Extraños compañeros de culto: Mao y Deng

En Pekín, y probablemente en toda China, se mantienen restos del culto a Mao Ze Dong. El más espectacular es el retrato que corona la entrada a la Ciudad Prohibida, la antigua ciudad privada de los emperadores, en la que también residía Mao.

La entrada a la Ciudad Prohibida, residencia de los emperadores

El retrato de Mao Ze Dong en la entrada de la que fue su residencia: se puede observar al señor que está en el balcón para calcular el tamaño.

En las calles también se venden decenas de posters de los dirigentes comunistas, fundamentalmente de Mao, de Chou En Lai, de Liu Shao Qi y de Den Xiao Ping. Del actual presidente apenas hay nada, y tampoco del anterior, lo que es un buen síntoma, quizá, de que las cosas empiezan a cambiar.

Tal vez para muchos lectores, el culto a esos cuatro dirigentes (Mao, Chou, Liu y Den) les resultará del todo natural, puesto que rigieron China en la época heróica, gloriosa, o como se quiera llamar del comunismo. Sin embargo, el hecho mismo de que se los mencione juntos es bastante sorprendente, porque se trata de líderes que llegaron a enfrentarse abiertamente. Al menos, así sucedió con Mao Zedong frente a Liu Shao Qi y Deng Xiao Ping.

La rivalidad entre Mao y Liu fue quizá la más llamativa. Hacia 1959, Mao Ze Dong había sido apartado de la dirección del país debido los fracasos de sus políticas agrarias e industriales. Los colegas de Mao le obligaron a reconocer que su idea de abandonar la agricultura para convertir en acero todo el hierro de China no había conseguido el delirante propósito de superar a Gran Bretaña en tres años, sino que había provocado la que se considera la mayor hambruna de la historia de la humanidad: los propios comunistas chinos acabaron por reconocer catorce millones de muertos de hambre, pero otras fuentes (incluso desde dentro del Partido y de modo semi oficial) elevan la cifra a 30 o 40 millones. Además, ese acero fabricado a marchas forzadas y de manera chapucera era de tan mala calidad que había que tirarlo a la basura. Mao reconoció el error ante sus compañeros, pero lo hizo en privado, a puerta cerrada, para no debilitar la supuesta infalibilidad del partido ante el pueblo chino, ya se sabe que el Partido, como los Papas, es infalible: nunca se equivoca y siempre establece doctrina con sus actuaciones, auqnue sean contradictorias. Si Mao hubiese hecho esa autocrítica en público, es muy probable que el culto a su persona no fuera hoy lo que es.

Hacia 1959, en consecuencia, Mao Ze Dong permanecía alejado de los cargos dirigentes, pero seguía controlando el partido comunista. El nuevo presidente de China era Liu Shao Qi, quien intentaba corregir los desastres cometidos durante los últimos años. En algunas imágenes de reportajes de la época se le ve visitando a los campesinos en mangas de camisa, sin el típico traje azul y parece bastante más sincero y natural que las coreografiadas visitas de Mao. Liu parece un hombre realmente interesado en escuchar a los demás. Son imágenes casi conmovedoras, pero quizá son también apariencias engañosas. No lo sé.

Liu Shao Qi y Teng Dao Ning en el Museo de cera de Pekín. Teng Dao Ning es mi nombre chino, por supuesto.

El intento de Liu Shao Qi de cambiar el rumbo de la revolución no prosperó, porque Mao Ze Dong, desde su refugio de la Ciudad Prohibida, lanzó contra él en 1966 la Revolución Cultural, que le permitió regresar al poder. Liu Shao Qi y su mujer fueron encarcelados y Liu murió tiempo después en la cárcel, al parecer de un modo espantoso. La noticia de su muerte no se hizo pública hasta diez años después.

Liu Shao Qi había sido compañero de Mao desde la Larga Marcha y esa es la razón por la que aparecen juntos en muchas fotografías, pero su imagen fue prohibida cuando Mao recuperó el poder. En la actualidad, muertos los dos, se han vuelto a unir Víctima y verdugo se han unido de nuevo en platos para turistas horteras y en recuerdos cursis… Click To Tweets. Quizá mucha gente en China no sabe siquiera qué fue lo que sucedió entre ellos, tal vez algunos incluso ignoren que Liu llegó a ser presidente del país..

En cuanto a Deng Xiao Ping, el sucesor de Mao, era amigo de Liu Shao Qi, por lo que también fue apartado del Partido, pero no encarcelado, que yo sepa. De hecho, Deng Xiao Ping, fue apartado de los cargos importantes al menos tres veces durante el tiempo maoísta, y condenado al ostracismo, a pesar de que, al parecer, tenía el apoyo de Zhou En Lai, quien era, junto con Mao, el dirigente más conocido del comunismo chino.

Tras la muerte de Mao Ze Dong se produjo en China una lucha interna en el Partido contra la viuda de Mao y otros tres dirigentes, conocidos como “la banda de los cuatro”. Finalmente, se impuso Deng Xiao Ping, quien acumuló todo el poder y fue llamado el Pequeño Timonel: porque no se podía comparar al dios Mao y porque era muy bajito (Mao era muy alto).

Deng Xiao Ping, el Pequeño Timonel

Deng Xiao Ping, procedió entonces ca desmontar el maoísmo. Lo hizo como siempre se hace todo en China y en la mayoría de los partidos comunistas del mundo, a puerta cerrada. Entre otras cosas, liberó a la viuda de Liu Shao Qi y rehabilitó la figura de Liu. Aceptó también la coexistencia en China de dos sistemas económicos,  el estatal totalitario (que ellos llaman comunista) y el capitalista, pero sólo en algunos lugares como Hong Kong, Macao o varias zonas o islas económicas que son hoy el motor de la economía china. Sin embargo, sus reformas no alcanzaron lo que muchos esperaban en el terreno político y Deng  se mostró tan firme (aunque no tan cruel ni de lejos) como sus antecesores, al reprimir cualquier disidencia, especialmente en los sucesos de la Plaza de Tianamen. Ahora, como ya he contado, también Deng se ha unido a Mao y Liu en los souvenirs al uso y son los dirigentes más representados, junto a Zhou En Lai.

Del culto a Mao Ze Dong volveré a hablar en este weblog con más detalle (ver La Maomanía), así como de todo lo relacionado con la Revolución china y la dictadura comunista. Aunque resulte asombroso, todavía hay muchísima gente que no tiene ni la más remota idea de lo que fue aquello, e incluso hay quienes piensan que “estuvo bastante bien”. Así que en su momento daré más referencias para quien le interese el tema.


MAOÍSMO Y COMUNISMO CHINO

Extraños compañeros de culto: Mao y Deng

Read More
La anaconda china

Read More
¿Un país, dos sistemas?

Read More
La Maomanía

Read More
Mao, Stalin y Hitler y otras comparaciones

Read More

Todas las entradas relacionadas con China: aquí

Por qué un caballo blanco no es un caballo

Read More
Xu Wei y cada momento es nuevo

Read More
Nombres que se repiten en chino

Read More
El pato de Pekín

Read More
¿Pekín o Beijing?

Read More
Mi nombre en chino

Read More
Los linternones: figuras en los tejados chinos

Read More
Mr.Lee, la respuesta china a KFC (Kentucky Fried Chicken)

Read More
Cuadernos de viaje

Read More


[Publicado el 27 de septiembre de 2005]

 

Share

One thought on “Extraños compañeros de culto: Mao y Deng

  1. INVITADO comentó:

    Hola de nuevo
    He leído tu entrada de Mao y está fantástica. Sólo quería añadir que el problema de China respecto a Rusia es que el gobierno no ha admitido los asesinatos y masacres de Mao y compañía y por eso hoy es posible ver en Pekin a gente con camisetas o bolsos de Mao. Esto también sucede en Madrid, el el restaurante oriental Wok está decorado con fotos de Mao.
    En fin
    Besos, Ana
    (lunes, 26 de septiembre de 2005)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *