La verdadera revolución cultural china 

Guerra y paz en la antigua China /2

El arqueólogo Vere Gordon Childe dijo en 1936 que existía un acontecimiento en la historia de la humanidad más trascendental que la Revolución Industrial, la invención de la rueda o incluso la domesticación del fuego. Se trataba de un descubrimiento común a casi todos los pueblos de la tierra, que llamó “revolución neolítica”.

Vere Gordon Childe

Mientras que en la “edad de la piedra antigua” o paleolítica, nuestros antepasados descubrieron que las piedras no solo servían para arrojárselas a los demás, sino también para hacer fuego o construir muros, en la “edad de la piedra temprana” o paleolítica, descubrieron que la agricultura era otra manera de conseguir alimento, diferente de las habituales: la caza y la recolección.

Las eras paleolíticas y neolíticas no señalan un momento concreto en la cronología, sino más bien un estadio en la evolución de las sociedades, y por eso el comienzo del neolítico en Europa puede no coincidir con el de China o Nigeria .

El Río Amarillo y las tierras de loess de China

En Sapiens, Harari popularizó la idea de que no fue el ser humano el que domesticó al trigo, sino a la inversa, que ya había sido propuesta por los chinos hace más de dos mil años.

Existen pruebas indiscutibles de que hacia el año 20.000 antes de nuestra era comenzaron a asentarse en el norte de China, en el curso medio del Río Amarillo, diversos pueblos que se dedicaban a la agricultura. La zona era más húmeda que ahora y se cree que esas gentes encontraron tierras cultivables muy ricas en los valles entre montañas, gracias al loess, un sedimento que se forma en las riberas del gran río  y que lo tiñe de su inconfundible color amarillo o marrón. No existe certeza de que antes de la llegada de aquellos agricultores hubiera allí otros pobladores dedicados a la caza o al pastoreo. Tampoco se han encontrado pruebas de una invasión violenta por parte de las tribus agrícolas, aunque sí parece que tuvieron que hacer frente a los ataques de pueblos cazadores o recolectores, algo que fue una constante en la historia china y en la de todos los pueblos que se decidieron a adoptar el sedentarismo y la agricultura.

Shennong, el Señor del Mijo o Primer Agricultor.

Los chinos, muchos siglos antes de que Gordon Childe propusiera su hipótesis neolítica, ya se habían dado cuenta de la importancia que había tenido el paso de la recolección a la siembra, y de la vida nómada a la vida sedentaria. Atribuyeron este descubrimiento a una figura legendaria, llamada Shennong, que se puede traducir como el Señor del Mijo, el Primer Agricultor o el Granjero Divino. A Shennong se le atribuye la domesticación del mijo en el norte de China, leyenda que pareció confirmarse en 1986, cuando se encontraron los primeros restos y herramientas de cultivos de mijo de la historia de la humanidad, cerca del pueblo de Nanzhuangtou, al sur de Hebei, de nuevo en el valle del río Amarillo. La fecha nos permite retroceder a una época lejanísima, en torno al año -8000. También se encontraron restos de perros y cerdos, que sin duda estaban domesticados, una flauta de hueso de siete agujeros y dos caparazones de tortuga, cada uno de ellos con un signo inscrito, que se  parecen mucho a las inscripciones en huesos oraculares de la época Shang, fechadas 6000 años después y que son el precedente de la escritura china. Tras analizar estos hallazgos, Robert Bagley concluye:

«El conjunto de desarrollos en la tecnología de la piedra, la producción de alimentos y su almacenamiento, y de la organización social que suele ser caracterizada como “la Revolución Neolítica”, estaba en marcha en China al menos desde el sexto milenio antes de nuestra era» [1]Robert Bagley, “Shang Archaeology”, en The Cambridge History of China. From the origins of Civilization to 221 BC..

Mijo, un cereal muy conocido en Asia, del que ahora se empieza a hablar como competidor de la quinoa (que no es un verdadero cereal), por carecer también de gluten. Fue domesticado por Shennong, el Señor del Mijo.

Se atribuye a Shennong otro empleo de las plantas que es casi con toda seguridad anterior a la agricultura: la farmacopea, es decir, el empleo de plantas, que se pueden recolectar sin más, con propósitos medicinales. Se cree que a finales del paleolítico muchos pueblos tenían un cierto conocimiento de farmacopea o al menos de las utilidades y el carácter comestible de diversas plantas, pero que algún fenómeno climático o social, como un aumento de la población, pudo ser la causa de que empezaran a cultivarlas, lo que dio inicio a esa revolución neolítica de la que habla Gordon Childe. Shennong, el Señor del Mijo, es la personificación de ese cambio, pero también representa algo más importante para los chinos y que tiene que ver con la guerra, o al menos con su ausencia.

Continuará…


Una cuidada edición que ofrece la más completa panorámica del arte de la estrategia china publicada hasta la fecha.
Pese a ser uno de los libros más traducidos y versionados de la historia, El arte de la guerra de Sunzi se ve, todavía hoy, envuelto en un halo de misterio y desconocimiento. Daniel Tubau ha hecho un monumental trabajo de investigación para ofrecernos una completa visión del gran clásico de la estrategia.
Tubau demuestra que El arte de la guerra, en contra de muchas interpretaciones habituales, es un libro de múltiples y fascinantes lecturas. Descubriremos qué lugar ocupa este clásico entre los tratados de estrategia militar, si fue empleado por Napoleón, el Primer Emperador chino o Mao Zedong, si el arte de la guerra es, aunque parezca paradójico, un arte de la debilidad, que emplea técnicas consideradas tradicionalmente como «femeninas», qué papel juega la adivinación y el cálculo, la importancia del engaño y del uso de espías, el papel que debe jugar el general o estratega supremo en la guerra, y la adaptación a circunstancias cambiantes o imprevistas. También entenderemos las razones que han hecho que sea empleado como libro de texto fundamental en las escuelas militares, pero también que se haya convertido en un manual para ejecutivos, empresarios o políticos y que sus consejos se apliquen casi a cualquier terreno de la vida social. Libro impreso y ebook


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *