Montaigne y mi retrato

LUIS DE LUIS: No se ofenda. Su  libro (No tan elemental), en el sentido más montaigniano  de la palabra es asistemático , derivativo y deshilachado…
DANIEL TUBAU: No me ofendo, todo lo contrario: es un elogio para mí, y más si me comparas con Montaigne. Por cierto, habría que investigar el aspecto sherlockiano de Montaigne, que era un gran observador, al menos de sí mismo. Sin embargo, también debo decir que es uno de los libros más organizados, y no sé decir si sistemático, que he escrito.

Entrevista con Luis de Luis Otero /2

LUIS: Pues es un libro abocetado e inacabado…
DANIEL: Ahora bien, es cierto que es incompleto, por un lado, por el tema en sí, por lo inabarcable del propio Holmes y del arte de la deducción y, por otro lado, porque he observado, de manera especial ahora que estoy terminando un ensayo acerca de El arte de la guerra, de Sunzi, que en mis libros acabo por ocuparme de todo, sea cual sea el disparador: a veces Sunzi, a veces Holmes, a veces una teoría del guión.

LUIS: Parafraseando: “Nada humano le es ajeno”
DANIEL: Como dicen los místicos new age (cosa que yo no soy): “Todo está conectado”: escriba lo que escriba, acabo por escribir acerca de todo. Y claro, al final todo se me queda a medias. Por otra parte, y esto sí que es un propósito consciente en casi todos mis libros, intento siempre dejar espacio al lector y muchas veces sugerirle o señalarle lugares a los que puede dirigirse una vez terminado mi libro.

LUIS: Por otra parte, y esto es también muy montaigniano, su libro no acaba nunca  
DANIEL: Buena observación. Así es. Siempre me gusta que lo que escribo esté vivo. Hace mucho tiempo hice mío un lema de Gustave Doré, el ilustrador  de la Divina Comedia, Don Quijote, El paraíso perdido, Les contes drolatiques de Balzac, Gargantúa…que en su insaciabilidad decía: “Yo lo ilustraré todo”. Yo lo adopté durante la adolescencia, aunque, dado que soy mal dibujante, lo cambié por: “Yo lo pensaré todo”, que se debe entender en el sentido de “Pasaré todo por mi sensibilidad y mi reflexión”. Y en ello estoy, pero creo que no me dará tiempo, y también eso quedará incompleto.

LUIS: En su blog lo reinicia e reinterpreta una y otra vez…
DANIEL: No me gusta solamente pensar, sino pensar sobre lo pensado: modificarlo, corregirlo, refutarlo. Tengo un libro que se llama Las paradojas del guionista, reglas y excepciones en la práctica del guión. Pues bien, ahora ya busco excepciones a las excepciones en el blog dedicado al libro. Aunque puede sonar un poco narcisista y egotista: me gusta discutir conmigo mismo. Mi yo de ahora discute con el de antes de ayer o con el de hace veinte añosfuturo.


COMENTARIOS EN 2018

Montaigne: Sin ninguna duda, Montaigne es uno de los pensadores que más admiro, por lo que fue una alegría que Luis me comprara de algún modo con él. Ya en mi revista Esklepsis dediqué uno de los pórticos o prólogos a los Ensayos de Montaigne, recopilando las descripciones que Montaigne hace de su propia afición a escribir los ensayos y a trazar de esa manera su retrato: De Montaigne al lector.

También en uno de mis blogs (el número 20, publicado en 2004) hice un homenaje a Montaigne, al llamarlo Il Saggiatore, es decir, El Ensayador, lo que también es, como es obvio, un homenaje a ese otro gran ensayador que fue Galileo Galilei. Elegí como  imagen del blog a Craven (que en cierto modo soy yo mismo después de muerto), cabalgando un caballo de ultratumba y al mismo tiempo girándose hacia atrás para lanzar una flecha. Esa flecha, si se mira con atención es una frase de Montaigne,ç con la que definía sus Ensayos: “Yo mismo soy la materia de mi libro” (Je sui moi-même la matière de mon livre”). Cambié, eso sí, “libro” por “web”. Es obvio el sentido que quise darle: yo también soy en gran medida la materia de mi web. La frase se encuentra también al comienzo de Diletante, en la columna de la izquierda

Ya antes, había modificado otra frase de Montaigne acerca de sus Ensayos: “Esta es una web de buena fe, lector. Te advierte desde el principio que no me propongo otro fin que no sea doméstico y privado”. De nuevo sustituí libro por web. Algunos lectores no han percibido esta intención que comparto con Montaigne respecto a sus ensayos, y han buscado en esta web una seriedad y un rigor que reservo para los libros publicados (aunque no para todos ellos). No tanto para lo que escribo aquí, que es siempre una investigación y un aprendizaje del mundo y de mí mismo.

Las anteriores son algunas de las presencias de Montaigne en mis páginas, pero hay muchas más.

El arte de la guerra: Ese libro que estaba escribiendo se convirtió finalmente en El arte del engaño, publicado hace apenas dos meses.

Una teoría del guión: Un ejemplo de cómo dos e mis lectores (y grandes amigos) han considerado un libro acerca de la escritura del guión como un estímulo para escribir libros o para incluso entender otros aspectos de la vida, se puede ver en: Las paradojas del guionista (y de cualquier otra persona).

Sugerirle o señalarle lugares: Quizá no todos, pero si muchos de mis libros, señalan hacia otros lugares, hacia otrso libros seguramente más interesantes que los míos. En algunos casos, como en Las paradojas del guionista, la indicación de otros lugares y autores ocupa una parte importante del libro, porque suelo citar a mis fuentes y a quienes me han dado placer en la lectura, al contrario de lo que hacen otros autores (en especial en el mundo del guión).

También eso quedará incompleto: Todo o casi todo quedará inevitablemente incompleto cuando llegue la muerte.

Excepciones a las excepciones: En Las 38 paradojas del guionista y algunas más, en efecto, busco las excepciones a las propias excepciones, es decir a las paradojas de mi libro, que ya son en sí mismas en cierto modo excepciones.

Continuará…


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)

 


Entradas holmesianas no tan elementales



No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.


Share

Las palabras y las cosas

|| Entrevista con Luis de Luis Otero /1

Luis de Luis Otero, alias Jabez Wilson en Círculo Holmes, me hizo una mágnífica entrevista en 2017 para Círculo Holmes. Como él mismo descubrió, tengo la costumbre de comentar mis propios artículos y comentarios, en un proceso de aprendizaje y revisión continuos. Eso es lo que ahora comienzo a hacer a partir de su entrevista.

He descrito el placer de contestar a esa entrevista aquí: Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental. Puedes leer la entrevista completa original, tal como fue publicada en Círculo Holmes: Entrevista a Daniel Tubau.

Cuando añado un comentario al texto original, lo señalo en color naranja. Los comentarios están al final de la entrada, tras la entrevista.

 

Con su libro No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes Daniel Tubau ha escrito un libro –en todos los sentidos– único. Es, en última instancia, un viaje a las entrañas y recovecos de la mente del detective  y, como todo viaje que merezca la pena, está cuajado de cunetas, meandros, sentidos y carreteras secundarias. Es un viaje que va a todas y a ninguna parte. Es un viaje que no acaba (ni debe) acabar nunca y así lo cuenta Tubau.

