Argumento contra la eternidad

Gaudapada

Dice el Gaudapada Gita:

 “¿Cómo puede alguien creer que un ser inmortal puede cambiar su naturaleza y devenir mortal, mantener que lo inmortal —aunque le haya ocurrido esto— permanece sin cambio?”

 

Es un argumento prácticamente irrebatible, al que los cristianos se tienen que enfrentar cuando definen a Dios como eterno y al mismo tiempo pretenden explicar su intervención en lo no eterno. Y creo que las respuestas de los cristianos son mera palabrería ante un callejón lógico sin solución.


Comentario en 2016

Me refiero, por supuesto, a la inmortalidad ligada al concepto de eternidad: un ser cósmicamente o tecnológicamente poderoso y avanzado podría ser inmortal pero provocar su propia muerte. Lo imposible es que un ser eterno lo haga, porque la eternidad está fuera del tiempo por definición (de los propios creyentes en la eternidad).


Sin embargo, el propio Gaudapada no escapa a un reproche similar al que él hace, como puede verse en La ilusión de la ilusión


GAUDAPADA GITA

Sueño y vigilia en el Gaudapada Gita

Gaudapada, en su comentario al Maudakiya Upanisad argumenta por analogía qué la vigilia es sueño profundo, mientras que los sueños son "

Leer Más
Los asombrosos sueños

Al leer el Gaudapada Gita, es posible darse cuenta de nuevo de lo asombroso que es soñar. Resulta muy razonable que existan tantas analogí

Leer Más
Gaudapada contra el ritualismo

Dice Gaudapada acerca de la persona, discípulo o sabio que ha comprendido la no dualidad: "Que huya del halago y los cumplidos, que evite

Leer Más
Metáforas del cuenco

[caption id="attachment_20509" align="aligncenter" width="500"] Fotografía de daniel Tubau[/caption] Existe una comparación interesante

Leer Más
Argumento contra la eternidad

Dice el Gaudapada Gita:  "¿Cómo puede alguien creer que un ser inmortal puede cambiar su naturaleza y devenir mortal, mantener que l

Leer Más
Gaudapada y Wittgenstein

Un fragmento del Gaudapada Gita, uno de los primeros textos del advaita vedanta o escuela no dualista, que recuerda al célebre "De lo

Leer Más
La ilusión de la ilusión

Como pasa en todas las doctrinas monistas o no-dualistas,  en el Gaudapada Gita (de la escuela advaita vedanta) tampoco se consigue expli

Leer Más
Las múltiples apariencias de lo que es

Después de sostener que no hay diferencia real entre sueño y vigilia, Gaudapada intenta explicar el por qué de las apariencias y lo h

Leer Más
¿Es posible dialogar con un creyente?

En una respuesta al comentario de un lector, escribí hace unos años algunas cosas acerca de la dificultad de discutir con un creyente.

Leer Más
Controlar la mente es depresivo

Se dice en el Gaudapada Gita: "Controlar la mente sin caer en depresión es como usar una única hoja de hierba para vaciar el océano,

Leer Más
La analogía del tizón de Gaudapada

Una analogía muy interesante en el Gaudapada Gita: 47. Lo mismo que un tizón en movimiento aparece como una curva, la consciencia, cuando

Leer Más

Entradas de Ensayos de teología

(Más artículos de Mitología en Toda la mitología)

Los escépticos ateos

En la enumeración de escépticos ateos que se hace en Lo uno y lo plural, hay una inconsecuencia al decir que los escépticos pirrónicos dirían que no sabrían que responder a la pregunta de si hay Dios, pues, en ese … Sigue leyendo

Leer Más
Cristo

“Cristo es el semen en el falo de la cruz.”                                    (apócrifo del siglo IV) Supongo que esto se debe interpretar como que Jesucristo … Sigue leyendo

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Si aceptamos la teoría de Wittgenstein que sostiene que no puede existir un lenguaje privado, entonces el Dios de cristianos, judíos y musulmanes no es un dios creador, sino un demiurgo. Es decir,  Dios no creó el mundo a partir … Sigue leyendo

Leer Más
¿Dios en la cruz?

