La identidad y el mito de los orígenes

En A discourse of Ireland (1599) se dice:

“Es cosa observada en Irlanda y que se ha hecho proverbial, que los colonos ingleses se vuelven irlandeses en la segunda generación pero nunca ingleses”.

Y lo atribuye a que “el mal sobrepuja y corrompe al bien”(128).

Es interesante en relación con el mito de los orígenes y con la tan frecuente deriva que hace que  los conquistadores (o sus descendientes) acaban queriendo ser (o descender) de los conquistados. Se dan muchos ejemplos en Canarias, Cataluña, Euskadi o en América latina.


Share