 

Tubau.jpgLUIS DE LUIS OTERO: Iniciamos la conversación pero usted desconfía de las palabras que nos guían por tópicos, entrañan vacíos, limitan  el conocimiento. Son, en definitiva, una trampa…
DANIEL TUBAU: Es cierto, yo diría que no solo las palabras, sino también los conceptos e incluso las ideas (o los memes, si aceptáramos la terminología de Dawkins y Blackmore). En especial, lo que más nos limita son las definiciones y las categorías o clasificaciones. Es curioso porque, a pesar de mi desconfianza hacia las definiciones, en casi todos mis libros hago en un momento dado una especie de búsqueda de definiciones y etimologías. Lo hice en Elogio de la infidelidad con el término “fidelidad”; en Nada es lo que es, el problema de la identidad, con “identidad”, en Defensa perfecta de la imperfección con “perfección” y en El arte del engaño con “guerra” o “estrategia”, entre otros ejemplos. Pero lo hago con dos intenciones, me parece.

LUIS: ¿Que son…?
DANIEL: En primer lugar, lo hago para dejar claro de qué estamos hablando:

“Yo entiendo por fidelidad esto, pero no afirmo que fidelidad sea esto…. así que ya sabe usted, querido lector, a qué me estoy refiriendo en este libro cuando emplee el término”.

El segundo sentido en el que recurro a las definiciones a pesar de desconfiar tanto de ellas es que creo que en muchas de esas palabras aparentemente positivas, como fidelidad, perfección o identidad, se esconden ideas y obsesiones que considero muy negativas.

LUIS: Entonces, ¿no seguimos? 
DANIEL: Claro que sí, porque, aunque creo que es verdad todo lo anterior y que las palabras limitan en cierto modo el conocimiento, también es cierto que sin palabras, e incluso sin definiciones, tampoco puede existir siquiera el conocimiento. Yo soy quizá partidario de la teoría de Tarsky de la verdad:

“La hierba es verde” es verdad si la hierba es verde.

LUIS: ¡Gran verdad!
DANIEL: La verdad, la modesta verdad, es la correspondencia entre una expresión lingüística y una observación empírica: “Veritas es adaequatio rei et intelectus”: “La verdad es la correspondencia entre las cosas y lo pensado (o expresado)”, como decía Tomás de Aquino.

 

COMENTARIOS EN 2018

Los memes: Me refiero, por supuesto, a la ciencia de la memética, sugerida como un juego o una metáfora por Richard Dawkins en El gen egoísta, pero desarrollada por Susan Blackmore y otros autores. He escrito un breve ensayo acerca del tema: “Memes, ideas y mundos“.

De qué estamos hablando:  Se trata, en cierto modo, de un contrato tácito con el lector: le digo acerca de qué voy a discutir y de qué no voy a discutir. Si él entiende por fidelidad otra cosa que lo que entiendo yo, entonces mis argumentos quizá no le afecten. Pero también busco casi siempre adecuarme al sentido más común en el que se emplean esas palabras o conceptos, no a uno que me invente yo para mi propia conveniencia.

Tarsky: Alfred Tarsky fue un importante lógico polaco. A pesar de la sencillez aparente de la expresión, lo de que “la hierba es verde” si y  solo si la hierba es verde esconde una gran complejidad epistemológica e incluso metafísica. Implica que quizá no podemos acceder a la esencia última de la realidad, pero que sí podemos establecer la verdad de ciertas proposiciones que hacemos acerca del mundo tal como lo observamos. Naturalmente, también se necesita una definición previa o implícita de “hierba” y de “verde”, cosa que no es tan sencilla como parece. Pero una vez alcanzadas o pactadas esas definiciones, podemos hacer ciertas proposiciones acerca de esta o de aquella hierba y determinar si son correctas o erróneas, lo que no es poco. Por otra parte, también se puede hablar de proposiciones o hipótesis sobre el mundo no únicamente linguisticas: una mujer neandertal que ve unas huellas en el fango puede lanzar la hipótesis “Hay una fiera aquí cerca” y, gracias a esa proposición sobre la realidad, salvarse. [/ref]

Tomás de Aquino: la definición de verdad de Aquino es muy semejante a la de Tarsky y toda su teoría del conocimiento sería bastante convincente si no nos encontraramos con la fastidiosa presencia de un ente imaginario en un recodo del camino: Dios.

