Las invasiones afortunadas

britania-250px-Agricola_campaigns_in_BritanniaLa invasión de las islas británicas por Roma fue un triunfo a medias o una derrota parcial. Los romanos lograron asentarse en las islas pero no dominarlas, y nunca se decidieron a invadir Irlanda.

A ello debemos el que se haya conservado una de las más interesantes literaturas, y casi el único resto de una cultura, la celta, que dominó casi toda Europa y que llegaba hasta Turquía.

Otra invasión, la del rey Harald de los cabellos dorados, está en el origen de otra gran literatura que quizá no se habría escrito si los nobles noruegos no se hubiesen hecho a la mar con tal de no someterse al nuevo rey del norte. Los nobles rebeldes llegaron a Islandia y allí, en un aislamiento semejante al de Irlanda, escribieron las incomparables sagas y eddas, que son también casi lo único que queda de la antigua cultura germánica.

eddamayor

Aunque podemos lamentarnos por lo que se ha perdido, e imaginar qué maravillas podríamos haber disfrutado si celtas y germanos hubiesen tenido la oportunidad de trasmitir su cultura, una mirada atenta tal vez nos revelaría que esas literaturas prodigiosas no son el resto que sobrevivió a las invasiones, sino su consecuencia: sin las invasiones tal vez no habría habido literatura celta o germana.

Los germanos, por cierto, tuvieron la oportunidad de trasmitir su cultura cuando se apoderaron de todo el imperio romano de Occidente. Sin embargo, apenas dejaron nada, excepto algunas referencias que se pueden rastrear en monjes ya cristianizados como Beda el venerable o Saxo Gramático, junto a la excepción, tardíamente redescubierta, de El cantar de los Nibelungos, que es una de las pocas muestras literarias germanas que no fue escrita en Islandia.

El aislamiento de Irlanda le permitió desarrollar una cultura propia, que tal vez no tenía demasiada relación con lo que había sido la cultura de los celtas o de los germanos continentales, ya fueran galos, belgas, del norte de Italia o celtíberos.

Tal vez sucedió algo parecido con Islandia.

 

Entradas publicadas en NUMEN
(Para otras entradas de mitología ver MITOLOGÍA)

El rey indio que se apostó a sí mismo

Read More
La venganza de Alcmeón

Un mito recuperado por Carlos García Gual


Read More
Mitología, mística y religión (2)

Read More
Cómo descubrí cómo Teseo escapó del laberinto poco después de leer a Borges

Read More
El Mahabharata y otras obras del tiempo

Read More
El deus ex machina de la Medea de Eurípides

Read More
Daniel Tubau

Read More
Mitología, mística y religión

Read More
La mitología comparada, ¿arte o ciencia?

Read More
Hipótesis mitológicas

Read More
El tiempo de los mitos

Read More
Salvado por el terror (y la mitología)

Read More
El héroe en el estiercol

Read More
La infiel Helena

Read More
La fiel Penélope

Read More
Teseo y la identidad

Read More
El barco de Teseo

Read More
La maternidad extravagante de Atenea y Satana

Read More
Atenea y Satana: el dios “embarazado”

Read More
Hefesto y el nacimiento de Atenea, reinterpretación de un mito

Read More
La prostitución masculina en los mitos armenios

Read More
Primera defensa del deus ex machina

Read More
Héroes trágicos o victoriosos

Read More
¡Felicidades!

Read More
El álbum de Pandora

Read More
Tuan Mac Carell
Seres proteicos 2

Read More
Los indoeuropeos y la mitología comparada

Read More
La fidelidad de la tradición

Read More
Helena de Troya y su doble

Read More
Las invasiones afortunadas

Read More

*****

************
Blogger PostGoogle GmailLinkedInMySpaceDeliciousShare

One thought on “Las invasiones afortunadas

  1. Si ya parece arriesgado atribuir a las invasiones el desarrollo de esas culturas (aunque no se puede descartar como una de sus causas), quizá lo sea más pensar que fue el aislamiento de Islandia o de Irlanda la causa de ese desarrollo cultural.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *