Algunos secretos tras el primer movimiento

El doble duelo /2

ajedrez monjes

En el primer movimiento de la partida de ajedrez poético que hizo Marcos había muchos secretos. Nuestro doble duelo consistía en un desafío ajedrecístico poético en el que debíamos hacer uso de todo tipo de recursos, como si fuéramos dos monjes en un viejo monasterio de Irlanda antes de las invasiones bárbaras, refugiados entre sus libros y sus símbolos.

Tal vez en la interpretación de ese movimiento que ofrezco a continuación falte algún detalle, puesto que la hice yo, sin mucha colaboración del autor del poema, Marcos.

 

Interpretación del Primer movimiento (1996)

Marcos empieza el desafío con un primer movimiento en el tablero de ajedrez y un primer poema. La forma elegida es un soneto.

Al soneto le anteceden tres versos que son lo que se llama un “estrambote”.

El movimiento (1.P4R)

ajedrezp4r

P4R significa Peón Cuatro Rey, es decir que el peón que está delante del rey avanza dos casillas. Es la apertura más frecuente en ajedrez.

 


El estrambote

Solitario por valiente
siciliano avanza el peón
descarado hacia el frente

“Solitario por valiente”: como el peón de rey es la pieza que inicia la partida, puede entenderse que su valor (avanzar hacia el campo contrario) lo obliga a colocarse en una posición solitaria, en medio del campo de batalla y alejado de su propio bando.

“siciliano avanza el peón”: se llama siciliano al peón porque Marcos, con este movimiento pretende iniciar iniciar la partida con la Apertura Siciliana. En ajedrez se denomina “apertura” a los primeros movimientos de una partida, que, en cierto modo, definen el carácter que va a tomar el enfrentamiento. Así, algunas aperturas suelen conducir a un planteamiento más agresivo, mientras que otras suponen un inicio más prudente y conservador.

Hay dos tipos fundamentales de apertura, de dama (P3D, P4D) y de rey (P3R,P4R), porque es muy raro (pero no imposible) que a alguien se le ocurra iniciar la partida con un movimiento de caballo o moviendo otro peón que no sea el de dama o el de rey.

“Descarado hacia el frente”: Se alude otra vez a la valentía del peón, que puede llegar a parecer descaro, por parte de este peón que avanza en un doble sentido:

– hacia el frente: hacia delante.
– hacia el frente: el frente de la batalla que enseguida se va a iniciar.


EL SONETO (primer cuarteto)

Estancado torpe en triste puerto
sin una sola Musa que a mi vera
triture de mi mente la ceguera
o cuanto menos me deje tuerto

Se entiende que la nave poética está varada en el puerto y no puede iniciar la singladura, lo que en este caso sería una muestra de modestia por parte de Marcos, quien no se considera todavía capaz de llevar adelante el desafío.

El problema, más que técnico parece ser espiritual: a Marcos le falta la inspiración (“sin una Musa”) y no ve claro el rumbo que ha de tomar.

Lo de “o cuanto menos me deje tuerto” tenía un significado, que Marcos me explicó, pero que yo no recuerdo y él tampoco. Puede aludir, claro, a lo de “En el país de los ciegos el tuerto es el rey”, pero no era sólo eso.

Ahora, en 2015 se me ocurre que hay un significado, quizá accidental, en hablar de una nave varada en un puerto y de una apertura llamada siciliana, puesto que Sicilia es una isla.

 

EL SONETO (segundo cuarteto)

Esqueleto estoy de miedo muerto;
soneto: sólo te pido por mi espera
una semilla donde el verso creciera
no sea que muera este triste huerto

El primer verso de este cuarteto tenía también un significado, posiblemente bastante rebuscado, pero de nuevo Marcos y yo lo hemos olvidado. Sin duda hay más cosas en este cuarteto, pero Marcos no ha querido colaborar a su interpretación.

2005: más que nada parece que Marcos insiste en este cuarteto en llamar a la inspiración, necesita una semilla tan sólo para que de ella crezca un huerto (el poema, la partida). En este sentido, el movimiento (P4R) puede ser esa semilla.

2015: y también es semilla el soneto, por supuesto.

