Cuidado con las grandes obras

goethe-mephisto2

Goethe, en sus conversaciones con Eckerman, advierte a su cronista de que tenga cuidado con proyectar grandes obras. El problema de las grandes obras es que bloquean cualquier acción:

“El tiempo presente reclama sus derechos. Las ideas y y sensaciones que a diario se le ofrecen al poeta son las que deben ser registradas. Pero cuando uno tiene una obra de mayor envergadura en la cabeza, no hay nada que pueda crecer a su sombra”.

Sin duda Goethe piensa en su Fausto, que le llevó 40 o 50 años, pero es cierto que cuando se hacen grandes proyectos se pierde mucho tiempo a menudo sin hacer nada. Tal vez se puede tener alguno, pero hay que aprender a domesticarlo, de manera que no invada todo nuestro tiempo y nos incapacite para pensar en otra cosa.

Y también es cierto que, como dice después, las pequeñas obras al final resulten mejores que las grandes.


 

GOETHE

El juego de Goethe

Leer Más
Cuidado con las grandes obras

Leer Más
El destino y el camino

Leer Más
Goethe, ¿poeta de la experiencia?

Leer Más
Algunos retratos de Goethe

Leer Más
Goethe y su circunstancia

Leer Más


 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *