Gary Klein, analista premortem

 


El análisis premortem es una herramienta que no se debe confundir con el premortem que le practicaron al pobre médium Washington Irving Bishop, sometido a una autopsia todavía en vida.
El análisis premortem es menos cruento y lo pueden aplicar estudiantes, investigadores, inventores, guionistas y cualquier persona que se proponga una tarea más o menos creativa, incluidas las que consisten en crear una empresa o diseñar un plan de vida.

Daniel Kahneman, el psicólogo que ganó el premio Nobel de Economía al demostrar lo poco de fiar que somos en todos los terrenos, incluido el económico, cuenta así el método premortem creado por Gary Klein,:

El procedimiento es simple: cuando la organización ha tomado una decisión importante, pero no la ha ejecutado formalmente, Klein propone que un grupo de individuos entendidos e informa­dos sobre esa decisión se reúna en una breve sesión. La premisa de la sesión es una breve alocución: «Imaginemos que ha transcurrido un año y que hemos puesto en práctica el plan tal como ahora lo conoce­mos. El resultado ha sido un desastre. Tómense, por favor, 5 o 10 minu­tos para escribir una breve historia de tal desastre».

El método de Gary Klein consiste, en definitiva, en situarse de manera imaginaria o virtual en un momento del futuro y pensar que el producto, proyecto, empresa o invento ha sufrido un estrepitoso fracaso. Se redacta entonces un informe en el que se explican las causas de este fracaso. Una vez que nos hemos liberado de la idea de éxito o de las urgencias del momento, podemos reflejar en ese informe de manera clara y definida las debilidades y defectos del proyecto. Se trata de imaginar las críticas que sobrevendrán, los titulares de los periódicos anunciando el fracaso del programa y preguntarse, junto a los expertos o periodistas del futuro: “¿Cómo y por qué se produjo este estrepitoso fracaso?” “¿Cómo no vieron sus creadores que era un proyecto absurdo, aventurado y lleno de defectos?”

Es decir, el premortem, como su nombre indica, consiste en imaginar que le estamos practicando a nuestro proyecto un examen postmortem para descubrir las causas de su muerte o fracaso. En definitiva, es más fácil ser directo y no andarse con medias tintas cuando lo que tenemos delante es un cadáver y no un cuerpo vivo, aunque se trate de un cadáver imaginario. Gracias a este ejercicio de imaginación, podemos poner con más facilidad distancia entre nosotros y nuestro proyecto, mirarlo como algo ajeno, que podemos atacar sin contemplaciones. Porque un buen ejercicio de premortem debe ser inmisericorde, capaz de detectar cualquier pequeño defecto, de descubrir errores hasta ahora apenas intuidos.

En opinión de Kahneman:

El premortem tiene dos ventajas principales: frena el pensamiento grupal que afecta a tantos equipos cuando parece que se va a tomar una decisión y libera la imagina­ción de los individuos entendidos en un sentido muy necesario. 

 

El premortem es también una liberación de la obediencia grupal y una vía libre para la crítica:

Cuando un equipo converge en una decisión –y especialmen­te si surge un líder– las dudas manifestadas sobre el acierto de la ac­ción planeada se desvanecen y eventualmente son tratadas como pruebas de escasa lealtad al equipo y sus líderes. La desaparición de las dudas contribuye al exceso de confianza en un grupo donde sólo los que apoyan la decisión tienen voz. La principal virtud del premor­tem es que legitima las dudas. Además, anima a quienes apoyan la de­cisión a buscar posibles riesgos que no habían considerado antes

Por último, el premortem a menudo se convierte en un ejercicio divertido y estimulante, que da como resultado la redacción de estupendos artículos de crítica periodística, o de afilados e implacables informes, aunque su característica esencial debe ser el rigor en la crítica y no el desvarío destructivo.


 

Creatividad y teorías bastante extravagantes

Hacer algo o nada

Leer Más
Búsqueda azarosa

Leer Más
Las comparaciones no son odiosas

Leer Más
Un enlace casual en Google

Leer Más
Los dioses de Khemi
Comparación Automática 001

Leer Más
Cómo transmitir información a mayor velocidad que la de la luz…

Leer Más
Cambiar de tema para aprender mejor

Leer Más
Cómo tener buenas ideas entendiendo mal las cosas

Leer Más
Cómo descifré anoche el disco de Phaistos antes de irme a bailar

Leer Más
Impronta

Leer Más
Fantasías científicas de ayer y hoy presenta…

Leer Más
La profesión de escaparatista
[COSAS QUE SIEMPRE HAN EXISTIDO]

Leer Más
Cómo salir de los círculos cerrados

Leer Más
Cómo vivir más tiempo

Leer Más
Cómo descubrí cómo Teseo escapó del laberinto poco después de leer a Borges

Leer Más
La multitarea y Jerome Perceval

Leer Más
Creatividad, inventarios e invenciones

Leer Más
Nuevos lenguajes y creatividad

Leer Más
Gary Klein, analista premortem

Leer Más
El obituario de Coca Cola

Leer Más
El genio no nace, se hace

Leer Más

losgrandesinventosdetubau

Algunos de mis inventos

El buscador ególatra y eGOOGLE: herramientas para el ego

Leer Más
Cómo sujetar unas suelas recién pegadas

Leer Más
Cómo arreglar cosas rompiéndolas

Leer Más

Share