Más infidelidad en la red

He descubierto navegando por la red otra página dedicada enteramente a la infidelidad. Se llama INFIELES cc (“cc” supongo que porque los contenidos están sujetos a licencias de derechos de Creative Commons). Es una especie de antología de textos y críticas de películas, algo que yo también tengo previsto hacer en la Filmoteca infiel y que ya hago con canciones en mi Discoteca infiel.

La página, creada por Laia Ordóñez y editada por Joan Carlos Martorell es muy interesante. La selección de películas y las críticas son estupendas y van más allá de los lugares comunes. Todo el proyecto parece basarse en el libro de Helen Fisher Anatomía del amor, en el que la autora, bióloga, dice que las mujeres son o pueden ser tan infieles como los hombres, pero que lo son o lo han sido generalmente por otras razones que los hombres. Como todas las explicaciones biologistas, las de Fisher son ingeniosas y parecen encajar con las observaciones, pero muchos de sus rivales pueden presumir de lo mismo. Como he dicho en alguna ocasión, hay que tomarse con mucho cuidado, cum grano salis (como un grano de sal), las interpretaciones del comportamiento humano a partir de la biología, que siempre están contaminadas por lo que queremos pensar. De las teorías biológicas a favor y en contra de la monogamia hablaré en una entrada que llevo prometiendo hace meses , dedicada a un nuevo libro en el que se sostiene, en contra de la tendencia más extendida entre los biólogos, que lo más “biológico” es la poligamia.

 

 

Henri Pierre Roché

 

Voy a recomendar ahora dos de las entradas de Infieles cc, aunque vale la pena leerlas todas, la dedicada a Jules et Jim, la hermosa película de François Truffaut, basada en el no menos o quizá más delicioso libro de Henri Pierre Roche, de quien también recomiendo sus Diarios. En la recensión de la película, como es obvio, se muestra la perspectiva elegida por Truffaut, que no es enteramente coincidente con la de Roché, que era más avanzado, tanto para su tiempo como para el del propio Truffaut; los dos tuvieron ocasión de conocerse, pero Roché murió pocos años antes del estreno de Jules et Jim. Parece como si una maldición persiguiera a Truffaut: tampoco su maestro André Bazin pudo ver Los 400 golpes.De todo esto y otras cosas hablaré en la entrada que dedicaré a Jules en Jim en La Filmoteca infiel.

La otra entrada también tiene que ver con algo que amo, se trata de una selección de fragmentos pertenecientes al libro de Goethe Las afinidades electivas , uno de los libros que más me ha gustado. A ese libro dediqué en 2005 uno de mis blogs, del que he rescatado esta animación inicial, a la espera de rescatar el blog entero.

Para activar la animación, haz clic con el botón derecho del ratón sobre ella y elige “Reproducir”


Share
  • Marcos

    : ) qué buena Jules et Jim… aunque no sé cómo puede haber gente que no sea celosa. Si no eres celoso es que NO AMAS a tu objeto de compañía.

  • Hola Daniel, gracias por la referencia! Digo yo que deberíamos colaborar de alguna manera, no? :)