 La representación de Jesucristo en todas las iglesias es una imagen que asusta con razón a los no cristianos, que a menudo lo han visto como una especie de representación diabólica: un hombre sangrante clavado en una cruz. Realmente chocante. … Sigue leyendo

Leer Más
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

“Dios no puede demostrar que es Dios”. Este argumento me parece de una lógica aplastante, pero debo admitir que no a todo el mundo se lo parece. Se lo conté a mi amigo Juanjo de la Iglesia y estuvimos discutiendo … Sigue leyendo

Leer Más
Una interpretación del taoísmo

Dice Giuseppe Tucci en su interesante  Apología del taoísmo: “Nadie dejará de reconocer las innegables ventajas que una concepción semejante [dominar la naturaleza]  ha traído. A ella se deben las conquistas de la ciencia, el mejoramiento de las condiciones de … Sigue leyendo

Leer Más
Dios y la doble rendija

En Dios y la ciencia, los hermanos Igor y Grichka Bogdanov conversan con Jean Guitton, un pensador cristiano que siempre me ha interesado mucho, quizá desde que mi padre me regaló su libro El trabajo intelectual, que él conoció gracias … Sigue leyendo

Leer Más
¿Dios ha muerto?

Me entero de que la Iglesia denuncia que “existe una fuerte tentación de declarar la muerte de Dios”. Todo el mundo sabe que el procedimiento habitual cuando se declara muerto a alguien es que el aludido lo desmienta y así … Sigue leyendo

Leer Más
Constantino y los mitos

En la historia del cristianismo ortodoxo, uno de los capítulos más curiosos es el del primer emperador cristiano, Costantino, de quien casi todo lo que se contó durante siglos fue mentira. En primer lugar no era católico (entendiendo por católico … Sigue leyendo

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

¿Y cuál es el Salmo 90 que tanto conmovía a Lichtenberg? Aquí está: Domine, refugium 1 Oh Soberano mío, tú has sido nuestro refugio de generación en generación. 2 Antes que naciesen los montes, o fueran engendrados la tierra y … Sigue leyendo

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Guiton, en su conversación con los hermanos Bogdanov en el libro Dios y la ciencia: hacia el metarrealismo (1993), adopta siempre una interpretación de los resultados de la mecánica cuántica que es discutible y que no es seguida por todos … Sigue leyendo

Leer Más
Tertuliano y el absurdo

Tertuliano fue uno de los primeros apologistas del cristianismo. Nacido en Cartago hacia el año 155, decía que Dios era material, pero se oponía a todo intento de conciliación con la sabiduría greco-romana. Pensaba que lo grande del cristianismo era … Sigue leyendo

Leer Más
La tierra prometida

El filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz aseguró que Dios había creado el mejor de los mundos posibles, una teoría que causó hilaridad general en su época. Voltaire la ridiculizó en su Cándido, haciendo que el protagonista de su novela recorriera … Sigue leyendo

Leer Más
Ensayos de teología

En Ensayos de Teología puedes encontrar las entradas dedicadas a la religión, la teología, la teodicea (o justificación de las razones de dios), y otras creencias y disciplinas de lo que podríamos llamar mitología organizada. Aunque hablar de Jesucristo es … Sigue leyendo

Leer Más
Moral holista

Llamo moral holista a un sistema o explicación capaz de justificar cualquier cosa injustificable, logrando hacerlo mediante el recurso a la visión de conjunto. Quienes propugnan una moral holista son la casi totalidad de las religiones y gran parte de … Sigue leyendo

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Para sacar la contraria y mostrar cierta imparcialidad en estos momentos de felicidad tras unos días horribles, me permitiré citar a un Papa, a Juan Pablo I. Albino Luciani (Juan Pablo I) era un hombre excelente que no tuvo tiempo … Sigue leyendo

Leer Más
Dios en la cruz

En ¿Dios en la cruz? me referí a sangrienta representación de Jesucristo en la cruz, como una imagen que no solo bordea el sadismo, sino que cae en él. Ahora quiero, sin embargo, mostrar que esa representación también ha dado … Sigue leyendo

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Dice Nozick, en Ficción, respecto al problema del mal, que no juzgamos que el autor de una novela sea intrínsecamente malo por hacer sufrir a sus personajes. No lo hacemos porque los personajes no sufren realmente. Eso lleva a Nozick a … Sigue leyendo

