Cosas que aprendí de mi padre

Daniel-Iván-en-barca

De mi padre aprendí a dibujar en los manteles de papel de los restaurantes, costumbre que todavía mantengo, pero que me da la impresión que abandonó hace bastantes años. Aprendí también a poner en duda todas mis creencias, en especial las más queridas, y a buscar y reconocer mis juicios erróneos casi con orgullo. A experimentar y a probar lo ajeno y lo diferente.

daniel-dibujo-mantel

Dibujo que hice en un mantel mientras escribía este texto

Aprendí a apreciar el sabor de la verdad, no de la verdad absoluta, sino de las pequeñas verdades siempre puestas a prueba y siempre transitorias. Gracias a él sé que esa certeza siempre puesta bajo examen es lo que distingue a una persona inteligente y honesta, porque hay pocas cosas más mediocres que mentirse a uno mismo a sabiendas.

Aprendí a no justificar ninguna injusticia o crueldad mediante argumentos ingeniosos o ideologías inflexibles y dogmáticas, y a saber que existen ciertos actos que son injustificables en cualquier circunstancia. Aprendí a no confundir los deseos con la realidad, por fuerte que a veces sea la tentación, y a moderar la ceguera del que sólo ve lo que quiere ver.

daniel-ivan-rescate

ivan-arbol-

Aprendí a disfrutar del viaje, en aquellos largos trayectos de Madrid a Barcelona junto a él y mi hermana Natalia en un Doscaballos, viajes, que fueron una preparación a la antigua metáfora que Kavafis volvió a hacer célebre en Ítaca: el retorno de Ulises a su tierra. De muchos de esos viajes no recuerdo otra cosa que el camino, aquellos momentos en los que nos deteníamos en la carretera para robar frutas en los campos, y en los que escuchábamos música que todavía recuerdo. En aquellos largos viajes en coche también empecé a desarrollar mi afición hacia el pensamiento estadístico, de tanto tiempo que tenía para observar los coches que nos adelantaban (los más) o los que dejábamos atrás (los menos).

ivan-islaAprendí de mi padre a disfrutar de la poesía beatnik y de los taoístas y budistas de California, de Ginsberg, de Whitman, de Omar Jayyam y de muchísima poesía, aunque no siempre coincidamos en los poetas que nos gustan o en las razones que explican la emoción poética. Y por supuesto, he disfrutado de la precisa emoción de muchos de sus  poemas.

ivan-barba-jovenGracias a él llegué a entender la importancia del periodismo para una sociedad libre, a apreciar los placeres de la semiótica y del lenguaje, las bellezas de la complejidad de un McLuhan o un Proust, y a comprender que algunos cómics pueden compararse a la mejor literatura. A no creer en los papanatas y farsantes intelectuales o artísticos y a respetar y admirar a pensadores como Albert Camus o Bertrand Russell.

A través de mi padre llegué a  Montaigne y a su dulce amigo La Boetie, a Thoreau y otros anarquistas tempranos, y a él sin duda debo cierta preferencia temprana por el anarquismo, que me salvó de algunos dogmas de la época, una preferencia de la que aún, como él, conservo algunas querencias, las que me acercan a Kropotkin pero que me alejan de Bakunin. El anarquismo del amor y el apoyo mutuo y no el del odio y la venganza. El de la organización que lleva a la justicia y no el del desorden y el caos injusto.

viki-ivan

Mi padre (Iván Tubau) y mi madre (Victoria García Laborda) ensayan en el Instituto del Teatro de Barcelona

 

Aprendí gracias a mi padre a conocer todas las farsas y mentiras de la religión, pero también a apreciar el dulce taoísmo, el chan y algunos detalles del zen;  el sufismo y también el encanto de algunos cristianos.

Aprendí de mi padre a amar los placeres sencillos pero también los complejos, a disfrutar muy pronto de los placeres sexuales con toda intensidad y ningún prejuicio; a amar la cultura sin idolatrarla, a apreciar el razonamiento lógico y complejo, la sutileza y la expresión sencilla, el ingenio y la erudición. A disfrutar con el razonamiento riguroso y la agudeza y la honestidad intelectual.

 

ivan-natalia-daniel

Iván Tubau

17 de agosto de 1937 / 13 de noviembre de 2016

 

**********

[Escrito antes de 2014. El día 14 de noviembre de 2016, un día después de la muerte de Iván, cambié ligeramente el título]

Cosas que he aprendido de… Aristipo y los cirenaicos

Leer Más
Cosas que he aprendido del budismo

Leer Más
Cosas que aprendí de mi padre

Leer Más
Demócrito, todólogo

Leer Más
COSAS QUE HE APRENDIDO DE…

Leer Más
…Demócrito de Abdera

Cosas que he aprendido de…


Leer Más
…Jesucristo y los cristianos

Leer Más
Cosas que he aprendido de… los estoicos

Leer Más

Originally posted 2016-11-14 12:17:46.

2 comentarios en “Cosas que aprendí de mi padre

  1. Hola Daniel, deseo transmitirte mi sincero pésame por la muerte (inesperada para mí) de tu padre, con el que me unían algunos vínculos que bien prodríamos calificar de indirectos; el principal de ellos es que ambos fuimos íntimos amigos del hombre irrepetible que fue José Luis Velasco. Los tres teníamos casi la misma edad (yo soy del 38) y pensamiéntos y aficiones muy similares, aunque yo (sin descartar ni en lo más mínimo las Humanidades) he tirado más en la vida hacia la Ciencia y la Tecnología). Otro vínculo (también indirecto…) es que tu padre fue profesor de mi hija, licenciada en periodismo. Quizá te interese saber que poseo una vieja foto en la que aparecemos cenando juntos un uruguayo llamado Rodríguez, con su mujer,
    tu padre y Velasco en un fraternal gesto de amistad, tu madre y yo, Manuel Cabedo.
    No puedo incluirla aquí por obvias razones técnicas, pero si lo deseas está a tu entera disposición. Sólo tienes que enviarme un e-mail y con gusto te responderé con una copia digitalizada. Un abrazo. Manuel.

  2. Querido Manuel, muchas gracias por tu mensaje. Velasco era mi padrino y la persona que seguramente más me influyó. Mi padre siempre me decía: “Te pareces más a Velasco que a mí”. Ahora te escribiré un correo. Si me gustaría mucho ver esa foto. Un gran abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *