Las comparaciones no son odiosas

khemimaat

En  “Un enlace casual en Google” conté cómo llegué de manera azarosa a una página dedicada a los dioses de Khemi. Cuando lo leí me vinieron a la memoria algunos mitos griegos semejantes a los que cuenta Jaime E. Cabria acerca de la eneada heliopolitana. No digo que los mitos griegos que se me ocurrieron procedan de Egipto, aunque es muy posible que en algunos casos fuera así, sino que tan sólo me limite a notar sus semejanzas.

Se me ocurrió entonces un método creativo, que consiste en hacer comparaciones automáticas, imitando los métodos del pensamiento automático de los dadaístas o los surrealistas (o los psicoanalistas). El método consiste en, al leer un texto, escribir sin pensar cualquier similitud que te venga a la mente.

El juego de estas comparaciones consiste en escribir de corrido, sin detenerte a pensar. Ello provoca grandes olvidos, de los que me doy cuenta ahora, pero ahí está la gracia, porque también eso causa o establece parentescos absurdos, que uno no aceptaría si se pusiese a pensárselo dos veces.

Por cierto, el nombre del juego (Las comparaciones no son odiosas) me sirve para decir que no creo en esa idea que sostiene que las comparaciones son odiosas: al contrario. Son interesantes, estimulantes y casi imprescindibles. Ahora bien, lo que sí sucede es que hay comparaciones que también son odiosas: casi siempre depende de la intención de quien compara.

COMPARACIÓN AUTOMÁTICA 001: Los dioses de Khemi

****************

Creatividad y teorías bastante extravagantes

[pt_view id=”e379553w5r”]

losgrandesinventosdetubau

Algunos de mis inventos

[pt_view id=”e379553w5r”]

Originally posted 2004-03-01 12:00:05.

De nuevo Craven

Ya he subido un nuevo episodio de Craven, que continúa la historieta con la que se inició la serie. Ya dije en su momento que todavía no tengo muy claro cómo voy a estructurar las historias.

Por el momento voy haciendo historietas de cuatro viñetas, pero esto no es una norma fija, sino una herramienta que me ayuda a construir el chiste. Como se ve, tampoco se puede decir que haya chiste propiamente dicho, pues ya expliqué que Craven sigue el modelo de otros comics que desarrollaban en tiras sucesivas una historia. No se trata de un comic de chistes (aunque los habrá) sino de desarrollo de personajes, digamos. Así que habrá historias que tengan tres o cuatro capítulos, mientras que algunas serán de un sólo capítulo. Tal vez haya alguna que dé para un álbum monográfico.

Tengo muchas ideas, bocetos y garabatos para futuras historietas y algunas de ellas serán de una sola viñeta como la que me envío Aitor con su versión de Craven.

Muchas de las ideas de Craven duermen a la espera de que mis capacidades técnicas y artísticas mejoren un poco con la práctica, no quiero desperdiciarlas haciéndolas demasiado mal, al menos mientras tenga otras ideas más sencillas.

Lo cierto es que Craven es una serie muy ambiciosa en la que pondré montones de cosas recicladas de mi vida de coleccionista de calaveras y amante de cuervos; de los cementerios que he visitado y fotografiado y de todos los libros acerca de la muerte que tengo. Quienes han leído Esklepsis se acordarán de la Galería Mortal, donde hay algunas cosas que reciclaré en forma de comic para Craven.

Pero también quiero hacer alguna gran plancha con temas especiales. Entre las más inevitables, quizá algún día una adaptación de El cuervo (The Raven) de Poe. Mientras tanto, seguiré con historias sencillas y pronto aparecerán nuevos personajes, aunque la próxima historieta sí es un poco complicada: el Comic Inverso, que espero subir pronto. No se trata propiamente de una historieta de Craven, pero iniciará una serie que se llamará: “Craven presenta…”, donde el cuervo y el esqueleto harán el papel del Creepy o Guardián de la Cripta de las historietas clásicas de terror de E.C.Comics.

Puedes ver la historieta con este enlace: ¿Preocupado?

Originally posted 2004-03-02 12:00:06.

El diablo y la maledicencia

Para sacar la contraria y mostrar cierta imparcialidad en estos momentos de felicidad tras unos días horribles, me permitiré citar a un Papa, a Juan Pablo I.

albinoLucianiAlbino Luciani (Juan Pablo I) era un hombre excelente que no tuvo tiempo para mostrar si habría sido un buen Papa, si estaría a la altura de los dos que le dieron nombre (Juan XXIII y Pablo VI), puesto que fue Papa solo durante 33 días.

Antes de ser Papa, Luciani escribió una deliciosas cartas dirigidas a todo tipo de destinatarios, como Mark Twain, Chesterton o el propio Jesucristo. Me gustan muchísimo y estoy de acuerdo en muchas cosas. En algunas no estoy de acuerdo, porque sería pedir un imposible que las ideas de un Papa coincidiese con todas mis ideas: si así sucediera, la Iglesia católica ya no existiría. En consecuencia, si no presto mucha atención a algunos detalles de los argumentos y paso de largo ciertas cuestiones, las cartas de Albino Luciani son una maravilla.

Boileau santerre_nicolas.boileau.despreaux

En la carta que Luciani dirige a Pavel Ivánovic Cicikov, el pérfido protagonista de Las almas muertas de Gogol, cita a una Hermana de la Caridad del siglo XVII, Magdalena de Lamoignon.

“Al leer las sátiras de Boileau, Magdalena de Lamoignon le dijo que las encontraba hirientes. Boileau le respondió que intentaría no serlo tanto pero que al menos se le diese la oportunidad de atacar en sus sátiras al Turco, “enemigo acérrimo de la Iglesia”. Ni siquiera eso le pareció bien a Magdalena.
__Me dejaréis al menos hacer una sátira contra el diablo -sonrió Boileau-, no negaréis que se la merece.
__El diablo ya está bastante castigado. Tratemos de no hablar mal de nadie, para no correr el riesgo de acabar como él.

