El asco como categoría moral

Blackburn-ruling pasions

El filósofo británico Simon Blackburn analiza en Ruling Pasions de qué manera una cuestión de gusto, como lo es aparentemente el asco, se convierte fácilmente en una categoría moral e ideológica.

Veamos algunos ejemplos:

Un enólogo puede sentir un cierto desprecio hacia quienes no son capaces de apreciar la diferencia entre un vino delicioso y un vino vulgar y no es raro que considere de manera instintiva que no se trata sólo de una cuestión de gusto, sino también de una cierta deficiencia personal, como si esa persona fuera incompleta en algún sentido que va más allá de la mera cultura acerca del vino.

Luis García Severiano, enólogo

Cuando en las calles de París se enfrentaban a puñetazos los wagnerianos y los antiwagnerianos, como muestra Villiers de l’Isle Adam en El asesino de cisnes, no se trataba sólo de dirimir cuestiones puramente musicales, sino también ideológicas y morales. Odiar o amar a Wagner significaba muchas más cosas que lo meramente musical, algo que podría estar más o menos justificado hoy en día (por la actitud de los herederos de Wagner y por el uso que se hizo de su música durante el nazismo), pero que en el París del siglo XIX no tenía demasiado sentido.

En la música, en la pintura, en la gastronomía, en el cine y en muchos otros terrenos es frecuente añadir a las cuestiones de gusto connotaciones que unen, por ejemplo, el sentimiento de asco con la opinión política, como hemos visto en el caso de los votantes de Bush y Kerry (La razón de la emoción).

El tema es complejo e interesante, pero empezaré con algo sencillo.

Las clases privilegiadas de la sociedad han sentido tradicionalmente algo casi idéntico al asco cuando se relacionaban con los pobres o simplemente con los trabajadores. Los aristócratas sentían asco al relacionarse con burgueses; los gentiles al tratar con los judíos, los payos al relacionarse con los gitanos. No se trata tan sólo de opiniones acerca de personas diferentes, sino de una especie de rechazo instintivo que se acerca al disgusto que podemos sentir hacia una comida que nos da asco o hacia un lugar sucio y pringoso.

Gran Hermano, TV verité

Voy a poner un ejemplo llamativo, inmortalizado por Edgar Morin y Jean Rouch en 1961, en su película Crónica de un verano, que creó o popularizó el género del cinema verité (no en vano su segundo título era: “Una experiencia de cinema verité”, es decir, “cine verdad”). En el cinema verité se persigue mostrar la realidad de una manera diferente a como lo hacen las diversas corrientes realistas: no se intenta mostrar la realidad tal cual es, como lo haría, por ejemplo una cámara oculta, sino que se hace evidente en todo momento la presencia de la cámara. Los protagonistas saben que están siendo grabados, por lo que sus reacciones no pueden ser por completo espontáneas. Sin embargo, esas reacciones son también una realidad: la de personas que saben que están siendo grabadas. El lector ya habrá caído en la cuenta de que la actualización del cinema verité son programas televisivos como Gran Hermano o Supervivientes.

Edgar Morin y Jean Rouch

Edgar Morin y Jean Rouch

En este fragmento de Crónica de un verano asistimos a una conversación más espontánea que otras de la película, porque las personas que están allí se disponen a hablar acerca de la situación política en África, pero antes de comenzar tienen una charla distendida y quizá hasta olvidan que allí está la cámara.  La protagonista de este fragmento es una mujer francesa, que no es aristócrata, sino burguesa; que no es conservadora, sino muy progresista; que no es racista… o al menos eso asegura ella.

[La conversación a la que me refiero comienza en el minuto 9.05 y dura hasta el minuto 10.30]

http://www.youtube.com/watch?v=6E2e-LS-nEM&t=9m5s

 Es evidente que la mujer que no siente atracción sexual y que tampoco se casaría con un negro no se consideraba a sí misma racista y es probable que tampoco admitiera calificar como “asco” lo que sentía al pensar en tener relaciones sexuales con un negro. Sin embargo, vista hoy en día, se me ocurren pocas maneras de describir su actitud que no incluyan las palabras “racismo” o “asco”.

 

La anterior es una primera aproximación a un asunto que quiero tratar en las próximas semanas: la manera en la que interiorizamos nuestro rechazo hacia aquello con lo que no estamos familiarizados en forma de reacciones viscerales como el asco o el miedo. Y, además, la facilidad para asociar esas reacciones viscerales con opiniones que creemos objetivas y desprejuiciadas.

[Publicado por primera vez en Divertinajes el 17 de octubre de 2012]

***************************

cuaderno-de-psicología-escher_bond

Cuaderno de psicología y neurociencia

Leer Más
La memoria holográfica

Leer Más
La definición de inteligencia

Leer Más
Hardy, Casanova y el ideal

Leer Más
Coincidencias significativas

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
Metáforas del cuenco

Leer Más
Refrán intuitivo

Leer Más
Innato no significa ni bueno ni recomendable

Leer Más
Vestir con ropajes ajenos

Leer Más
Inteligencia intuitiva, de Malcom Gladwell

Leer Más
La ceguera psicológica

Leer Más
McLuhan y la subjetividad

Leer Más
La razón de la emoción

Leer Más
El asco como categoría moral

Leer Más
La intuición de Monty Hall

Leer Más
La cortina de Pitágoras

Leer Más
Los crímenes del amor

Leer Más
Viaje a la esencia

Leer Más
Ergo non demonstrandum est (luego no está demostrado)

Leer Más
Maquiavelismo y narrativa

Leer Más
Definición de prejuicio

Leer Más
Los personajes de Kundera

Leer Más
La falsa modestia y la soberbia cierta

Leer Más
El futuro en el presente: retroproyección futura

Leer Más
Parientes cercanos

Leer Más

******

 BREVE INVESTIGACIÓN ACERCA DEL PESIMISMO Y EL OPTIMISMO

Un optimista es sólo un pesimista…
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /1

Leer Más
Los libros de autoayuda
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /2

Leer Más
El efecto placebo y algo más (o menos)
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /3

Leer Más
Y finalmente… el efecto nocebo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /4

Leer Más
El pesimista optimista
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /5

Leer Más
La búsqueda de la felicidad
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /6

Leer Más
Cómo no ser un cenizo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /7

Leer Más
Lo psicosomático
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /8

Leer Más

ENTRADAS DE ÉTICA Y COSTUMBRES

El diablo y la maledicencia

Leer Más
Plutarco y los moralistas

Leer Más
Menos humos

Leer Más
NO SMOKING (decía Varona)

Leer Más
Los charlatanes, según Plutarco

Leer Más
Somos lo que comemos

Leer Más
La suavidad de las costumbres

Leer Más
El placer y la salud

Leer Más
Casanova y los vividores

Leer Más
La maledicencia

Leer Más
El feísmo y hacerlo mal demasiado bien

Leer Más

ENTRADAS DE FILOSOFÍA

TODA LA FILOSOFÍA

Leer Más
Razón y sentidos en Demócrito

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Noúmenos y phenómenos

Leer Más
La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Test de Turing y solipsismo

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
La escuela negativa del taoísmo

Leer Más
Taoísmo y tai chi

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
SUSAN SONTAG

Leer Más
Mímesis y símbolos

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Cornwallis y Demócrito

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
Casualidades causales

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
La fidelidad de la tradición

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más
Charlotte Perkins Gilman

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *