El alquimista (Paulo Coelho)

el-alquimista-paulo-coelho-trabalibrosLei éste libro hace uno o dos años (hacia 1997) y ya le dije a mi amiga K… que no me gustaba. Al releer para Ana Aranda algunos de los párrafos que más me llamaron entonces la atención, me reafirmo en mi antipatía:

“Ellas [las ovejas] estaban contentas con agua y alimento, y esto les bastaba. A cambio de ello, ofrecían generosamente su alma, su compañía y -de vez en cuando- su carne” (21).

“El Alma del Mundo es alimentada por la felicidad de las personas. O por la infelicidad, la envidia, los celos. Cumplir su Historia Personal es la única obligación de los hombres. Todo es una cosa solamente. Y cuando tú quieres una cosa, todo el Universo conspira para que realices tu deseo” (40).

Este es un ejemplo de decir nada pretendiendo decir algo. Aparte del uso de las mayúsculas, de la vaguedad de conceptos como Alma del Mundo (tomado del estoicismo), Historia personal, etcétera, si Todo es una cosa solamente, es imposible que alguien no cumpla su Historia Personal. Para ser más precisos: no existirá en tal caso diferencia alguna entre cumplir la Historia Personal o no cumplirla, porque, si existiera diferencia, entonces Todo no sería una sola cosa.

Tú no puedes querer una cosa y el Universo no puede conspirar para que la consigas, porque si Todo es uno no hay diferencia entre tú y la cosa, ni entre tú y el Universo, así que no vale la pena fatigarse sintiendo un deseo por la cosa, porque ni siquiera existe ese deseo.

Por otra parte, ¿hay que suponer que todo el Universo conspiró para que Hitler y Stalin consiguieran sus deseos? Lo debieron desear muy fuertemente, puesto que lo consiguieron en gran parte, sobre todo Stalin. Mejor que cierta gente no tenga el poder de que se cumpla lo que desea… (Aviso para incautos: es una broma, ya sé que la frase de Coelho es simplemente una tontería voluntarista).

*******

“Lo llamamos Principio Favorable. Si fueses a jugar a las cartas por primera vez, casi con certeza ganarías. Suerte de principiante.

– ¿Y por qué?

– Por que la vida quiere que vivas tu Historia Personal.”

Este es un truco de videntes, profetas y similares: se mezcla algo familiar y conocido (la suerte de principiante) con una teoría expresada en palabras grandielocuentes. De este modo, el lector acaba creyendo que la razón de esa cosa familiar es la teoría que se expresa a continuación y, al mismo tiempo, que la teoría es cierta, puesto que existe esa cosa familiar (la suerte de principiante). Pero la suerte de principiante es una de esas cosas que examinada con rigor resulta mucho menos frecuente de lo que parece. Lo que sucede es que cada vez que un principiante tiene suerte resulta llamativo y queda fijado en la memoria. Este es un asunto en el que me he reparado a menudo. Pondré un ejemplo.

En Argentina, un día que visitamos una estancia y jugué por vez primera a un juego parecido a la petanca, pero con grandes piezas que se lanzaban contra un listón. Perdí. También jugué cuatro veces al truco (un juego de naipes parecido al mus) y gané las cuatro veces: es obviamente más fácil que recuerde esta suerte de principiante y olvide mi fracaso en el otro juego. Si recuerdo el otro juego es porque hace tiempo me di cuenta de lo fácil que es engañarse a uno mismo y me impuse observarme con objetividad, o con un poco más de objetividad, porque la objetividad total es imposible y siempre favorecemos lo que refuerza nuestros prejuicios.

Por cierto, la suerte del principiante a menudo se debe a que los expertos subestiman al recién llegado precisamente por ser principiante y no se emplean a fondo. Pero, en cualquier caso, exista o no la suerte de principiante, ello no tiene relación con la Historia Personal ni con nada semejante.

********

“No existen coincidencias -dijo el inglés, tratando de continuar la conversación que habían iniciado en el almacén-. Fue un amigo que me trajo hasta aquí, porque conocía un árabe que…” (92)

“El muchacho empezó a comprender que los presentimientos eran las rápidas zambullidas que el alma daba en esta corriente Universal de la vida, donde la historia de todos los hombres está ligada entre sí, y podemos saber todo porque todo está escrito (94).”

Si todo esta escrito, entonces ya no hay por qué querer cumplir la Historia Personal: la cumpliremos o no, según esté escrito.

******

“Mientras estoy comiendo, no hago nada que no sea comer. Si estuviese caminando, sólo caminaría. Si tengo que luchar, será un día tan bueno para morir como cualquier otro.” (109).

Es una idea que se da también en el zen, sin duda Coelho la tomó de Suzuki o de otros divulgadores del zen. La primera frase es sugerente, no niego que tenga cierto sentido, en especial en ciertas ocasiones, pero no me acaba de convencer. Aunque creo que es importante disfrutar de lo que se está haciendo y no tener la mente en aquello que se podría estar haciendo o en lo que se hará, se me ocurren excepciones. Por otra parte, al obserarme me doy cuenta de que puedo hacer varias cosas a la vez y que eso me gusta: escuchar una conferencia, dibujar y mirar a una chica; escribir y escuchar un tango (como ahora) y pensar que dentro de poco veré a Ana.

fotografia-paulo-coelho

********

“Si puedes permancer siempre en el presente, entonces serás un hombre feliz. Percibirás que en el desierto existe vida, que el cielo tiene estrellas, y que los guerreros luchan, porque esto forma parte de la raza humana (109s).”

Y las violaciones, y los asesinatos, y la violencia contra los niños y los débiles, todo eso forma también parte de la raza humana, como esas batallas y guerras que tanto le gustan a Coelho.

“La mujer dijo que nunca había oído hablar de aquello, y se fue inmediatamente. Antes, no obstante, advirtió al muchacho que no debía conversar con mujeres vestidas de negro, porque eran mujeres casadas. Tenía que respetar la Tradición (118).”

“__No sabemos cuando va a terminar la guerra, y no podemos continuar el viaje. Los combates deben durar mucho tiempo, tal vez muchos años. Existen guerreros fuertes y valientes en los dos bandos y existe la honra de combatir en los dos ejércitos. No es una guerra entre buenos y malos. Es una guerra entre fuerzas que luchan por el mismo poder, y cuando esta clase de batalla comienza, dura más que las otras, porque Alá está de los dos lados (124).”

Escribí al margen: “Un Dios estupendo, ¿no?”.

Son ideas parecidas a las de Castaneda y a lo que quizá sea su origen común, el Bagavad Gita o Canto del Bienaventurado, un hermoso libro al servicio de ideas repugnantes y de un dios no menos infame.

“Reparó en que los ojos de Fátima estaban llenos de lágrimas.

-¿Lloras?

-Soy una mujer del desierto -dijo ella, escondiendo el rostro-. Pero por encima de todo soy una mujer (156).”

Es habitual en Coelho encontrar aquí y allá destellos de machismo tópico como el citado, pero ¿en qué consiste ser una mujer del desierto?

“El desierto se lleva a nuestros hombres [fundamentalmnente para luchar] y no siempre los trae de regreso. Entonces nos acostumbramos a ello… Algunos regresan. Y entonces todas las otras mujeres se sienten felices porque los hombres que ellas esperan pueden regresar algún día. Antes yo miraba estas mujeres y envidiaba su felicidad. Ahora voy a tener también a una persona a que esperar (126).”

“Siempre seguimos la Tradición. La Tradición salvó a Egipto del hambre en aquella época, y lo hizo el más rico entre los pobres. La Tradición enseña cómo los hombres deben atravesar el desierto y casar a sus hijas (137)”.

El constante recurrir a la tradición y el aroma del relativismo cultural que circulaba por la época (y que todavía circula) capaz de justificar cualquier cosa solo porque pertenezca a una tradición.

“Tú no necesitas entender el desierto: basta contemplar un simple grano de arena y verás en él todas las maravillas de la Creación (161)”.

El plagio habitual a William Blake convertido en simpleza new age.

“El mar sigue dentro de esta concha porque es su Historia Personal. Y nunca la abandonará hasta que el desierto se cubra nuevamente de agua (174)”

Ana me explicó que el sonido de mar de las caracolas es el sonido de nuestro propio cuerpo, lo que es fascinante, mucho más que lo de la Historia Personal. Además, una caracola artificial sonaría también a mar, aunque no tenga nada que ver con el mar. Yo lo he probado con ciertos objetos, algunos de puro plástico, y sucede.

“Pasó el primer día. Hubo una gran batalla en las inmediaciones y varios heridos fueron llevados al campamento militar. “Nada cambia con la muerte”, pensaba el muchacho. Los guerreros que morían eran sustituidos por otros y la vida continuaba.

__Podrías haber muerto más tarde, amigo mío -dijo el guardia al cadáver de un compañero suyo-. Podrías haber muerto cuando llegase la paz. Pero acabarías muriendo de todas formas (178)”.

En fin, más de lo mismo: pensamiento simple o las verdades del barquero contadas desde un púlpito de predicador.

Por último, toda la historia del que recorre el mundo buscando un tesoro que encuentra en su propio jardín es un cuento tradicional (jasídico, por ejemplo) que, creo, también existe en España. No tiene nada de malo que Coelho lo utilice, pero su manera de hacerlo, profundamente trascendentalista, creo que le hace perder gran parte de su gracia. Convierte lo ingenioso en cartón piedra espiritual.

*******

[Notas de mi diario privado Cronos, 1999]

Todas las entradas de mitología y mística en Mitología

ENSAYOS DE TEOLOGÍA, MÍSTICA Y RELIGIÓN

La tierra prometida

Read More
Dios o Demiurgo a la luz de Wittgenstein

Read More
Más sobre ética y metafísica

Read More
La Nueva Teología, deconstruyendo al Autor

Read More
Los libros de Dios

Read More
Daniel Tubau

Read More
Impíos mexicanos

Read More
…Jesucristo y los cristianos

Read More
Si yo fuera cristiano

Read More
Lo uno y lo plural

Read More
Dios en la cruz

Read More
¿Dios en la cruz?

Read More
¿Por qué Benedicto no escucha a Dios?

Read More
Dios no puede demostrar que es Dios
Imposibilidades de Dios /1

Read More
Ser cristiano y, además, católico

Read More
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Read More
La filosofía perenne

Read More
¿Dios ha muerto?

Read More
La metafísica de la ética

Read More
El arte y la visión mística

Read More
La regla de oro de Lichtenberg

Read More
El salmo de Lichtenberg

Read More
El diablo y la maledicencia

Read More
Dios en la red

Read More
El alquimista (Paulo Coelho)

Read More
Nozick y la justificación del mal

Read More
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Read More
Los honestos materialistas

Read More
Cristo

Read More
Ensayos de teología

Read More

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *