Identidad y anonimato
NO LUGAR ~9

Hotel Newport (Francia, cerca de Disneylandia París)

[Viernes 6 de Diciembre de 1997]

 

“Solo, pero parecido a los otros, el usuario del no lugar mantiene con éste una relación contractual simbolizada por el boleto de tren, la tarjeta presentada en el peaje… En estos no lugares, conquistamos el anonimato solamente aportando la prueba de nuestra identidad: pasaporte, tarjeta de crédito”.

Marc Augé

 

Como dice Augé, en los no lugares hay que pagar un peaje, comprar un ticket, una entrada. En un hotel, aparte de la factura, la insignia que te permite ocupar ese extraño no lugar que es una habitación sin dueño, es la llave, que ahora, gracias a la técnica, se parece a una tarjeta de crédito o a un carné. Una identificación de habitante de un no lugar.

 

Llave del hotel Newport



 

 

2011

Como es sabido, al menos por los adultos, los personajes de Disney, como Goofy, esconden en su interior hombres y mujeres. se trata, pues, no sólo de personajes, sino de personas, es decir de máscaras, quizá por partida doble o triple. Es célebre la anécdota de la demanda que pusieron a Disneylandia porque un niño o una niña vio a uno de sus personajes descabezados fumándose un cigarrillo en un descanso. El trauma de la tierna criatura obtuvo una importante compensación monetaria. Recuerdo que hace muchos años leí una divertida serie de chistes en la revista MAD en la que el gran Sergio Aragonés mostraba algo patrecido: la trastienda de las brillantes y cursis máscaras de Disneylandia.

 

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *