Eliot Weinberger: ¿Qué está sucediendo en Estados Unidos?

Este texto es un duplicado del que aparece en la página de BARATARIA VIRTUAL.

La razón de que haya duplicado el texto en mi servidor es que a menudo los vínculos dejande funcionar porque cambian o porque desaparece la página web que los alberga, para evitar que el texto se pierda, lo duplico. Puedes leer el texto tal como aparece en BARATARIA VIRTUAL y consultar otros textos interesantes de esta página en: BARATARIA VIRTUAL– Revista de prensa: sobre la guerra (12 de Septiembre. 2003)

Me refiero a este texto en: Eliot Weinberger y el antiamericanismo.

¿Qué está sucediendo en Estados Unidos?
Eliot Weinberger
La Jornada
En las democracias occidentales de los últimos 50 años nos hemos habituado a gobiernos cuyas políticas sobre asuntos específicos podrán ser buenas o malas, pero en esencia instituyen cambios que mejoran el status quo. Las excepciones más importantes han sido Thatcher y Reagan, pero incluso sus programas de desmantelamiento de los sistemas de asistencia social parecen, en retrospectiva, moderados comparados con lo que está ocurriendo en Estados Unidos con George Bush o, mejor dicho, con la junta gobernante que le indica qué decir y hacer a Bush. Sin duda alguna es el gobierno más radical de la historia moderna del país, un gobierno cuya ideología y acciones se han vuelto tan omnipresentes, y que aquí los medios de comunicación reflejan de modo tan acrítico, que la población parece haber olvidado lo que es ”normal”.

George Bush es el primer presidente no electo de Estados Unidos, e instaurado por un Tribunal Supremo de derechas en una suerte de golpe de Estado judicial. Es el primero en subvertir activamente una de las bases de la democracia estadunidense: la separación de la Iglesia y el Estado. En la actualidad hay reuniones diarias para orar y grupos de estudio bíblico en cada rama del gobierno, y a las organizaciones religiosas se les han dado medios para que se apropien de los programas educativos y asistenciales, los cuales siempre habían sido competencia del Estado. Bush es el primer presidente en invocar específicamente a ”Jesucristo” en lugar de a un ”Dios” ecuménico, y se ha rodeado de evangelistas cristianos, entre ellos, el fiscal general, el cual asiste a una iglesia donde habla en lenguas.

Es el primer gobierno que ha declarado una política de agresión unilateral, una pax americana en la que la presencia de aliados (sea Inglaterra o Bulgaria) es grata pero insignificante; en la que los tratados internacionales han dejado de aplicarse a Estados Unidos; en la que -por primera vez en la historia- el país se reserva el derecho de lanzar ataques ”preventivos”, no defensivos, contra cualquier nación de la Tierra, por cualquier motivo que le apetezca; en la que el presidente declara sin ambages que ”exportaremos la muerte y la violencia a todos los rincones de la Tierra en defensa de nuestra gran nación”.

Es el primero -desde el confinamiento de los estadunidenses de origen japonés en la Segunda Guerra Mundial- en promulgar leyes especiales destinadas a un grupo étnico específico. En la actualidad los jóvenes inmigrantes musulmanes deben registrarse y ser sujetos a interrogatorio. Muchos cientos han sido arrestados y detenidos sin juicio o posibilidad de asistencia legal, lo cual socava otra base de la democracia estadunidense: el habeas corpus. Muchos han sido apartados de sus familias y deportados por faltas técnicas a los reglamentos de inmigración: el paradero de muchos otros es aún desconocido. Y en la bahía de Guantánamo, donde se afirma que se construyen cámaras de ejecución, cientos de ciudadanos extranjeros – entre ellos uno de 13 años y otro que dice tener cien- permanecen en una suerte de limbo desde hace casi dos años, lo que contraviene manifiestamente la Convención de Ginebra.
Es un gobierno parecido al del periodo de Reagan, y su palmaria dedicación a ayudar a los ricos e ignorar a los pobres ha convertido el superávit de los años de Clinton en un enorme déficit provocado por la combinación de enormes reducciones de impuestos a los acaudalados (sobre todo a los que perciben más de un millón de dólares al año) e incrementos del presupuesto militar. (Y si bien los republicanos siempre ofrecen en campaña ”menos gobierno”, han creado la mayor burocracia de un nuevo gobierno en la historia: el Departamento de Seguridad de la Patria.) El Financial Times de Inglaterra, insospechable de izquierdismo, ha descrito esta política económica como ”locos que se han apoderado del manicomio”.

Pero la mayor parte de la legislación de Bush, aún más que la de Reagan -cuyas políticas tendían a favorecer a los ricos en general-, enriquece específicamente a su círculo íntimo, procedente de la industria petrolera, minera, maderera, farmacéutica y de la construcción. En el estrato medio de la burocracia, donde se pueden promulgar leyes sin aprobación del Congreso, cientos de reglamentos han sufrido modificaciones para reducir las normas de contaminación o seguridad laboral, para permitir la explotación de áreas silvestres o eliminar las pruebas de nuevos medicamentos. Se han adjudicado miles de millones de dólares en contratos, al margen de los concursos públicos, a corporaciones antaño dirigidas por funcionarios del gobierno. Mientras, este verano, muchos colegios públicos tuvieron que cerrar un mes antes de lo previsto porque se habían quedado sin dinero.