Leer Más
Ateísmo y optimismo

En Lo uno y lo plural dije que son pocos los ateos optimistas, aunque habría que recordar a todos los marxistas ateos y sin embargo optimistas en su anhelo de trasformar radicalmente la sociedad. Se podría decir, por supuesto, con algo … Sigue leyendo

Leer Más
La trágica historia del Doctor Faustus, de Marlowe

PACTOS CON EL DIABLO /2

El argumento de esta obra se puede resumir diciendo que trata de un hombre llamado Fausto de Witemberg, doctor en teología, que convoca al diablo y acepta firmar un pacto con él a cambio de poseer poder para hacer cuanto … Sigue leyendo

Leer Más
La Biblia atea de Buñuel

Buñuel dice en sus memorias, Mi último suspiro, que su libro favorito de la Biblia es el Eclesiastés o Libro de la Sabiduría. Es también mi favorito, con cierta ventaja sobre el Libro de Job, el Cantar de los Cantares … Sigue leyendo

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Adivinar el futuro ha sido una ambición de los seres humanos desde los tiempos más remotos. Se ha intentado conocer el futuro leyendo las entrañas de animales, mirando las estrellas, sacrificando toros o caballos, echando las cartas, examinando los posos … Sigue leyendo

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

En La metafísica de la ética hable del problema de subordinar la ética a la metafísica. Aquí intento aclarar y ampliar la cuestión. Hay diversas maneras de justificar nuestras normas éticas, consejos o reglas acerca de cómo debemos comportarnos, qué … Sigue leyendo

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

En Los libros de Dios, he hablado del Corán, de los Diez Mandamientos y de todos los libros que Dios, Alah o Yavhé han inspirado a los profetas. Los libros sagrados, los libros revelados. Como es sabido, la revelación divina … Sigue leyendo

Leer Más
Los libros de Dios

Algunos dioses han demostrado una verdadera afición hacia los libros. El Yahvhé (o al menos un dios que se definía a sí mismo como “Soy el que soy”) del Antiguo Testamento entregó a Moisés un libro breve, con tan solo … Sigue leyendo

Leer Más
Impíos mexicanos

Ayer escuchaba cantar a Jose Alfredo Jiménez una canción que me recordó otra de Agustín Lara. Jose Alfredo y Agustín (se les suele mencionar más por el nombre que por el apellido) han sido quizá los dos compositores más importantes … Sigue leyendo

Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

He aprendido de Jesucristo que hay que intentar acercarse a los demás y dejar que los demás se acerquen: “Quien no está contra mí está conmigo”, en vez de apartarlos y crearse enemigos, como dice el propio Jesucristo al invertir … Sigue leyendo

Leer Más
Si yo fuera cristiano

Puede parecer extraño que alguien que no es cristiano, que es incluso ateo, aunque sea al 70% como Richard Dawkins, se permita escribir acerca de lo que haría si fuera cristiano, o para ser más preciso, acerca de cómo sería … Sigue leyendo

Leer Más
Lo uno y lo plural

  Lo uno y lo plural El panteísmo considera que todo es Dios. El ateísmo afirma que nada es Dios. Algunos pensarán que son dos maneras de decir lo mismo, pero implican comportamientos muy distintos. Para el panteísta restan pocas … Sigue leyendo

Leer Más
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

  En China, que ha sido uno de los pueblos menos religiosos y más alejados de la superstición durante casi toda su historia, a pesar de la influencia del budismo llegado de la India, creían en algo que llamaban Tianming … Sigue leyendo

Leer Más

8 comentarios en “Argumento contra la eternidad

  1. Tu pregunta exigiría una larguísima respuesta. Sólo señalaré algunas cosas:

    1) Según todos los teólogos cristianos, o la menos los más importantes, desde Agustín de Hipona a Tomás de Aquino, Dios es acto y en ningún caso potencia. Esa es una de sus cualidades, como las que citas de omnipotencia, omnipresencia y omniciencia. Pero el problema de ese atributo es que no se puede ser al mismo tiempo todo acto y al mismo tiempo cambiar.
    2) El dilema lo intenta resolver cada teólogo a su manera, desde los ya citados a Escoto Erígena y otros que son fascinantes en su intento de explicar lo inexplicable.
    3) El probema llegó a su punto culminante tal vez en la discusión entre Leibniz y Clarke (tras el que se ocultaba Newton) acerca de si Dios intervenía o no intervenía en el mundo, por ejemplo a través de los milagros y la Revelación. El problema era grave, porque si Dios intervenía entonces, en primer lugar, el mundo no era perfecto y necesitaba de reparación constante (lo que va contra la omnipotencia, omnisciencia, etcétera de Dios).
    Pero si no intervenía, entonces parecía que Dios era ajeno al mundo y su devenir (que es lo que significa vivir en la eternidad).
    Newton, sin duda porque comprendía que era un problema insoluble (eternidad e intervención) era en secreto sociniano, es decir, creía que Dios no era perfecto, ni omnipotente y que sin duda era inmortal pero no vivía en la etenidad (no es lo mismo inmortalidad que eternidad, según los propios cristianos ortodoxos). Para Newton, Dios era muy muy poderoso, pero no omnipotente.

    4) La comparación con el autor de la novela está bien (yo la hago a menudo, por eejmplo en:
    Nozick y la justificación del mal

    La autonomía de los personajes y Nozick

    Autores, dioses y hombres

    Sin embargo, la analogía falla en un punto importante: el autor de una novela cuando se mete en su novela, cuando la escribe o cuando la corrige CAMBIA. No es el mismo que era antes de hacer esas cosas.
    Y lo que Gaudapada y yo discutíamos era precisamente eso: la inmutabilidad y eternidad de Dios. Con lo que tu comparación sirve para darnos la razón.

    En cuanto al último argumento, el de nuestra ignorancia, es demasiado débil para tenerlo en cuenta.
    Estoy de acuerdo en que ignoramos muchas cosas, pero no vale como argumento decir eso, porque entonces yo te podría decir: ¿Cómo sabes que existe Dios?
    Parece que eres capaz de saber que existe Dios, lo que me parece una verdadera hazaña, y al mismo tiempo no aceptar discutir acerca de él y de las cualidades que le das. De nuevo te pregunto ¿Cómo sabes que Dios tiene todas esas cualidades? ¿No te parece pretencioso saber qué es lo que define a Dios (en caso de que exista)?
    Y tremendamente contradictorio con tu opinión de que yo o Gaudapada o Newton no podemos opinar del tema.

    De todos modos, agradezco mucho tu comentario.

    Por cierto, el propio Gaudapada no se libra por su parte de caer en argumentos capciosos y palabreros (lo digo con todo respeto, pero creo que es la realidad) cuando tiene que defender su propio sistema. Puedes comprobarlo en
    La ilusión de la ilusión

  2. ¿como puedes explicar que un ser que es eterno y que tiene los atributos de omnipotencia( todo lo puede), omnipresencia (esta en todo los lugares siempre) y omniciencia (todo lo sabe) credor de todo no meterse en su hombra de la forma de le plasca?
    ¿acaso el autor de una novela no tiene la libertad de introducirse como un personaje en la historia que escribe?
    Esto que vivimos y vemos lo invento Dios, acaso el no puede hacer lo que quiera con las reglas de juego, que nisiquiera nosotros conocemos bien.

