“Las calles son nuestras”., ¿Lo son?

Las calles son de ellos. Parece que las calles siempre son de alguien. En la España de Franco un ministro del Interior (Manuel Fraga Iribarne) dijo “La calle es mía”. Pero ya no es suya, ahora son de ellos. ¿Cuándo serán de nadie, es decir, de todos?

2019: Ha querido la casualidad que el sistema de republicación automático de entradas que uso, seleccione esta entrada hoy (18 de noviembre), como si adivinara que en este momento miles de jóvenes nacionalistas se creen que las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas son suyas. Pero no lo son. Y menos son el escenario para su fanatismo.

La fotografía fue tomada hace muchos años, en 2006, en Buenos Aires. Es una prueba de que la radicalidad, la imposición violenta y el dogmatismo iguala tanto a los ministros de Franco como a los nacionalistas de cualquier signo.

(Fraga fue ministro de Franco, pero cuando dijo la frase era Vicepresidente y Ministro de Gobernación de Arias Navarro, primer gobierno tras la muerte de Franco, cuando las cosas todavía no habían cambiado casi nada).

2 comentarios en ““Las calles son nuestras”., ¿Lo son?

  1. “las calles son nuestras” significa que las calles son del pueblo. es decir de todos.
    las paredes gritan en nombre de la dignidad de un pueblo, de su gente, de sus clases oprimidas.
    presisamente, la frase es anónima.

  2. Hola Tofi,
    Me alegro de que sea esa la interpretación, porque es lo que coincide con lo que prefiero y dije en la entrada: que las calles no sean de nadie, es decir, de todos.
    Pero aún me queda una duda acerca de si la frase puede tener otro sentido (o un doble sentido quizá): que los propietarios de las calles sean, por ejemplo, los grafiteros o stencileros. Pero seguramente tienes razón tú.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *