Literatura, filosofía y política

|| Franz Brentano \6

Lev Tolstoi

Franz Brentano, tras lamentar que la filosofía se haya alejado en siglo XIX del camino en el que avanzaba al lado o al menos cerca de la ciencia, opina que se descubre un gran interés por la filosofía en el auge de literaturas como la de Tolstoi o Ibsen, y también en Goethe, en cuyo Fausto, el autor expone como filósofo sobre todo una concepción del universo entero.

Y sin duda es cierto que muchos de los mejores filósofos de mediados del siglo XIX y principios del XX fueron los novelistas: Balzac, Dostoievsky, Tolstoi, Proust, Flaubert, Merimee.

Anuncia también Brentano el posible dominio de Rusia sobre el mundo (en lo que hasta cierto punto acertó), y analiza varias épocas históricas en relación con la filosofía, especialmente Roma.

No considera el Estado o la comunidad como un ente metafísico-político y recuerda que tampoco lo consideraban así Leibniz o Aristóteles, para quien “el Estado tiene por fin conformar la vida del hombre de la manera más noble y más feliz”. También para Brentano la misión del Estado es “la felicidad y perfeccionamiento de sus propios ciudadanos”.

Tampoco hace falta decir, que si decidí resaltar en mi lictura esta opinión de Brentano es porque estaba de acuerdo, como lo sigo estando ahora. Hay que incluir en esa felicidad, por supuesto, el hecho de que el estado impida también que esos ciudadanos se maten unos a otros (incluso aunque parece que muchos de esos ciudadanos serían muy felices si pudieran hacerlo), lo que se podría contar en el aspecto del “perfeccionamiento” al que alude Brentano.

 

Continuará…


[Escrito antes de 1993]

NOTA en 2016: escribí estos textos, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora. No tiene ninguna intención de ser una presentación válida o rigurosa del pensamiento de Brentano. A partir del capítulo 4, las notas en otro color son del año 2017.


Franz Brentano

Las cuatro fases de la filosofía

|| Franz Brentano /1


Leer Más
Kant, la décadence

|| Franz Brentano \2


Leer Más
Elogios y críticas

|| Franz Brentano \3


Leer Más
Crítica de Kant por Brentano

|| Franz Brentano \4


Leer Más
Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5


Leer Más
Literatura, filosofía y política

|| Franz Brentano \6


Leer Más


cuadernodefilosofia


 

Share

Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5

Tras hacer una crítica de Kant en su ensayo “Las cuatro fases de la filosofía” (1895), Brentano inicia la crítica de Hegel.

CRÍTICA DE HEGEL

Georg Wilhem Friedrich Hegel

Dice Brentano:

“Hegel quiere partir de un pensamiento absolutamente vacío de contenido, hacer de la negación el vehículo del progreso dialéctico y, después de una serie de pasos de baile, realizados en un compás de tres tiempos, posición, negación y unidad de ambos, cree haber alcanzado su meta”.

Un baile, añado yo, que quisieron practicar los discípulos heréticos de Hegel, Marx y Engels, aunque al menos ellos intentaron bailar en un salón de baile hecho de ladrillos materialistas y no en brazos del espíritu.

También en “El porvenir de la filosofía” Brentano critica a Hegel y a otros filósofos, idealistas y no idealistas.

Brentano responde a un discurso del rector, en el que éste se lamenta de los malos tiempos de la filosofía. Recuerda su tesis: “Vera philosophiae methodus nulla alia nisi scientae naturalis est” (“El método de la verdadera filosofía no es otro que el de la ciencia natural”). Critica también a Dilthey, aunque se da la curiosa circunstancia de que Xavier Zubiri, que traduce la obra, pretende que Dilthey y Brentano en realidad opinan lo mismo. Dice también Brentano:

“Todo lo que se contiene en los extensos tomos de Schelling se encuentra compensado por un par de páginas de muchos que no son exclusivamente filósofos, como los fisiólogos Helmholtz y Hering, han aportado ocasionalmente algo al progreso de nuestra ciencia (la filosofía)… porque estos prueban lo que dicen, mientras que entonces (en tiempos idealistas) imperaba solamente la arbitrariedad e incluso la total incomprensibilidad.

Cita el caso de Grillparze que se había alejado con horror de la filosofía hegeliana, a pesar de apreciar personalmente a Hegel “simpático y modesto” en el trato personal, penosamente abstruso y desmesurado en sus obras”.

No anoté nada entonces, pero como ahora, estoy completamente de acuerdo con la opinión de Brentano. Resulta no sé si triste o patético que cuando la ciencia descubría y descubre las maravillas que soñaron los filósofos de antaño, tantos filósofos y pensadores prefirieran y prefieran todavía mirar hacia otro lado, hacia aquel oscuro rincón en el que, como decía el oscuro Hegel por una vez claramente: “Todos los gatos son pardos”.

 

Continuará…


[Escrito antes de 1993]

NOTA en 2016: escribí estos textos, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora. No tiene ninguna intención de ser una presentación válida o rigurosa del pensamiento de Brentano. A partir del capítulo 4, las notas en otro color son del año 2017.


Franz Brentano

Las cuatro fases de la filosofía

|| Franz Brentano /1


Leer Más
Kant, la décadence

|| Franz Brentano \2


Leer Más
Elogios y críticas

|| Franz Brentano \3


Leer Más
Crítica de Kant por Brentano

|| Franz Brentano \4


Leer Más
Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5


Leer Más
Literatura, filosofía y política

|| Franz Brentano \6


Leer Más


cuadernodefilosofia


 

Share

Crítica de Kant por Brentano

|| Franz Brentano \4

En “Las cuatro fases de la filosofía y su estado actual” (1895), un ensayo incluido en El porvenir de la filosofía, Brentano expone su teoría de las cuatro etapas del pensamiento filosófico, en respuesta a la obra de Jerónimo Lorm El optimismo infundado.

Considera Brentano que la filosofía no se encuentra en un callejón sin salida, sino en una situación mejor que en años anteriores. Dedica varias páginas a criticar a Kant y a los idealistas y señala la importancia que los descubrimientos científicos tienen para el desarrollo de la filosofía, y ofrece varios ejemplos interesantes de ayuda mutua. Finalmente, considera la posibilidad de una revolución semejante a la que en sus tiempo trajo el cristianismo. Voy a detenerme brevemente en la crítica que hace de Kant y de Hegel.

CRÍTICA DEL KANTISMO

Inmanuel Kant

En primer lugar, se refiere al intento de Kant de devolver a la filosofía unas bases sólidas que la protegieran del escepticismo, y dice:

“Así resultó esto un éxito muy parcial en el intento de recuperar el botín de manos el escepticismo, si es que puede hablarse de éxito ninguno. Pues en rigor debe negarse rotundamente que haya existido el menor éxito. Ciertamente, objetos que sean fenómenos nuestros pueden hallarse en algún modo condicionados en su maneras de ser por nuestra subjetividad; pero ello no demuestra en manera alguna que por ello hayan de afirmarse en el curso de los fenómenos los ciegos prejuicios que albergamos en nosotros. Suponer sin más que acontece esto es algo lógicamente inadmisible; y si pretendemos edificar una ciencia sobre esa suposición, nuestro proceder se verá sometido a la crítica escéptica, según la cual los principios son arbitrarios”.

Mi alejamiento de la filosofía en los últimos años (escribo esto en 2017) hace que no me resulte tan fácil como cuando comenté estas notas de Brentano entender el sentido exacto, a lo que hay que sumar que aquí aparecen estas citas fuera de contexto, pero entiendo que Brentano quiere decir que la manera de escapar del escepticismo acerca de los fenómenos, de aquello que percibimos, no puede consistir en imponer a la percepción unos principios más o menos subjetivos o arbitrarios que filtren esa percepción. No sé si así lo explico mejor, lo malinterpreto o lo confundo más. Pero, sigamos.

“Ni lo que precede a Kant, ni lo que él mismo enseña, ni lo que viene después de él, le confiere en modo alguno la posición que el viejo estagirita ha ocupado en la antigüedad”.

El viejo estagirita es Aristóteles, al que Brentano admiraba y al que dedicó un libro excelente.

Opina Brentano que la propia filosofía de Kant es un error en sí misma, y no sólo que ha sido mal utilizada por sus sucesores. Cree que es bueno para la filosofía librarse de Kant, aunque constata que pocos se atreven a manifestarlo públicamente. Más de una vez, asegura, alguien le dijo al escuchar sus críticas a Kant: “!Cuánto me alegro de oírselo a usted!”

Es exactamente mi opinión. Pero no se puede manifestar.

Naturalmente, me refería a ciertos ambientes filosóficos. En la época de Brentano (fin del siglo XIX), con los desarrollos del kantismo en mil direcciones, en especial la hegeliana y el neokantismo era mucho más difícil manifestar el desdén de Brentano hacia Kant, por supuesto.

“Yo no conozco semejantes respetos humanos. Antes bien, considero como un deber científico confesar paladinamente la verdadera opinión en una cuestión tan esencial para el mundo actual”.

Y termina señalando que el mismo Kant , después de haber afirmado haber hallado un camino seguro, se ha extraviado en sus obras posteriores.

Esa es la sensación que recuerdo haberme llevado al pasar de La crítica de la razón pura a las otras Críticas, que no he leído enteras, pero que me dieron la sensación de cometer el mismo error que el de Descartes cuando pasa del escepticismo razonable a la fundamentación de sus ideas con artilugios como las ideas innatas, que en el caso de Kant son eso que Brentano llama “principios arbitrarios”.

Continuará…


[Escrito antes de 1993]

NOTA en 2016: escribí estos textos, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora. No tiene ninguna intención de ser una presentación válida o rigurosa del pensamiento de Brentano. A partir del capítulo 4, las notas en otro color son del año 2017.


Franz Brentano

Las cuatro fases de la filosofía

|| Franz Brentano /1


Leer Más
Kant, la décadence

|| Franz Brentano \2


Leer Más
Elogios y críticas

|| Franz Brentano \3


Leer Más
Crítica de Kant por Brentano

|| Franz Brentano \4


Leer Más
Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5


Leer Más
Literatura, filosofía y política

|| Franz Brentano \6


Leer Más


cuadernodefilosofia


 

Share

Elogios y críticas

|| Franz Brentano \3

En sus obras, Franz Brentano a menudo alaba y censura  a los filósofos y a las escuelas filosóficas.

Hay que tener en cuenta que esta crítica se refiere casi siempre a la manera de filosofar, es decir a la orientación y el método. Brentano, como yo y como cualquier persona razonable, a veces aprecia obras e ideas que proponen algunos filósofos a pesar de que rechace su orientación fundamental, sus sistemas, su epistemología o su metafísica.

Supongo que Brentano también disfrutaría a veces, como lo hago yo, leyendo obras con las que no estaba de acuerdo, pero que le resultaban estimulantes de algún modo. En mi caso, puedo decir que muchos de los filósofos que me resultan más estimulantes y con lo que paso mejores ratos muchas veces están muy alejados de mi manera de pensar.

Podría pensarse que eso se debe a un cierto gusto por la polémica o por la discusión, o a que el enfrentamiento es más entretenido que el asentimiento, pero, después de reflexionar un poco, he llegado a la conclusión de que no se trata de eso, o no tan solo de eso. Creo que tiene que ver más con el estilo: los filósofos con los que disiento pero a los que leo son aquellos que escriben bien y que argumentan con interés y claridad, con ingenio y fuerza.

Pondré algún ejemplo.

Estoy por completo alejado de la creencia en Dios de Descartes (si es que no fingía esa creencia, hipótesis muy probable) y también de lo que Angus Graham y Gilbert Ryle llamaban la superstición  occidental, es decir, la insensata distinción entre una sustancia pensante (res cogitans) y una sustancia material (res extensa), pero siempre es un placer leer a Descartes, incluso  cuando se desliza por las falacias más groseras y empieza a desvariar acerca de un demonio maligno  que le engaña pero que no es capaz de engañarle del todo. Y es cierto que también  es un placer discutir con alguien, al menos cuando sabes qué es lo que pretende defender. Cuando este requisito no se da y me encuentro frente a pensadores ilegibles, algunos porque desean ser ilegibles a propósito, otros por simple incompetencia, como Lacan, Deleuze y tantos otros, muchos de ellos franceses (hay que reconocerlo, mal que me pese, después del ejemplo de tantos grandes escritores franceses como Montaigne, Diderot, Voltaire o el propio Descartes), pues bien, cuando me encuentro con estos filósofos ilegibles, el placer se diluye porque nunca me ha seducido la idea de usar el lenguaje como adormidera o somnífero, y  ya no me interesa tanto discutir con ellos, porque el trabajo de desciframiento me fatiga antes de que logre descubrir si estoy de acuerdo o en desacuerdo con ellos: eso sí, suelo descubrir (si es que hay algo discernible en sus reflexiones), que estoy en desacuerdo. Me doy cuenta ahora de que, incluso al escribir acerca de ellos, yo mismo me hago enrevesado y alambicado.

 

El fantasma en la máquina -Erika-Iris-Simmons: Jimi-Hendrix-out-of-Cassette.jpg (https://www.flickr.com/photos/iri5/3106069484)

He aquí una lista de algunos de los filósofos que Brentano elogia y censura:

ELOGIOS: Aristóteles, Aquino, Leibniz, Descartes, Locke, Condillac, Francis Bacon, los jonios, Franklin, Darwin, Haeckel.

CENSURAS: Kant, Hegel, Schelling, Fichte, Duns Scoto, Amonio Saca, Plotino, Porfirio, Jámblico, Proclo, los neoplatónicos.

Supongo que cuando escribí esto, dí mi opinión acerca de unos y otros, pero en general, diría que comparto cada una de las listas. Es  cierto que he  disfrutado con Plotino, Jámblico y algunos neoplatónicos, aunque quizá deba atribuir ese placer a alguna curiosa perversión filosófica. De Duns Scoto también tengo una buena opinión, aunque debería ponerla a prueba, y de Aquino quizá mi opinión no sea tan buena como la de Brentano, aunque al menos sí es uno de esos filósofos con los que he disfrutado mucho. A Proclo y a Porfirio los he leído poco como para poder opinar, aunque me interesan; ese interés debe en gran parte sin duda a que se trata de filósofos antiguos, es innegable: hoy estarían casi sin ninguna duda en la categoría  de los ilegibles rimbombantes y fabricantes de humo para incautos.

Continuará…


[Escrito antes de 1993]

NOTA en 2016: escribí estos textos, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora. No tiene ninguna intención de ser una presentación válida o rigurosa del pensamiento de Brentano.


cuadernodefilosofia


 

Share

Kant, la décadence

|| Franz Brentano \2

Brentano pensaba que Kant marcaba una decadencia en el pensamiento filosófico (ver Las cuatro fases de la filosofía). Creo, también con Brentano, que con Kant (que en mi opinión actuaba honestamente), se inicia un período terrible. Herbart decía: “Kant ha encendido una chispa con la que se hubiera podido ciertamente encender una luz, pero su herencia ha caído en manos de una generación desequilibrada”. Generación, añado yo, que provocó un incendio.

Brentano se muestra escéptico ante una explicación como la de Herbart y atribuye a Kant un alto grado de responsabilidad en lo sucedido después. Creo que Brentano tiene razón, aunque es una cuestión que puede matizarse hasta el infinito.

En cuanto a la clasificación de Brentano de las fases del pensamiento filosófico (ascenso-decadencia-escepticismo-dogmatismo) es obvio que también puede señalarse aquí y allá que este período no es tan uniforme, que aquél filósofo cae fuera de la fase que le corresponde, etcétera. Por ello, no hay que tomar una hipótesis como esta muy a la letra y es mejor considerar, creo yo, que hay ciertos rasgos generales que se repiten una y otra vez en el devenir filosófico.

Se podría señalar, por ejemplo, que en Platón se pueden encontrar tres de las fases, o tal vez las cuatro: curiosidad viva por el descubrimiento o fase 1 (período socrático), mezclada con cierto escepticismo o fase 3 (lo socrático del “sólo sé que no sé nada” y lo inconcluso de tantos diálogos), la creación de un cierto sistema (fase 1), y finalmente la fase enfermiza del dogmatismo (fase 4).

Quizá aquí la ontogénesis imita a la filogénesis (la vida del individuo imita a la de la especie) y los filósofos particulares viven un desarrollo similar al de las cuatro fases de la filosofía, aunque algunos se salten algunas fases y otros las desordenen. Aristóteles, por ejemplo, comienza con una fase más mística (época de los diálogos, se supone que a la manera y con contenido platónico), para luego abandonarla y acercarse cada vez más a las cosas mismas, como aquellos primeros filósofos jonios. Descartes, no sé si como un método impuesto artificialmente o no, pasa del escepticismo a un sistema axiomático. Otros, como Leibniz, parecen haber hallado casi desde el principio una vía segura por la que transitar (pero tal vez me equivoco).

Continuará


[Escrito antes de 1993]

NOTA en 2016

Escribí esto, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora.


Franz Brentano

Las cuatro fases de la filosofía

|| Franz Brentano /1


Leer Más
Kant, la décadence

|| Franz Brentano \2


Leer Más
Elogios y críticas

|| Franz Brentano \3


Leer Más
Crítica de Kant por Brentano

|| Franz Brentano \4


Leer Más
Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5


Leer Más
Literatura, filosofía y política

|| Franz Brentano \6


Leer Más


cuadernodefilosofia

Share

Las cuatro fases de la filosofía

|| Franz Brentano /1

 

Este es uno de los filósofos más interesantes que conozco. Fue maestro de Husserl y precursor en cierto modo de la fenomenología, aunque me da la impresión de que se hallaría distante de sus desarrollos actuales (quizá incluso de su mismo fundador, Husserl), que tal vez caen en los defectos que él mismo achacaba a muchos sistemas filosóficos. Fraile le dedica un espacio en su Historia de la filosofía tan sólo en tanto que precursor de la fenomenología de Husserl, y para trazar un primer bosquejo rápido del concepto de fenómeno.

Brentano como sacerdote

Brentano nació en la región del Rin. Se ordenó sacerdote católico en 1864, pero abandonó el sacerdocio y la Iglesia en 1873, por estar en desacuerdo con el decreto por el que se declaraba la infalibilidad del Papa. Se vio obligado a renunciar a su cátedra en la Universidad Católica de Würzburgo. Obtuvo una cátedra en Viena, pero también tuvo que renunciar, por las mismas razones y por su deseo de contraer matrimonio. Tras pasar por Leipzig, regresó a Viena como Privadotzent, profesor privado. En 1896 se instaló en Florencia y en 1915 en Zürich.

 

Brentano fue gran admirador de Aristóteles y de la escolástica, pero de autores como Agustín y Aquino, no de los posteriores.

Discípulos o alumnos suyos fueron Alfred Kastil y Oscar Kraus. Influyó también en Carl Stumpf, Christian Ehrenfels, Alexander von Meinong, Anton Marty, Sigmund Freud y Höfler. Se considera que fue inspirador, al menos en parte, del Círculo de Viena. Husserl estudió con él, por lo que es incluido entre los precursores de la fenomenología.

LAS CUATRO FASES DE LA FILOSOFÍA

Brentano distingue en la historia del pensamiento filosófico períodos constituidos por cuatro fases. No sé hasta qué punto considera estos períodos como una especie de ley natural, pero me da la impresión de que más bien lo considera un juicio inductivo probable, extraído de la observación empírica. Las causas que explican estas fases parecen más psicológicas que ontológicas. Estas fases son fácilmente distinguibles en sus caracteres fundamentales, y yo también las he señalado de un modo semejante varias veces, aunque tal vez no en tétradas. Además, el que existan estas u otras fases no quiere decir que no puedan darse mezcladas al mismo tiempo en un mismo período histórico. Pero esta es mi opinión, no la de Brentano, creo.

FASE 1. Desarrollo ascendente.

Se caracteriza por un vivo interés puramente teórico, el deseo de hallar las explicaciones de las cosas.

FASE 2. Desarrollo descendente o decadencia.

Los motivos prácticos comienzan a determinar la investigación, se trabaja con menos rigor y se pierde energía propiamente científica.

FASE 3. Escepticismo

Comienza entonces una fase, dentro de la decadencia, en la que se niega la posibilidad de alcanzar los propósitos de la ciencia. La fase escéptica.

Fase 4. Dogmatismo

Por último, como reacción al escepticismo, surge una voluntad, “un celo enfermizo” por construir dogmas filosóficos, y se proponen “maneras de conocimiento completamente antinaturales, principios desposeídos de toda evidencia, geniales fuerzas inmediatas e intuitivas, ascensiones místicas de la vida espiritual, y rápidamente se embriaga la mente con la presunta posesión de las verdades más sublimes, que rebasan con mucho todas las capacidades humanas.”

“Con ello, dice Brentano, se toca el último extremo de la decadencia. Se cree saberlo todo y no se sabe nada, pues no se sabe ni siquiera aquello que se sabía al comienzo de éste período y era sentido como un doloroso anhelo: que no se sabe nada.”

Brentano piensa que este esquema puede encontrarse en la Antigüedad, en la Edad Media y en la Edad Moderna .

Tras este análisis, Brentano aconseja volver a filósofos de las fases ascendentes: Platón, Aristóteles, Agustín y Tomás de Aquino, Descartes, Locke y Leibniz.

Coincido plenamente con estas elecciones. Todos estos filósofos me parecen admirables (aunque apenas he leído a Locke). Es cierto que disiento con ellos en muchísimas cosas, pero coincido en la manera de filosofar y, desde luego, aprendo muchas cosas cuando los leo. Brentano se muestra inflexible con otros filósofos reverenciados, como Kant, Hegel y los idealistas en general. También aquí he de señalar mi coincidencia, aunque no soy tan inflexible como él en lo que se refiere a Kant, por el que siento cierta simpatía, aún cuando esa simpatía se refiere siempre a afirmaciones aisladas y no a su sistema en sí mismo, que considero una innecesaria y desviada complicación.


NOTA en 2016

Escribí esto, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora.

LAS FASES DE LA FILOSOFÍA

En lo que se refiere a las fases de la filosofía, es un tema que han tratado muchos filósofos, y yo mismo he elaborado varias teorías. Supongo que todas estas hipótesis son igual de débiles y subjetivas, pero al menos permiten ver ciertas líneas o maneras de pensar que suelen repetirse en diversos periodos o culturas. No sé o no recuerdo qué pensaba Brentano acerca de la época en la que vivió, aunque supongo que su oposición al dogma de la infalibilidad papal lo muestra con bastante claridad. Tampoco recuerdo ahora con precisión su opinión acerca de la ciencia, pero sí puedo decir que mi opinión es que esas fases u otras similares se dan casi inevitablemente y se han repetido una y otra vez, pero que también hay una fase o subfase, que es la de la búsqueda del conocimiento objetivo, o si se quiere examinable, que podemos encontrar al final de la época de los Estados Combatientes en China (entre -300 y -200) y en el helenismo (por fechas similares), que suele ser vencido por el dogma al que se refiere Brentano, pero que por una vez no lo fue (al menos por el momento) con el nacimiento de la ciencia moderna, una manera de pensar tan innovadora y poderosa que se distingue de cualquier situación anterior.

Continuará


[Publicado en 1993. Revisado en 2016]


cuadernodefilosofia

Share