Mao, Stalin y Hitler y otras comparaciones

Alguien me dirá al ver el título de esta entrada: “No se puede comparar a Mao (o a Stalin) con Hitler”.

Esa es una estratagema a la que me fatiga responder. Casi siempre sirve tan sólo para justificar a Mao y a Stalin, como lo hizo en una ocasión Eduardo Haro Tecglen al escribir una opinión más vergonzosa que falsa: no se pueden comparar los millones de muertos de Hitler y los de Stalin, decía Haro Tecglen, debido a “la diferencia de finalidades y por la condición de las víctimas”.

mao

Mao en el museo de cera de Pekín. A mí me parece que los artistas del museo han mostrado a Mao mucho menos atractivo que a su rival Liu Shao Qi, aunque quizá me equivoco. También se puede hacer política con las figuras de cera.

La falsedad del sofisma anterior no es que sus objetivos fueran o no diferentes o que lo fueran sus víctimas, sino el hecho indudable de que el “no se puede comparar” quiere decir que lo que hicieron Mao y Stalin no fue en sí mismo espantoso.

En realidad, Todo se puede comparar, y en especial se puede comparar a los asesinos de masas. Clic para tuitear Es cierto que hay comparaciones más atinadas y otras que pueden resultar ofensivas para las víctimas, como comparar la brutal e incluso fascista política de Israel con el holocausto, la dictadura de Castro con la de Stalin, o la de Pinochet con la de Mao. En tales casos, la desproporción hace que la comparación sea casi un insulto, e incluso puede ser contraproducente para quienes quieren señalar los crímenes de Pinochet, Castro o Israel.

Ahora bien, en el caso de Mao, Hitler y Stalin, las similitudes y la magnitud desmesurada del asesinato permiten y alientan la inevitable comparación: no para disminuir o agravar el crimen de unos u otros, sino como ejemplos de asesinato de masas a escala gigantesca y de dictaduras y sistemas de exterminio organizado pocas veces igualados a lo largo de la historia.

Por otra parte, en este caso, la comparación ofrece un grave problema, pues no sabemos qué es lo que hicieron exactamente Mao y Stalin, pero sí sabemos con bastante precisión lo que hizo Hitler. Como suele decirse, la historia la escriben los vencedores y en China y Rusia siguen gobernando los mismos que cometieron esos crímenes, o sus herederos.

Por tanto, para no caer en el error de justificar a cualquiera de estos tres dirigentes sanguinarios, podemos hacer comparaciones más sencillas: Mao y Stalin comparados con Franco, con Pinochet o con Mussolini. Evidentemente, de esas comparaciones salen beneficiados en lo cuantitativo Franco, Pinochet y Mussolini, quienes ni de lejos pudieron matar y torturar a tanta gente como Stalin y Mao. Pero eso no hace mejores a esos tres dictadores, ni menos repugnantes sus crímenes.

En consecuencia, se pueden hacer todo tipo de comparaciones, a veces para clasificar los crímenes contra la humanidad en una escala puramente cuantitativa, otras veces para mostrar los métodos de unos u otros, la condición de las víctimas o los objetivos de unos y otros, pero lo que resulta mezquino, demagógico y cómplice con el crimen es la comparación exculpatoria y el suponer que alguien no es un criminal porque hay otro que le ha superado en números o que no lo es, por que sus víctimas eran diferentes, es decir (en definitiva eso estaba diciendo Haro Tecglen) “porque esas victimas se lo merecían”.


[Publicado en 2005]


MAOÍSMO Y COMUNISMO CHINO

Extraños compañeros de culto: Mao y Deng

Leer Más
La anaconda china

Leer Más
¿Un país, dos sistemas?

Leer Más
La Maomanía

Leer Más
Mao, Stalin y Hitler y otras comparaciones

Leer Más


 

En el Santoral Revolucionario se exploran los aspectos más religiosos del comunismo revolucionario: los profetas, los fundadores, las promesas de redención y la iconografía de la que para muchos ha sido la religión del siglo XX.

