahora bien, muchas personas de ideología declaradamente izquierdista o progresista han excusado durante décadas las razones de los dirigentes de esos países del “socialismo real” y han “entendido” que los homosexuales carecieran de derechos justificando lo injustificable, por ejemplo, mencionando aquello de “lo superfluo”. Porque una de las mejores maneras de justificar lo injustificable consiste en decir que no es un asunto importante y posponer el problema y su solución para un futuro lejano. Así se ha considerado durante décadas en la Cuba revolucionaria, y así se ha seguido considerando, aunque en menor medida, en Estados Unidos, por ejemplo en asuntos como el matrimonio homosexual, que los políticos ponían en lo más bajo de su lista de tareas pendientes, al menos hasta que recientemente (2012)
tanto el presidente como el vicepresidente, Obama y Biden, se han pronunciado inequívocamente a favor del matrimonio homosexual.

Joe Biden

Por otra parte, casi todo el planeta considera hoy en día un asunto, si no superfluo si al menos de segunda importancia, el que la mitad de la humanidad carezca de los mismos derechos que la otra mitad en un gran número de países. Me refiero, por supuesto, a las mujeres en los países musulmanes.


Durante años, he escuchado todo tipo de excusas, basadas en el relativismo cultural y el supuesto respeto a las culturas ajenas para justificar esa discriminación intolerable, así como la afirmación, implícita o explícita, de que, aunque es un problema, tampoco es un problema “tan importante”. Resulta llamativo que no se recurra a esos argumentos cuando de lo que se trata es de condenar la trata de blancas y el tráfico de mujeres, como si el esclavismo ilegal fuese menos admisible que el legal.

Lo más curioso del asunto es que para muchas personas el hecho de que la mitad de la población esté discriminada por el hecho de ser mujer no parece ser una de las dos o tres cuestiones más importantes de la humanidad. Eso muestra de manera muy clara lo peligroso que puede ser el considerar que hay cosas importantes y cosas secundarias, o al menos usar las importantes como arma arrojadiza contra los derechos de hombres y mujeres. También explica que uno de los hechos históricos fundamentales del siglo XX, la emancipación de las mujeres, no obtenga todavía más que un lugar de relleno en los libros de historia.

Asombra que la discriminación de millones de mujeres en el mundo no sea noticia todos los días Click Para TwittearQue la actual discriminación a cientos de millones de mujeres en el mundo no sea noticia todos los días, que no se planteen cada semana preguntas en la ONU, que no se exija el fin de este abuso a cualquier estado que quiera ingresar en un organismo internacional, que las mujeres que sufren esta discriminación no tengan el estatuto de refugiadas políticas de manera automática; que se dediquen sumas enormes a combatir cosas que se presentan como vitales a la opinión pública y que en realidad no es que sean superfluas sino que son absurdas, como la estúpida lucha contra el tráfico de drogas, provocada por la no menos estúpida prohibición de su consumo, en vez de emplear ese dinero para acabar con la discriminación de las mujeres y de los homosexuales, entre otras cosas “superfluas”. Todo eso, creo, es una muestra de que a menudo lo más importante es preocuparse de lo superfluo y que hay que evitar que “lo urgente le quite el tiempo a lo importante”, es decir, a lo superfluo.


[Una primera versión de esta entrada se publicó el 14 de junio de 2012 en “La línea de sombra” (Divertinajes).
Revisado en 2016]

 

cuaderno-de-psicología-escher_bond

Cuaderno de psicología y neurociencia

Leer Más
La memoria holográfica

Leer Más
La definición de inteligencia

Leer Más
Hardy, Casanova y el ideal

Leer Más
Coincidencias significativas

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
Metáforas del cuenco

Leer Más
Refrán intuitivo

Leer Más
Innato no significa ni bueno ni recomendable

Leer Más
Vestir con ropajes ajenos

Leer Más
Inteligencia intuitiva, de Malcom Gladwell

Leer Más
La ceguera psicológica

Leer Más
McLuhan y la subjetividad

Leer Más
La razón de la emoción

Leer Más
El asco como categoría moral

Leer Más
La intuición de Monty Hall

Leer Más
La cortina de Pitágoras

Leer Más
Los crímenes del amor

Leer Más
Viaje a la esencia

Leer Más

Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en La línea de sombra | Etiquetado | Deja un comentario

Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

vaca y caballo
En las páginas de No tan elemental, me referí a lo que la ciencia detectivesca tiene que decir respecto a las pisadas, un asunto que todavía espera a un buen sistematizador capaz de separar lo significativo de lo accesorio y demostrar que las pisadas pueden llegar a tener valor probatorio en un juicio. Louise Robbins lo intentó en 1985 con Footprints: Collection, Analysis and Interpretation y por un momento pareció que lo había conseguido, pero la conclusión de los expertos fue que todavía queda mucho camino que andar en este terreno.

En No tan elemental conté también uno de los más extraños casos a los que se enfrentó Sherlock Holmes, en La aventura del colegio Priory cuando descubre en la escena del crimen decenas de pisadas de vacas:

“Ahora, Watson, haga un esfuerzo. Intente recordar. ¿Puede
ver aquellas pisadas en el sendero?
—Sí que puedo.
—¿Y no recuerda, Watson, que a veces las pisadas eran así
—colocó una serie de miguitas de pan de esta forma:

sherlock pisadas 1
— y otras veces así:

sherlock pisadas 3

y muy de cuando en cuando así:

sherlock-pisadas 2?

¿Se acuerda de eso?”

Watson responde que sí se acuerda, pero que no entiende en qué puede ayudar examinar las pisadas de vacas para resolver el misterio que tienen entre manos. Holmes le indica que lo asombroso es que se trata de una extraña vaca, que camina tanto al trote como al paso como al galope. Además, han examinado la zona y no han encontrado ninguna vaca en los alrededores, sino sólo caballos.

Una pequeña curiosidad colma el vaso de las observaciones de Sherlock Holmes, porque su método o sus métodos no consiste en descubrir una única pista que lleva a la solución de un misterio, sino en la acumulación de datos y rarezas que no pueden ser explicados excepto con una única hipótesis.

Esto es algo que olvidan muchos de los comentadores de las aventuras de Holmes, que se muestran escépticos porque el detective haga una explicación más o menos discutible de este o aquél dato, porque insisto en que en las investigaciones de Holmes los datos se van acumulando como el agua en un vaso, hasta que uno de ellos colma el vaso y se derrama, indicando que allí falla algo. Como es obvio, el bueno de Watson sólo nos ofrece un resumen de los datos que él considera más relevantes, que no siempre lo son, pues más bien suelen ser tan sólo los más llamativos o novelescos.

La pequeña curiosidad, el detalle nimio que aquí colma el vaso de la paciente observación de Holmes es que los caballos tienen herraduras viejas… con clavos nuevos.

Una pequeña curiosidad, un detalle nimio colma el vaso y ofrece la solución Click Para TwittearEso le lleva a sospechar que los caballos acaban de ser herrados, pero que poco antes se les puso herraduras con formas de pezuñas de vaca, para esconder las huellas de lo sucedido en el terreno del crimen. El duque de Holdernesse se lo confirma:

“Estas herraduras se encontraron en el foso de Holdernesse Hall. Son para herrar caballos, pero por abajo tienen la forma de una pezuña hendida para despistar a los perseguidores. Se supone que pertenecieron a alguno de los barones de Holdernesse que actuaron como salteadores en la Edad Media”.

sherlock - contrabandista The_Moonshine_Man_of_Kentucky_Harper's_Weekly_1877

La vida de los contrabandistas o Moonrakers durante la Ley Seca

sherlock- moonshinePues bien, resulta curioso que este método volviera a emplearse en Estados Unidos en la época de la Ley Seca, entre 1920 y 1933.

Debido a la prohibición, unos contrabandistas de licor ingleses, asociados con licoreros de los Apalaches producían el whiskey Moonshine (luz de luna), llamado así porque se trasportaba de noche, a la luz de la luna.

sherlock zapatos 2Como sabían que podían ser descubiertos por las huellas de sus zapatos en el barro, o por las de herraduras de caballos o ruedas de coche, uno de ellos recordó el cuento de Sherlock Holmes y aplicaron el truco de fabricarse zapatos que dejaban huellas de vaca. De esta manera podían transportar el whisky durante la noche sin dejar huellas que la policía pudiera ver al día siguiente.


sherlock- zapatos

Es un buen ejemplo de cómo la vida puede influir en la literatura, en este caso en Arthur Conan Doyle para escribir su historia, y después la literatura en la vida. Es decir, es la ejemplificación de dos sentencias, la de Aristóteles, que dice que el arte debe imitar a la vida y la de Oscar Wilde que afirma que es la vida la que imita al arte (y en concreto, añadía, a William Shakespeare).


Y dejo al lector con un pequeño enigma que se encuentra en mi libro: ¿puede reconocer las huellas que vio Holmes y distinguir las pisadas de vacas de las de caballos?

sherlock huellas


[Más información: Cow shoes, por Sibyla]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes y la insólita profesión de Juanjo de la Iglesia

Leer Más
Los pastiches holmesianos

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
El sueño dogmático de Kant

Fe de erratas (p37)


Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

La vida secreta de Sherlock Holmes /1


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más


Cómo descifrar códigos y lenguajes

Sherlock Holmes, los jeroglíficos y el córnico

Cómo descifrar códigos y lenguajes /1


Leer Más
Detectives en el laberinto de Creta

Cómo descifrar códigos y lenguajes /2


Leer Más
Los navajos vencen a los japoneses

Cómo descifrar códigos y lenguajes 3


Leer Más


International

Not so elementary: How to be Sherlock Holmes

Leer Más
Alcuni indizi sull’autore

Leer Más
Non così elementare, come essere Sherlock Holmes

Leer Más


Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare
Publicado en No tan elemental | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario
danieltubau@gmail.com