Continuará…


Puedes leer la entrevista completa en Círculo Holmes: Luis de Luis Otero “Hay algo que siempre cambia en Holmes y algo que siempre permanece”.


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)

 


Entradas holmesianas no tan elementales



No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.


Share

Las sociedades secretas

en La aventura del saber

Entrevista con Salvador Gómez Valdés en La aventura del saber, a propósito de mi libro La verdadera historia de las sociedades secretas. Fue, como siempre, un verdadero placer charlar con Salvador.

 

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA

SALVADOR GÓMEZ: Hola a todos. Hace unas semanas hablamos de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes. Hoy vamos a hablar de La verdadera historia de las sociedades secretas. ¿Existe alguna relación entre Sherlock Holmes y las sociedades secretas?

DANIEL TUBAU: Que yo recuerde… Hay una aventura de Sherlock Holmes que trata del Ku Klux Klan [Las cinco semilals de naranja], de un americano que llega allí a Londres y al que persiguen… y al final dicen que se trata de una organización peligrosísima que existe en Estados Unidos, el KKK, y cuentan toda la historia. Y, no sé, después está el Club Diógenes, de Mycroft Holmes, donde no se puede hablar. Vas allí y nadie te interrumpe. Y no sé si hay otra relación más, ¿qué otra relación podría haber?

SALVADOR: Bueno, a lo largo de la historia de las sociedades secretas, cuentas también cómo surge de estas sociedades la Royal Society.
DANIEL: Ah, bueno, pues por ahí sí que podríamos encontrar una relación interesante.La Royal Society precisamente surge con una cierta influencia de sociedades secretas. Por ejemplo, hay una sociedad secreta muy interesante que es la de los Rosacruces, que es la más famosa del esoterismo. Y aunque ni siquiera es seguro que existiera, sí influyó. Es una especie de paradoja, la de sociedades que no han existido pero que han influido. Entre los fundadores de la Royal Society había algunos que se hacían llamar rosacruces o que estaban cercanos a esas ideas. El propio Francis Bacon con su Nueva Atlantida propone una utopía en la que toma ideas de los rosacruces. Y la Royal Society a su vez influirá en Sherlock Holmes, así que ahí podríamos encontrar una relación… y seguramente hay muchas más.

SALVADOR: Seguro. Oye, daniel, ¿y qué crees tú que hace que la gente quiera asociarse y que esas sociedades sean secretas?
DANIEL: Hay diversas razones. Una de las razones más claras es la persecución. Cuando en las épocas más represivas se han perseguido ciertas ideas o ciertos pensamientos, sobre todo en el terrreno religioso, la única solución era hacerlo todo en secreto, mantener ese pensamiento en secreto. Pero hay otras razones. con un aspecto más voluntario, más positivo, puede ser la intención de crear una especie de círculo selecto… Existe muchas veces en las sociedades secretas un sentimiento de élite, de crear una especie de microcosmos que incluso a veces reproduce la sociedad general con sus jerarquías. A lo mejor resulta que en la sociedad en general tú eres un simple empleado y en la sociedad secreta eres el Gran Maestre del Grado 33, ¿no? Lo que, claro, te da la sensación de pertenecer a algo muy selecto, un prestigio.

SALVADOR: Aunque, claro, te da prestigio solo ante los que pertenecen a esa sociedad.
DANIEL: Claro, pero eso le da a tu vida un trasfondo aventurero, un trasfondo de intensidad. En el libro trato fundamentalmente de sociedades secretas esotéricas, aquellas que dicen poseer un secreto, un conocimiento oculto que guardan. Pero hay otras que son criminales, por ejemplo, como la Mafia, los estranguladores, etcétera. Y hay otras que buscan el poder, que tampoco las trato mucho en el libro, aunque sí algunas que se relacionan con el conocimiento secreto, porque a veces confluyen los dos aspectos. Y después está la logia P2 de Lucio Gelli en Italia, que tienen la intención de alcanzar el control político. Pero aquí trato más el aspecto esotérico, de mantener un secreto, de una doctrina que es perseguida o de formar una especie de sociedad oculta… También, fíjate que otro aspecto que influyó mucho en al formación de los masones fue que en las sociedades masónicas de Inglaterra se relacionaban personas que de otra forma no tenían contacto: judíos, cristianos, musulmanes aunque había menos… o por ejemplo, gente rica que eran burgueses, con la nobleza… Unos tenían dinero, otros tenían prestigio. Y ahí se ponían en contacto, lo que es un aspecto también muy interesante de las sociedades secretas.

