Por qué no creo en la interpretación de los mundos paralelos

¿Por qué no creo en la interpretación de los mundos paralelos? Por varias razones.

Porque comparto lo que dice Lucrecio en su Sobre la naturaleza: si en las mismas circunstancias suceden dos cosas diferentes, entonces de una semilla de trigo podría nacer una ballena. Sí por el hecho de que hagamos una observación nace un nuevo universo paralelo, eso implica que todo un universo nace literalmente de la nada. Si no realizamos la observación, ese universo no existiría. Sí la realizamos, inmediatamente existe.

Porque todo esto nos obliga a suponer que nuestro universo es el producto de observaciones hechas en otro universo. Puesto que nuestro universo existe, pero cada observación crea otro y otro y otro y otro universo millones y millones de universos con trillones y trillones de toneladas de materia creadas a cada instante.

Y el universo que los contiene a todos, colapsará alguna vez bajo el peso de esa materia inmensa.

Parece que no… porque están incomunicados. ¿Y por qué está incomunicados? No lo estaban en el instante de la observación. Parece que hubo un instante en el que un fotón decidió: “Yo me voy al universo U1 y tú te vas el universo U2”. Pueden tomar una ruta diferente cada uno, nos dicen, no hay contacto, ni huella ni rastro.

Estas explicaciones me recuerdan a la polémica antigua entre la hipótesis heliocéntrica y la geocéntrica. Las dos podían explicar el cosmos observable a través de los telescopios, pero una de ellas tenía que ser falsa. Con el tiempo sabemos que ambas lo son, pues ni la tierra es el centro del universo ni lo es el Sol, pero que es más correcto el heliocentrismo si nos limitamos a intentar explicar los movimientos en el Sistema Solar. Ahora bien no sería difícil para los partidarios del geocentrismo hoy en día seguir dando razón del sistema solar y todos sus movimientos si pudieran disponer de un potente programa de ordenador que creara círculos para cada planeta y para cada satélite, y círculos dentro de círculos, y círculos dentro de los círculos dentro de los círculos… Algo parecido sucede con algunas explicaciones cuánticas, que son capaces de explicarlo todo siempre y cuando se limitene a hacer encajar los datos ya conocidos.


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

CIENCIA

Error: puede que no exista la vista de e379553w5r

 

Cine y física cuántica

En el cine y en la física atómica los intermedios se saltan.

El electrón no pasa gradualmente de una órbita a otra, sino que salta de una a otra sin transición. Eso es lo que se llama un salto cuántico. En el cine, a pesar de la apariencia de continuidad, se salta de un fotograma a otro y de una serie de fotogramas a la siguiente: tampoco hay continuidad bajo las apariencias. (2007)


2019: La experiencia cinematográfica es una de las mejores metáforas para imaginar como plausible el comportamiento asombroso del mundo atómico, como se ve.

Pero también nos sirve para casi lo contrario cuando se trata de la naturaleza del mundo cuántico. Es decir, cuando no nos referimos al salto cuántico del electrón de una órbita a otra, sino cuando hablamos del salto cuántico aplicado al colapso de la función de onda, es decir, a lo que sucede cuando efectuamos una medida sobre un sistema cuántico.

(Lo que sucede es que el resultado de la medida parece aleatorio y es imprevisible).

SE podría decir que, del mismo modo que bajo la aparente continuidad y fluidez de la experiencia cinematográfica existe discontinuidad (fotogramas separados), bajo el comportamiento imprevisible de las partículas subatómicas podría existir una explicación causal que no podemos ver, como tampoco vemos los fotogramas en la sala de cine. Serían los fotogramas ocultos. No sé si se podría comparar esto con las hipótesis de variables ocultas.

Por otra parte, esta ilusión de continuidad que producen los fotogramas del celuloide y su proyección (con el obturador que se abre y se cierra, etc.) también es una buena metáfora para aceptar como posible que vivamos en un universo parpadeante, que aparece y desaparece a cada instante. La hipótesis del universo parpadeante no es una fantasía o pseudociencia, sino que  ha sido propuesta por algún físico actual.


Física cuántica

Por qué no creo en la interpretación de los mundos paralelos

Leer Más
Cine y física cuántica

Leer Más
La física cuántica y la incredulidad

Leer Más
Experimento mental macro-micro

Leer Más
Que no lo entendamos no significa que no se pueda llegar a entender

Leer Más
Mi opinión sobre la cuántica

Leer Más
Sean Carroll acerca de la cuántica

Leer Más

 

La física cuántica y la incredulidad

A pesar de los años transcurridos desde que empecé a interesarme en la física cuántica, y pesar de que a veces me da la sensación de que casi he llegado a  entenderla, ilusión sin duda engañosa, lo cierto es que siempre persiste en mi un fondo de incredulidad.

No acabo de aceptar las explicaciones ortodoxas y algo me dice que detrás de todo este asunto se esconde un malentendido monumental. No puedo evitar pensar que algún día todo este edificio se vendrá abajo.

