Augé y los no lugares
NO LUGAR ~12

Restaurante en la zona A de la Terminal Internacional del aeropuerto de Barajas (Madrid)

Jueves 11 de diciembre de 2011

En este momento avisan por megafonía que el vuelo se retrasa de las doce a las dos y media.

Enrique me ha dejado el libro de Marc Augé sobre los no lugares. Parece muy interesante, y creo que ya he encontrado algunas cosas que pensé, como lo del ticket, billete o peaje para conservar el anonimato en los no lugares.

Las personas que usan los no lugares, dice Augé, mantienen con ellos una relación contractual. Existe un contrato, a veces más fácil de percibir que otras: la entrada, el billete o el ticket que hay que pagar, la necesidad de enseñar el carné o pasaporte, “la tarjeta presentada en el peaje de carretera”, o incluso la tarjeta de crédito. También, claro, hay que pagar al taxista y, podría añadirse, incluso al dentista que nos deja usar gratis su sala de espera porque sabe que al final le pagaremos un dinero que le compensará.

Pero me interesa ahora, mientras hojeo el libro de Augé,  un asunto: la relación entre Escrito en el Cielo y los No Lugares.

La más evidente es que el avión es tal vez un no lugar, pero que también lo es el cielo. “Este cielo y todos los cielos de las religiones”, añade el ateo que llevo dentro.

Me refiero a que el cielo es lo que menos permanece igual, es un lugar (o no lugar) especialmente voluble y cambiante, más incluso que el río de Heráclito. Las coordenadas del cielo dependen por completo de las de la Tierra. No se puede localizar un punto del cielo sin referirse a la Tierra. Y ese punto concreto del cielo, si no me equivoco, nunca será el mismo que era ayer o hace cinco minutos.

¿Por qué?

Porque la Tierra se mueve en el espacio, en torno al Sol y alrededor de su propio eje, pero la atmósfera, o las nubes y los aires, no se desplaza como una masa compacta siempre ligada a un lugar concreto bajo ella.

También parece existir algún tipo de relación entre los no lugares y las máscaras, con la que sin duda acabaré encontrándome si sigo explorando ambos territorios.

Por otra parte, ¿cómo definir un transporte?

Quizá como el lugar que, dentro del marco relativo del planeta, no puede ser definido en un eje de coordenadas espaciales completo y estable. Lo que casi coincide con el cielo.


2011

El lector debe tener en cuenta que entre no lugar y no lugar, también iba yo pasando por algunos lugares, en los que conseguía cosas como el libro de Marc Augé sobre los no lugares, que me dejó mi amigo Enrique Zacanini.

Creo que todo esto de los no lugares respecto a una marco relativo como el planeta tierra tiene mucho que ver con el principio de relatividad de Galileo y la teoría de la relatividad de Einstein. Se entiende mejor a qué me refiero en esta entrada de mi Lectura del Zhuang zi: El pájaro Peng

Share