Cómo aprovecharse de un sabio legendario

||Guerra y paz en la antigua China /5

Representación moderna del Emperador Amarillo (Huang Di)

Sunzi menciona a pocos personajes históricos en El arte de la guerra, por lo que resulta muy significativo que nombre a Huangdi, el Emperador Amarillo. Además, lo menciona no solo como soberano digno de elogio, sino también como el inventor de estrategias militares. Le atribuye la invención de los cuatro posicionamientos, es decir la manera en la que un general debe disponer sus fuerzas en cuatro tipos diferentes de terreno. Hay que tener en cuenta que el terreno es uno de los cinco factores fundamentales de la guerra, al que Sunzi llama地 () o la Tierra, es decir, el examen de la situación geográfica y topográfica, asunto al que dedica varios capítulos y al que da una importancia tremenda.

«La manera en la que el hombre usa la violencia contra el hombre en la guerra es tanto un problema filosófico, o mejor economía política».
James Aho, Mitología religiosa y el arte de la guerra

Puede parecer sorprendente que Sunzi atribuya a un personaje legendario méritos de los que podría presumir él mismo, pero eso no es tan extraño, en especial cuando se reconocen los méritos de alguien que pertenece a un pasado lejano. De hecho, eso fue lo que hizo el experto en estrategia Basil Liddell Hart cuando reconoció como precursor del enfoque indirecto al propio Sunzi. Se sospecha que lo hizo para no tener que reconocer una influencia mucho más cercana, la de su amigo T.E.Lawrence, el célebre Lawrence de Arabia.

Por otra parte, la apelación a los sabios del pasado era un recurso habitual en China, que incluso tenía un nombre: daiyan, es decir, “hablar en nombre de otro”. Los filósofos, políticos y estrategas hablaban en nombre de los reyes o los sabios de la antigüedad y atribuían al Emperador Amarillo todo tipo de invenciones, desde tratados de estrategia a, como ya hemos visto que hace el propio Sunzi, secretos militares como estas cuatro posiciones sobre el terreno. En China, cada escuela filosófica tenía su emperador legendario o su augusto, al que atribuía el origen de sus ideas, aunque algunas veces se conformaban con un gobernante de menor rango, como el Duque de Zhou, al que Confucio consideraba su inspirador. Pero Huang Di era admirado por casi todas las escuelas, como fundador de China.

El arte del engaño. En el libro se comenta en detalle el uso que Sunzi y otros estrategas hacen del daiyan o argumento basado en el prestigio de los antiguos.
El arte del engaño. En el libro se comenta en detalle el uso que Sunzi y otros estrategas hacen del daiyan o argumento basado en el prestigio de los antiguos.

Por otra parte, la falsa atribución es una práctica universal, que hoy en día se extiende sin límites en las redes sociales, donde muchos autores prefieren ocultar su identidad para que sus poemas, por lo general espantosos, y sus opiniones, casi siempre triviales, se difundan por todo el planeta, al adjudicárselos a Borges, Cortazar, Einstein o cualquier otra celebridad. Uno de los casos más célebres es el poema Instantes, atribuido falsamente a Borges y que se multiplica en miles de páginas de internet. Antes de la llegada de las redes sociales también lo hizo el escocés James McPherson, al inventarse a un antiguo bardo llamado Ossian, que asombró en los círculos literarios de toda Europa y que hizo que Goethe lo comparara con Homero (ver mi artículo Ossian, de James Mcpherson). Cuando se descubrió el fraude, los poemas perdieron repentinamente toda su belleza, lo que nos hace preguntar si nuestro juicio depende en exceso de factores externos a la calidad literaria. Pero tal vez sea inevitable pues todos encontramos más belleza en cualquier obra de Shakespeare que en la mejor de sus rivales.

Es muy probable que también en China alguien se inventara a un sabio ermitaño llamado Laozi, al que atribuyó El libro del Camino y la Virtud (Dao De Jing), logrando uno de los mayores éxitos en la historia del fraude literario, al dar nacimiento al único personaje capaz de competir con Confucio a lo largo de la historia china, al menos hasta la llegada del budismo. Quizá también alguine se inventó al maestro Sun, a Sunzi , un estratega que habría vivido en tiempos lejanos, cuando los reinos ya desaparecidos de Wu y Yue se disputaban la hegemonía.

Pero regresemos a los tiempos del Emperador Amarillo y a los orígenes de la guerra en China.

Continuará…


Share

El arte del engaño en “La aventura del saber”

Una nueva visita a La aventura del saber, en esta ocasión para hablar con Salvador Gómez Valdés de mi nuevo libro, El arte del engaño. Ha sido un verdadero placer compartir de nuevo una conversación con Salvador.

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA

SALVADOR: Hola a todos, buenos días. Gracias por elegirnos. Bienvenidos a una nueva semana en “La aventura del saber”. Luego, hablaremos del valor de la mentira en la vida humana con Daniel Tubau, autor de “El arte del engaño”, una edición crítica y anotada de “El arte de la guerra” de Sun Tzu que, recordemos, es un libro que se estudia en prácticamente todas las escuelas de negocios del mundo.

…  SALVADOR: Acaba de publicarse “El arte del engaño”, una edición comentada, crítica, del famoso “El arte de la guerra” de Sun Tzu, un texto clásico interpretado una y otra vez. Y que, como decíamos al comienzo del programa, es de lectura obligada en prácticamente todas las escuelas de negocios del mundo. Vamos, que no lo leen solamente los militares. Incluso tiene interés para quienes no están especialmente interesados en los negocios o en la guerra. Daniel, ¿qué tal?

DANIEL: Muy bien.

SALVADOR: Muchas gracias por aceptar nuestra invitación. Y gracias por el libro. En realidad, es una edición crítica pero con un ensayo muy amplio de interpretación.


SALVADOR
: ¿Y por qué crees tú que tiene este gran interés para todo el mundo este libro, que lleva leyéndose desde hace muchísimo?DANIEL: Sí, efectivamente, es como un ensayo acerca del arte de la estrategia. Pero tomo ejemplo el libro más conocido de la estrategia que es “El arte de la guerra” del maestro Sun. Llamémoslo “maestro Sun”, porque Sun Tzu es más… Maestro Sun, “zi” quiere decir “maestro”. Y como es el libro de estrategia más famoso de todos los tiempos, y el más estudiado en las academias militares, y, además, en todos estos lugares que hemos dicho, pues lo tomo excusa. Por eso, mi libro incluye una traducción directa de El arte de la guerra del chino, por Ana Aranda Vasserot, comentada y, además, un ensayo acerca de la estrategia.

 

DANIEL: Sí, el libro puede tener 2300 o 2500 años. Hay diversas hipótesis, luego a lo mejor lo vemos. Y tiene interés para lo militar porque a principios del siglo XX fue reivindicado como una respuesta a la estrategia militar de Clausewitz que era el maestro de la estrategia occidental, que proponía un ataque directo, frontal,contra el punto débil del enemigo. Y se vio que había otra manera más desviada, más heterodoxa. Más sutil. Y entonces fue reivindicado en las academias militares. Pero a partir de 1950, de pronto, del libro empezó a extenderse a cualquier otro terreno: la empresa, los negocios, el arte del sexo… En fin, en todo.

SALVADOR: El arte de la seducción. Efectivamente.

DANIEL: Y sí, yo creo que el hecho de que se haya extendido a tantos terrenos, es porque es un libro muy sugerente. Puedes interpretarlo para la guerra, las batallas, pero las frases tienen una cierta ambigüedad que te permite, además, traspasarlo a otros lugares.

SALVADOR: Entonces, ¿toda la vida social humana es fruto del arte del engaño?

DANIEL: En gran parte, sí. Yo creo que el engaño… Imagínate cómo sería una vida sin engaño, donde todos fuésemos sinceros, donde todos supiésemos lo que piensan los demás de nosotros, decir siempre la verdad.

SALVADOR: Invivible.

DANIEL: …con nuestra familia, con el trabajo, etcétera. Seguramente sería invivible, efectivamente. Es muy importante el engaño en la vida social.

SALVADOR: Tú empiezas con una cita de Oscar Wilde que voy a leer exacta para no equivocarme: “El fin del mentiroso, que estriba, sobre todo, en seducir, en encantar, en dar placer, es la misma base de la sociedad civilizada”.

DANIEL: Efectivamente, ahí Oscar Wilde lo dice muy claramente. El engaño está muy ligado con la seducción. Está muy ligado también con la sorpresa. También es algo que nos agrada muchas veces. Entonces, la vida social sofisticada a la que siempre aspiró Oscar Wilde, se basa mucho en saber manejar las cosas y no decirlo todo frontalmente, sino con ciertos desvíos que hacen más agradable la vida.