En un país en el que los cambios sociales más trascendentes se instauran mediante decisiones de los tribunales, en lugar de mediante legislación, el gobierno de Bush ha estado llenando cada estrato del complejo sistema judicial con ideólogos de extrema derecha, sobre todo los que han protegido a las corporaciones de los litigios de individuos y grupos ecologistas, y los que se oponen a los derechos de reproducción de las mujeres. Aún queda por ver lo lejos que pueden ejercer sus antipatías contra la anticoncepción y el aborto. Ya han prohibido un infrecuente tipo de aborto tardío que sólo se autoriza cuando la salud de la madre está en riesgo o el feto está gravemente deformado, y la mayor parte de los proclamados miles de millones de dólares para combatir el sida en Africa se destinarán a la denominada educación en la ”abstinencia”.

Pero sobre todo Estados Unidos ya no parece Estados Unidos. Un ambiente de militarismo y temor, parecido al de cualquier Estado totalitario, todo lo invade. Bush es el primer presidente estadunidense que se recuerde pavoneándose en uniforme militar, aunque él mismo -al igual que todos sus asesores más militantes- evadió la guerra de Vietnam. (Incluso Eisenhower, general y héroe de guerra, nunca vistió el uniforme mientras fue presidente.) En los aeropuertos de las ciudades de provincia se emiten a menudo anuncios en esa serena voz incorpórea de las películas de ciencia ficción: ”El Departamento de Seguridad de la Patria advierte que la clave de Alerta Terrorista es en este momento… Anaranjada”. Cada tres o cuatro semanas se anuncia de nuevo otro inminente atentado terrorista y los ciudadanos son instados a adoptar medidas irrisorias, como sellar sus ventanas contra ataques químicos y biológicos y denunciar las actividades sospechosas de sus vecinos. El Pentágono adopta el programa ”Vigilancia de Información Total” para recoger datos de las actividades cotidianas de los ciudadanos comunes (cargos a las tarjetas de crédito, préstamos en las bibliotecas, inscripciones en cursos universitarios), pero cuando se percibe que esto ha ido demasiado lejos, cambian el nombre a ”Vigilancia de Información Terrorista” y siguen haciendo lo mismo. Millones de personas están registradas en las computadoras de seguridad de los aeropuertos como posibles terroristas, entre ellos manifestantes antibelicistas y pacifistas. Se advierte a los críticos que ”cuiden lo que dicen” y hay listas de ”traidores” colgadas en Internet.

La guerra en Irak ha sido la manifestación más extrema de este nuevo Estados Unidos y casi un caso de estudio en el historial de las técnicas totalitarias. Primero se crea un enemigo repitiendo sin cesar mentiras flagrantes hasta que la población se lo cree: en este caso, que Irak estaba vinculado a los atentados contra el World Trade Center y posee ”armas de destrucción masiva” que amenazan al mundo entero. Luego, una Guerra de Liberación, unánimemente presentada a los medios masivos desde el punto de vista de nuestros Heroicos Soldados, con escasas o ninguna imagen de las bajas y la devastación, y con escenas destinadas a enaltecer el ánimo – como el derribo de la estatua de Saddam y el heroico ”rescate” de la soldado Lynch- propias del cine soviético. Finalmente, como sucedió en Afganistán, se suprime durante muchos meses toda noticia sobre el caos que ha sobrevenido tras la Gran Victoria y se intenta, en lugar de dar noticias, trasladar a un nuevo enemigo la maquinaria de propaganda, en esta ocasión, a Corea del Norte o Irán.

La guerra civil está apenas comenzando en Irak y, como en la Guerra Civil española, los simpatizantes extranjeros se están sumando masivamente a la causa. El retiro de las tropas estadunidenses -incluso si Mahatma Gandhi fuera presidente- se ha vuelto imposible. Estados Unidos no puede perder la guerra, como sucedió en Vietnam, pues no hay nadie ante quien perderla. Sin embargo, como siguen muriendo todos los días ciudadanos estadunidenses en Irak, y las reservas de agua y las mezquitas y las oficinas de la ONU estallan, la Junta de Bush insiste, y los medios lo repiten, en que la democracia está a la vuelta de la esquina y en que el terrorismo internacional ha sufrido una gran derrota y en que la paz en Medio Oriente está al alcance de la mano.

Es muy difícil referirse a lo que está sucediendo en Estados Unidos sin recurrir a los hiperbólicos lugares comunes del antiamericanismo, los cuales ya han perdido todo sentido después de muchísimos decenios, aunque a la postre han resultado ciertos. Tal vez sólo podamos limitarnos a enumerar los hechos: aquí he mencionado sólo unos cuantos. Este es, para decirlo sin rodeos, el gobierno estadunidense más aterrador de los tiempos modernos, un gobierno atroz tanto para la izquierda como para los conservadores tradicionales. Es una junta descarada en sus ambiciones imperialistas; ha decretado un estado orwelliano de Guerra Perpetua; está desmantelando, o intenta desmantelar, algunos de los principios más fundamentales de la democracia estadunidense; actúa sin restricciones en el seno del gobierno y está operando con tanta celeridad y en tantos frentes que una oposición popular no sabe por dónde empezar. Quizá no se le pueda detener, pero el primer paso para moderar su marcha sea el reconocimiento de que es un gobierno estadunidense sin parangón en toda la historia de este país, para el cual la democracia es un obstáculo.


[pt_view id=”87405d63l6″]

[pt_view id=”87405d63l6″]