Esto no quiere decir que yo sea un partidario radical del determinismo y que espere que tarde o temprano sea restaurado en el mundo de la física. La verdad es que creo que no existe una necesaria incompatibilidad entre la combinación azarosa de partículas y un mundo en el que exista el determinismo, o a la inversa: una combinación determinista que da origen a un mundo indeterminista.

Lo que sucede en realidad es que (como dije en una anotación anterior, cuando estaba en Cuba en febrero o marzo) me parece que la teoría de los muchos mundos es un disparate y que pensar que debido a una observación en un laboratorio se crean millones de millones de toneladas de materia es un absurdo casi imposible de aceptar. Es muy sugerente pero estúpido.

Aquí estamos nosotros en el planeta Tierra, trabajando de sol a sol para sacar una buena cosecha de trigo mientras que, con una sencilla observación, creamos millones de millones de planetas llenos de campos de trigo que se multiplican observación tras observación cuántica.

¿Y por qué –podemos preguntar- una observación cuántica produce universos y una observación no cuántica no los produce?

Y también podemos preguntar, “Puesto que el universo se duplica, ¿cómo sabemos que alguien no ha observado aquella partícula que está en Alfa Centauro antes que nosotros observemos su partícula entrelazada en la Tierra y qué, por lo tanto, somos nosotros los duplicados y ellos los que siguen en su universo cotidiano, es decir no-duplicado?”

En cuanto a las explicaciones que admiten la acción a distancia. ¿Realmente se puede creer en ello? Considero posible aceptar que algo se transmita más rápido que la luz, tal vez debido a algunas propiedades del espacio tiempo o algo relacionado con múltiples dimensiones que coexisten y que no percibimos, ¿por qué no? Pero eso no es acción a distancia fantasmal, sino acción a distancia causada por algo.

También me da la impresión de que habría muchas maneras de observar fotones sin observarlos, es decir, a posteriori. Como cuando dejamos conectada una grabadora y después escuchamos lo que ha grabado. Pensar que los fotones entrelazados y luego separados no dejan de algún modo una huella rastreable es algo así como pensar que no han estado en ninguna parte durante un tiempo, que no han existido. No es que el gato de Schrödinger no esté ni vivo ni muerto, es que no hay gato de ningún tipo. ¿Podemos decir que el fotón Bob no tiene spin definido, si ni siquiera podemos hablar de que haya fotón Bob?

Otra explicación más razonable es sugerir que es la observación la que crea o modifica el spin, del mismo modo que cuando damos un golpe con un diapasón la vibración se transmite a ambos extremos: esa vibración, en efecto, no existía antes de que golpeáramos el diapasón, pero eso no significa que la vibración haya surgido de la nada y de un no-pasado. Está explicación me parece razonable eincluso intuitiva, pero es la que niegan los partidarios de la Interpretación de Copenhague y similares, que al final sostienen algo así como que no hay nada en ningún lado pero que, a pesar de ello, las cosas suceden a través de la no acción, lo que sin duda suena muy taoísta, o que la nada sobreviene por la sí acción: el fotón carece de cualidades definidas, pero, al ser observado, es afectado de manera metafísica, a pesar de que la observación es física, y entonces se modifica allá en Alfa centauro, sin necesidad de conexión ni observación.

Es algo así como invertir el sentido de los cuentos de fantasmas: no es el mundo fantasmal el que interviene en el mundo material, sino que es el mundo material, la observación del fotón, lo que influye en el mundo fantasmal (por ejemplo, con esa acción fantasmal a distancia).

Soy consciente de que todas estas opiniones son las de un ignorante, pero al mismo tiempo no logro librarme de la sensación de que en algún momento descubriremos que todo el edificio de la explicación cuántica, pero no el de la experimentación ni el de la ciencia cuántica, va a revelarse como un cenagoso sinsentido.

Por otra parte, uno de los problemas de las explicaciones cuánticas es que casi todas ellas son inmunes a la refutación: se crean universos paralelos… pero no podemos comunicarnos con ellos. ¿De veras? Qué mala suerte! ¿Y por qué no? ¿No habría otra explicación que sí fuera falsable? ¿No es sospechoso que la explicación nunca sea falsable? ¿Por qué aceptamos seguir creyendo en el Principio de Arlequín (“Todo es como aquí o el cosmos es uno”) y al mismo tiempo postular universos independientes que no son un Universo. Porque un universo es todo incluso si en él hay muchos multiversos. No aceptamos la separación absoluta materia/espíritu y sí aceptamos la separación materia/materia como mundos estancos. Un poco extraño, ¿no?

Por otra parte, me preguntó muchas veces si no sucedería lo mismo que nosotros percibimos (con sus obvias diferencias) en un laboratorio en el que la luz empleada modificara un átomo como aquí modifica los fotones. Es decir que se trate de un problema de escala. Imaginemos que hubiera una manera de observar un fotón en su desplazamiento hacia Alfa Centauro sin por ello afectarlo. Por ejemplo gracias a las ondas gravitacionales o algo semejante. Algo así como la cámara lytro tomando una foto en la oscuridad.

(el texto se interrumpe bruscamente)


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

 

Continuará


CIENCIA

Error: puede que no exista la vista de e379553w5r

 

Experimento mental macro-micro

Ilustración de Waone

Imaginemos que existiera una civilización en la que se disfrutara de una fuente de energía poderosa, como nuestra electricidad tradicional, pero en la que la población solo observara los efectos de esa energía pero no conociera el mecanismo que la hace posible. Por ejemplo, ven un botón y ven una bombilla situada a trescientos metros, pero no saben nada de los cables que unen el botón y la bombilla.

En esa civilización, alguien podría decir:

“No sé cómo ni por qué sucede, pero cuando aprieto este botón se enciende esa luz situada a 300 metros. Y lo asombroso es que no hay contacto alguno entre el botón y la luz. No podemos explicar por qué pero solo sabemos que si el botón está apretado la luz están en encendida y que si no está apretado la luz estará apagada”.

Y añadiría:

“Aunque parezca inverosímil, puedo saber con toda certeza que si el botón está en ON entonces la luz estará encendida y que si está en OFF entonces estará apagada.”

Esa persona podría decir que eso es magia o que eso prueba la acción a distancia.

Pero claro, todos sabemos que a lo mejor algún día alguien podría mirar  detrás del botón y entonces descubriría unos cables, y siguiendo esos cables acabaría llegando hasta la bombilla que estaba situada a 300 metros. La magia y la acción a distancia se disolvería y el extraño fenómeno recibiría una explicación razonable y comprensible.

Sin embargo, la cosa no sería tan sencilla para una civilización que no conociera el wifi, el bluetooth, la transmisión mediante satélites. No hace falta que busquemos esa cultura en Saturno o la galaxia de Andrómeda, pues basta con pensar en una tribu aislada del Amazonas, sin ningún contacto con el exterior. No habría ningún cable que conectara el interruptor y la bombilla, con lo que todo indicaría que, en efecto, se trata de magia o de acción a distancia.

Incluso podríamos añadir un mecanismo azaroso a todo el tinglado. Algo que imitara el lanzamiento de un dado. Cuándo sale un número par, se pone el interruptor en ON, cuándo sale uno impar se pone en OFF. En este caso, el mecanismo sería mucho más difícil de detectar. No habría cables y tampoco una razón fácilmente observable para que se active o no el interruptor.

¿Qué pretendo decir con este experimento mental?

Seguramente se me ocurrió al leer un libro acerca de la física cuántica y pensé en que nosotros quizá somos como esa tribu aislada del Amazonas o como esa civilización extraterrestre, y cuando observamos los fenómenos cuánticos, al no poder dar con una explicación causal, pensamos que se trata de algo parecido a la magia o a la pura acción a distancia. De ahí el título de la entrada “Experimento mental macro-micro”, porque muestra que lo que la tribu del Amazonas podría no entender en el mundo macro (es decir atómico y mayor)puede sucedernos a nosotros en el mundo micro (es decir subatómico o cuántico).


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba. Completamente revisado en 2019]

CIENCIA

Error: puede que no exista la vista de e379553w5r

Que no lo entendamos no significa que no se pueda llegar a entender

No entendemos cómo funciona el entrelazamiento cuántico y eso hace que muchos hablen de acción a distancia. Hay que recordar que, en este contexto, eso significa influencia o contacto o comunicación sin medio de transmisión, supongo que incluso sin mensaje. Ahora bien, no entender cómo o por qué medio, o de qué manera los fotones se transmiten el mensaje, o bien como están conectados, no quiere decir que no lo estén.


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]

CIENCIA

Error: puede que no exista la vista de e379553w5r

 

Mi opinión sobre la cuántica

Mi opinión personal es que con el tiempo se considerará un grotesco error hablar de que el observador o la observación provoca un colapso cuántico, y qué más bien se dirá que la interacción provoca un colapso cuántico, es decir, la acción física asociada a la observación.


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]


CIENCIA

Error: puede que no exista la vista de e379553w5r

 

Sean Carroll acerca de la cuántica

Sean Carroll asegura a Julia Galef que su teoría es correcta porque coincide con los resultados, ¡pero también coinciden las otras! Dice que entonces la suya es más correcta porque es más simple, pero también era más simple la de Newton que la de Einstein. Por cierto: ¿cuál es la sencillez de postular infinitos universos?

La teoría de los mundos posibles, de manera paradójica parece implicar que debe de existir desde siempre todo, que cualquiera de nuestras acciones están predeterminadas. ¿O acaso se crea el universo de la nada con su gato muerto y su gato vivo (y toda la vida anterior de ese gato) cada vez que hacemos una observación? Es decir, no se trata de duplicar un universo tan solo, sino de duplicar un unverso y todo su pasado, contenido en la memoria de millones de personas. Además, no podemos contactar con los otros universos pero sí podemos crearlos. Un poco raro, ¿no?


[Septiembre-octubre de 2017, Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba]


CIENCIA

Error: puede que no exista la vista de e379553w5r