Ludwig Wittgenstein (1889-1951)

En este capítulo de la Enciclopedia de Filosofía de bolsillo Mosca y caja, llegamos al siglo 20, al atomismo lógico y a las célebres palabras con las que Ludwig Wittgenstein cierra su Tractatus Logico-Philosophicus, que han impresionado a Caja…

 

¡Haz clic en las flechas para ver la aventura!

Pronto volveremos a encontrarnos con Wittgenstein, porque Mosca tiene una especial deuda de gratitud con el atormentado filósofo austríaco.

Share
  • ¿Mosca tiene una deuda de gratitud con W? Yo también: mi primera matrícula en primer curso de la carrera entonces llamada de Filosofía Y Letras (en 3º se dividía y yo acabé desembocando en letras: la segunda me la había dado otro de por allí, un suizo pero de lengua francesa llamado Ferdinand de Saussure).

  • No deja de ser curioso, porque creo que la matrícula de Wittgenstein la obtuviste con un trabajo sobre el Tractatus, y no sobre las Investigaciones Filosóficas, que tienen muchos más puntos de contacto con el de la otra matrícula, Saussure.

    • Supongo que debería avergonzarme, pero las Investigaciones Filosóficas no las he leído realmente, solo hojeado/ojeado para contextualizar cuando hice el trabajo sobre W.

      • No, no tienes por qué avergonzarte, pero seguramente te interesarán bastante. Tienen que ver con el lenguaje y su uso y en ellas Wittgenstein mantiene una filosofía en principio opuesta a la del Tractatus. Se parecen un poco, al menos de tanto en tanto, al Zhuang zi,pero quizá más a su verdadero inspirador, el delicioso Fritz Mauthner y su Crítica del lenguaje. Hay buenas traducciones en castellano y catalán, que es la versión que leí entera (yo diría que de Josep-Maria Terricabras).