SALVADOR: ¿Y cuál es la primera sociedad secreta de la que se tiene constancia?
TUBAU: Bueno, yo comienzo en el libro incluso con la época prehistórica,  las hipótesis acerca de que en las cavernas, por ejemplo en Lascaux, hay dibujos de hombres con cabezas de ciervo que podrían llevar algún tipo de disfraz., pero también se habla de lo que se llamaban las manneburde o sociedades de guerreros y parece que sí, que ya eran esas sociedades de guerreros, donde había ritos de paso… en casi todas uno de los ritos de paso consistía en matar a un enemigo, a veces es matar un león pero otras es matar a un enemigo, cortarle la cabeza a uno de la tribu de al lado para entrar y prosperar en tu sociedad. Las sociedades de guerreros son el origen, pero luego ya encontramos muchas religiosas, a partir del momento en que existe la religión establecida: mientras más establecida y dogmática es una religión, más posibilidades hay de que se formen sociedades secretas de otras religiones.

SALVADOR: En la Edad Media estaban los gremios, ¿no? que mantenían sus conocimientos en secreto.
DANIEL: Sí, los gremios son otro de los factores que explican la creación de sociedades secretas. También en Roma ya existían las logias, había unas logias de trabajadores d ediferentes profesiones y ya luego en la Edad Media los gremios que mantenían los secretos de la profesión. Y, claro, esos secretos eran muy importantes, porque al tenerlos eras contratado en uno u otro sitio y tenías una manera de sobrevivir muy buena. Se supone además que los masones proceden de estos gremios. Masón (maçon) significa precisamente albañil, en francés maçonerie, albañilería, y por allí llegamos a los masones modernos. Por lo que hay una influencia clarísima de los albañiles, los constructores, los arquitectos, en la formación de la masonería.

SALVADOR. Y esto del culto al mal. Cuando presentamos tu libro y recomendamos su lectura, dijimos que era una manera excelente de entender la última película de Kubrick, cuando se van a una especie de misa negra.
DANIEL: Sí, a las sociedades secretas muchas veces se les ha atribuido la adoración al mal, al demonio, al satanismo. A veces ha sido mentira, han sido sus enemigos. En el caso de los templarios se les acusó de muchas cosas, de adorar a una cabeza cortada, de adorar al diablo, Bafomet lo llamaban… Pero no parece que adorasen al diablo. Parece que los templarios eran una sociedad influida en parte por los musulmanes durante su estancia en Tierra Santa… y además eran unos grandes banqueros. El gran poder que tenían los templarios es que eran unos grandes banqueros que hacían cheques que se podían devolver de aquí a otro país muy lejano. Y en cuanto al mal… Pues sí, hay algunas, que son las satanistas que, evidentemente lo que buscan es la adoración de Satán, de la cruz invertida, todo lo que sea contra el bien, se supone. La magia negra, el satanismo. Pero muchas otras han sido acusadas y en realidad no es que adorasen al mal, sino que sus detractores, la religión oficial casi siempre, les ha acusado de eso.

SALVADOR: En el libro hay un momento en el que hablas de la aparición, de la emergencia de la Royal Society y que viene de gente que se consideraban rosacruces…
DANIEL: Sí, que vienen de sociedades secretas. Pero aquí se da una curiosa paradoja. Porque Newton, por ejemplo, aparte de todos sus grandes descubrimientos en óptica, en los Principia Mathematica, en las leyes de la naturaleza, pues resulta que el 80% de lo que escribió Newton era sobre la interpretación de la Biblia, buscando códigos secretos y cosas así… Entonces, hay mucha influencia de las sociedades secretas, del misterio, pero la Royal Society es todo lo contrario: es el fin del secreto, consiste en hacer público el conocimiento secreto, discutirlo, ponerlo en común. Por ejemplo, se considera que Leonardo Da Vinci tenía que haber sido el primer científico. Cuando lees a Leonardo Da Vinci te das cuenta de lo cerca que está de la ciencia, de Newton, Galileo, cualquiera de ellos, y simn embargo, el propio Leonardo ya escribía al revés, para…

SALVADOR: Para que se tuviera que leer en un espejo y no se entendiera fácilmente…
DANIEL: Eso es, no había comunicación… pero la ciencia moderna surge del fin del secreto, de la comunicación. Existe una influencia de las sociedades secretas y al mismo tiempo es lo contrario de las sociedades secretas, el fin del secreto.

SALVADOR: ¿Y ahora mismo, existen sociedades secretas entre nosotros?
DANIEL: Muchas. Existen muchísimas sociedades secretas. Pero se tienen que registrar en el registro de sociedades, tienen que dar sus datos y quiénes son sus miembros y ya no son perseguidas, excepto en algunos países, como en China, que se persigue a varias sociedades secretas; o en los países musulmanes, en los que es difícil la admisión de sociedades secretas, pero en los otros lugares existen muchas. Por ejemplo, en Gran Bretaña, el rey o la reina es el Gran Maestre de la logia de Inglaterra hasta que se convierte en rey, que es cuando tiene que renunciar, porque sería un poco extraño que los socios votaran contra el Gran Maestre si fuera el rey. Pero en Gran Bretaña está admitido y es muy bien visto ser masón.

SALVADOR ¿Y para qué sirven hoy en día las sociedades secretas?
DANIEL: Para diversas cosas. En España, en los países más desarrollados apuntan a esta idea de crear un círculo selecto, donde te encuentras con personas que piensan como tú, una especie de club exclusivo. Y proponen un mundo muy interesante, porque todo lo que organizan es interesante: sus sitios, sus símbolos, etcétera. Yo creo que ahora cumple más este papel. Y las sociedades secretas perseguidas ya es más difícil que existan en el mundo moderno o en los países más desarrollados.

SALVADOR: Muy bien, daniel, ha sido un veradero placer como siempre contar contigo y te esperamos pronto. En cuanto saques un nuevo libro. Hasta siempre.


La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas
Alba Edi­to­r­ial, 424 pági­nas

“La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas desvela el saber oculto de los influyentes masones y franc­ma­sones, los mis­te­riosos rosacruces, los ese­nios y sicar­ios con­tem­porá­neos de Jesu­cristo, los magos per­sas y los sac­er­dotes egip­cios, los asesinos del Viejo de la Mon­taña, el pri­o­rato de Sión y los tem­plar­ios.
El libro nos guía a través de un sin­fín de cer­e­mo­nias ini­ciáti­cas, cul­tos mis­téri­cos, lengua­jes secre­tos, sím­bo­los y con­traseñas o la asom­brosa Cábala.”

COMPRAR en Casa del Libro


[Publicado por primera vez el 10 de mayo de 2015]

ENTRADAS PUBLICADAS

Las sociedades secretas

en La aventura del saber


Leer Más
La Sociedad Thule y otras sociedades secretas racistas

Leer Más
¿Por qué se crean sociedades secretas?

MUY Historia


Leer Más
Entrevista en MUY Historia: Sociedades secretas

Leer Más
El secreto de la sociedades secretas por fin revelado

Leer Más
Ingresar en una sociedad secreta

Leer Más
Masones en Dan Brown

Leer Más
El secreto es como morir

Leer Más
Dan Brown entre la ficción y la realidad

Leer Más
Juanjo de la Iglesia opina que la verdadera historia de las sociedades secretas es tronchante

Leer Más
Índice completo de La verdadera historia de las Sociedades Secretas

Leer Más
¿Qué es La verdadera historia de las sociedades secretas

Leer Más
El conocimiento oculto

Leer Más
El caballero D’Eon, masón

Leer Más
Tabla Esmeraldina

Leer Más
Thelema

Leer Más
El Gran Mecanismo

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Crítica de Marcos Méndez Filesi

Leer Más
Las sociedades secretas en Vigo

Leer Más
El Decepcionismo

Leer Más
Nostalgia ¿de qué?

Leer Más
Frances Yates y la tradición hermética

Leer Más

 

Share

Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Luis de Luis Otero, alias Jabez Wilson en Círculo Holmes, me ha hecho una entrevista de esas que da verdadero placer contestar. La verdad es que siempre me tomo las entrevistas con interés, como una manera de conocer mis propios libros y como una oportunidad de charlar acerca de temas que me interesan (de no ser así, no habrá escrito esos libros, claro). Pero de vez en cuando llega un entrevistador como Luis de Luis, capaz de llegar más allá de las apariencias y de descubrir cosas que a veces uno pone en los libros pensando que casi nadie lo advertirá, o que incluso descubre cosas que uno mismo no era consciente de haber puesto. Se supone que estas son dos de las grandes características que debe tener el crítico literario, ya se llame Samuel Johnson, William Hazzlit, Susan Sontag, Umberto Eco, Jerome Perceval o Jan Kott.

 Las preguntas de Luis de Luis me sorprendieron por lo inesperado y lo preciso, pues no solo descubrió algunos de los Huevos de Pascua del libro (no me refiero a los puramente holmesianos, que son los más fáciles), sino que fueron un verdadero estímulo para la reflexión. Buñuel decía que la lectura de los libros y críticas de Bazin había hecho que entendiera mejor sus propias películas. Lo mismo puedo decir de esta entrevista de Luis de Luis, que puedes leer, por supuesto, en Círculo Holmes: “Hay algo que siempre cambia en Holmes y algo que siempre permanece”.

Espero haber estado a la altura en mis respuestas y haber aportado algo interesante. A mí, después de leer la entrevista, me apetece desarrollar algunos asuntos tratados, cosa que haré en el futuro.

Continuará…


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)

 


Entradas holmesianas no tan elementales



No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.


Share

Sherlock Holmes, el inconformista

Alexandra von Schelling en la reseña y entrevista que publicó en El mundo el 30 de enero de 2014 (“Para que Watson sea como Sherlock”), proponía un destacado que me parece muy acertado y que expresa muy bien uno de los aspectos que más me interesaron al estudiar al detective en No tan elemental: “El detective de Conan Doyle tiene un valor científico/moral: el inconformismo, la fe en la observación, el naturalismo…”

Benedict Cumberbatch y Martin Freeman como Holmes y Watson en la serie de la BBC.

Dice Alexandra von Schelling:

“Daniel Tubau acaba de publicar ‘No tan elemental’ (Ariel), una profunda investigación del icono de la cultura londinense Sherlock Holmes. Tan icónico que el personaje creado por Arthur Conan Doyle, mil veces confundido con una persona real, ha empapado disciplinas como como la ciencia forense y la psicología y, aún más importante, ha propiciado suficiente literatura derivada como para convertirse en un subgénero. Ahí es donde encontramos ahora a Daniel Tubau, que no sólo descifra el genio de Holmes y sus métodos: también proporciona las herramientas necesarias para que sus lectores puedan imitarlo e incluso refinar su percepción del universo.

 El libro empieza por demostrar la genialidad del detective comparándolo con algunos de las grandes mentes pensantes de la Historia. Por ejemplo, el autor hace una comparación entre el crítico de arte Giovanni Morelli y su habilidad para distinguir entre cuadros sólo por la forma de una oreja y la habilidad de Holmes para encontrar pistas en detalles minúsculos como el orificio de un pendiente. Lo compara con Francis Bacon y con otros filósofos naturalistas como Robert Hooke porque Holmes  desmenuza el misterio igual que los filósofos desmenuzan el universo. Y mejor aún, da un consuelo ‘sherlockiano’ a las personas que piensan que el mundo es rutinario: contra la depresión, un poco de ‘pensamiento Holmes’.”



No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


Entradas holmesianas no tan elementales


Sobre el libro


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

Share

¿Por qué se crean sociedades secretas?

MUY Historia

MUY HISTORIA: A lo largo de la Historia han surgido innumerables sociedades ocultas, como los masones, los rosacruces o los sicarios, entre otras muchas. ¿A qué se debe esta proliferación de entidades mistéricas o secretas?

Las razones son muy diversas, pero hay que tener en cuenta, en primer lugar, que la necesidad de crear sociedades secretas ha obedecido a menudo a la existencia de censura y represión de cualquier pensamiento que se alejase del establecido o dominante. La imposibilidad de compartir ciertas ideas de manera pública, obligó a menudo al secreto.

Otro factor importante ha sido el sentimiento de pertenecer a una élite, a un grupo de elegidos, o el de encontrar una comunidad afín. Sin duda en otros casos se debió a que era la manera de conseguir objetivos de todo tipo, desde los políticos y religiosos, a los criminales.

El cristianismo primitivo se ajusta a varias de estas características: en ciertos períodos se convirtió en sociedad secreta debido a la persecución, fomentó el sentimiento de comunidad entre personas discriminadas… y también presumía de poseer una verdad revelada que cambiaría la sociedad.


Entrevista acerca de las sociedades secretas.

 

En el libro dedico varios capítulos a los posibles orígenes secretos del cristianismo y a sociedades más o menos secretas y más o menos afines, como la de los esenios, y también hablo del cristianismo como sociedad secreta.

 

 


La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas
Alba Edi­to­r­ial, 424 pági­nas

“La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas desvela el saber oculto de los influyentes masones y franc­ma­sones, los mis­te­riosos rosacruces, los ese­nios y sicar­ios con­tem­porá­neos de Jesu­cristo, los magos per­sas y los sac­er­dotes egip­cios, los asesinos del Viejo de la Mon­taña, el pri­o­rato de Sión y los tem­plar­ios.
El libro nos guía a través de un sin­fín de cer­e­mo­nias ini­ciáti­cas, cul­tos mis­téri­cos, lengua­jes secre­tos, sím­bo­los y con­traseñas o la asom­brosa Cábala.”

COMPRAR en Casa del Libro

También en ebook: La verdadera historia de las sociedades secretas


 

La verdadera historia de las sociedades secretas

Mafia

 

Share

Entrevista en MUY Historia: Sociedades secretas

 

daniel-muyhistoria

En el número de este mes de MUY Historia, me entrevistan a propósito de las sociedades secretas. Ya está en los quioscos. El número está dedicado íntegramente a las sociedades secretas.

DanielMuy Historia


La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas
Alba Edi­to­r­ial, 424 pági­nas

“La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas desvela el saber oculto de los influyentes masones y franc­ma­sones, los mis­te­riosos rosacruces, los ese­nios y sicar­ios con­tem­porá­neos de Jesu­cristo, los magos per­sas y los sac­er­dotes egip­cios, los asesinos del Viejo de la Mon­taña, el pri­o­rato de Sión y los tem­plar­ios.
El libro nos guía a través de un sin­fín de cer­e­mo­nias ini­ciáti­cas, cul­tos mis­téri­cos, lengua­jes secre­tos, sím­bo­los y con­traseñas o la asom­brosa Cábala.”

COMPRAR en Casa del Libro

También en ebook: La verdadera historia de las sociedades secretas


La verdadera historia de las sociedades secretas