Frances Yates y la tradición hermética

Quiero dejar aquí una cita tomada de los fragmentos autobiográficos de Frances Yates, que pretendo incluir en un ensayo acerca de la filosofía de la crítica literaria.

Yates fue una de los ensayistas más notables del siglo 21. Siglos de machismo heredados por el lenguaje me obligan a escribir frases absurdas, como: “fue una de los ensayistas”, porque si escribiera “fue una de las ensayistas” parecería que destacó entre las mujeres ensayistas, como si se tratara de una segunda división del pensamiento, tras la de los hombres. Y si escribiera “fue uno de los ensayistas” muchas personas tal vez ni siquiera se darían cuenta de que se trata de una mujer (y además no se evitaría el absurdo baile femenino/masculino entre la designación y lo designado).

Uno de los mejores libros de Yates (aunque resulta difícil asegurar que haya alguno de sus libros que no sea “uno de los mejores”), y sin duda el más célebre, es El arte de la memoria, universalmente elogiado con razón, que es también el primero de sus libros que leí, hace muchos años, y que me proporcionó momentos de entusiasmo y placer que todavía recuerdo. Cuando escribí La verdadera historia de las sociedades secretas, me resultó de tremenda ayuda La filosofía oculta en la época isabelina y Giordano Bruno y la tradición hermética.

En fin, Yates fue, quizá con el gran Paolo Rossi, pero seguramente por delante de él, la persona que más hizo y mejor por redescubrir la historia del ocultismo en el Renacimiento, señalando la inmensa importancia de los magos, herméticos y rosacruces en el nacimiento de la ciencia moderna. Lo hizo a traves de poderosos argumentos y deslumbrantes investigaciones en sus amenísimos pero no fáciles libros. En este pasaje delicioso de sus fragmentos autobiográficos, la propia Yates cuenta el origen de su decisión de convertirse en historiadora, investigadora y ensayista, demostrando ya a los 16 años una inteligencia y determinación poco comunes:

“El otro dia escribi dos poemas. Podria decirse que son ingeniosos para una chica de mi edad, o que de veras no están mal en parte, pero no son buenos. Quiero escribir algo grande y esplendido, algo que haga famoso mi nombre, no sólo un poema ‘que no está mal’. Mi hermano escribía poemas, mi hermana escribe novelas, mi otra hermana pinta cuadros, y yo tengo que hacer algo y lo haré. No soy muy buena para pintar, no soy nada buena en la música, así que solo me queda escribir. Asiíque escribiré. Pero para escribir tiene uno que haber leído y estoy leyendo como loca. Durante los dos últimos meses he leído los poemas de Rossetti, Ia Vida de Johnson de Boswell, las Conversaciones imaginarias de Landor, una vida de Lorenzo de Medici, los poemas de Keats, una vida critica de Shakespeare, cuatro de las obras de teatro de Shakespeare, la critica de esas obras de Hazlitt, para no mencionar varias novelas.”

Dice el editor de los fragmentos de Yates:

“Lo que es quiza más sorprendente es que este pasaje, escrito a la edad de dieciséis años, revela el mismo sentido critico y el mismo rechazo de contentarse con cosas de segundo nivel, la misma decisión de lograr lo que le parecía digno de hacerse que es visible en toda su vida”.

¡Y qué sabia elección de las lecturas! Los penetrantes ensayos de Hazlitt, la inagotable Vida de Johnson, poemas de Keats, varias novelas, obras de Shakespeare y sobre Shakespeare (confieso no haber leído las Conversaciones imaginarias de Landor, aunque lo haré enseguida), pero, lo que es más importante: todo a la vez. Ése es el método: leer mucho, muy diverso, y muchas cosas a la vez. Yo también lo hice y lo sigo haciendo, como cuento en mi propio pasaje autobiogáfico de El guión del siglo 21, que reproduciré por aquí en los próximos días y no ahora, porque prefiero dejar al lector con este sabor delicioso de las palabras de Yates.


La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas
Alba Edi­to­r­ial, 424 pági­nas

“La ver­dadera his­to­ria de las sociedades sec­re­tas desvela el saber oculto de los influyentes masones y franc­ma­sones, los mis­te­riosos rosacruces, los ese­nios y sicar­ios con­tem­porá­neos de Jesu­cristo, los magos per­sas y los sac­er­dotes egip­cios, los asesinos del Viejo de la Mon­taña, el pri­o­rato de Sión y los tem­plar­ios.
El libro nos guía a través de un sin­fín de cer­e­mo­nias ini­ciáti­cas, cul­tos mis­téri­cos, lengua­jes secre­tos, sím­bo­los y con­traseñas o la asom­brosa Cábala.”

COMPRAR en Casa del Libro

También en ebook: La verdadera historia de las sociedades secretas

 ************

ENTRADAS PUBLICADAS

La Sociedad Thule y otras sociedades secretas racistas

Leer Más
¿Por qué se crean sociedades secretas?

Leer Más
Entrevista en MUY Historia: Sociedades secretas

Leer Más
El secreto de la sociedades secretas por fin revelado

Leer Más
¿Una república racista?

Platón y los asesinos de la montaña /3


Leer Más
Un mito político

Platón y los asesinos de la montaña /2


Leer Más
Una mentira noble

Platón y los asesinos de la montaña /1


Leer Más
Ciencia contra magia

Introducción a la magia /3


Leer Más
Ingresar en una sociedad secreta

Leer Más
Masones en Dan Brown

Leer Más
El secreto es como morir

Leer Más
Dan Brown entre la ficción y la realidad

Leer Más
Juanjo de la Iglesia opina que la verdadera historia de las sociedades secretas es tronchante

Leer Más
Índice completo de La verdadera historia de las Sociedades Secretas

Leer Más
¿Qué es La verdadera historia de las sociedades secretas

Leer Más
El conocimiento oculto

Leer Más
El caballero D’Eon, masón

Leer Más
Tabla Esmeraldina

Leer Más
Thelema

Leer Más
El Gran Mecanismo

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Crítica de Marcos Méndez Filesi

Leer Más
Las sociedades secretas en Vigo

Leer Más
El Decepcionismo

Leer Más
Nostalgia ¿de qué?

Leer Más
Frances Yates y la tradición hermética

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *