El mejor de los mundos

Es sabido que Voltaire ridiculizó la filosofía de Leibniz al convertirlo en un personaje de ficción en su novela Cándido. Leibniz, en efecto, era el doctor Pangloss, que enseña al desdichado Cándido que vivimos en el mejor de los mundos posibles, por lo que ninguna de las terribles cosas que le suceden le parece tan mala.

Voltaire-Atelier_de_Nicolas_de_Largillière,_portrait_de_Voltaire,_détail_(musée_Carnavalet)_-002

Voltaire

La de Voltaire es una novela divertida, aunque en la clásica polémica entre el Cándido y el Jacques el fatalista de Diderot, soy más bien partidario del segundo, pero la ingeniosa crítica de Voltaire ha hecho que se menosprecie la filosofía de Leibniz por quienes ignoran el argumento completo. Leibniz, en efecto, considera que Dios está obligado en cierto modo (por lo que él llama “el Principio de Razón Suficiente”) a crear el mejor de los mundos posibles. Pero no el mejor de los mundos “imaginables”. Se podrían crear otros mundos en apariencia mejores que el que habitamos, pero eso supondría tener que aceptar consecuencias inesperadas. Una de ellas sería la pérdida del libre albedrío, que Leibniz considera fundamental.

Gottfried Wilhelm Leibniz

Gottfried Wilhelm Leibniz

Como es obvio, se pueden discutir las diversas razones que da Leibniz y que se supone sopesa Dios, pero la cosa no resulta tan sencilla como parece a primera vista. En un mundo supuestamente perfecto no habría, por ejemplo, piedras con las que nos pudiéramos matar unos a otros, pero, si no hubiera piedras, no habría tampoco casas; tampoco podría haber agua en grandes cantidades, pues podríamos ahogarnos en ella. Estos y muchos otros problemas le sobrevienen  a un diseñador de mundos, como habrán comprobado quienes hayan intentado construir un mundo virtual en juegos como Civilización.

Por otra parte, también podría suceder que, como he dicho en alguna ocasión, nuestro terrible planeta y nuestra sangrienta civilización fuera un oasis en un universo lleno de ruido y furia donde la guerra fuera permanente y el asesinato constante e ininterrumpido. ¿Quién sabe?

He escrito dos cuentos jugando con esas posibilidades y a finales de 2010 hice mantener un diálogo a Voltaire y Leibniz como felicitación del año 2011.

Filocomic Daniel Tubau

Filocomic Voltaire y Leibniz Daniel Tubau

*****************

[Publicado por primera vez en diciembre de 2010 en Salón digital]

OTRAS HISTORIETAS DE FILOCOMIC

 

Share