Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

“Dios no puede demostrar que es Dios”. Este argumento me parece de una lógica aplastante, pero debo admitir que no a todo el mundo se lo parece. Se lo conté a mi amigo Juanjo de la Iglesia y estuvimos discutiendo durante una hora, mientras saboreábamos pescado frito en el puente de Ventas, junto a la M-30. Tampoco convenció a mi amiga Margarita Sánchez.

Creo que no logré convencerlos porque confundieron lo que es un argumento acerca de una situación hipotética con un argumento acerca de un concepto hipotético. Ese concepto es Dios.

Para evitar esa confusión, hay que entender este argumento en sus justos términos y en su precisa formulación. Dice así:

“Imaginemos que un ser poderosísimo se presenta ante los seres humanos, o ante una sola persona a la que quiere convencer. Este ser afirma que él es el ser más poderoso del universo, el que lo ha creado y el que puede devolverlo a la nada. La persona se muestra escéptica, así que este presuntuoso ser le hace alguna demostración: detiene el sol, seca los mares, traslada a ese individuoa una galaxia remota, elimina la violencia del comportamiento humano. Prueba tras prueba, el individuo va cediendo en su escepticismo: ahora no le cabe ninguna duda de que ese ser es poderosísimo. Pero, ¿es el ser más poderoso que existe? “Sí, lo soy”, responde el ser, “conozco el universo hasta el último confín y no existe otro ser que sea superior a mí” .

De acuerdo, conoce todo el universo, pero, ¿cómo asegurar que ese universo no es sino una mota de un universo mucho mayor gobernado por otro ser más poderoso? Quizá el primer ser poderoso ha querido que el segundo ser poderoso no sepa de su existencia. Es como un tiburón en un acuario que afirma ser el animal más poderoso porque ha recorrido todos los confines del acuario.

Por mucho que el ser poderosísimo afirme que no hay nada más allá de él, no puede demostrar que no hay un Ser por encima de él que lo ha creado a él y al universo (incluida la nada que nuestro ser poderosísimo cree que hay más allá de lo que él ve). El Ser Super-Superpoderoso incluso ha puesto en el Superpoderoso la peregrina idea de que es el ser más poderoso que existe (del mismo modo que, según Descartes, Dios ha puesto la idea de su existencia en nosotros).

El dios Thor, en la parte de abajo de la imagen con una capa roja, es hijo de dios supremo Odín. Los seres humanos creen que Odín, Thor y los diosses que viven en Midgar son los dioses máximos. Pero aquí Thor se encuentra con los Dioses de los Dioses, o los Dioses en la sombra, que están por encima de ellos.

Este es el argumento. Una vez expuesto, examinaré la razón por la que Juanjo y Margarita no quedaron convencidos. Pero es un tema complejo, así que sólo recomiendo seguir leyendo a quienes gusten de las discusiones bizantinas y la casuística medieval.

 

Disquisición para especialistas

Como habrá observado el lector, no he empleado la palabra Dios para definir a ese ser poderosísimo. Porque la palabra Dios suele llevar asociada la siguiente consecuencia: Dios es omnipotente. El cristianismo, el judaísmo y el Islam nos han acostumbrado a esa idea, pero no todos los dioses son omnipotentes. Incluso dentro del cristianismo existen sectas o variantes, como la de los socinianos, que creen que Dios es poderoso pero no omnipotente. Se cree que Isaac Newton era sociniano en secreto.

Cuando se plantea la posibilibidad de que un ser poderosísimo se parezca a un incrédulo parece que no hay dificultad en imaginar a otro ser más poderoso que permanece oculto. Pero si se emplea la palabra Dios, entonces uno se imagina ese concepto hipotético de Dios omnipotente, y ya no hay manera de aclararse acerca de qué se está discutiendo, si una situación hipotética o un concepto hipotético.

Todo esto recuerda el célebre argumento de Anselmo y la réplica del monje Gaunilo, que no recordaré aquí.

Podemos comparar la aparición de ese ser omnipotente con la de un caballo con un cuerno en su frente.

Si decimos que un caballo con un cuerno en su frente se presenta a un hombre y le intenta convencer de que es un unicornio, enseguida podemos plantearnos dudas como: puede tratarse de una mutación genética de laboratorio, puede ser un caballo al que se le ha insertado un cuerno, fijándolo en su cráneo; puede incluso ser tan sólo un sueño o una alucinación. De este modo, podemos discutir los pros y los contras de la pretensión de ese caballo con un cuerno que se pretende unicornio.

Ahora bien, si mi planteamiento fuese: “Un unicornio se presenta a un hombre”, da la impresión de que estoy admitiendo desde el principio que se trata efectivamente de un unicornio.

Lo mismo sucede con Dios. El problema para quienes escuchan un argumento en el que aparece la palabra Dios con mayúsculas parece tener relación con el lenguaje y el metalenguaje, con los diferentes niveles y metaniveles que pueden observarse, por ejemplo, en los cuadros de Escher.

El planteamiento se hace en un nivel: una situación hipotética en la que a un hombre se le aparece un ser poderosísimo que afirma que es el ser más poderoso que existe. Este es el nivel en el que nos movemos.

El problema surge cuando saltamos a un metanivel en el que introducimos la definición de ese ser poderosísimo como “Dios”, es decir, como ser omnipotente. Ahora ya no estamos planteando una situación hipotética, sino que partimos de nuestro concepto hipotético de Dios (hipotético en cuanto que no sabemos si se corresponde con algo que exista en realidad) y con él nos trasladamos a esa situación hipotética en la que un ser se aparece a un hombre y le dice que es “Dios”.

Ahora bien, incluso si iniciamos el argumento en ese meta-metanivel, creo que sigue siendo bueno. Si aceptamos incluso desde el principio que existe un ser omnipotente, ni siquiera este ser omnipotente puede tener la certeza demostrativa de que es lo que dice ser. Dicho de otra manera: no puede existir un ser omnipotente, porque de existir, este ser omnipotente podría demostrar que lo es, lo cual no es posible. Una manera realmente curiosa de formular un argumento que tal vez sea equivalente al teorema de incompletitud de Godel, que afirma que ningún sistema formal se puede demostrar a sí mismo.

Podría seguir argumentado, pero dejo tiempo para hipotéticas respuestas.

NOTA: Cuando ya había escrito este artículo, releyendo El Hacedor, de Borges, encontré un poema que dice exactamente lo mismo que yo sostengo y que se muestra en la historieta de Thor y los Dioses de los dioses. Me parece improbable pero no imposible que mi opinión proceda de su poema, que ofrezco al lector a continuación:

Ajedrez II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

 


Lo de los dioses que crean a otros dioses y que sin saberlo habitan sólo en la uña de otro dios, que a su vez… recuerda también a un pasaje del Zhuangzi en el que hablan una cigarra y una tortolilla. Puedes leerlo aquí: El pájaro Peng.

(Publicado en Esklepsis 3, julio de 1997)

Share
  • Invitado

    (COMENTARIO DEL 23 de febrero de 2011)
    Invitado
    Habla algo sobre un ser hipotetico de otro planeta pero en su descripcion no debes de hablar de elementos que existan en la tierra. o sea que no puede hacer nada con manos y pies,, que no tiene pero aun asi las puede hacer. puedes que hable de:
    forma
    Constitucion.
    Desplazamiento.
    alimento
    comunicacion.
    Reproduccion.
    Inteligencia.
    Entre otros elementos para mañana 24 de febrero del 2011
    la verdad es lo que es

    • Este comentario me resulta incomprensible. No sé a qué se refiere. Tal vez la razón es que pertenece a otra entrada en la que hablaba de vida extraterrestre.

  • Nacho.

    Si ese ser es omnipotente, afirmar que no puede probar que es el más poderoso de los seres es una contradicción del supuesto del que partimos ¿o me he perdido -el cielo me asista- con los niveles y los meta niveles del lenguaje? (que vendría a ser que estamos discutiendo de dos cosas diferentes…)

    • Hola Nacho, qué alegría leerte por aquí. Bueno pues aclarémoslo, aunque luego verás un comentario de Marcos donde creo que ya lo aclaro. Imagina una situación concreta, al margen de cualquier preconcepto que tengamos. Se te aparece una entidad que te dice que es el ser más poderoso del universo, que él lo ha creado y que no hay nada superior a él. Simplemente. No sabes si te dice la verdad o no, así que quieres averiguarlo. ¿Cómo te lo demuestra él? Quizá te traslada al último confín del universo y te dice: “Lo ves, a partir de aquí ya no hay nada de nada”. Bien, pero tú no acabas de estar convencido, ¿Cómo se puede demostrar que eso que parece nada en realidad no es una falsa nada y que ese ente lo ve como una nada porque no sabe que es una falsa nada creada por alguien que está por encima de él? Etcétera. Vamos que me están dando ganas de escribir las peripecias y disgustos de ese Ente Superpoderoso en su intento de demostrar a un tozudo como yo que no hay nadie por encima de él. Fíjate que yo no digo que ese Ente, al que por comodidad llamamos Dios, no sea realmente el Ser Supermo Absoluto, sólo hablo de su posibilidad de demostrarlo. Ni siquiera de convencerte, eso sería sencillísimo. (Con tu permiso copio tu comentario y mi respuesta en Facebook)

  • Nacho.

    Vale, ya contesto yo: efectivamente, me he perdido. Hablamos de cosas diferentes… el supuesto que planteas es el de un ser que, tras dejar a su público flipando con poderes en los que demuestra que tiene a su merced el tiempo y las galaxias, afirma -él afirma- que es omnipotente… un afirmación que, pesé a la demostración anterior de efectos especiales, no puede probar. Evidentemente. Sin embargo, en otro nivel de lenguaje, si partimos ya de la omnipotencia pues… pues ¿Para qué íbamos a discutir si ya está todo dicho? mmmm… ¿Voy bien o lo vueelvo a intentar con una cerveza menos, amigo Tubau?

    • Pues ya veo que tú mismo lo has respondido mientras te respondía.

  • COMENTARIO DE MM martes, 21 de diciembre de 2010

    Estoy de acuerdo, pero un monje medieval podría rebatirte de la siguiente manera:

    1. Lo más perfecto es crear y no ser creado.
    2. Dios, en tanto que dios, es perfecto.
    3. Luego Dios crea y no es creado.

    • Sí, pero ese monje medieval no se habría leído el preámbulo de mi entrada. No se trata de discutir acerca del concepto, de ese concepto hipotético que es Dios, sino de la situación que se produciría si se presentara un Ser que dice ser Dios (lo sea o no).
      jueves, 30 de diciembre de 2010

  • gustavo fernetti

    Argumento amateur sobre la imposiblidad de los atributos de Dios, que inventamos con unos amigos, de adolescentes, hace ya 20 años:

    “Si Dios es inmortal, o no puede o no quiere morir.
    Si no puede, no es omnipotente. Si no quiere, no es inmortal”.

  • Antonio

    Me viene a la cabeza la película Men in Black II. Si la habéis visto, recordaréis que el compañero de Will Smith guarda en su taquilla un micromundo, formado por unas diminutos seres que le adoran como si de un Dios se tratase. Al final de la peli vemos que el mundo que habitan los Men in Black, es decir el nuestro, es otro micromundo dentro de una taquilla perteneciente a otro mundo aún más grande.