Cuidado con las ideas poderosas

Hay que tener cuidado con no bloquear el cerebro con una idea demasiado poderosa.

Creo que eso le sucede a David Bohm (a pesar de lo claro que tiene lo de la creatividad) con su idea del orden implicado. Al final no puede evitar que sus conversaciones degeneren de lo interesante a la charla inconcreta.