Madeleineche-17-16520628arnauld-lamoignon


[Publicado en 2004]

Comentario en 2013

Curiosamente, poco después de que el brevísimo (33 días) Papa Luciani obtuviera el cargo confesó a su amigo Germano Pattaro que estaba viviendo «un mes de infierno», un vía crucis:

«Comienzo a entender ahora cosas que no había comprendido antes. Aquí cada uno habla mal del otro. Si pudieran, hablarían mal hasta de Jesucristo».

Supongo que entonces se acordaría de aquella conversación entre Boileau y Lamoignon.


Aunque tal vez sin llegar al extremo de Magdalena de Lamoignon, hablé de algo parecido hablé en  La maledicencia.


He hablado de la dependencia y el contagio al que se exponen los maledicentes en:

El contagio por los adversarios

[pt_view id=”52312c5z05″]

ENTRADAS DE FILOSOFÍA

[pt_view id=”a2a6ee47y5″]

Originally posted 2004-03-16 12:00:10.

Acerca del número 1 de Esklepsis

El primer número de Esklepsis lo hice en 1994, pero he seguido una edición de 1997, me parece. No he realizado ninguna modificación en la revista, así que he dejado incluso cosas que quizá ahora no opino o que diría de otro modo.

Si alguien quiere comentar algo acerca de las cosas de la revista, me puede escribir a danieltubau@gmail.com o a cualquier otra de mis direcciones de correo.

Si llega algún comentario, abriré una sección en la página, @poyo mutuo, que era una sección de Esklepsis dedicada a los comentarios de los lectores.

Aprovecho para decir que cualquiera puede enviarme comentarios a los correos o a los mensajes autopublicados acerca de cualquier cosa que lea en esta página, tanto de las cosas recientes como de cualquier otra, por antigua que sea. Este no es un weblog de actualidad y lo pasado me sigue interesando. A menudo subo a la red cosas a medio explicar o incorrectas para ver si alguien protesta y puedo así aclararlas y desarrollar el tema, pero no lo consigo.

Por ejemplo, se puede participar en cualquiera de las decenas de juegos que he propuesto (pronto abriré una sección para los juegos) o opinar acerca de Ted Nelson, o Goethe, o cualquiera de los asuntos tratados en esta página web desde su creación hasta el día de hoy.

(Escrito en 2004)

 

¿Qué es Esklepsis?

Esklepsis es una revista casera que hice para entretenerme.

Edité cinco números e hice copias que yo mismo encuaderné a mano, cosiendo los cuadernillos, pegando el lomo, etcétera, y que regalé a algunos amigos.

La revista quizá parezca pretenciosa, pero sus pretensiones son tan modestas como las de esta página: pasar el rato.

Este primer número es bastante flojillo, pero Esklepsis fue mejorando poco a poco y en sus dos últimos números (4 y 5) no estaba mal, creo.

Dejé de hacer la revista porque me suponía demasiado trabajo coser, pegar, hacer buenas copias de las imágenes, imprimir, etcétera, para diez o doce ejemplares, uno a uno, y porque no quería sentirme obligado a pensar para Esklepsis, como espero no sentirme obligado a pensar para  estas página de internet.

Detesto las obligaciones, las responsabilidades, hacer las cosas por algo más que por el placer de hacerlas. A veces, claro, no tengo más remedio que hacer ciertas cosas, pero no creo en los planteamientos que recurren al deber como motor para hacer algo. Es un asunto muy sencillo, pero que da origen a muchas confusiones (recuerdo ahora una larga discusión con mi amigo Marcos en la chocolatería San Ginés, ya cerca de la hora del amanecer, tras una noche bailando, acerca del concepto kantiano de deber), y tal vez vueva a ocuparme del tema en otro momento.


LOS CINCO NÚMEROS DE ESKLEPSIS Y SU CONTENIDO

 [El número 1 de Esklepsis fue publicado en 1994]

Benjamin Constant y el espíritu de contradicción

EL ESPEJO


Leer Más
El análisis retrospectivo
[SHERLOCK HOLMES-AJEDREZ]

Leer Más
¿Ha habido de hecho Renacimiento en España? (FIRMA INVITADA)

Leer Más
Elogio del diletantismo, por Fritz Mauthner
[PÓRTICO]

Leer Más
El realismo cristiano

TAN CERCA Y TAN LEJOS \2


Leer Más
El cristianismo
(TAN CERCA Y TAN LEJOS \1)

Leer Más
Viaje a Ixtlan, de Carlos Castaneda
[LIBROS]

Leer Más
Entre escepticismo y dogmatismo
Pierre Bayle

Leer Más
Una infancia atea
[Entrevista a David Laborda]

Leer Más
El nacionalismo (CASA DE CITAS)

Leer Más

[El número 2 de Esklepsis 2 fue publicado en 1995]

De Montaigne al lector

PÓRTICO


Leer Más
Los escépticos ingenuos

Leer Más
Hedvige y Casanova, sexo y teología

Hedvige de Sulzbach, la bella teóloga /2
LA MITAD OCULTA


Leer Más
El sueño real

Leer Más
Fontenelle

Leer Más
El Desiderata de Baltimore
[MISTERIOS]

Leer Más
Un tímido patológico

CONVERSACIÓN CON DAVID LABORDA


Leer Más
Hedvige de Sulzbach, la bella teóloga /1

|| La mitad oculta


Leer Más

[El número 2 de Esklepsis 2 fue publicado en 1997]

[pt_view id=”1f7f362q5m”]

 

[El número 4 de Esklepsis fue publicado en 1998]

Escepticismo y eclecticismo (Diderot/Encyclopædia Britanica)

Leer Más
Elogio del egocentrismo, por Raymond Smullyan

Leer Más
Johann Faust

PACTOS CON EL DIABLO


Leer Más
Bai Juyi

Leer Más
Pactos con el diablo

Leer Más
El desiderata, un enigma resuelto
[MISTERIOS]

Leer Más
Exlibris

Leer Más

 

 

 [El número 5 de Esklepsis fue publicado en 1999]

La historia del joven de piedra
LA VIDA PÉTREA

Leer Más
Defensa de Oliva Sabuco

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 2


Leer Más
La danza de la muerte

Leer Más
Oliva Sabuco, autora de La nueva filosofía

LA MITAD OCULTA


Leer Más
Nueva defensa de Oliva

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 4


Leer Más
Eclécticos
[ESCEPTICISMO * ECLECTICISMO]

Leer Más
La caligrafía forense en favor de Oliva

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 5


Leer Más
Padre e hija luchan por La nueva filosofía

LA MITAD OCULTA – Oliva Sabuco 3


Leer Más
¿Dónde y cómo?
[Kamo no Choomei]

Leer Más
Un intento filosófico
[CUADERMOS EGÓLATRAS]

Leer Más
Consideración intempestiva de Kierkegaard

Leer Más
El caso de la escuela de idiomas
EL LABORATORIO

Leer Más
El misterioso caso de Sherlock Holmes
SHERLOCK HOLMES

Leer Más
Ingraham
MISTERIOS

Leer Más
Fórmulas escépticas
[ESCEPTICISMO / ECLECTICISMO]

Leer Más
El origen de Esklepsis
PÓRTICO

Leer Más

Brendan Dawes y Walter Murch, una historia de amor

Hay pocas cosas más hermosas que descubrir que dos personas que amas se aman entre sí. Esto me acaba de suceder con Walter Murch y Brendan Dawes.

Walter-Murch-at-the-Chicago-Humanities-FestivalWalter Murch es un editor o montador y técnico de sonido que ha trabajado en varias películas de Coppola. Colaboró en la primera edición de Apocalypse Now junto a otros editores, que se las tuvieron que ver con los miles de metros de fotograma rodados. Muchos años después hizo él sólo el remontaje de la película: Apocalyse Now Redux.

Murch es una de las personas que más me hacen disfrutar y que más admiro. Me parece inteligente e ingenioso, sensible e inquieto. He leído su libro En el momento del parpadeo y las largas conversaciones con Michael Ondaetje en The Conversations.

Brendan Dawes

Brendan Dawes es un sabio digital que trabaja con Flash y otros programas. Su página web es una de mis preferidas desde hace tiempo y ya era hora de que hablara de él. Tiene un montón de cosas fantásticas en su página y parece tan inquieto e inteligente como Murch.

Le chiflan según parece las películas de los años 70, pero también de los 60 y 50, y los créditos de artistas como Saul Bass. A través de la página de Dawes obtuve el cadáver de Anatomía de un asesinato que usé en mi página Cadáveres Exquisitos.

Lo curioso del asunto es que descubrí a Murch hace poco, por casualidad, al ver The Conversations en una librería de Londres. Me lo compré y disfruté muchísimo.

Sin embargo, a Brendan Dawes lo descubrí mucho antes, al comprar en Madrid un libro para programar con Action Script en Flash. Un libro sencillo pero extraordinario, del que quizá ahora empezaré  a sacar frutos. Pero lo más importante del libro es a quien muestra detrás: Brendan Dawes. Contínuas visitas a su página me confirmaron la impresión inicial.

Es decir, Dawes no me llevó a Murch ni Murch a Dawes, así que encontrar una relación entre ellos era sólo una hipótesis… que ni siquiera se me ocurrió plantearme.

Hoy (3 de marzo de 2004), al visitar la página de Dawes para recomendarla en este weblog, he encontrado muchas cosas nuevas. Ha variado muchísimo el diseño y me gustaría que  pudiérais ver la versión anterior, pero no sé si Dawes tiene un Cronoweb, como yo.

En cualquier caso, hay muchas novedades, como tarjetas de felicitación (ya he enviado a varios amigos algunas) y decenas de cosas fascinantes, entretenidas, divertidas, útiles o curiosas, muchas de ellas de uso libre.

Una de ellas es un proyecto que se llama Cinema Redux. Al leer el título pensé al instante en Walter Murch por Apocalypse Now Redux. Al ver las miniaturas del proyecto, no me cupo ninguna duda de que tendría algo que ver con  Murch. Escribí “Murch” en el buscador de la página de Dawes y ¡voila! ¡Eureka! ¡Ajá! Ahí estaba Walter Murch en varios lugares, pero sobre todo en Cinema Redux.

También encontré en la página de Dawes una crítica muy elogiosa a The Conversations. Precisamente Dawes está ahora aprendiendo a editar y ya ha hecho varios vídeos muy chulos. Como él dice, lo mejor para aprender es hacer algo concreto, que es lo mismo que yo hago con mi historieta Craven.

Lo que ya sería una delicia descubrir algo que una a Fisk con Dawes y Murch.

 Nota en 2015: Vuelvo a visitar la página de Dawes, que de nuevo ha cambiado mucho, pero sigue repleta de cosas interesantes y sorprendentes: Brendan Dawes. Y allí sigue Saul Bass on the Web:

 saulbass-brendan Dawes


REVISTA ENTRE DOS MUNDOS

Una imagen vale más que mil palabras

Leer Más
Neuromarketing

Leer Más
Brendan Dawes y Walter Murch, una historia de amor

Leer Más
El otro mundo

Leer Más
Derecho de cita audiovisual

Leer Más
Internet y la televisión

Leer Más
La muerte del autor

Leer Más
Los salones digitales

Leer Más
El cerebro auxiliar

Leer Más
Conocemos porque conocemos

Leer Más
El movil de McLuhan

Leer Más
Hamlet en la holocubierta y Janet Murray

Leer Más
Rudimentos de Prognóstica Aplicada

Leer Más
El futuro ya está aquí

Leer Más
Pescando en internet

Leer Más
¿Son los blogs como los antiguos salones filosóficos?

Leer Más
Los ordenadores y el ajedrez

AJEDREZ


Leer Más
El cine del futuro

Leer Más
La vorágine

Leer Más
Trivial Language

Leer Más
¿Cómo debe ser una página web?

Leer Más
Por qué el futuro ya está aquí

Leer Más
Ordenadores y PES

Leer Más
Esto no es una página web (y otras paradojas)

Leer Más
Xanadú y el algoritmo de Google

Leer Más

Cinema Redux

El proyecto Cinema Redux consiste en hacer grandes posters en los que se puede ver de un solo vistazo toda una película. Cada cuadrito representa un minuto. Es algo parecido, pero incluso más detallado , que lo que hace Walter Murch cuando edita: llena la pared con fotogramas para hacerse una idea intuitiva de la película, una especie de huella dactilar, dice Dawes o ADN de la película. De esta manera, por ejemplo, como dice Dawes, es fácil percibir el distinto ritmo de películas diferentes, e incluso dentro de una misma película.

En la página de Dawes se pueden ver versiones reducidas de esos grandes pósters, dedicados a ocho películas. A continuación, un fragmento de Vértigo:

vertigo

Lo anterior es una entrada que publiqué el 2 de marzo de 2004.

En El guión del siglo 21 hablé de Cinema Redux en relación con los hipervínculos y las lexias de Landow. Aquí puedes leer un fragmento: Vértigo Redux y el hipertexto
Un minuto de Vértigo

 


Casa del Libro
Amazon

En este sitio web puedes encontrar todo tipo de contenidos relacionados con Las paradojas del guionista: entradas acerca del libro, noticias y presentaciones, críticas y comentarios… Sin embargo, casi todas las entradas presentan nuevos contenidos, a veces para matizar o enriquecer algo que se dice en el libro, en otras ocasiones para tratar asuntos que no pudieron desarrollarse a fondo en el libro. A continuación, se muestran las entradas, ordenadas en categorías o secciones.

El guión del siglo 21

El futuro de la narrativa en el mundo digital

“Si en Las paradojas del guionista Daniel Tubau nos ponía en guardia contra las teorías dogmáticas, en El guión del siglo 21nos anuncia que el guión previsible de Hollywood y de la televisión convencional está en crisis. Los guionistas ya no quieren seguir esquemas simples o fórmulas mágicas. Frente al miedo instintivo hacia las nuevas narrativas, cada día surgen alternativas interesantes, gracias a este asombroso futuro que nos ofrecen las nuevas tecnologías, desde la narrativa hipertextual y la realidad aumentada a los videojuegos o Internet; desde las series de canales como HBO al crossmedia o el transmedia. Otras propuestas e ideas se encuentran en el pasado, en la historia audiovisual. Tubau demuestra que la profesión de guionista se está trasformando y que no se limita a la televisión o el cine, sino que puede y debe invadir todos los medios, o incluso la realidad misma.” (Contratapa del libro)

En este sitio web dedicado a El guión del siglo 21 amplío los contenidos del libro, corrijo errores, amplío cuestionesy muestro ejemplos en vídeo que, como es obvio, no podían estar presentes en un libro analógico. Los temas son casi inabarcables y para que el visitante de esta página pueda orientarse es muy recomendable que lea el libro.

El guión del siglo 21

El futuro de la narrativa en el mundo digital

Comprar en Casa del Libro

Ahora también en ebook en cualquier país y para cualquier lector electrónico

 

[pt_view id=”d52dd99cd0″]

Los dioses de Khemi
Comparación Automática 001

God Is Dead 002

Esto es una comparación automática que escribí tras leer el texto publicado por Jaime E. Cabria en su página dedicada a los dioses de Khemi: La página de Ptah

Es sólo un juego, sin ninguna pretensión de rigor o corrección, aunque quizá pueda dar origen a una investigación más detenida de algunos puntos.

Pongo en texto negro el original y en marrón mis asociaciones automáticas. El texto de Jaime E. Cabria es muy interesante y vale la pena leerlo íntegro, por lo que no he quitado nada.

Se supone que la comparación era entre los mitos egipcios y los griegos, pero no he podido evitar, aunque no era mi intención, pensar a veces en mitos de otras culturas.

NOTA en 2014: Finalmente, hay que tener en cuenta que esto es un método de trabajo para estimular la creatividad, así que puede resultar un poco aburrido para otra persona leer estas disquisiciones tan personales, que son como un flujo de pensamiento sin censura ni revisión. Creo que coincide  on el método que emplea el editor Walter Murch cuando le  llegan los ccopiones de una nueva película: simplemente los mira y anota todo lo que se le pasa por la cabeza, sin más. Se supone que a partir de este trabajo privado surgiría un trabajo hecho pensado en otro lector. Espero recorrer esa etapa dentro de unos días.

COMPARACIÓN AUTOMÁTICA 001: LOS DIOSES DE KHEMI

1. LOS DIOSES DE KHEMI

(Jaime E.Cabria)

LA CREACION.
En los Textos de las Pirámides encontramos la leyenda de la Creación; asimismo en el papiro del Museo Británico 10188 encontramos un sortilegio para destruir a Apopi, serpiente-demonio de la Oscuridad. En él encontramos que Ra adoptó la forma de Khepra:
“El cielo no existía y la tierra todavía estaba sin crear, y las cosas de la tierra y las cosas reptantes no habían nacido en ese lugar, y Yo las hice salir de Nu fuera de su estado de inactividad.
No encontré ningún lugar donde pudiera permanecer de pie. Impuse un sortilegio sobre mi propio corazón. Establecí una fundación en Maat. Creé toda forma. Era un ser único. No había emanado de mí el dios Shu, y no había arrojado de mi ser a la diosa Tefnut. No había ningún otro ser trabajando conmigo. Una multitud de cosas creo desde mi corazón”

Pero el Sol, el ojo de Nu, estaba tapado por Shu y Tefnut, sus hijos; tras un largo período éstos salen de Nu y llevan consigo el ojo de su padre.

Entonces Khepra lloró, y de sus lágrimas nacieron el hombre y la mujer.

El dios hizo entonces otro ojo, la luna, y creó las plantas y los reptiles; y Geb y Nut, Osiris e Isis, Seth y Neftis y Horus nacieron de Shu y Tefnut. Es la Eneada Heliopolitana.

ENEADA HELIOPOLITANA
Son los dioses de Iunu, llamada Heliopolis por los griegos, capital del nomo XIII, Heqat.

Ra

“Padre de todos los Dioses”. Creador del Universo. Su importancia se establece en el período Tinita, aunque es en la Dinastía IV cuando los Faraones adoptan el título de “Hijo de Ra”. Es representado como hombre con cabeza de halcón o carnero; sobre ésta el disco solar y el ureo. Al amanecer es Khepra, al mediodía Ra y al anochecer Atúm.
Posee 14 Kas (Hu-alimentación; Shepes-gloria; Iry-producción de alimentos; Nejt-victoria; Udy-prosperidad; Uas-honor; Aju-estrépito; Shemes-fidelidad; Ayefa-abundancia; Heka-magia; Dyehen-resplandor; User-vigor; Seped-habilidad; Pesedy-luminosidad).
Con forma de toro Mer ur se asocia a la fertilidad de los campos.

Shu

Hijo de Ra y esposo de Tefnut. Es representado como hombre con una pluma de avestruz en la cabeza, sujetando a Nut, el cielo.
Su nombre significa “estar vacío”; es el aire que está entre cielo y tierra, el que permite respirar a los seres vivos. Sus huesos se ven en forma de nubes, que ayudan a Ra en su ascensión.

Tefnut

Mujer con cabeza de leona y disco solar sobre ésta. Hija de Ra, Esposa de Shu, madre de Geb y Nut. Representa la humedad. Creada de la saliva de Ra.

Geb

Hombre con el pene en erección con una oca sobre la cabeza. Dios de la tierra; esposo del cielo, Nut, constituye el principio de la fertilidad y de la vida de todo lo que vive sobre la tierra. Llamado Gengen Ur, el “Gran Cacareador”, es la razón de la divinidad del Rey ya que éste es considerado como Horus y lleva el título de “Heredero de Geb”.

Nut

Mujer arqueada sobre la tierra con el cuerpo recubierto de estrellas; mujer con un vaso sobre la cabeza. Es el cielo, la bóveda que contiene el Universo, el lugar que recorre el Sol, al que da a luz cada mañana. Madre de Osiris, Isis, Seth y Neftis, engendrados de Geb en los 5 días epagómenos (leyenda que relataré más adelante).

Osiris

Señor del Amenti. Hombre momificado que lleva los símbolos de poder (el trillo y el cayado); sobre la cabeza, la corona Atef. Como símbolo tiene el pilar Djed, columna vertebral del dios. Divinidad de la vegetación y Soberano del Más Allá. Juez Supremo en la pesada del corazón en la Sala de las Dos Verdades. Es la personificación de la historia y el poder de Khemi (junto a Isis), antepasado directo de la realeza.

Isis

Su nombre significa trono, y así es representada la diosa, como una mujer con un trono en la cabeza; también puede llevar dos cuernos liriformes con el disco solar en medio; mujer alada, con cabeza de vaca, escorpión (Hedjedet), hipopótamo (Raret), cobra o leona (Uadjet). Representa el trono, la fidelidad, es la Gran Diosa Madre; personifica la maternidad, la fertilidad. Hermana y esposa de Osiris, madre de Horus.

Seth

Señor de Alto Egipto. Hombre con cabeza de animal desconocido; algunos egiptólogos creen que puede ser un asno, una jirafa o un lebrel. Aunque la leyenda le identifica con la violencia, el mal y el desierto (en contraposición a Osiris), no está claro que siempre fuese así. Tal vez se deba al aumento progresivo del culto osiríaco, ya que incluso algunos reyes llevaron su nombre, v.gr. Sethi I; además está presente en la ceremonia Sema-Taui, unión del loto y el papiro, símbolos del Norte y el Sur de Khemi, Bajo y Alto Egipto, en el rito de la coronación del rey.

Neftis

Señora de la Casa. Mujer con el jeroglífico de su nombre sobre la cabeza; mujer alada. Esposa y hermana de Seth, hermana de Osiris e Isis. Madre de Anubis, que es engendrado de su relación con Osiris, aunque también es denominada Mujer sin Vagina por su unión con Seth. Está relacionada con los ritos funerarios (las vendas de las momias son llamadas “Mechón de Neftis”).

Curiosamente, la primera similtud que me ha venido a la cabeza no ha sido con Grecia, sino con Japón, pues, si no recuerdo mal, en Japón también en el momento de la Creación un Dios busca un lugar en el que pueda permanecer de pie como hace Ra, porque todo es fango o agua. Pero este mito es común a muchas mitologías.
Los 14 kas de Ra me recordaron a los me de Mesopotamia, que son también atribuciones y propiedades y que aparecen en un relato muy divertido en el que Innana le roba esos me a Enki.

De Iside et Osiride (De Isis y Osiris)
Leyenda de Plutarco (breve relato).
Aunque partes de este mito se encuentran en los Textos de las Pirámides, es gracias a Plutarco que conocemos casi la totalidad de la leyenda; brevemente es:
Iracundo Ra porque Nut era amada por Geb, y éste era correspondido, decretó que la diosa no tendría hijos en ningún mes ni en ningún año. La maldición de Ra no podía ser ignorada por ser el dios supremo. Nut acude a Thoth, que también la amaba, y éste acude al dios de la Luna, que compite con el Sol en luminosidad. Le reta a un juego de mesa con una fuerte apuesta; el dios de la Luna pierde el juego y la apuesta, que consistía en la decimoséptima parte de su luminosidad (por esto la Luna desaparece cada 28 días). Con esta luz, Thoth añade 5 días al año (antes el año tenía 360 días) de tal forma que no pertenecen al año anterior ni al siguiente, ni a ningún mes; son lo 5 días epagómenos que permiten dejar de lado la maldición de Ra. En estos días, Nut tiene a sus hijos Osiris, Horus (el viejo), Seth, Isis y Neftis.
En el momento del nacimiento de Osiris, en toda la tierra se oyó: “Ha nacido el buen y gran rey de la Tierra”. Con el tiempo, las profecías se cumplieron; Osiris trajo la civilización al valle del Nilo, y sus habitantes, que practicaban el canibalismo y los sacrificios humanos, reciben con júbilo las enseñanzas y leyes que Osiris les trae (cultivo de la tierra, leyes morales, ritos correctos para venerar a los dioses, …).

Esto me ha recordado al titán Prometeo, que robó el fuego a los dioses y se lo entregó a los hombres, llevándoles el conocimiento y la civilización. La similitud aumenta cuando vemos que Osiris es acechado y finalmente asesinado por su envidioso hermano Seth. En el caso griego, Prometeo es castigado por su sobrino Zeus, quien lo ata a un monte del Caúcaso donde un águila le devora las entrañas, que le vueven a crecer (Osiris es despedazado). Lo del cofre, claro, recuerda a muchos héroes abandonados en el río en una cesta o un cofre, como Moisés o Sargón de Acad.

Una vez conseguido, Osiris marcha a enseñar a otros pueblos deja a su esposa y hermana Isis al frente de Khemi. Pero alguien envidia los logros de Osiris, su hermano Seth, Señor del Desierto. Seth, apovechando la bondad infinita de su hermano, prepara (a su vuelta) un gran banquete. Isis avisa de la maldad de Seth a su esposo, mas éste no ve ningún mal en asistir al banquete en su honor. Seth se alía con Aso, reina de Kush, y con otros 72 conspiradores; en secreto, mide el cuerpo de Osiris y manda fabricar un cofre, con las medidas del rey, rícamente adornado. Al final del banquete, Seth ordena sacar el cofre y anuncia que lo donará a quien entre en él. Todos intentan entrar, pero no caben; Osiris, sin ver mal alguno en ello, se mete en el cofre y, en segundos, éste es cerrado, clavada la tapa y sellada con plomo derretido. Poco después, el cofre es arrojado al Nilo, en su desembocadura tainítica.

La muerte de Osiris me ha recordado a la muerte de Balder de la mitología germánica. Balder, como Osiris es un Dios de bondad infinita al que detesta Loki. Loki necesita algo con lo que matar a Balder, pero todos los seres del universo aman a Balder y ademas han jurado no hacerle nunca daño. Excepto una pequeña ramita que, por ser considerada tan poca cosa, no ha jurado. Con ella matará Loki a Balder.

Cuando Isis recibe la noticia, siente un gran dolor, se viste de luto y se corta un mechón de su melena. Sabedora de que los muertos no pueden descansar si no son enterrados con los ritos funerarios adecuados, emprende la búsqueda de su esposo/hermano. Mucho tiempo pasó preguntando a todo hombre y mujer por el cofre tan ricamente adornado; un día, viendo a unos niños jugando en la orilla del Nilo, se acercó a preguntarles; los niños le informaron del lugar donde Seth y sus secuaces había dejado el cofre (desde entonces, los egipcios creyeron que los niños poseían dotes naturales de adivinación).
Gracias a la Magia, Isis descubre que las olas han llevado el cofre a Byblos y lo han arrojado en un arbusto de tamarisco; este arbusto se convirtió en un maravilloso árbol con el cofre en el interior del tronco. El rey de Byblos, Melcarthus, fascinado por el árbol, lo hizo talar para usar su tronco como columna de sujeción del techo de su palacio.

La búsqueda que emprende Isis de su hermano Osiris me ha recordado la que emprende Démeter en busca de su hija Perséfone, atrapada en los Infiernos por Hades.
Cuando Isis pregunta a los niños, he pensado en Agustín de Hipona cuando preguntó a un niño que jugaba en la playa.

Isis acudió a Byblos, donde se sentó en una fuente. No habló con nadie, salvo con las doncellas de la reina, a las que habló con dulzura, peinó y perfumó con su divino aliento, más fragante que las flores. Cuando las doncellas llegaron a palacio la reina Astarté les preguntó cómo iban tan peinadas y perfumadas; aquellas le contaron el encuentro con la bella extranjera, y la reina hizo que la trajeran a palacio, convirtiéndola en enfermera personal de uno de los príncipes.
Isis alimentó al niño dándole el dedo a chupar. Por la noche, cuando todos dormían, ponía grandes troncos al fuego y echaba al niño a las llamas; después se convertía en una golondrina y emitía grandes lamentos por su esposo/hermano muerto. Corrieron rumores de estas prácticas por palacio y una noche la reina se escondió en la sala para comprobar si eran ciertos. Cuando Astarté vio al niño entre las llamas, corrió aterrorizada a rescatarle e Isis la reprendió diciendo que privaba al infante de la inmortalidad. Después reveló a la reina su verdadera identidad y le explicó los motivos por los que se encontraba en Byblos, pidiéndole que le entregara el pilar que sujetaba el techo de palacio. Cuando le fue dado, abrió el tronco y sacó el cofre que contenía el cuerpo de Osiris; su lamento fue tal que uno de los príncipes murió de terror. Desde entonces, el tronco fue conservado y venerado en Byblos. Por este motivo, uno de los muchos nombres de Osiris es: “el que está en el árbol”.

Lo de los niños arrojados a las llamas me ha recordado a Tetis, la madre de Aquiles, que sumergía a sus hijos en un caldero hirviente o tal vez en fuego también para convertirlos (como Isis) en inmortales. Pero se le quemaban, excepto Aquiles, al que alguien rescató cogiéndole del talón (por eso el talón era el único punto vulnerable de Aquiles, “talón de Aquiles”) y por donde murió de un flechazo certero de Paris. También me ha recordado leyendas irlandesas de calderos en los que se sumerge a la gente para hacerlos inmortales.


Isis volvió a Egipto por mar, abrió el cofre y lloró amargamente por su esposo. Después Isis se retiró a Buto para descansar.
Seth, que se encontraba cazando a la luz de la luna, descubrió el cofre, y encolerizado destrozó el cadáver de Osiris y esparció los 14 trozos por todo Khemi.

Lo de los trozos de Osiris me ha recordado al menos tres cosas (que recuerde ahora):

1. El mito griego en el que el monstruo Tifón le quita los tendones a Zeus y los guarda en un frasco. Precisamente este mito es el que servía a los griegos para justificar que los dioses egipcios tuvieran formas de animales: asustados tras la acción de Tifón, los dioses se refugiaron en Egipto bajo la apariencia de animales.


2. El mito de los spartakoi o seres nacidos de los huesos del dragón que nacieron de la tierra cuando Cadmo tiró unos huesos de dragón o serpiente hacia atrás. Es curioso, de nuevo (pero no quiero decir que haya relación necesariamente con este mito) que también la leyenda de Cadmo esté bastante relacionada con Egipto.

3. En tercer lugar, me ha recordado un mito de la India: el de la desmembración del primer Dios Prajapati-Purusha.

Pero hay muchos más mitos de desmembración en Grecia y en otras culturas, que no intento recordar ahora, porque estoy practicando la asociación automática o espontánea.

Isis volvió a Egipto por mar, abrió el cofre y lloró amargamente por su esposo. Después Isis se retiró a Buto para descansar.

Seth, que se encontraba cazando a la luz de la luna, descubrió el cofre, y encolerizado destrozó el cadáver de Osiris y esparció los 14 trozos por todo Khemi.

Al descubrir este último acto, Isis, asistida por Neftis y Toth, vuelve a emprender la búsqueda de los trozos de su esposo; cuando encontraba uno, mandaba erigir un templo en el lugar(por esto hay tantas tumbas de Osiris en Khemi); solo faltó el falo, comido por tres peces, Phragos, Lepidotos y Oxirrincos. Asistida por Anubis, Isis recompone el cuerpo de Osiris y practica la primera ceremonia de “Apertura de los Ojos y la Boca” y la primera momificación. Gracias a la Magia, se convirtió en milano y aleteó sobre el cuerpo de Osiris, ventilando sus conductos nasales y dándole la suficiente vitalidad para embarzarla de Horus (el joven), al que dará a luz en la isla de Shemis, en el delta. Así, Horus se convierte en hijo póstumo de Osiris, a quien Isis deberá proteger (también Isis es protectora de la infancia).

Cuando Isis recompone el cuerpo de Osiris, le falta precisamente el falo, lo que me recuerda el mito de la castración de Kronos por Zeus, cuando los testículos de Cronos son lanzados al mar y, según algunas leyendas, de ellos nace Venus. Castración que era una repetición de la que Cronos había practicado con su padre Uranos. Hay que suponer que el falo de Osiris también fue lanzado al mar (o por lo menos a un río), puesto que se lo comieron tres peces según indica Jaime E. Cabria, al que agradezco desde aquí su página que me ha dado pie a esta comparación no odiosa y sí automática.

*************

[Publicado en 2004]

[La imagen de la cabecera es del cómic God is dead, de Jonathan Hickman y Mike Costa, en el que los dioses de las principales mitología se enfrentan en un combate mortal]

****************

Creatividad y teorías bastante extravagantes

[pt_view id=”e379553w5r”]

losgrandesinventosdetubau

Algunos de mis inventos

[pt_view id=”e379553w5r”]

Un enlace casual en Google

google

 

Creo que en algún lugar de esta web he contado el proceso azaroso que seguía hace años en la Biblioteca Nacional para encontrar libros inesperados. Como no estoy seguro, lo cuento de nuevo.

Resulta que nos movemos en círculos. Leemos un libro en el que se menciona a un autor que nos interesa y entonces leemos a ese autor. De esta manera, de libro en libro, por recomendaciones de amigos o recensiones en periódicos, vamos ampliando nuestro círculo de lecturas. Pero, por mucho que se amplie el círculo, siempre acaba siendo un círculo más o menos cerrado. Cuando tiene cierta amplitud, ya resulta difícil encontrar algo que no remita a un libro o autor que ya conocemos. Finalmente, habitamos en nuestro amplio círculo creyendo que conocemos el mundo entero.

Sólo quienes piensan tal cosa (que se puede conocer el mundo entero) pueden decir, como dijo García Marquez hace veinte años, que ya lo había leído todo y que sólo le quedaba releer. Yo creo que nuestra inmensa suerte es que no hay nadie que pueda leer todo, con lo que nunca se acaban las lecturas.

Es cierto que se obtiene un gran placer al releer, pero eso no tiene por qué implicar dejar de leer cosas nuevas. Lo que García Marquez quería decir realmente, en un acto de soberbia típico de la gente que lee mucho, es que él ya había leído todo lo importante.

En la Biblioteca Nacional probé un método para salir del círculo cerrado de nuestras lecturas, conocimientos e influencias. Aunque tenía diversas variantes, en esencia consistía en abrir un fichero (de los antiguos ficheros de madera y fichas de cartón) al azar, caminando por un pasillo de ficheros con los ojos cerrados y deteniéndome frente a uno cualquiera, abrirlo, separar sin pensar un manojo de fichas y mirar la que quedaba al descubierto. Después, pedir el libro y leerlo.

De este modo descubrí a algunos autores a los que difícilmente habría llegado desde mi propio círculo. Descubrí nuevos círculos. Ahora quiero practicar este método en Internet.

La cosa consiste en escribir unas cuantas letras en Google sin mirar el teclado. Luego le das a buscar y que salga lo que sea. Para no acordarse de la situación de las letras,  se puede ladear y cambiar de posición el teclado.

El resultado de esta primera búsqueda azarosa ha sido muy interesante, aunque no se correspondió exactamente con la búsqueda inicial.

Escribí a ciegas en Google lo siguiente: “KDSJJSIUHEMI” y Google me dijo que no había ninguna página con esas palabras. Tampoco me ofreció una palabra parecida alternativa. Eliminé algunas letras y llegué finalmente a “Kiuhemi”. Ahora sí me ofreció una alternativa: “KHEMI”. Acepté la alternativa y llegué a una página dedicada a la mitología egipcia y en concreto a los dioses principales de Khemi.

ptah

El asunto no consiste, creo yo, sólo en llegar a un resultado curioso, sino en aprovechar el enlace azaroso, así que leí la página dedicada a los dioses de Khemi, que resultó muy interesante. El autor de la página se llama Jaime E. Cabria. No estoy seguro de que todavía esté activo en enlace, pues el archivo más reciente que he encontrado en su web es del 2002. Le envié un mensaje.

Por otra parte, este método azaroso me dio una idea para otra herramienta creativa, que he llamado Comparaciones automáticas, y que puedes conocer aquí: Los dioses de Khemi.

 

Nota en 2014: He buscado la página de Ptah y, aunque la he encontrado (ver la imagen un poco más arriba) creo que ya no está activa.

Este es el enlace a la página en la que aparecí con mi proceso azaroso: La página de Ptha.

El método azaroso de la Biblioteca Nacional lo conté en mi libro El guión del siglo 21 y en esta entrada: Cómo salir de los círculos cerrados.

****************

Creatividad y teorías bastante extravagantes

[pt_view id=”e379553w5r”]

losgrandesinventosdetubau

Algunos de mis inventos

[pt_view id=”e379553w5r”]

Kipling, el imperialismo y el relativismo

Kipling - Collier_1891_rudyard-kipling

Rudyard Kipling siempre ha sido considerado como el abanderado del imperialismo británico. Parece cierto que lo fue y sería absurdo negarlo, pero también es posible que su postura no sea tan trivial como la presentaron y como la presentan sus adversarios.

Según parece, Kipling, nacido y criado en la India, tuvo como idioma de infancia el hindi o el pakrito u otra de las lenguas de la India, que le enseñaron sus criadas hindúes. Cuando su familia regresó a Inglaterra, él se reeducó a la manera inglesa, con ciertos problemas entre sus compañeros, creo recordar, que lo consideraban algo así como un pequeño salvaje.

Todo esto lo cuento de memoria y es muy posible que me equivoque en algunos detalles. En cualquier caso, no es difícil descubrir que algunos relatos de Kipling encierran una metáfora no muy encubierta de su propia vida. Pienso ahora en El libro de la selva y en El hombre que pudo reinar.

Kipling - selva elefante y pantera

En El libro de la Selva, un niño humano es criado por los animales de la jungla y finalmente regresa a la aldea. Es una narración deliciosa que cada cual puede interpretar a su manera, pero que no es tan simple como el resumen que yo he hecho aquí.

kipling-the-man-who-would-be-kingEn El hombre que pudo reinar, llevada al cine en una película extraordinaria por John Huston, con una actuación inolvidable de Sean Connery y de Michael Caine, dos aventureros ingleses buscan un lugar mítico relacionado con las conquistas de Alejandro en la India. El actor Christopher Plummer interpreta al propio Rudyard Kipling. Sean Connery, como Danny, es reconocido por los descendientes de Alejandro, que viven desde hace siglos en un lugar inaccesible, como un Dios, pero, en vez de aprovechar las riquezas encontradas, se dispone a convertirse en lo que en historia de las religiones se llama un héroe civilizador.

En las dos historias, El libro de la selva y El hombre que pudo reinar, pero también en Kim de la India, se encuentra un planteamiento más complejo de lo que se suele creer acerca de la cultura y de la obligación de trasmitirla. Rudyard Kipling consideraba que Gran Bretaña representaba a la cultura más desarrollada en aquel momento y que una de sus obligaciones era trasmitir esa cultura a otros pueblos.

Naturalmente, esta opinión nos resulta hoy en día demasiado etnocentrista, eurocentrista y anglocentrista. Imperialista y colonialista, sin queremos añadir todos los adjetivos. Pero tal vez no es peor que la postura hoy popular de los relativistas culturales, que sostienen que esa imposición intercultural no se debe producir, pero que sí se debe aceptar la imposición intracultural: es decir que quienes nacen en una cultura deben ser dejados a merced de lo que en ella suceda, es decir, a merced de los tiranos, de los maltratadores y de los poderosos. Quizá los futuros historiadores los juzguen con tanta o más dureza que al imperialista Kipling.


 [Publicado el 18 de marzo de 2003]


elrestoesliteratura-cabecera

EL RESTO ES LITERATURA

[pt_view id=”b63abe0a76″]