La Biblia atea de Buñuel

Buñuel dice en sus memorias, Mi último suspiro, que su libro favorito de la Biblia es el Eclesiastés o Libro de la Sabiduría. Es también mi favorito, con cierta ventaja sobre el Libro de Job, el Cantar de los Cantares y el Apocalípsis . Pongo aquí el fragmento del Libro de la sabiduría que un anciano lee a un niño en la película Él, tal como lo cita el propio Buñuel:

“En una escena de la película, un anciano leía a un niño un pasaje que, para mí, es el más bello de la Biblia, muy por encima del Cantar de los Cantares. Se encuentra en el Libro de la Sabiduría (2, 1-7), libro que no figura, ni mucho menos, en todas las ediciones. El autor de estas líneas admirables las pone en boca de los impíos. Basta con poner entre paréntesis las primeras palabras y leer: 

 

“(Pues neciamente se dijeron a sí mismos los que no razonan): Corta y triste es nuestra vida, y no hay remedio cuando llega el fin del hombre, ni se sabe que nadie haya escapado del hades.

  Por acaso hemos venido a la existencia, y después de esta vida seremos como si no hubiéramos sido: porque humo es nuestro aliento, y el pensamiento una centella del latido de nuestro corazón.
  Extinguido éste, el cuerpo se vuelve ceniza, y el espíritu se disipa como tenue aire.
  Nuestro nombre caerá en el olvido con el tiempo, y nadie tendrá memoria de nuestras obras, y pasará nuestra vida como rastro de nube, y se disipará como niebla herida por los rayos del sol que a su calor se desvanece.
  Pues el paso de una sombra es nuestra vida, y sin retorno es nuestro fin, porque se pone el sello y ya no hay quien salga.
  Venid, pues, y gocemos de los bienes presentes, démonos prisa a disfrutar de todos en nuestra juventud.
  Hartémonos de ricos, generosos vinos, y no se nos escape ninguna flor primaveral.
  Coronémonos de rosas antes de que se marchiten, no haya prado que no huelle nuestra voluptuosidad.
 Ninguno de nosotros falte a nuestras orgías, quede por doquier rastro de nuestras liviandades, porque esta es nuestra porción y nuestra suerte”.

Ni una sola palabra -dice Buñuel- que cambiar en esta lejana profesión de ateísmo. Creería uno estar leyendo la más hermosa página del Divino Marqués.”

El Divino Marqués es, por supuesto, el marqués de Sade. Quizá a algún lector el “rastro de nube” que seremos le haya recodado las lágrimas en la lluvia de Blade Runner.


[Publicado en Monadolog el 22 de febrero de 2005. Revisado en 2017]

elrestoesliteratura-cabecera

EL RESTO ES LITERATURA

El resto es literatura

Leer Más
La colina de los sueños de Arthur Machen

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Coincidencias con Proust

Leer Más
Un par de ojos azules, de Thomas Hardy

Leer Más
Hardy, Casanova y el ideal

Leer Más
Acerca de las descripciones

Leer Más
La materia intelectual

Leer Más
Los escritos póstumos de Musil

Leer Más
El olvidado William Cornwallis

Leer Más
Verso y prosa en Ovidio y Moliere

Leer Más
El subrayado es suyo (de Nina Berberova)

Leer Más
¿Dónde están los escritores soviéticos?

Leer Más
La Poética y Aristóteles

Leer Más
Casanova, segundo acto

Leer Más
Rabelais, precursor de la Ilustración

Leer Más
Fuerza y debilidad de Chesterton

Leer Más
Arthur Schnitzler y su época

Leer Más
Demócrito, precursor de la Biblioteca Total de Borges

Leer Más
La confianza lamentable de Dionisio de Halicarnaso

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
Ántal Szerb: el viajero bajo la luz de la luna

Leer Más
Kenneth Rexroth, una biografía

Leer Más
El regreso de Ulises y la traducción

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Johnson y el espectador ingenuo

Leer Más
Samuel Johnson, el perezoso

Leer Más
La caja de herramientas

|| Mientras escribo , de Stephen King /1


Leer Más
Debe ser evitada la voz pasiva

|| Mientras escribo , de Stephen King /2


Leer Más
Dijo King regiamente

|| Mientras escribo , de Stephen King /3


Leer Más

Primera afición al teatro

Leer Más
Leer 18.000 libros

Leer Más
Los espejos de Gardner y Dickson Carr

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Akutagawa y Montaña otoñal

Leer Más
Kipling, el imperialismo y el relativismo

Leer Más
Amores de un vividor

Leer Más
Significado, intención y doble lectura en Cole Porter y Barbara

Leer Más
SUSAN SONTAG

Leer Más
Tres niveles teóricos

Leer Más
La teoría de la relatividad de Urashima

Leer Más
El tiempo de la fábula en El gobernador del Sur

Leer Más
Kungzi según Gore Vidal

Leer Más
Poseído por Dostoievsky (Kim Chun-Su)

Leer Más
Viaje al Oeste

Leer Más
Gao Xingjian en la Alianza Francesa

Leer Más
Otras ventanas indiscretas

Leer Más
El montaje transparente de Georges Simenon

Leer Más
Ventanas que hablan

Leer Más
Madame Du Deffand

Leer Más
La Biblia atea de Buñuel

Leer Más

 

 

Share

Guitton y la física cuántica

Guiton, en su conversación con los hermanos Bogdanov en el libro Dios y la ciencia: hacia el metarrealismo (1993), adopta siempre una interpretación de los resultados de la mecánica cuántica que es discutible y que no es seguida por todos los físicos, más que nada porque las explicaciones de los fenómenos cuánticos, en el momento actual, entran más en el terreno de la opinión y de la filosofía, que en la de una verdadera opinión científica. Una cosa es la descripción, otra la explicación.


Ver también acerca del libro y de la extravagante historia de los hermanos Bogdanov: Dios y la doble rendija


[Escrito antes de 1993. Publicado en 1993 en Caracteres]

 Ensayos de teología

La tierra prometida

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Leer Más
Los libros de Dios

Leer Más
Impíos mexicanos

Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Si yo fuera cristiano

Leer Más
Lo uno y lo plural

Leer Más
Dios en la cruz

Leer Más
¿Dios en la cruz?

Leer Más
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

Leer Más
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

Leer Más
Ser cristiano y, además, católico

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
La filosofía perenne

Leer Más
¿Dios ha muerto?

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
El arte y la visión mística

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Dios en la red

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Cristo

Leer Más
Ensayos de teología

Leer Más

Dios y la doble rendija

Leer Más
Relativismo cultural y fe

Leer Más
Moral holista

Leer Más
Los escépticos ateos

Leer Más
Constantino y los mitos

Leer Más
Tertuliano y el absurdo

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
La Biblia atea de Buñuel

Leer Más

Share

Maneras de predecir el futuro

Adivinar el futuro ha sido una ambición de los seres humanos desde los tiempos más remotos. Se ha intentado conocer el futuro leyendo las entrañas de animales, mirando las estrellas, sacrificando toros o caballos, echando las cartas, examinando los posos del café o interpretando los sueños, como hizo Daniel cuando el rey Nabucodonosor soñó con una extraña estatua:
Tú, oh rey, mirabas, y he aquí una gran estatua. Esta estatua, que era muy grande y cuyo brillo era extraordinario, estaba de pie delante de ti; y su aspecto era temible.
La cabeza de esta estatua era de oro fino; su pecho y sus brazos eran de plata; su vientre y sus muslos eran de bronce; sus piernas eran de hierro; y sus pies en parte eran de hierro y en parte de barro cocido.
Mientras mirabas, se desprendió una piedra, sin intervención de manos. Ella golpeó la estatua en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.
Entonces se desmenuzaron también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro; y se volvieron como el tamo de las eras en verano. El viento se los llevó, y nunca más fue hallado su lugar. Y la piedra que golpeó la estatua se convirtió en una gran montaña que llenó toda la tierra.
 Daniel interpretó esa estatua formada por diversos materiales como la sucesión de cuatro grandes reinos, que los seguidores de los textos bíblicos han intentado situar en la historia conocida con mayor o menor éxito.

Como es sabido, o como debería serlo, el método de los profetas consiste fundamentalmente en contar el pasado como si fuera el futuro, es decir: inventarse a un profeta que habría vivido en tiempos de Nabucodonosor y atribuirle un texto escrito trescientos o cuatrocientos años después, un texto escrito por ellos, claro, por los propios profetas.

Interpretación moderna de la estatua

La anterior es una manera curiosa de predecir el pasado, que tiene ciertas semejanzas con la que tenían que aplicar los historiadores rusos durante la época de Stalin, pues constantemente se veían obligados a reescribir el pasado, siempre en función de las purgas ordenadas por el dictador. Eso les obligaba a borrar de las fotografías a quienes ya no eran bien vistos. Ante la dificultad de predecir lo que el día de mañana sería correcto, un historiador soviético de la época dijo: “Hoy en día lo difícil no es predecir el futuro, sino el pasado”.

Un camarada caído en desgracia desaparece del pasado


 

Creatividad y teorías bastante extravagantes

Hacer algo o nada

Leer Más
Búsqueda azarosa

Leer Más
Las comparaciones no son odiosas

Leer Más
Un enlace casual en Google

Leer Más
Los dioses de Khemi
Comparación Automática 001

Leer Más
Cómo transmitir información a mayor velocidad que la de la luz…

Leer Más
Cambiar de tema para aprender mejor

Leer Más
Cómo tener buenas ideas entendiendo mal las cosas

Leer Más
Cómo descifré anoche el disco de Phaistos antes de irme a bailar

Leer Más
Impronta

Leer Más
Fantasías científicas de ayer y hoy presenta…

Leer Más
La profesión de escaparatista
[COSAS QUE SIEMPRE HAN EXISTIDO]

Leer Más
Cómo salir de los círculos cerrados

Leer Más
Cómo vivir más tiempo

Leer Más
Cómo descubrí cómo Teseo escapó del laberinto poco después de leer a Borges

Leer Más
La multitarea y Jerome Perceval

Leer Más
Creatividad, inventarios e invenciones

Leer Más
Nuevos lenguajes y creatividad

Leer Más
Gary Klein, analista premortem

Leer Más
El obituario de Coca Cola

Leer Más
El genio no nace, se hace

Leer Más

losgrandesinventosdetubau

Algunos de mis inventos

El buscador ególatra y eGOOGLE: herramientas para el ego

Leer Más
Cómo sujetar unas suelas recién pegadas

Leer Más
Cómo arreglar cosas rompiéndolas

Leer Más

Share

Tertuliano y el absurdo

Tertuliano

Tertuliano fue uno de los primeros apologistas del cristianismo.

Nacido en Cartago hacia el año 155, decía que Dios era material, pero se oponía a todo intento de conciliación con la sabiduría greco-romana.

Pensaba que lo grande del cristianismo era su irracionalidad: la muerte del hijo Dios es creíble porque es contradictoria y su resurrección es cierta porque es imposible.

Se ha hecho célebre su frase Credo quia absurdum (Creo por que es absurdo), aunque en sus escritos la expresión que se puede leer es Credo quia ineptum, o bien Credible quia ineptum: certum est quia impossibile est (Creo porque es estúpido: es cierto porque es imposible). Este es un planteamiento muy interesante: las historias acerca de Jesucristo son tan estúpidas, que sólo pueden ser verdad.

Creo porque es estúpido, es cierto porque es imposible. Clic para tuitearNo recuerdo quién decía algo parecido: si la historia de Jesucristo fuese una mentira, resultaría absurdo hacerlo hijo de un carpintero, hacerle fracasar en su intento de convertir a su buena nueva a los judíos, darle discípulos que le traicionan y le abandonan y, además, hacerle morir en la cruz. Nadie elegiría algo tan vulgar para el hijo de Dios (o Dios mismo) si se lo inventase. Parece convincente, si no fuera porque todas las religiones están llenas de historias semejantes, llenas de incoherencia, estupidez y contradicción.

Tertuliano

Tertuliano

Tertuliano acabó en la herejía, adhiriéndose al montanismo, aunque en aquel momento era difícil predecir cuál sería  la herejía y cuál la ortodoxia entre las diferentes interpretaciones del mensaje cristiano.

De todos modos, Tertuliano también acabó separándose del montanismo y creó su propia variante, el tertulianismo, que todavía existía en tiempos de Agustín de Hipona.

A veces pienso que Tertuliano era una especie de Chesterton de la Antigüedad. Basta con recordar aquella historia del día que Chesterton entró en una iglesia rural, oyó un sermón disparatado del párroco y salió convencido de la verdad del cristianismo:

“Si diciendo tonterías como estas ha logrado sobrevivir casi dos mil años, es que es la verdad”.

Ingenioso, pero, como dije antes, en ese momento en miles de iglesias, mezquitas, sinagogas y centros de culto de todo el planeta, los propagadores de decenas de religiones estarían diciendo las mismas insensateces ante un público convencido de que estaba escuchando algo dotado de sentido.

Vaticano


Entradas de Ensayos de teología

Ensayos de teología

Leer Más
Cristo

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Dios en la red

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El arte y la visión mística

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
¿Dios ha muerto?

Leer Más
La filosofía perenne

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
Ser cristiano y, además, católico

Leer Más
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

Leer Más
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

Leer Más
¿Dios en la cruz?

Leer Más
Dios en la cruz

Leer Más
Lo uno y lo plural

Leer Más
Si yo fuera cristiano

Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Impíos mexicanos

Leer Más
Los libros de Dios

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Leer Más
La tierra prometida

Leer Más

 

 

Share

Constantino y los mitos

En la historia del cristianismo ortodoxo, uno de los capítulos más curiosos es el del primer emperador cristiano, Costantino, de quien casi todo lo que se contó durante siglos fue mentira.

En primer lugar no era católico (entendiendo por católico lo que se convertiría en el cristianismo de Roma y el Papado), sino primero pagano y en la muerte arriano (pidió la extremaunción a un sacerdote seguidor de Arrio).

Los cristianos representaban, según parece, un diez por ciento de la población y no una religión de masas. Pero eran influyentes y estaban muy organizados. Un fenómeno similar de ocupación del poder por una minoría bien organizada podemos verlo en la Italia de Mussolini y en la Rusia de los bolcheviques, que tenían sólo el 17 por ciento de apoyo cuando se hicieron con el poder.

No hay ningún testimonio de que Constantino sufriera una revelación procedente del Dios cristiano, sino tan sólo que empleó sus símbolos.


[Escrito en 2011, o quizá antes]


Entradas de Ensayos de teología

La tierra prometida

Leer Más
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Leer Más
Los libros de Dios

Leer Más
Impíos mexicanos

Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Si yo fuera cristiano

Leer Más
Lo uno y lo plural

Leer Más
Dios en la cruz

Leer Más
¿Dios en la cruz?

Leer Más
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

Leer Más
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

Leer Más
Ser cristiano y, además, católico

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
La filosofía perenne

Leer Más
¿Dios ha muerto?

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
El arte y la visión mística

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Dios en la red

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Cristo

Leer Más
Ensayos de teología

Leer Más

Dios y la doble rendija

Leer Más
Relativismo cultural y fe

Leer Más
Moral holista

Leer Más
Los escépticos ateos

Leer Más
Constantino y los mitos

Leer Más
Tertuliano y el absurdo

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
La Biblia atea de Buñuel

Leer Más

Share