Una estancia en Moralia [1991]
5. ¿Alguien más se une al grupo?

arjuna-wijaya-jakarta

¿Alguien más se une al grupo?

En capítulos anteriores (1 y 2), Natalia y Arlequín emprendieron la búsqueda de Moralia, debido a que Natalia había soñado que se veía a sí misma en un acantilado y no se ayudaba. Tras caer por un agujero, llegaron a Moralia (3), donde encuentran a un verdugo moralista, a Kant, a Jesucristo y a Confucio. El verdugo, que es masoquista y kantiano, está aplicando la regla “Haz a los demás lo que desearías que te hicieran a ti”. En el capítulo 4 los viajeros se encontraron con Mo Di, el creador de la doctrina del Amor Universal.

 

Un hombre a caballo se acerca al galope y se detiene junto al carro, marchando entonces al paso de los viajeros.

Caballero
Perdonen que les fatigue con el deber de atenderme. No pude evitar escuchar la conversación que mantuvieron en la Plaza de la Moral [1], y creo que ustedes podrían ayudarme a resolver una disputa. Me gustaría acompañarles allá donde van… Porque ustedes van a algún lugar, ¿no?

Arlequín
De eso no cabe duda, aunque no sepamos a cuál [2]

chesire-catLaoZi
Yo diría que no vamos a ningún lugar, pero, si quieres que responda a lo que a ti te interesa (guiña un ojo a Jesucristo) respondería que sí: aunque no vayamos a ningún lugar, llegaremos a algún lugar [3].

 

Confucio
Bien dicho, querido amigo. Es un placer oírte hablar [4]. (al caballero:) ¿Te interesa el doloroso asunto que discutíamos?

laozi-kungziCaballero
Pues sí… Por cierto, hola, Arlequín, hola Natalia. ¿No me reconocéis?

Natalia
Sí, en eso estaba pensando. Usted es el Primer Caballero del Club de los Solipsistas[5].

Caballero
Así es. Encantado de volver a verte

Natalia
… A pesar de que no nos hemos visto antes ni nos estamos viendo ahora.

Caballero
Veo que recuerdas perfectamente nuestra conversación [6], así que me permitiré seguir hablando de este modo convencional, dando por supuesto que tú y tus compañeros existís: el convertirme en solipsista no me hizo perder los buenos modales, ni darme cuenta de cómo he de comportarme en cada ocasión. (A Confucio:) Pero tú me preguntabas si me interesaba el doloroso asunto que discutíais. Te respondo que sí. Es cierto que me interesa el tema, pero para mí no es doloroso.

Kant
Ah, es usted un inmoral.

Caballero
No, yo no me definiría así. Verás, nosotros, los solipsistas, no necesitamos de superestructuras morales o éticas, ni de ningún tipo de precepto o doctrina para tratar bien a los demás. Los tratamos bien porque consideramos que los demás son nosotros mismos: simplemente, cuidamos de nosotros mismos. Pero la disputa de la que antes os hablé es la que mantengo desde hace días con un aceitunado caballero que se empeña en afirmar que piensa como yo. Permitid que os lo presente: él es aún más cortés que yo y le parecía una falta de educación unirse al grupo sin ser invitado.

Se gira hacia atrás y agita en alto su sombrero. En la lejanía se ve una nube de polvo que va aumentando de tamaño hasta convertirse en un carro de guerra tirado por cuatro caballos. Lo guía un joven apuesto, de rasgos hindúes.

Arjuna
Bienaventurados todos. Gracias por acogerme en este delicioso grupo.

Caballero
Este hombre es Arjuna, el héroe Arjuna [7].

Lao Zi
Yo me llamo Lao Zi. Quienes viajan sobre el heno son: Natalia, Confucio, Kant y Arlequín. Es un placer contar con la compañía de un guerrero de tan nobles sentimientos como tú [8].

Caballero
Les estaba explicando a estas personas tan amables que tú insistes en afirmar que piensas lo mismo que nosotros, los solipsistas.

Arjuna
Así es. No existe diferencia entre vosotros y yo, porque no existe ningún yo. Así que todos somos lo mismo.

Arlequín
No estoy muy seguro de que el hecho de no existir sea una buena razón para considerar que todos somos idénticos. Y si es así: ¡Vive la difference! [9].

Arjuna
Lo que quiero decir es que entre el Ser individual y el Absoluto no hay distinción: son lo mismo [10].

Caballero
Me parece estupendo, pero yo no pienso eso. Yo sé que los demás no son lo mismo que yo, sino sencillamente que no son. Solo yo soy.

Arjuna
Tat tvam asi. Así es: Tú eres Aquello [11].

Caballero
No: (se señala) Yo soy Esto.

Kant
Lo interesante de este asunto es que ustedes, el caballero sollipsista y Arjuna, se comportan igual con los demás, pero parten de dos concepciones que, sean o no idénticas en última instancia, se expresan de distinto modo y que les obligan a discutir al uno con el otro. Lo importante es que los dos cuidan a los demás porque se cuidan a sí mismos. Es un hermoso fin, sean cuales sean las razones que a él conducen.

Arjuna
Bueno… (Duda durante un largo rato, como no atreviéndose a hablar) No estoy muy seguro de que esa se la consecuencia de mi doctrina. Verán, tengo un consejero azulado [12] (no quiero decir su nombre, pues entonces aparecería) que me intenta convencer de que da igual tratar bien o mal a los demás.

Vishnu-Kroshna-Brahman se muestra en todo su esplendor a Arjuna para convencerlo de que inicie la masacre con alegría.

En la imagen, Vishnu-Kroshna-Brahman se muestra en todo su esplendor a Arjuna para convencerlo de que inicie la masacre con alegría.

Lao Zi
Bien, pero ahora que él no está guiando tu carro, vamos a tratar bien a Natalia y a disolvernos entre las brumas de los sueños…

Confucio
Sí, no la fatiguemos más, pues nuestro viaje no ha hecho sino empezar.

Jesucristo
Dejémosla descansar, no del sueño, sino de la lectura de este sueño.

Natalia
Son ustedes muy amables, pero me gustaría seguir soñando para averiguar por qué no me ayudé a mí misma en mi pesadilla [13].

Lao Zi
Hay tiempo para todo, amiga, sobre todo para seguir soñando. Volveremos a vernos. [14]

¿FIN?

*********

[Esta felicitación tiene notas, añadidas en 1997. Puedes verlas haciendo clic en las notas o leyendo la barra lateral.  También puedes leer el texto completo de principio a fin -mucho más recomendable.-y después las notas, que también aparecen  situadas al final del texto. Hay vínculos para saltar en un instante desde el número a la nota correspondiente, y a la inversa]

 

nataliaTubau-cabecera

LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

El extraño caso del aniversario de Natalia Tubau [1982]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

El misterioso y estremecedor asunto de los crímenes de Natalia Tubau para con sus años [1983]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

Rejuvenecer no es sino envejecer de otra manera…o…El irritante asunto de los aniversarios de Natalia Tubau [1984]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

Cuarta felicitación de cumpleaños a mi insaciable hermana Natalia Tubau García [o La venganza es mía] [1985]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

Diálogo con el que Daniel Tubau felicita a su hermana Natalia en su 26 aniversario [1986]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

Un interludio absolutamente inevitable en el viaje de Natalia y Ailatan en busca del tiempo [1987]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

Natalia y Ailatan en busca del tiempo
[1988]

Leer Más
LAS AVENTURAS ONÍRICAS DE NATALIA

¿Un sueño? [1989]

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
1. Sueños y pesadillas

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
2. Un viaje cortolargo

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
3. En Moralia

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991] 4. Llegan más moralistas…

Leer Más
Una estancia en Moralia [1991]
5. ¿Alguien más se une al grupo?

Leer Más


Share
  1. [1] Plaza de la Moral era el nombre del lugar de torturas.
  2. [2] La respuesta de Arlequín, claro está recuerda de nuevo a Lewis Carroll. Pensé poner un ejemplo similar que sabía que estaba en las aventuras de Alicia, pero me desalentó pensar que tendría que buscarlo página a página; abrí al azar Alicia en el país de las Maravillas y encontré este diálogo:

    ALICIA: Minino de Cheshire… ¿te importaría decirme, por favor, que dirección debo tomar desde aquí?

    GATO DE CHESHIRE: Eso depende en gran medida de adónde quieres ir…

    ALICIA: No me importa mucho adónde.…

    GATO DE CHESHIRE: Entonces da igual la dirección”.

  3. [3]Lao Zi ofrece una interesante variante de estos juegos acerca de ir a algún sitio, muy plena de sentido: aunque su intención no es ir a algún lugar, ello no impedirá que lleguen a algún lugar”
  4. [4] Me he permitido presentar a Confucio como un tipo simpático, amigable, capaz de disfrutar de las cosas pequeñas y además gran amigo de Lao Zi. Es el Confucio que me gusta a mí. No sé si es la visión correcta, pero sí creo que la imagen de Confucio está muy deformada por la tremenda influencia del confucianismo en la sociedad china. Como él mismo dijo páginas atrás: “No se puede uno fiar de las generaciones futuras”. Curiosamente, a Lao Zi y el taoísmo no se le aplica la misma vara de medir que con tanta dureza se descarga sobre Confucio y el confucianismo. Aunque yo no lo veo así, es posible que algunos lectores consideren que mi Confucio es un simplón y mi Lao Zi un pedante, ¿puedo decir que lo siento por ellos (por los lectores que piensen eso) sin que piensen que soy un pretencioso insoportable?
  5. [5] En la felicitación de 1989, Natalia y Arlequín conocieron a este caballero solipsista, llamado PRIMER CABALLERO en los diálogos, que discutía con el cura Maroon y que decidió suicidarse para comprobar si era verdad su solipsismo.
  6. [6] En su conversación con los solipsistas, estos explicaron a Natalia que, a pesar de no creer en la existencia de otras mentes, ellos aceptaban hablar como si aquéllas mentes existieran. De ahí lo atinado de la observación de Natalia: para el solipsista, ella en realidad ni existe ni existió. Sin embargo, hay que suponer que en su sueño, Natalia no le dijo al caballero: “Usted es el Primer Caballero”, pues ese título sólo tiene sentido en la transcripción realizada por mí del sueño.
  7. [7]Arjuna es el protagonista del Bhagavad Ghita o Canto del Bienaventurado, uno de los libros más importantes de la India, y que es una sección del vasto Mahabarata.
  8. [8]Lo que dice Lao Zi acerca de los nobles sentimientos de Arjuna no es, pese a lo que puedan pensar quienes conocen el Bhagavad Ghita, una ironía. Luego se explicará por qué.
  9. [9] Ya que la diferencia parece implicar la existencia. Sin embargo, la conclusión no se sigue de manera necesaria de la proposición hecha por Arlequín, como habrá advertido cualquier lector que tenga algunos rudimentos de lógica.
  10. [10]Esta es una de las ideas principales del Bhagavad Ghita (que es un libro común a las seis darsanas o escuelas ortodoxas de la India): el Atman (el alma, la conciencia o el ser individual) se identifica con Brahman (lo Absoluto).
  11. [11]Tat Tvam Asi (Tú eres Eso/Aquello) es la formulación más célebre de la doctrina que se comenta en la nota anterior. Es decir: el Atman (Tú) es el Brahman (Eso). No hay diferencia entre la conciencia que contempla y lo contemplado.
  12. [12] Se refiere a Krishna, el dios que,bajo la forma de su auriga, convence a Arjuna de ir a la batalla contra sus parientes, cosa que  él no quiere hacer (lo que dijo Lao Zi de sus buenos sentimientos no era una ironía). ¿Quién no va a dejarse convencer por un dios como Krishna, que no es otro que Vishnu, y que, de ser cierta su doctrina, no es otro que el propio Arjuna y Brahman y quien esto escribe, es decir, yo? El Bhagavad Gita es un libro hermoso y cruel, uno de los máximos exponentes de la justificación de la crueldad: no hay nada malo en matar a los parientes, puesto que los parientes no existen, ni existe tampoco el dolor. Es el libro de cabecera de los Hare Krishna. Mucha gente confunde a los Hare Krishna con los budistas, a pesar de que Buda surgió para oponerse a las escuelas ortodoxas hindúes. El budismo es, junto con el jainismo, la principal de las filosofías heterodoxas (no basadas en los Vedas) de la India.
  13. [13] Natalia no ha olvidado la razón que la llevó a Moralia, cosa que no parece recordar el autor de esta narración, o sea yo.
  14. [14] Seguramente no hace falta aclarar que el título “¿Alguien más se une al grupo?” tiene algún tipo de sentido teniendo en cuenta que según el caballero solipsista solo existe él, por lo que quizá nadie “más” se puede unir a un “grupo”, que tampoco existe.