¿Es una certeza “Pienso luego soy”?

Dice Descartes:

“No podemos dudar de que existimos mientras dudamos; y esto es lo primero que conocemos al filosofar con orden (Principios de filosofía, Punto 7).”

Añade a continuación:

“Podemos dudar de que hay Dios, de que haya cielo, de que haya cuerpos, de que nosotros no tenemos manos,  ni pies, ni cuerpo alguno. Pero no por ello nos convertimos en nada, pues es contradictorio creer que no existe aquello que piensa mientras piensa. Y por tanto, ese conocimiento: “Yo pienso, luego soy”, es el primero y más cierto de todos cuantos se presentan a quien filosofa con orden” (Punto 7).

A mí me parece que esto se contradice precisamente con el Punto 4, cuando Descartes se refería al sueño, porque nosotros podemos soñar en una persona que piensa que existe mientras piensa y, sin embargo, esa persona es una persona soñada por nosotros.  Del mismo modo, nosotros podríamos  ser soñados por otra persona y esa persona podría soñar que nosotros pensamos que existimos mientras pensamos, etcétera.

Se podría replicar:  “De  acuerdo, pero  entonces esa persona que sueña es, en definitiva, lo que eres tú. Y si esa persona también es soñada por otra, lo será esa  otra, y así sucesivamente. Sea como fuere, siempre hay algo que piensa. No  creo que esta objeción invalide mi razonamiento, porque permite  seguir pensando, por ejemplo, que lo único  que existe es Dios y que nosotros sólo somos pensamientos de Dios. Pensamientos que Dios puede dejar de tener en cualquier momento, haciéndonos desaparecer, lo que en el hinduísmo  se llama “el sueño de Brahma” o la teoría malebranchiana que dice que somos literalmente los pensamientos de Dios.

Del mismo modo, aquí podría ser aplicado el argumento solipsista clásico.

[Los solipsistas creen que sólo existen ellos que el resto de las personas son una creacíon suya o, en algunas variantes, que aunque existan en realidad no piensan].

De  uno u otro modo, lo que parece bastante claro es que el cogito ergo sum (“Pienso, luego existo”) no tiene la categoría de principio básico e indiscutible que le atribuye Descartes.


 

Octubre de 2012:
En La obra de arte en la época de la percepción malebranchiana, uno de los ensayos o relatos de Recuerdos de la era analógica, me refiero a la idea de Malebranche de que somos los pensamientos de Dios, como se puede ver en esta entrada: Juan José Millás y la percepción malebranchiana.


 [Los  principios de  la filosofía, de Descartes]

[martes 16 de enero de 1990]

Principios de la Filosofía: Aviso preliminar

Leer Más
Empiristas y racionalistas, una dicotomía simplista

Leer Más
El anti teoricismo de Francis Bacon

Leer Más
El programa de investigación de Descartes

Leer Más
Conversación con los muertos

Leer Más
Modos de conocimiento en Descartes

Leer Más
Duda y escepticismo

Leer Más
Primeros principios falsos

Leer Más
Ser vencido por los enemigos

Leer Más
Sobre la construcción de sistemas filosóficos

Leer Más
Descartes, ¿empirista?

Leer Más
Manera de leer Principios de filosofía y otros libros

Leer Más
Física y metafísica

Leer Más
De nuevo la duda cartesiana

Leer Más
¿Dudó Descartes de todo?

Leer Más
La duda cartesiana y la vida practica

Leer Más
Dudar de las cosas sensibles

Leer Más
Los sueños y la duda cartesiana

Leer Más
¿Es una certeza “Pienso luego soy”?

Leer Más
¿Qué es pensamiento?

Leer Más
Las dos sustancias: alma y cuerpo

Leer Más
Explicar de manera lógica lo simple y evidente

Leer Más
¿Conocemos antes la mente que el cuerpo?

Leer Más
El conocimiento secreto de la mente

Leer Más
Conocer el origen de las cosas

Leer Más
¿La idea de Dios demuestra la existencia de Dios?

Leer Más
El origen de la idea de Dios

Leer Más
Descartes y los arquetipos de las ideas

Leer Más
¿Qué es lo que nos conserva?

Leer Más
Cómo conocemos los atributos de Dios

Leer Más

Share
  • DEUX dijo:
    (4 noviembre, 2008)

    ¿Podría decirse que “pienso luego soy” no es cierto porque dudar de la duda es un límite necesario que alterna por detrás algo?

  • DANIEL TUBAU dijo:
    (21 enero, 1999)

    Me interesa lo que digo en esta entrada acerca de ser pensamientos de Dios, pues creo que entonces todavía no conocía a Malebranche, quien sostenía precisamente eso.