SALVADOR: Entonces, quiero decir… No necesariamente hay que exiliar la decencia de las relaciones, ¿no? ¿Cómo lo ves?

DANIEL: No. A veces, el engaño incluso puede ser más decente. Por ejemplo, cuando se reivindicó “El arte de la guerra” del maestro Sun, fue porque se pensaba que el ataque frontal napoleónico que era la moda en la estrategia militar, era tremendamente cruel. Eran millones de personas sacrificadas en la I Guerra Mundial, en las trincheras, y fue una guerra espantosa. Se pensó: “¿Debemos lanzar a los hombres como si fuesen simplemente objetos a que los maten y se enfrenten unos a otros? ¿No sería mejor desviarnos y ganar sin tanta sangre?”. A veces, el engaño evita sangre. No siempre.

SALVADOR: Claro. De hecho, creo que es la última de las sentencias, o una de las más importantes. Desde luego, la más famosa: “Lo supremo en el ate de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla”.

DANIEL: Efectivamente. Vencer sin luchar. Es uno de los preceptos del maestro Sun. “Lo mejor es, primero, no hacer batalla. Después de eso, destruir, por ejemplo, la estructura del enemigo, pero sin hacer tampoco batalla. Lo siguiente puede ser ya luchar con un ejército. Y lo último, asediar ciudades. Pero lo mejor es no llegar a plantear batalla y que el enemigo, en cierta manera, acepte perder. A veces, lo supremo es que el enemigo ni siquiera sepa que ha perdido. Ganar tú la guerra sin que el enemigo sepa que ha habido guerra. Eso es mejor que mejor. Podemos pensar que la estrategia china, hoy en día, va un poco por ese camino. Por ahora, no está siendo sangrienta. Se está extendiendo por todo el mundo sin confrontación militar. Por el momento, no sabemos si en el futuro se verá obligada a intervenir militarmente.

SALVADOR: Sí, porque el maestro Sun al final dice… Nunca elimina la fuerza. La fuerza tiene que estar ahí.

DANIEL: La fuerza es un ingrediente que tiene muy en cuenta y es fundamental. Thomas Hobbes, el de “Leviatán” famoso del Estado, decía que la guerra tiene dos ingredientes: la fuerza y el engaño. Los dos son importantes. Normalmente, o generalmente, usas más el engaño cuando eres menos fuerte, precisamente. Si eres más fuerte, como Napoleón,  que casi siempre tenía el mejor ejército…

SALVADOR: Lo más fácil es ir por derecho.

DANIEL: Pero si no, usas el engaño. También Napoleón usaba el engaño. Hay una idea acerca de Napoleón siempre frontal. No siempre fue así.

SALVADOR: ¿Quién fue el maestro Sun?

DANIEL:  El comienzo del libro lo dedico a buscar quién era este maestro Sun. Hay varias hipótesis. Una de ellas, lo sitúa en el año 500 antes de nuestra era. Y habría sido un tal Sun Wu, un personaje llamado así, que habría trabajado para un reino anterior a China. Todo lo del maestro Sun es antes de que China existiera. No existía. Si hablamos de manera literal, el maestro Sun no era chino. No existía China, igual que Séneca tampoco era español.

SALVADOR: Sería un poco… Pues es una situación parecida.

DANIEL: Hay dos hipótesis. Una, que era este Sun Wu hacia el año 500 antes de nuestra era. Y la otra posibilidad, hacia el año 300 antes de nuestra era, pero no se sabe exactamente quién podría ser. Hay dos principales: en el año 300 o en el año 500 antes de nuestra era. Y hay otros cuantos candidatos de los que hablo en el libro.

SALVADOR: ¿Y qué se sabe del libro? ¿Para qué fue escrito, en qué condiciones, qué usos?

DANIEL: Hay una leyenda que dice que había un rey de un reino que se llamaba Wu, el rey se llamaba Helu, y que a este hombre le recomendaron a un estratega que vivía retirado y que había escrito un libro de 13 capítulos. Entonces, el rey leyó los 13 capítulos del libro, le gustó mucho y convocó a este sabio estratega a la corte. Se cuenta una anécdota, que no se sabe si es leyenda o verdad. Que es que el rey le dijo: “He leído tu libro, me ha gustado mucho. ¿No me puedes hacer una demostración? ¿No podríamos ver aquí cómo funciona esto?”. Y él dijo: “Bueno, te lo puedo hacer, si quieres, con las concubinas. Con las concubinas del palacio”. “Ah, muy bien, estupendo”. Le pareció al rey algo divertidísimo. Entonces, el maestro, este hombre llamado Sun Wu,organizó dos ejércitos de concubinas, cada uno con una “generala”, digamos. Entonces, empezó a darles las órdenes. Como resulta que las concubinas escuchaban las órdenes y se ponían a reír, todo eso les parecía ridículo, no lo seguían, el maestro Sun repetía las órdenes hasta que al final se enfadó y dijo: “Cuando se dan las órdenes al principio y no se entienden, la culpa es del general. Pero si ya se han dado varias veces, la culpa es de las lugartenientes. Entonces, el castigo es decapitación”.

SALVADOR: Dijo que había que decapitar a las dos lugartenientes.

DANIEL: El rey intervino corriendo y dijo: “¡No, no, por favor!”. Dijo: “Si las matas, mi comida sabrá menos dulce”. Pero dijo: “En el campo de batalla, manda el general. Es una de las normas del arte de la guerra”. Y las decapitó. Y a partir de ahí, las concubinas fueron disciplinadamente, lo hicieron todo perfecto.

SALVADOR: Más les valía.

DANIEL: Es una leyenda que no se sabe si es realmente el maestro Sun, pero que se contaba en China acerca de un posible origen.

SALVADOR: Hablemos de la estructura del libro. Son 13 capítulos. ¿Qué lógica tienen? ¿Uno va precediendo al otro porque debe ser así?

DANIEL: Por ejemplo, en la traducción que ha hecho Ana Aranda Vasserot desde el chino clásico, precisamente, al principio, nosotros teníamos la duda. Porque hay un erudito chino que decía que “El arte de la guerra” era como las perlas de un collar sobre un plato. O sea, sin un hilo que las uniese. Las perlas sueltas, en un plato. Y sin embargo nosotros tenemos la impresión de que sí que tiene una estructura clara, sí que tiene una intención de autor. Y sí que es verdad que los primeros capítulos son bastante coherentes, empieza punto por punto. Dice los cinco factores que hay que examinar antes de hacer la guerra, comparar un ejército con el otro… Va muy metódicamente. Y luego, sí que es verdad que en el capítulo siete u ocho la cosa parece un poco deslavazada en algún momento, pero luego recupera otra vez. El capítulo último, por ejemplo, el 13, es sobre los espías. Y es muy interesante porque es como la conclusión, donde el maestro Sun dice que lo más importante es la información, la contrainformación, la desinformación y los espías. Y que si un rey no se gasta dinero en contratar espías y en vez de eso prefiere hacer una guerra cruenta con montones de muertos, es un inmoral, digamos. O sea, que precisamente el engaño, el espionaje es la recomendación básica.

SALVADOR: En los años 70, se descubrió un ejemplar del año 130. Más o menos, 130 de nuestra era. De nuestra era. ¿Y había algunas diferencias?

DANIEL: Sí, eso fue sorprendente. Fue un descubrimiento arqueológico. En China se están haciendo muchísimos descubrimientos que están reescribiendo la historia china, de libros en bambú, etcétera. Y este caso, es un lugar llamado Yinqueshan. Y cuando se descubrió el ejemplar, se pensó: “Durante 2000 años nos han transmitido un ejemplar en 13 capítulos que hizo un estratega que se llama Cao Cao [Chao Chao], que fue un gran estratega chino posterior, y se pensaba que era un poco falso, que Cao Cao lo había manipulado y que ni siquiera había 13 capítulos en el original. Y la sorpresa fue que se parecía mucho. Bastante, ¿no? Curiosamente, el de Cao Cao y este de Yinqueshan se separan por 400 años, por lo menos. Y sin embargo son bastante similares, esa fue la sorpresa. Se esperaba muy diferente, y sin embargo fue muy parecido.

SALVADOR: Y, por ejemplo, la lectura de “El arte del engaño”, que acabas de publicar, ¿tú qué esperas que produzca en el lector? Quiero decir, ¿a qué preguntas responde?

DANIEL: Yo creo que el libro responde a muchas preguntas. Es realmente estimulante “El arte de la guerra” y todo el estudio que hago sobre la estrategia. Y yo creo que puede responder a preguntas… De la vida cotidiana. Sí, de la vida cotidiana. De empresas, de negocios… Pero también de la relación entre las personas. También en parte es “el arte del engaño” y se puede considerar como un manual del engaño. Porque, claro, hay muchas técnicas para engañar. Pero yo también lo considero a la inversa, casi. Es un antídoto contra el engaño.

SALVADOR: Claro.

DANIEL: Del mismo modo que Maquiavelo, cuando hizo “El príncipe” contó los trucos, no solo se inventó, que todos hacían. Lo dijo públicamente. Entonces, la gente ya estaba más avisada. “Cuidado que aquí los príncipes engañan por todos lados”. Hay quien dice que Maquiavelo, que sufrió tortura por esos príncipes precisamente era una denuncia.

SALVADOR: Claro. Y aquí también te previene, diciendo: “Cuidado, que el engaño…”. Te vas a encontrar esto en la vida.

DANIEL: Exactamente. También te prepara. Puedes usarlo, pero también para no ser engañado.

SALVADOR: Claro. Muy bien. Ha sido un placer, de verdad, reencontrarte. Muchísimas gracias por el libro. Mucho éxito, se lo merece.

DANIEL: Muchas gracias.

SALVADOR: Muy interesante, de verdad. Y hasta el próximo.

DANIEL: Hasta el próximo libro.

 

[También puedes verlo en la página de TVE: La aventura del saber La entrevista empieza en el minuto 18:00]

El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.


Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]

AmazonAriel-Casa del LibroFnac


Share

El arte del engaño en Culturalia

“El arte del engaño” de Daniel Tubau en Radio Trinijove.

Entrevista con Violant Muñoz acerca de El arte del engaño, el libro de Daniel Tubau acerca de la estrategia que incluye la traducción del clásico “El arte de la guerra”, de Sunzi, traducido del chino clásico por Ana Aranda Vasserot.

 


Si quieres saber más sobre la traducción de El arte de la guerra, contado por la propia Ana Aranda: El dao de la traducción

El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
[Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]
AmazonArielCasa del LibroFnac


 

Share

Jun zheng (La administración militar )

Tratados de estrategia de la China antigua

Algunos expertos sostienen que El arte de la guerra fue el primer tratado militar escrito en China. La principal razón en contra de esta opinión se encuentra en las páginas de El arte de la guerra, en las que se cita otro tratado militar: el Libro de la administración militar o Jun zheng. Del mismo modo que el cristianiano Orígenes conservó para la posteridad una parte importante del Discurso verdadero contra los cristianos al citarlo extensamente, Sunzi nos trasmitió un breve pasaje del Jun zheng. 

La cita es la siguiente:

“Si las palabras no se oyen, usa gongs y tambores; si la vista no distingue, usa banderas y estandartes”.

Esto es todo lo que nos queda del Jun zheng o Administración militar, un libro que ni siquiera es mencionado en el minucioso catálogo de textos militares que se incluye en la Crónica de los Han (Han shu).

En la traducción comentada de El arte de la guerra, se explica que el libro del maestro Sun quizá contiene varias citas de libros anteriores que no han sido identificadas.

La cita encabeza un pasaje en el que Sunzi se ocupa el uso de señales acústicas o visuales para dirigir a los soldados, y enseguida añade: “Los gongs y los tambores, las banderas y los estandartes, son como las orejas y los ojos para un ejército”.

Podemos suponer que ese tratado perdido llamado Jun zheng debió ser una especie de manual militar que se ocupaba de cuestiones de logística, control de los recursos y administración, pero quizá también se ocupaba de aspectos menos cuantificables. Se trata tan solo de hipótesis. También se ha pensado que este Jun zheng podría ser el Jun zhi (Tratado del Ejército o Máximas de lo militar) que se menciona en el Zuozhuan o Comentario de Zuo, un antiguo libro de historia. Dos comentadores de El arte de la guerra, que vivieron muchos siglos después,  Mei Yaochen y Wang Xi, opinaban que Sunzi se refería a un viejo libro militar. El gran traductor Lionel Giles pensaba que podría tratarse de una colección de máximas militares, recopiladas a lo largo de siglos de guerras continuas.

Otro gran traductor de El arte de la guerra, Victor Mair,  señala que en la versión encontrada en Yinqueshan en 1972 y que hoy es la copia más antigua que conservamos del libro de Sunzi, la cita viene precedida por una conjunción ilativa falsa: “shi gu”, “es por ello que…” y sospecha que muchas de las ideas del maestro Sun quizá pertenecían a otros libros.

 


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas

Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china antigua publicada hasta la fecha.
Contiene la traducción comentada de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia.
AmazonArielCasa del LibroFnac

Share

El arte del engaño en Mundo Babel

Una entrevista con Juan Pablo Silvestre en Mundo Babel, donde compartimos música y palabras. Aquí puedes escuchar la entrevista completa sin la música (porque los derechos de autor lo impiden en Youtube). Si quieres escuchar el programa completo, puedes hacerlo con este enlace: Mundo Babel: El arte del engaño.


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
[Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]
AmazonArielCasa del LibroFnac


 

Share

El arte del engaño en El cuentahílos

Samuel Alonso Omeñaca me entrevistó el miércoles 28 de junio en su programa El cuentahílos. Hablamos acerca de la estrategia, del engaño, del maestro Sun, y de por qué El arte de la guerra se aplica al marketing, a la política o incluso al sexo.

La entrevista se puede escuchar en El cuentahílos y también aquí, a continuación.


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
[Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]
AmazonArielCasa del LibroFnac


 

Share

El arte del engaño en Efecto Doppler

Disfruté mucho durante esta conversación con Víctor García Guerrero, que mantuvimos en la librería-cafetería La Fugitiva, para el programa de Radio nacional Efecto Doppler, presentado por Laura Barrachina. Surgieron, además, temas e ideas nuevas.

La entrevista se puede escuchar en Efecto Doppler y también aquí.


Como curiosidad: si quieres saber más sobre el curioso nombre del programa Efecto Doppler, puedes leer esta entrada, en al que cuento porque me gusta tanto este curioso efecto físico: El efecto doppler


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
[Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]
AmazonArielCasa del LibroFnac


 

Share

El arte del engaño en Libros en vena

Ana Aranda Vasserot

Mercedes Cebrián

Ana Aranda cuenta algunas de las dificultades y recompensas cuando se traduce un texto chino clásico, y también desjace algunos de los tópicos acerca de los chinos.

Una estupenda entrevista que nos hicieron, a Ana y a mí en “Libros en vena” la sección de literatura creada y presentada por Mercedes Cebrián en el programa Madrid con los Cinco Sentidos, de José Luis Casado.


Si quieres saber más sobre la traducción de El arte de la guerra, contado por la propia Ana Aranda: El dao de la traducción

El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
[Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]
AmazonArielCasa del LibroFnac


 

Share

El arte del engaño en The Cult

Guzmán Urrero, director de The Cult

Pese a ser uno de los libros más traducidos y versionados de la historia, El arte de la guerra de Sunzi se ve, todavía hoy, envuelto en un halo de misterio y desconocimiento. Daniel Tubau ha hecho un monumental trabajo de investigación para ofrecernos una completa visión del gran clásico de la estrategia.

Tubau demuestra que El arte de la guerra, en contra de muchas interpretaciones habituales, es un libro de múltiples y fascinantes lecturas. Descubriremos qué lugar ocupa este clásico entre los tratados de estrategia militar, si fue empleado por Napoleón, el Primer Emperador chino o Mao Zedong, si el arte de la guerra es, aunque parezca paradójico, un arte de la debilidad, que emplea técnicas consideradas tradicionalmente como «femeninas», qué papel juega la adivinación y el cálculo, la importancia del engaño y del uso de espías, el papel que debe jugar el general o estratega supremo en la guerra, y la adaptación a circunstancias cambiantes o imprevistas. También entenderemos las razones que han hecho que sea empleado como libro de texto fundamental en las escuelas militares, pero también que se haya convertido en un manual para ejecutivos, empresarios o políticos y que sus consejos se apliquen casi a cualquier terreno de la vida social.

Daniel Tubau junto a Wu Zixu en la ciudad china de Suzhou. Wu Zixu es uno de los candidatos a la autorái de El arte de la guerra

El libro incluye una traducción completa, realizada por Ana Aranda Vasserot, de los dos grandes clásicos de la estrategia, El arte de la guerra, de Sunzi, y Las 36 estratagemas chinas, con comentarios adjuntos que ayudarán al lector, incluso al menos versado, a comprenderlo en toda su profundidad, además de Las 100 reglas del engaño y la estrategia.

Ana Aranda Vasserot, traductora de El arte de la guerra y Las 36 estratagemas, en el pueblo de Zhaoxing

“El engaño, la mentira, los embustes, las medias verdades, la falta de franqueza y los métodos tortuosos e indirectos ‒escribe Daniel Tubau‒ siempre han tenido mala prensa. Es de buen gusto y parece reflejar una gran categoría moral rechazar cualquier procedimiento que no consista en decir la verdad y actuar sin disimulo, de manera sincera y directa, como hacían los caballeros andantes de Europa y los caballeros chinos de la época Zhou. Sin embargo, en cuanto nos alejamos del mundo de las fábulas y observamos cualquier momento histórico, cualquier acontecimiento más o menos célebre, descubrimos siempre la presencia del engaño. (…) En el mundo de la estrategia militar también se pensó durante mucho tiempo que las guerras se ganaban sin engaño, que todo consistía en avanzar con toda sinceridad hacia el enemigo, en descargar lo que se llamó el ataque directo napoleónico. Sin embargo, después de la primera guerra mundial, que puso freno a aquel ataque directo al construir murallas que no podían ser derribadas por tanques ni cañones porque no se elevaban hacia el cielo, sino que se hundían en la tierra, empezó a ponerse en cuestión que aquel enfoque fuera la mejor estrategia militar: millones de soldados en las trincheras descubrieron el horror de saber que allí enfrente estaba el enemigo y que mañana seguiría estando allí, y la semana próxima y dentro de un año. Fue más o menos por esas fechas cuando llegó desde China un punto de vista diferente, gracias a un pequeño libro que conmovió los cimientos del arte militar, establecidos por el prusiano Carl von Clausewitz. Aquel tratado de estrategia, escrito más de dos mil años antes por alguien conocido como «el maestro Sun», había sido traducido alguna vez al francés y al inglés, pero no atrajo la atención hasta que Lionel Giles ofreció su propia versión en 1910, bajo el título El arte de la guerra“.

“No cabe duda ‒añade‒ de que en unos tiempos en los que la información, la desinformación y la contrainformación se han convertido en habituales, las lecciones del engaño del maestro Sun parecen más actuales que nunca, tanto para crear sutiles estratagemas y mentiras como para saber detectarlas y prevenirnos contra ellas. El arte de la guerra demostró también que el engaño y la mentira no solo se habían empleado en aquella China tan lejana, sino que habían sido los métodos habituales en cualquier otro momento histórico y también en el llamado Occidente. Nos reveló que el error de los expertos que desterraron el engaño de sus elegantes cálculos fue pensar que cuando los generales y los estrategas no hablan de engaño y mentira, entonces no hay engaño y mentira. Porque sucede todo lo contrario: el mejor engaño de un estratega consiste en no hablar nunca de engaño y mentira. Como dice Barton Whaley, al examinar la guerra y la estrategia no debemos buscar en las viejas crónicas palabras como «mentira», «engaño», «trampa» o «emboscada», sino «imprevisto», «error», «inteligencia», «secreto» y, por supuesto, «sorpresa», puesto que sin engaño casi nunca puede haber sorpresa”.

“Año tras año ‒señala el autor‒ se publican nuevas traducciones y decenas de libros que aplican sus consejos a cualquier terreno imaginable, desde el arte del sexo a la vida social o el éxito en los negocios. Sin embargo, en cuanto nos alejamos de los libros escritos por sinólogos o especialistas en China, lo más frecuente es presentar el libro del maestro Sun de manera distorsionada y propia de una China muy posterior a la época en la que fue escrito el libro. Eso no sería malo si el resultado fuera mejorar el libro y sus consejos estratégicos, pero sucede más bien lo contrario y muchas de sus mejores ideas se convierten en vaguedades de poca o ninguna utilidad. Por eso, en la primera parte de este libro conoceremos la época en la que vivió Sunzi, intentaremos descubrir quién era ese escurridizo maestro Sun y, finalmente, sabremos cómo se transmitió El arte de la guerra a lo largo de más de dos mil años, de una manera accidentada y con un desenlace sorprendente. La segunda parte se dedica a la teoría y la práctica de El arte de la guerra, a sus lecciones estratégicas y a sus consejos, aplicables no solo a la guerra, sino a cualquier situación en la que tengamos que relacionarnos con otras personas. Finalmente, el lector podrá disfrutar de la lectura de El arte de la guerra, en una traducción realizada por Ana Aranda Vasserot, en la que se tienen en cuenta los últimos descubrimientos arqueológicos, que nos están obligando a reescribir la historia de la antigua China. (…) Nuestro libro se completa con una traducción comentada de Las 36 estratagemas chinas, una lista de consejos relacionados con el arte del engaño, que se ha atribuido también a Sunzi o a sus seguidores. Finalmente, se ofrece un compendio de cien consejos tácticos y estratégicos de Sunzi o que aparecen a lo largo de este ensayo”.


Copyright del artículo © Thesauro Cultural (TheCult.es). Reservados todos los derechos.

 

El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
[Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia]
AmazonArielCasa del LibroFnac


 

Share

Sunzi explica que es el dao

El dao de la traducción /3

En el artículo anterior (Dao significa muchas cosas) planteaba al lector una pregunta: ¿por qué nos atraía la idea de traducir la segunda aparición de dao en El arte de la guerra con algún término relacionado con el gobierno?

El dao de la traducción es un ensayo por entregas escrito por Ana Aranda Vasserot, traductora de El arte de la guerra. En la imagen: dao

 

La respuesta nos la da el propio Sunzi. Resulta que uno de los recursos que emplea cuando argumenta consiste en enumerar ciertos términos para, a continuación, explicarlos. Este estilo argumentativo se encuentra casi en cada capítulo de El arte de la guerra, por ejemplo cuando se describe qué clase de espías se necesitan o cómo hay que utilizar el fuego o cuáles son los escenarios de guerra.

Veamos, por lo tanto, unas líneas más adelante, cómo define Sunzi ese dao, al que se ha referido como primer factor que debemos examinar antes de emprender una guerra:

El dao (道),
hace que el pueblo
comparta las ideas
de su soberano.

Por lo tanto,
morirá por él,
vivirá por él,
y no temerá
el peligro.

Con esta explicación que nos ofrece el propio Sunzi, el lector entenderá porque Laureano Ramírez Bellerín traduce dao por “rectitud del gobernante” y también por qué Albert Galvany prefiere “virtud”.

Está claro que el gobernante debe ser moral y legítimo (“recto”), como dice Ramírez Bellerín, mientras que Galvany seguramente juega con el sentido latino de virtus, entendido como “excelencia”, como aquello que es perfecto en su campo de acción. En cuanto al término “política”, que se emplea en la traducción al chino actual de El arte de la guerra, sin duda es porque se entiende que antes de emprender una guerra se debe examinar la cuestión política, lo que también incluye la rectitud o excelencia del gobernante.

Nosotros le dimos muchas vueltas a este segundo dao y lo tradujimos de diferentes maneras versión tras versión. No debemos olvidar que las decisiones de traducción afectan a diferentes aspectos, que tienen que ver con la filología o con el sentido y significado, pero también con el uso habitual y con la comprensión por parte del lector.

Eran importantes ciertos aspectos académicos, pero también teníamos muy claro que el libro iba dirigido a lectores que no necesariamente estarían familiarizados con la cultura china o con las dificultades de la lengua. La comprensión era muy importante y en muchas de las decisiones de traducción este factor fue lo que al final nos hizo decantarnos hacia uno u otro lado.

El lector se preguntará, después de esta larga disquisición acerca de la comprensibilidad de un texto traducido, y conociendo nuestra preferencia por evitar una traducción exótica, cosa que puede suceder si se deja dao sin traducir, por qué entonces dejamos dao sin traducir.

Dejaré la resolución de este pequeño enigma para el siguiente artículo.

Continuará

[Visita la página de Ana Aranda Vaserot: Gabinete]


El arte del engaño
Daniel Tubau
Editorial Ariel
600 páginas
Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.


Contiene la traducción completa de El arte de la guerra de Sunzi y Las 36 estratagemas chinas, por Ana Aranda Vasserot, así como Las 100 reglas del engaño y la estrategia

AmazonAriel-Casa del LibroFnac

Share