  3. Insisto en que un autor sí que cambia al escribir al meterse como personaje en una novela: cambia en cada línea que escribe, a cada momento que va escribiendo. La inmutabilidad de Dios impide ese cambio y menos aún cosas como aquello de “Al séptimo día descansó” (¿descanso un Dios omnipotente?)
    Además, yo, como escritor o autor que soy, considero que ya no soy el mismo tras cada libro que escribo. Sería triste que no me cambiara el hecho de escribir un libro.
    Otra diferencia importante es precisamente que el personaje no cambia (El Don Quijote de Cervantes hace siempre lo mismo en su libro) mientras que nosotros, los seres humanos, sí que cambiamos (¿Nos reescribe Dios constantemente?). En cualquier caso la metáfora o analogía Dios-Autor/ser Humano/autor puede ser más o menos precisa, pero, al fin y al cabo, las metáforas son sólo una manera de sugerir algo, pero nunca de demostrar algo.
    Respecto a lo de estudiar o explicar a Dios…
    Me temo que será una discusión difícil, porque deduzco que tú eres creyente. El problema, al discutir con un creyente, es que un creyente no busca la verdad, sino que lo que quiere es asentar una supuesta verdad ya aceptada de antemano por él: la creencia en su Dios.
    En las discusiones yo prefiero buscar la verdad, aunque eso vaya en contra de mis teorías iniciales.
    Creo, como decía Agustín, que en la discusión el que pierde, gana. Pero un creyente no está dispuesto a perder porque no busca honestamente la verdad que pueda surgir de la discusión.
    Date cuenta, simplemente, de que tú pareces creer en Dios, y en ese Dios tan lleno de definiciones (omnipotente, omnisciente, etc) por la revelación de Cristo.
    Pero para creer en la revelación de Cristo, primero hay que creer:
    1) Que Cristo existió
    2) Que lo que nos cuentan los evangelios es lo que Cristo dijo realmente.
    3) Que la interpretación que se hace de los evangelios es fiable.
    Simplemente pensando en el tercer punto, basta con recordar que en el cristianismo ha habido multitud de sectas e interpretadores (ahora mismo hay al menos tres ramas fundamentales: ortodoxos, católicos y protestantes). No cabe ninguna duda, por ejemplo, de que las creencias actuales y las de los primeros cristianos no coinciden en casi nada.
    Así que no es tan sencillo saber a qué revelación debe hacer uno caso, porque no es Dios quien nos habla, sino sus interpretadores. ¿Por qué no creer, además, en la revelación de Mahoma o en la de Mitra o Zaratustra?
    En definitiva, discutir acerca de la verdad o de la Revelación es igualmente complicado. Yo prefiero discutir con honestidad acerca de la verdad, de las pequeñas verdades a las que podamos acceder, sin usar prejuicios tales como la creencia en una revelación, puesto que: ¿cómo pueden resultarle siquiera plausibles los argumentos basados en la Revelación a quien no cree o duda de esa Revelación?
    Si tú discutieras con un musulmán, él te diría lo mismo a ti que tú me dices a mí acerca de la Revelación, pero sustituiría el nombre de Cristo por el de Mahoma.Tú no aceptarías sus creencias en ese Dios suyo omnipotente, omnisciente, omnietcétera y él tampoco las tuyas en ese Dios tuyo omnipotente, omnisciente, omnietcétera, porque ambos os basáis no en lo que sabéis, sino en lo que queréis creer.

  4. cuando un autor entra como personaje en su novela, no cambia, al contrario se plasma en ella, sigue siendo el, se revela en su obra, no cambia, su naturaleza sigue siendo el mismo, y es mas ocurre algo interesante es capaz de cambiar su creacion sin ser cabiado en su naturaleza.
    sobre el estudiar o tratar de explicar a Dios, no es que no crea que se puede hacer el intento, lo que insto es que tengamos en cuenta que las conclusiones teologicas a las que podamos llegar, estan faltos de muchos datos que son incompresibles a la mente, datos que no tenemos a la mano y para el colmo nuestro prejuicio sobre el tema.
    bien lo decia Kant, la verdad es incognositiva, y es hay donde esta la gran don de los evangelios, si la verdad es inconogsitiva por eso es ella quien tiene que revelarse y lo hizo en Cristo.
    es por ello que reza la tora muy bien al decir: lo oculto pertenece a Dios y los revelado a nosotros y a nuestros hijos.

  5. Me parece que confundes los conceptos, aparte de calificar de deshonestos a los creyentes, así, en general. El creyente no renuncia a buscar la verdad, porque debe creer tras el examen cuidadoso de la realidad, incluyendo lecturas de autores de todo tipo a lo largo de la Historia, y tras una continua meditación y deliberación interior. Por ello, no podrá tener certeza de las atribuciones de Dios por medio de la fe. Sólo una deliberación racional le podrá conferir esa certeza, o la contraria en su caso. La fe es una esperanza que uno decide abrazar voluntariamente, pero no veo porqué eso excluye el examen crítico previo de la realidad del mundo y la existencia humanas. Es plenamente compatible con una mente racional, como fue un excelente ejemplo Tomás de Aquino.

    Ah, y lo que creen los cristianos de ahora y los primitivos es básicamente lo mismo, pues creer en Dios omnipotente, la Trinidad, la Resurrección de Cristo y la vida eterna es el mismo Credo que hace 2.000 años, por mucho que muchas afirmaciones hayan sido matizadas o iluminadas.

  6. Bueno, no sé si quedaba suficientemente claro por el contexto, así que lo aclaro aquí: en ningún momento he pensado o pienso que los creyentes,así en general, sean deshonestos, o que no puedan buscar la verdad, también así en general o sobre los diversos temas particulares.
    Sólo me refiero a la discusión concreta acerca de Dios con un creyente de cualquier confesión. Ese asunto es lo que los psicólogos llaman un punto ciego: una región intelectual en la que uno deja de razonar de la manera en que lo hace normalmente. Les sucede también a las personas muy ideologizadas, o a las personas obsesionadas o enamoradas.
    Cuando uno discute, digamos, con un comunista fervoroso, o con un fascista acerca de sus ideas políticas, uno sabe que la discusión no va a ser acerca e la verdad de esto o aquello, sino acerca de todas las verdades que confirman y refuerzan su fe ideológica. Todos sabemos lo difícil que son esas discusiones, porque el esfuerzo por argumentar de manera razonable resulta absolutamente baldío, fatigoso y frustrante: no van cambiar de opinión aunque se queden sin una sola razón coherente.
    A eso me refería. Cuando uno habla con un católico, sabe que esa persona va a defender esto o aquello porque eso es lo que defienden los católicos, no porque él haya llegado a esas conclusiones por su propio razonamiento (o por la lectura objetiva de sus textos sagrados).
    Como decía Algazel, el que nace en un país cristiano se hace cristiano y el que nace en un país musulmán se hace musulmán, y uno y otro defienden lo que les dicen que el cristianismo o el islam defiende.
    En cuanto al ejemplo de Tomás de Aquino, al que he leído con verdadero placer, si te soy sincero, pienso que es un talento desperdiciado, viéndose obligado a justificar y argumentar dogmas que a veces son verdaderos absurdos, indignos de su capacidad y su intelecto. Pero como esa era la doctrina cristiana…
    En cuanto a que los cristianos de ahora y los de hace 2000 años crean lo mismo, bueno…
    Todos sabemos que se impuso en su momento una interpretación determinada del cristianismo, que probablemente no tenía mucho que ver con el mensaje de Jesucristo.
    Por poner un ejemplo, lo que mencionas de la Trinidad. No existe ninguna mención en todo el Nuevo Testamento a ese concepto tan artificial que fue establecido, si no recuerdo mal, en el Concilio de Nicea, hacia el año 300 después de cristo.
    Es obvio que es una idea completamente contraria a las enseñanzas e Jesucristo, quien en ningún momento puso en duda de ninguna manera que Dios, como creían los judíos (y el era judío) era Uno y una sola y única persona.
    Baste con ese ejemplo para mostrarte como un católico o un ortodoxo (puesto que la mayoría de los protestantes rechaza la Trinidad) tiene que defender cosas no ya buscando la verdad, sino buscando adecuarse a lo que decidieron unos señores más preocupados por el poder y por combatir a los arrianos (que no creían en la Trinidad) que por la búsqueda de la verdad o la coincidencia y el respeto a lo que pensaba su propio Mesías y Dios, Jesucristo.
    A cosas como estas me refería.

  7. Yo lo que puedo opinar es que si a Dios se le dan atributos cuales quiera que sean hay atributos que se contradicen entre si eso si es el caso de ampararnos en que Dios es omnipotente y puede ser cualquier caracteristica atribuida a un ser.

    • No sé si he entendido del todo bien tu comentario. Evidentemente, si a Dios o a quien sea se le dan unos atributos determinados, entonces los tiene, claro, pero los tiene esa abstracción que hemos llamado “Dios” y a la que hemos dado esos atributos, lo que no prueba: 1) Que exista Dios 2) Que en caso de existir Dios o un dios tenga esos atributos que le hemos dado tan generosamente. Yo puedo decir yo soy Daniel Tubau y que el atributo del ente llamado “Daniel Tubau” es poseer una espléndida cabellera, pero eso no hará que yo tenga una hermosa cabellera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *