El enigmático William Smullyan

Willyan Smullyan es un arquitecto al que se menciona en Recuerdos de la era analógica. En una reseña del libro, Agatha hablaba de la torre de Smullyan como metáfora de mi libro:

“Recuerdos de la era analógica es un libro muy ambicioso que ofrece continuas vueltas de tuerca sobre temas tan controvertidos o candentes como la identidad, la realidad virtual o las diversas dicotomías que han hecho correr ríos de tinta a la filosofía, la ciencia, el arte, la literatura o el universo controvertido de las lexías y sus significados: mortalidad-inmortalidad; la realidad y su autoflagelación; el concepto de belleza, implícito en el estudio de las disciplinas artísticas y sus mutaciones; la distinción entre conceptos y cosas, similar a la polivalencia que sentimos al observar el edificio construido por William Smullyan formado por miles de cristales microscópicos, etc.”
(Agatha en una recensión acerca de Recuerdos de la era analógica)

 

William Smullyan

La cita al edificio de William Smullyan demuestra una lectura realmente atenta del libro y es especialmente significativa para mí porque esconde un pequeño secreto, un error relacionado con el cuento del que la cita ha sido extraída: La identidad.

Según confiesan los antólogos del siglo 25, a los que se debe la recopilación Recuerdos de la era analógica, ellos no lograron encontrar La identidad al rastrear la Arqueo_red, sino que solo obtuvieron algunas capturas de pantalla de la vieja librería Amazon. Hay que suponer que esas capturas de pantalla fueron tomadas por algún pirata informático que quería descargarse el libro, capturando las páginas que Amazon ofrece gratis, para luego escanearlas con un programa de reconocimiento de texto.

La captura de pantalla en la que se ve el libro La identidad, tal como estuvo o estará alguna vez en Amazon. Esta y otras capturas semejantes es lo que encontraron los antólogos del siglo 25.

Nada es lo que es, el problema de la identidad publicado en 2012 por la editorial Devenir

Pues bien, ahora puedo decir, en tanto que autor de la edición del siglo XXI, que La identidad era uno de los textos fundamentales de Recuerdos de la era analógica, pero que se hizo tan largo (unas 60 páginas), que decidí quitarlo y sustituirlo por esas capturas de Amazon.

Con aquellas 60 páginas del cuento “La identidad”, escribí un libro de más de 200, (que es el que los antólogos no logran encontrar), que se publicó en septiembre de 2011 con el título Nada es lo que es, el problema de la identidad, en la editorial Devenir (el libro también ganó el premio de ensayo Ciudad de Valencia). En 2019 o 2020 aparecerá una edición revisada y aumentada de Nada es lo que es, que tal vez tenga como nuevo título Los problemas de la identidad.

El índice de La Identidad, en la captura de Amazon encontrada en el futuro.

Como es obvio, La identidad, tal como aparecerá en Amazon en el futuro, y Nada es lo que es, tal como es en el presente, no son exactamente el mismo libro. Por otra parte, tampoco los antólogos son capaces de descifrar correctamente la información que obtienen con las capturas de Amazon.

Al leer el índice de capítulos, por ejemplo, hacen algunas deducciones erróneas, pero a veces más interesantes que las verdaderas, que no revelaré aquí. Tan sólo diré que se equivocan al creer que el capítulo que se titula “La torre de Smullyan” tiene relación con el arquitecto William Smullyan. Quienes hayan leído Nada es lo que es saben por qué.

(2019: ahora puedo decir que el Smullyan al que se refiere el índice encontrado en esa captura de Amazon, no es William, sino Raymond. Raymond Smullyan, el célebre lógico estadounidense muerto recientemente. Y la torre de Smullyan no es un edificio, sino una pieza de ajedrez).

En definitiva, la relación entre La identidad y Nada es lo que es puede considerarse un ejemplo de eso que tan bien señala Agatha:

“Todos estos textos anclados en el pasado se mueven en el terreno incierto de las elucubraciones resbaladizas, de ahí el continuo vaivén de comentarios que pretenden ahondar en su procedencia o datación, las erratas encontradas en sus suposiciones, el antiguo lenguaje empleado  (findelmilenio) y las lagunas que plantean los propios documentos reelaborados a partir de otros.”

No deja de ser una paradoja, por otra parte, que el texto que más ha cambiado de todos los que se incluyen en Recuerdos de la era analógica sea precisamente La identidad.


Recuerdos de la era analógica,
una antología del futuro
Editorial Evohé

Libro electrónico (ebook) en Editorial Evohé
Libro en papel en Editorial Evohé

 

*******

[Publicado el 6 de septiembre de 2011. Revisado en diciembre de 2012, y en 2019]


A continuación, puedes ver entradas dedicadas a Recuerdos de la era analógica encontradas en la Arqueo Red (que nosotros llamamos Internet)

[pt_view id=”7657170bu0″]

 

Originally posted 2012-12-01 12:09:45.