Iván Tubau en Un viernes santo

Gracias a José Luis Guerín, que me lo contó en un reciente viaje a Barcelona y que después me puso sobre la pista, he descubierto Un viernes santo, un cortometraje en el que aparece mi padre muy joven, con 23 o 24 años.

Sorprende que Juan-Gabriel Tharrats rodase esta historia en 1960 y no sorprende nada que tuviera problemas con la censura franquista. Para mí, el cortometraje es obvio que tiene un valor sentimental que se sobrepone a todo lo demás, pero también me ha gustado la historia de esa muchacha que el viernes santo se escapa de la procesión y se entrega a un rito mucho más págano.

 Gracias a José Luis Guerín por avisarme de la existencia de Un viernes santo y a Enric H.March por haberlo subido a internet (Enric H.March: Un viernes santo)

IVÁN TUBAU (PASTECCA)

 

Iván Tubau en Un viernes santo

Leer Más
Círculos en el agua

Leer Más
Iván Tubau en “Vámonos, Bárbara”

Leer Más
¡Un Moët del 53!

¡Feliz 2017… de Pastecca!


Leer Más
Cosas que aprendí de mi padre

Leer Más
El robot 3,14 conoce a su Creador

Leer Más
Prohibid los placeres (John Milton/Iván Tubau)

Leer Más
Carta a Bruno

Leer Más
La Gran Luz

|| El día de los trífidos, por Iván Tubau /1


Leer Más
El robot de Google y 3,14 de Pastecca

Leer Más
Pastecca ataca de nuevo

Leer Más
Semen de Iván

Leer Más

MEMORABILIA

 

El cuestionario de Proust

Leer Más
Cuadernos ególatras

Leer Más
La memoria de lo incompleto

Leer Más
Fotografía familiar

Leer Más
Quién toca esta web me toca a mí

Etimología platónica de Il Saggiatore


Leer Más
Yo soy la materia de mi web

Leer Más
La identidades asesinas

Leer Más
Los falsos recuerdos

Leer Más
Verse en otros

Leer Más
No verse a sí mismo

Leer Más
Memorabilia

Leer Más
Uno de mis exlibris

Leer Más
En el barrio de Argüelles

Leer Más
Felicitación a Bruno en 2004

Leer Más
Mi mesa y mis dioses

Leer Más
En Berlín con Lennard

Leer Más
Tal como éramos

Leer Más
Retrato con una camisa de rosas

Leer Más
Oskar

Leer Más
El destino y el camino

Leer Más
Modelo de portada

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
El credo de un escéptico apasionado: “No te contagies”

Leer Más
Memorabilia

Leer Más
Coincidencias con Proust

Leer Más
Intento filosófico 2

Leer Más
Leer 18.000 libros

Leer Más
Primera afición al teatro

Leer Más
Sobre dogmatismo, bluejeans y Coca-Cola

Leer Más
Intento filosófico 1

Leer Más

 

Círculos en el agua

Leer Más
Un hippie secreto

|| Juicio y sentimiento 6


Leer Más
Un desnudo muy moral

|| Juicio y sentimiento 5


Leer Más
Iván Tubau en Un viernes santo

Leer Más
¡Dios mío, otro americano no!

|| Juicio y sentimiento 3


Leer Más
El hermano más listo de Henry James

|| Juicio y sentimiento 2


Leer Más
Círculos en el agua

Leer Más
Atroz autocontrol

|| Juicio y sentimiento 1


Leer Más
Larga noche de amor en el Cuarteto de Alejandría

Leer Más
Atisbos de inmortalidad en la librería Rafael Alberti

Leer Más
La realidad imita a la ficción

Leer Más
Por qué a un joven no le gustaban otros jóvenes

Leer Más
Jango Edwards en Barcelona

Leer Más

Share

Círculos en el agua

Una de esas hermosas casualidades o carambolas que a veces se producen me ha hecho moverme estos días alrededor de las ondas en el agua y el recuerdo de mi padre.

El detonante fue un vídeo de Benjamin Biolay que no había visto y en el que aparece fugazmente Françoise Hardy y dice “Todos hemos pasado por eso”.

Al mismo tiempo, tenía programada para publicar hoy una entrada relacionada con mi Filosofía de la física cuántica, pero al releerla vi que era demasiado confusa y empecé a corregirla. Al revisar mis otras entradas acerca del experimento cuántico de la doble rendija encontré al final de una de ellas un enlace a una canción, que puse  más como una broma que como otra cosa, puesto que estaba hablando del experimento de Young de las ondas que forma el agua al lanzar una piedra. Me refiero a un vídeo de la hermosa canción de Françoise Hardy Des ronds dans l’eau (l”los círculos en el agua”):

Siempre me llamó la atención en esta canción la estrofa final, en la que habla de aquel tonto del pueblo que se quedó allí, lanzando piedras al agua y mirando los círculos que se formaban, como una metáfora de la futilidad de tantos de los esfuerzos que hacemos en la vida, un sentimiento que a veces me asalta, en especial cuando sufro un dolor tan grande como un cólico en el riñón, que padecí hace dos días, y durante el que, en un sueño febril, vi por un instante a mi padre como si estuviera a mi lado, con tanta claridad que me desperté asustado:

“S’il y a tous ces témoins
Que tu veux dans ton dos
Dis-toi qu’ils pourraient bien
Devant tes ronds dans l’eau
Te prendre pour l’idiot
L’idiot de ton village
Qui lui est resté là
Pour faire des ronds dans l’eau
Pour faire des ronds dans l’eau”.

Pero, como  estos días estoy en Barcelona, en la vieja casa del barrio gótico en la que pasé tantos días de mi juventud junto a mi padre, escribiendo varios de mis cuentos en una de aquellas máquinas de escribir, tal vez una Olivetti Lettera 32, y puesto que tengo alrededor muchas de sus fotografías, la conexión con Françoise Hardy se hizo obvia, ya que en su libro de memorias Matar a Víctor Hugo, mi padre eligió para la portada una fotografía en la que aparece con ella en el Festival de San Remo de 1964.

Así que busqué en Matar a Víctor Hugo el pasaje en el que habla de su encuentro con Hardy:

“Conozco a la cantante Françoise Hardy, Tous les garçons et les filles de mon âge, me enamoro de ella, me invita a cenar: “Soy yo la que paga, si no, no vamos”. Hablamos mucho -en 2000 los dos tendremos gris el pelo, no nos lo teñiremos-, pero…”

Y para terminar con la carambola de conexiones más o menos previsibles, al escribir esto no puedo evitar recordar el epitafio de Keats que él mismo decidió en un viaje a Roma: “Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua”, lo que me lleva a mi antigua página Escrito en el agua.

En fin, una suma de recuerdos que se extiende como las ondas alrededor de una piedra lanzada al agua.

 


MEMORABILIA

 

El cuestionario de Proust

Leer Más
Cuadernos ególatras

Leer Más
La memoria de lo incompleto

Leer Más
Fotografía familiar

Leer Más
Quién toca esta web me toca a mí

Etimología platónica de Il Saggiatore


Leer Más
Yo soy la materia de mi web

Leer Más
La identidades asesinas

Leer Más
Los falsos recuerdos

Leer Más
Verse en otros

Leer Más
No verse a sí mismo

Leer Más
Memorabilia

Leer Más
Uno de mis exlibris

Leer Más
En el barrio de Argüelles

Leer Más
Felicitación a Bruno en 2004

Leer Más
Mi mesa y mis dioses

Leer Más
En Berlín con Lennard

Leer Más
Tal como éramos

Leer Más
Retrato con una camisa de rosas

Leer Más
Oskar

Leer Más
El destino y el camino

Leer Más
Modelo de portada

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
El credo de un escéptico apasionado: “No te contagies”

Leer Más
Memorabilia

Leer Más
Coincidencias con Proust

Leer Más
Intento filosófico 2

Leer Más
Leer 18.000 libros

Leer Más
Primera afición al teatro

Leer Más
Sobre dogmatismo, bluejeans y Coca-Cola

Leer Más
Intento filosófico 1

Leer Más

 

Círculos en el agua

Leer Más
Un hippie secreto

|| Juicio y sentimiento 6


Leer Más
Un desnudo muy moral

|| Juicio y sentimiento 5


Leer Más
Iván Tubau en Un viernes santo

Leer Más
¡Dios mío, otro americano no!

|| Juicio y sentimiento 3


Leer Más
El hermano más listo de Henry James

|| Juicio y sentimiento 2


Leer Más
Círculos en el agua

Leer Más
Atroz autocontrol

|| Juicio y sentimiento 1


Leer Más
Larga noche de amor en el Cuarteto de Alejandría

Leer Más
Atisbos de inmortalidad en la librería Rafael Alberti

Leer Más
La realidad imita a la ficción

Leer Más
Por qué a un joven no le gustaban otros jóvenes

Leer Más
Jango Edwards en Barcelona

Leer Más

Share

Iván Tubau en “Vámonos, Bárbara”

Una escena de la película Vámonos Bárbara, dirigida por Celilia Bartolomé en 1978.

Con Amparo Soler Leal, Julieta Serrano y Cristina Álvarez. Además de mi padre, Iván Tubau.

Imagen de previsualización de YouTube

 

La película puede verse completa en la página de TVE: Vámonos, Bárbara


Semen de Iván

Leer Más
Pastecca ataca de nuevo

Leer Más
El robot de Google y 3,14 de Pastecca

Leer Más
La Gran Luz

|| El día de los trífidos, por Iván Tubau /1


Leer Más
Carta a Bruno

Leer Más
Prohibid los placeres (John Milton/Iván Tubau)

Leer Más
El robot 3,14 conoce a su Creador

Leer Más
Cosas que aprendí de mi padre

Leer Más
¡Un Moët del 53!

¡Feliz 2017… de Pastecca!


Leer Más
Iván Tubau en “Vámonos, Bárbara”

Leer Más
Círculos en el agua

Leer Más
Iván Tubau en Un viernes santo

Leer Más

Share

¡Un Moët del 53!

¡Feliz 2017… de Pastecca!

Mi padre dibujó este chiste en 1964. No estoy seguro de si llegó a publicarlo entonces. Lo he escaneado a partir del original, dibujado a tinta y plumilla, con un trazo fino y un color negro intenso, 42 años después, que aquí no se aprecia igual bien. Ya entonces un Moët&Chandon del 53 era muy apreciado. Hoy en día, veo que se vende a 725 euros la botella.


Al primnncipio pensé que el chiste era del 74, pero después me dí cuenta de que ese “74” era el número del chiste, no la fecha. He deducido, por otros chistes similares también numerados, que es de 1964.

Pastecca (Iván Tubau)

Pastecca ataca de nuevo

Leer Más
El robot de Google y 3,14 de Pastecca

Leer Más
La Gran Luz

|| El día de los trífidos, por Iván Tubau /1


Leer Más
El robot 3,14 conoce a su Creador

Leer Más
¡Un Moët del 53!

¡Feliz 2017… de Pastecca!


Leer Más

Share

Cosas que aprendí de mi padre

Daniel-Iván-en-barca

De mi padre aprendí a dibujar en los manteles de papel de los restaurantes, costumbre que todavía mantengo, pero que me da la impresión que abandonó hace bastantes años. Aprendí también a poner en duda todas mis creencias, en especial las más queridas, y a buscar y reconocer mis juicios erróneos casi con orgullo. A experimentar y a probar lo ajeno y lo diferente.

daniel-dibujo-mantel

Dibujo que hice en un mantel mientras escribía este texto

Aprendí a apreciar el sabor de la verdad, no de la verdad absoluta, sino de las pequeñas verdades siempre puestas a prueba y siempre transitorias. Gracias a él sé que esa certeza siempre puesta bajo examen es lo que distingue a una persona inteligente y honesta, porque hay pocas cosas más mediocres que mentirse a uno mismo a sabiendas.

Aprendí a no justificar ninguna injusticia o crueldad mediante argumentos ingeniosos o ideologías inflexibles y dogmáticas, y a saber que existen ciertos actos que son injustificables en cualquier circunstancia. Aprendí a no confundir los deseos con la realidad, por fuerte que a veces sea la tentación, y a moderar la ceguera del que sólo ve lo que quiere ver.

daniel-ivan-rescate

ivan-arbol-

Aprendí a disfrutar del viaje, en aquellos largos trayectos de Madrid a Barcelona junto a él y mi hermana Natalia en un Doscaballos, viajes, que fueron una preparación a la antigua metáfora que Kavafis volvió a hacer célebre en Ítaca: el retorno de Ulises a su tierra. De muchos de esos viajes no recuerdo otra cosa que el camino, aquellos momentos en los que nos deteníamos en la carretera para robar frutas en los campos, y en los que escuchábamos música que todavía recuerdo. En aquellos largos viajes en coche también empecé a desarrollar mi afición hacia el pensamiento estadístico, de tanto tiempo que tenía para observar los coches que nos adelantaban (los más) o los que dejábamos atrás (los menos).

ivan-islaAprendí de mi padre a disfrutar de la poesía beatnik y de los taoístas y budistas de California, de Ginsberg, de Whitman, de Omar Jayyam y de muchísima poesía, aunque no siempre coincidamos en los poetas que nos gustan o en las razones que explican la emoción poética. Y por supuesto, he disfrutado de la precisa emoción de muchos de sus  poemas.

ivan-barba-jovenGracias a él llegué a entender la importancia del periodismo para una sociedad libre, a apreciar los placeres de la semiótica y del lenguaje, las bellezas de la complejidad de un McLuhan o un Proust, y a comprender que algunos cómics pueden compararse a la mejor literatura. A no creer en los papanatas y farsantes intelectuales o artísticos y a respetar y admirar a pensadores como Albert Camus o Bertrand Russell.

A través de mi padre llegué a  Montaigne y a su dulce amigo La Boetie, a Thoreau y otros anarquistas tempranos, y a él sin duda debo cierta preferencia temprana por el anarquismo, que me salvó de algunos dogmas de la época, una preferencia de la que aún, como él, conservo algunas querencias, las que me acercan a Kropotkin pero que me alejan de Bakunin. El anarquismo del amor y el apoyo mutuo y no el del odio y la venganza. El de la organización que lleva a la justicia y no el del desorden y el caos injusto.

viki-ivan

Mi padre (Iván Tubau) y mi madre (Victoria García Laborda) ensayan en el Instituto del Teatro de Barcelona

 

Aprendí gracias a mi padre a conocer todas las farsas y mentiras de la religión, pero también a apreciar el dulce taoísmo, el chan y algunos detalles del zen;  el sufismo y también el encanto de algunos cristianos.

Aprendí de mi padre a amar los placeres sencillos pero también los complejos, a disfrutar muy pronto de los placeres sexuales con toda intensidad y ningún prejuicio; a amar la cultura sin idolatrarla, a apreciar el razonamiento lógico y complejo, la sutileza y la expresión sencilla, el ingenio y la erudición. A disfrutar con el razonamiento riguroso y la agudeza y la honestidad intelectual.

 

ivan-natalia-daniel

Iván Tubau

17 de agosto de 1937 / 13 de noviembre de 2016

 

**********

[Escrito antes de 2014. El día 14 de noviembre de 2016, un día después de la muerte de Iván, cambié ligeramente el título]

Cosas que aprendí de mi padre

Leer Más
Demócrito, todólogo

Leer Más
…Demócrito de Abdera

Cosas que he aprendido de…


Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Cosas que he aprendido de… Aristipo y los cirenaicos

Leer Más
Cosas que he aprendido de… los estoicos

Leer Más
Cosas que he aprendido del budismo

Leer Más

Share