 

EL SONETO (tercer cuarteto)

Ríase el que en este entuerto
espinoso, retador me metiera
tomaré mi venganza en calavera
oronda por mi futuro acierto

craneo- calaveraEl que se ríe soy yo, su rival y quien le incitó a la batalla. En cuanto a la calavera, alguna relación tiene con mi afición por las calaveras y quizá alude a una jarra de barro que yo tenía y que era al mismo tiempo calavera y copa. En esa copa Marcos celebraría su victoria, bebiendo, por ejemplo, una cerveza.

También los dos somos muy aficionados a los vikingos y a la mitología nórdica y hemos hablado más de una vez de esos grandes banquetes en el otro mundo en el que los guerreros beben hidromiel en los cráneos de sus enemigos. Pero el sentido exacto de la mención a la calavera queda de nuevo oculto. Quizá pretendía beber en mi cráneo al matarme (vencerme) en la justa poético-ajedrecística.

 

SONETO (los dos versos finales)

Mar, vientos veo por fin y me alejo
costa yerma, esperando un reflejo

Al final del poema Marcos parece darse cuenta de que no le ha faltado la inspiración y que, casi sin quererlo, ha compuesto un soneto. Es una idea semejante a la del célebre soneto de Lope de Vega:

Un soneto me manda hacer Violante;
en mi vida me he visto en tal aprieto,
catorce versos dicen que es soneto,
burla burlando, van los tres adelante.

Yo pensé que no hallara consonante,
y estoy en la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando
y aún parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo y aún sospecho
que estoy los trece versos acabando,
contad si son catorce, y está hecho”.

En el soneto de Marcos, la expresión “Mar y vientos veo” se puede referir a los propios versos del poema, pero también a que ha logrado por fin ver el rumbo que su nave poético-ajedrecística ha de tomar.

“Esperando un reflejo” se refiere de manera evidente a que Marcos espera mi soneto de respuesta y mi movimiento en la partida de ajedrez, pero también, de una manera indirecta, puede aludir al tema marítimo, a un reflejo como la luz de las estrellas que seguían los navegantes o a la luz de un faro que permita a la nave abandonar con seguridad el puerto.

Marcos firma el poema como “Ariel”.

Ariel es un personaje de La tempestad de Shakespeare, que es una de nuestras obras preferidas del dramaturgo inglés. Uno de los personajes principales de La tempestad es un espíritu llamado Ariel, que está al servicio del duque Próspero. No sé muy bien cuál era la intención de Marcos al llamarse a sí mismo Ariel.

 

El mensaje secreto

En el soneto de Marcos hay un mensaje escondido: “Esto es un reto, Marcos”.

Este mensaje se lee tomando la primera letra de los doce primeros versos y la primera sílaba de los dos últimos versos:

Estancado torpe en triste puerto
sin una sola Musa que a mi vera
triture de mi mente la ceguera
o cuanto menos me deje tuerto

Esqueleto estoy de miedo muerto;
soneto: sólo te pido por mi espera
una semilla donde el verso creciera
no sea que muera este triste huerto

ríase el que en este entuerto
espinoso, retador me metiera
tomaré mi venganza en calavera
oronda por mi futuro acierto

Mar, vientos veo por fin y me alejo
costa yerma, esperando un reflejo

Si comparas el soneto de Marcos con el de Lope de Vega, te darás cuentas de que las estrofas se distribuyen de forma diferente. En el de Marcos hay tres cuartetos y dos versos finales, mientras que en el de Lope hay dos cuartetos y dos tercetos. Sin embargo, el soneto a la manera de Marcos está permitido, aunque quizá no sea muy usual. Tal vez eso también tenga un enrevesado significado.


[Publicado en 1996]

AJEDREZ

Los ordenadores y el ajedrez

AJEDREZ


Leer Más
Estérhazy y Leko

Leer Más
El análisis retrospectivo
[SHERLOCK HOLMES-AJEDREZ]

Leer Más
Los dioses de Borges y el ajedrez
AJEDREZ-POESÍA

Leer Más
El misterioso caso de Sherlock Holmes
SHERLOCK HOLMES

Leer Más
Aquiles y Áyax se la juegan en Troya
Homéricas /008

Leer Más
Un torneo poético de ajedrez

El doble duelo /0


Leer Más
Solitario por valiente

El doble duelo /1


Leer Más
Algunos secretos tras el primer movimiento

El doble duelo /2


Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *