Los líderes supremos: Lenin

La ideología marxista-leninista-maoísta, que conquistó más de la mitad del planeta, no supo traer esa sociedad perfecta que prometía, con lo que demostró, de nuevo, que el camino al infierno está sembrado casi siempre de buenas intenciones.

Con la caída del Muro de Berlín, en 1989, los antiguos líderes fueron poco a poco olvidados e incluso derribados violentamente de sus pedestales. Apenas queda huella de ellos, excepto en China, donde el culto a Mao Zedong es mantenido por un Partido Comunista dirigido por los herederos de aquellos a los que Mao persiguió, encerró o asesinó, como Liu Shaoqi o Deng Xiao Ping (que logró sobrevivir y refundar China).

La propagación de la doctrina revolucionaria quizá no se asemeja en su conquista violenta a la del cristianismo, en la que es difícil encontrar grandes conquistadores que extendieran la religión a sangre y fuego, a no ser que pensemos en Constantino, aunque él o sus sucesores lo aplicaron en el interior de un Imperio que ya existía. Sí se podría comparar a los líderes revolucionarios conquistadores con Santo Domingo de Guzmán y su cruzada contra los albigenses y cátaros, una comparación que propondré en otro momento. Como es obvio los conquistadores españoles impusieron el cristianismo en América, pero raramente los dirigentes eran líderes religiosos o monjes guerreros, con excepción de las reducciones jesuitas en Argentina, Paraguay y Uruguay. Por lo general se trataba más bien de militares a los que acompañaban religiosos.

Tampoco se parecen en esto los revolucionarios al tranquilo judaísmo de Abraham, aunque sí quizá al más agresivo de Moisés y el rey David. Es obvio, sin embargo, que la mayor cercanía entre la ideología revolucionaria y la religión se da, al menos en este sentido de conquista violenta, con el Islam. No es difícil encontrar semejanzas entre profetas y caudillos como Mahoma y Omar con Lenin, Stalin o Mao. Todos ellos expandieron la doctrina mediante increíbles conquistas y todos ellos escribieron libros sagrados para sus seguidores [aunque, según parece, Mahoma no escribió ni dictó el Corán, excepto quizá algún fragmento].

Aquí tan solo quiero hablar de algunos de los profetas, conquistadores y criminales (casi siempre criminales) de la religión revolucionaria, según me los vaya encontrando en mis viajes.

Como en toda religión imperial, comienzo por el fundador del Imperio.

 

EL FUNDADOR: Vladimir Ilich Ulianov Lenin

Si Jesucristo necesitó a Pablo de Tarso para que el cristianismo se extendiera, no sólo entre los judíos sino también entre los gentiles, y si Sariputra hizo lo mismo en el budismo, Lenin es el discípulo que no sólo expande la doctrina de Marx y Engels, sino que  se convierte en conquistador y fundador del primer reino comunista. Y del mismo modo que Pablo de Tarso con sus Epístolas, Lenin interpreta y reescribe la doctrina, que pasa a llamarse marxismo-leninismo.

Lenin en la entrada del Parque de las Estatuas de Budapest

 

Lenin en Hungría
Son muchas de las estatuas que se han conservado de la época comunista de Hungría, cuando el país se hallaba bajo la férrea tutela de la Unión Soviética, ya que, apenas a 14 kilómetros de Budapest se ha construido un extraño parque habitado por estatuas de la época comunista. ¿Por qué las han conservado, en vez de destruirlas?

Claudio Magris, antes de la caída del muro de Berlín y de la disolución del Imperio comunista soviético, contaba en El Danubio que cuando, en los años 20 y 30,  el terror blanco fascista reemplazó al terror rojo comunista,  los revolucionarios no destrozaron las estatuas de sus antecesores, sino que las guardaron en sótanos. Cuando los comunistas volvieron al poder, tras la Segunda Guerra Mundial, las sacaron del sótano y las volvieron a colocar en las calles.

Algo parecido sucede ahora. Los húngaros han guardado casi todas las estatuas de la época comunista y han creado con ellas este Parque de las Estatuas o Museo del Totalitarismo, en el que se puede ver a Lenin, Marx, Engels, alegorías de la hermandad húngaro-soviética y a diversos líderes comunistas húngaros.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es daniel_budapest-058-1024x768.jpg

Perfil de Lenin en el Parque de las estatuas

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es daniel_budapest-057-1024x768.jpg

Lenin en el Parque de las estatuas 

En estas dos fotos intenté poner a prueba la afirmación de mi tía Mariona, que pensaba que me parecía mucho a Lenin.

 

Lenin en Pekín

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lenin-daniel-cera-100x100.jpgEn el Museo de cera de Pekín también están representados los líderes supremos del comunismo. No está Stalin, que fue retirado del santoral chino, aunque no a causa de las revelaciones de Kruschev, que contó que la dictadura de Stalin había sido muchísimo peor de lo que los enemigos capitalistas habían dicho durante año. Mao consideró las declaraciones del nuevo líder soviético una traición a la causa comunista, a pesar de que su relación con Stalin no había sido buena. Sin duda, las revelaciones de Kruschev y la caída del culto a Stalin le hicieron temer por el mantenimiento de su propio culto después de su muerte.

No tengo confirmación, pero lo más probable es que la decisión de retirar la figura de cera de Stalin tuviese lugar durante el mandato de Deng Xiao Ping.

 

Continuará…


(Primera publicación de esta entrada: 2004. Revisado en 2019)

 

[pt_view id=”87405d63l6″]

Originally posted 2011-08-14 20:05:53.