El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2

 

holmes - Teaser_poster_for_Mr_Holmes

El caso de Sherlock Holmes, como ya hemos visto (“Sherlock contra Cyrano“), es contrario al de Cyrano de Bergerac: no se trata de una persona real que se convierte en personaje de ficción, sino de un personaje de ficción que casi deviene en persona real: «existe la creencia, mantenida durante años por miles de personas, de que se trata de un ser humano real», dice el psicólogo Haycraft [1]Haycraft citado por Marcello Truzzi en “Sherlock Holmes: experto en psicología social aplicada” (El signo de los tres). .

Esa creencia se remonta a la época en la que se publicaron por primera vez los relatos del detective, porque ya entonces en las oficinas de correos se recibían cartas dirigidas a «Mr. Sherlock Holmes, 221-B Baker Street, London», una dirección que, como ya sabemos, ni siquiera existía.

Holmes-McKellen

Ian McKellen como Sherlock Holmes en sus tiempos como apicultor en una granja de Sussex, una de las muchas profesiones de Holmes que aparecen en No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes.

Cuando en 1904 Conan Doyle anunció que su personaje se retiraba para vivir como apicultor en una granja, se recibieron dos ofertas de empleo para Holmes e incluso varias mujeres se ofrecieron para convertirse en esposa del imaginario detective [2]Marcello Truzzi en “Sherlock Holmes: experto en psicología social aplicada” (El signo de los tres).. La ficción había traspasado lo verosímil para alcanzar casi lo verdadero. Conan Doyle había logrado algo que está al alcance de muy pocos narradores, aquello que Stendhal llamaba la «ilusión perfecta»: crear un instante de verdad en medio de la ficción. Pero, en el caso de Holmes, no se trataba tan solo de un instante de realidad en un momento concreto de un cuento o una novela, sino de la creación de un personaje que con el paso del tiempo cada vez parecería más histórico y menos ficticio.

Todavía en 1984 se recibió en el periódico londinense The Times la carta de un lector que decía sentirse incómodo ante la mención extremadamente exagerada al «difunto» señor Holmes:

«Puesto que nunca ha sido ratificada en sus columnas necrológicas la muerte del señor Sherlock Holmes, confío en que pedirá usted a su excelente editor jefe que no difunda en el futuro semejantes rumores injustificados sobre la pérdida de uno de los más grandes hombres de Inglaterra». [3] Michael Shepherd, Sherlock Holmes y el caso del doctor Freud.


[Esta entrada ha sido escrita a partir de capítulos inéditos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]

Continuará…


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


La vida secreta de Sherlock Holmes

[pt_view id=”61f0297cq0″]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


 


Además…


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary

 


Chinese, english, italian

Originally posted 2015-06-05 00:49:38.

Notas   [ + ]

1. Haycraft citado por Marcello Truzzi en “Sherlock Holmes: experto en psicología social aplicada” (El signo de los tres).
2. Marcello Truzzi en “Sherlock Holmes: experto en psicología social aplicada” (El signo de los tres).
3.  Michael Shepherd, Sherlock Holmes y el caso del doctor Freud.