La regla de oro de Lichtenberg

Lichtenberg-120

Lichtenberg:

“Una regla de oro: no hay que juzgar a los hombres por sus opiniones, sino por lo que esas opiniones hacen de ellos”.

En honor a esta excelente idea y a la hermosura del Salmo 90, mañana escribiré un nuevo capítulo de Cosas que he aprendido de… dedicado a los cristianos.

FIN DE MAZDA

 

 

Comentario en 2014

Esta fue la última entrada de mi blog MAZDA (2004). Y, como prometí, escribí un Cosas que he aprendido dedicado a Jesucristo y los cristianos.

A menudo, por otra parte, he opinado algo que se parece a lo de Lichtenberg, cuando he visto que alguien actuaba bien y, en vez de atribuir esa buena acción a su credo religioso o político, he pensado que no es que la religión ha hecho mejor a esa persona, sino que esa persona hace un poco mejor a esa religión.

Incluso en ciertos casos opino que una persona es digna de elogio no a causa de su religión o ideología, sino a pesar de ella. Es algo que se podría decir del Papa Francisco respecto a la religión vaticana (el catolicismo ortodoxo romano).

******

[Publicado el 30 de junio de 2004]

cuadernodefilosofia

Todas las entradas de filosofía en Cuaderno de filosofía

Sobre Lichtenberg

Lichtenberg, breve semblanza

Leer Más
Lichtenberg y Kierkegaard

Leer Más
Lichtenberg, placer y dolor

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El hombre de la ventana

Leer Más
Mentiras y verdades peligrosas

Leer Más
El cuaderno borrador de Lichtenberg

Leer Más
La búsqueda de la felicidad
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /6

Leer Más
Cómo no ser un cenizo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /7

Leer Más
La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación

Leer Más

Share