Aristóteles en Toledo y la nariz de Freud

Aristóteles no estuvo en Toledo, que yo sepa, quizá porque no era tan viajero como su maestro Platón y porque, según tengo entendido, el viaje más largo que hizo fue a Macedonia para educar a Alejandro Magno, o tal vez porque, aunque hubiese llegado a la Península Ibérica, la ciudad de Toledo o Toletum todavía no existía. Pero, aunque no haya estado en Toledo, yo sí he estado con él en Toledo, con su Poética, que he vuelto a leer en el autobús que me llevaba de Madrid a Toledo esta mañana.

El anterior es un inicio enrevesado que me sirve para comentar tres o cuatro cosas que me han llamado la atención de este libro que todavía sirve para aprender acerca de la escritura, el teatro o el cine, y eso teniendo en cuenta que está incompleto. Pero las cosas que voy a comentar no tienen que ver con la dramaturgia, sino con otros asuntos.

En el autobús, mientras leía la Poética, no podía dejar de darme cuenta de que mi compañero de asiento sentía una gran afición a hurgarse la nariz. Yo intentaba colocarme lo más escorado posible para no ser distraído por este espectáculo, que no venía incluido con el precio del billete, pero era imposible. De pronto leí un pasaje de Aristóteles que decía exactamente:

“A continuación de lo dicho conviene tratar de lo que deben procurar y evitar los autores, así como de la nariz de donde procede el efecto específico de la tragedia”

La verdad es que me extrañó ver una nariz en este contexto, así que releí el pasaje:

“A continuación de lo dicho conviene tratar de lo que deben procurar y evitar los autores, así como de la raíz de donde procede el efecto específico de la tragedia”.

Resulta que mi compañero de viaje se había introducido tan profundamente en mi cabeza que incluso saltó desde allí a la Poética. Es como esos lapsus linguae de los que hablaba Freud: quieres decir una cosa pero dices otra, la que realmente piensas.

********

[Publicado el 8 de febrero de 2005 en Monadolog]

CUADERNO DE FILOSOFÍA

Además de las entradas que puedes ver a continuación, hay otras entradas dedicadas a la filosofía, incluyendo comentarios a libros de Descartes, Aristóteles, Demócrito, ética y otros asuntos filosóficos aquí: FILOSOFÍA)

Charlotte Perkins Gilman

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más
La fidelidad de la tradición

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
Cornwallis y Demócrito

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Mímesis y símbolos

Leer Más
SUSAN SONTAG

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
Taoísmo y tai chi

Leer Más
La escuela negativa del taoísmo

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Test de Turing y solipsismo

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Razón y sentidos en Demócrito

Leer Más
TODA LA FILOSOFÍA

Leer Más

Share
  • Hay que aclarar que Aristóteles hizo algún viaje más, aparte de ir y venir entre el Ática y Macedonia, al menos el que le llevó de su ciudad natal (Estagira) a Atenas, y algún otro, me parece recordar, durante su primer exilio. Pero no viajó tanto como Platón y otros filósofos, creo.