 Entradas de El Santoral Revolucionario

El santoral revolucionario

Leer Más
La religión del comunismo

Leer Más
Los líderes supremos: Lenin

Leer Más
Los líderes supremos: Oliver Cromwell

Leer Más


El santoral revolucionario

Leer Más
Sócrates y la ley

Leer Más
Koba el temible

Leer Más
Amos Oz: Israel y Palestina

Leer Más
La ciudad de las estatuas

Leer Más
Nazismo en Hungría

Leer Más
¿Una página apolítica?

Leer Más
La izquierda que no quiso ver

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Leer Más
¿Dónde están los escritores soviéticos?

Leer Más
Antólogos, prólogos y errores

Leer Más
Tras las elecciones

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
Prensa, televisión y revolución

Leer Más
John Milton y los spartoi

Leer Más
Defensa del error por Milton y Selden

Leer Más
El imaginario revolucionario

Leer Más
John Milton y la libertad de imprenta

Leer Más
El mandato del cielo

Leer Más
Mao, Stalin y Hitler y otras comparaciones

Leer Más
¿Dónde está la izquierda?

Leer Más
sí pero no/no pero sí

Leer Más
Política y sociología

Leer Más
Entre la ética y la estética

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Hágase la ley y muera yo

Leer Más
Orgía y utopía

Leer Más

Democracia e imperio

Leer Más
Unidad europea y separatismo

Leer Más
Explicar y justificar: Isaiah Berlin

Leer Más
Moral holista

Leer Más
La izquierda en la balanza

Leer Más
Volver a empezar

Leer Más
Entrevista a Martin Amis

Leer Más
Sudamérica está cambiando

Leer Más
Madres de mayo

Leer Más
Escepticismo y credulidad

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Leer Más
¿Programas o personas?

Leer Más
Expertos y marxistas

Lenguaje de expertos /2


Leer Más
Anecdotario de una campaña electoral

Leer Más
El pueblo no existe (y la gente tampoco)

Leer Más
El legado de Europa

Leer Más
La comprensión no implica justificación moral

Leer Más
La importancia de lo superfluo

Leer Más
Patria

Leer Más
La revolución tradicional

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Leer Más
La sociedad abierta de Bertrand Russell

Leer Más
La lógica demente de la nueva izquierda

Leer Más

Share

3 pensamientos en “Mao, Stalin y Hitler y otras comparaciones

  1. Hola Daniel, perdón por referirme así, solo usaba como paradigma. Pasa que con estos pobres bichitos que mencioné somos a veces un poco agresivos, quizás por instinto. Pero llevas razón cuando dices que podemos llegar a parecernos a ellos. Me hizo pensar en las palabras de mi sabia madre: ” Para defender a un criminal, el abogado tiene que pensar como él” Y si nos acercamos tanto a la orilla del abismo, podemos caer….
    Solo quiero comentarte algo que siempre relataba mi antigua maestra de Bellas Artes. Ella era alemana, mayor ya, cuando la conocí, y con horror aún en la mirada, nos decía que Stalin mató a su padre en la plaza pública, enfrente de ella, sus hermanos y su madre. Junto con su padre mató a otros 50 hombres, los hacía arrodillar y les disparaba a quemarropa. Luego lacónicamente explicaba la razón de su actuar tan peculiar:”No tenían mentes brillantes, solo hice una limpieza”
    Esos seres tan cerca de las sombras a veces asustan. Y debemos proteger nuestras mentes para que no se filtren basuras que rompan nuestro equilibrio espiritual.
    Es un placer leerte y aprender de los muchos artículos que permites compartamos.
    Gracias Daniel por regalarnos tanto conocimiento.
    Un beso
    Graciela Mendaro Berdoy

  2. Hola Graciela. Es correcta la definición que haces de esas personas, pero no creo que fuera deseable pisotearlos como ratas o cucarachas, porque eso sería actuar como ellos. No creo, por otra parte que sean tan distintos de nosotros. Creo más bien que la sociedad está llena de personas que harían algo parecido si tuvieran la posibilidad (es decir, el poder absoluto). Creo como Chesterton que al ver a un criminal tanto como horrorizarnos por lo que ha hecho, debemos preocuparnos también al pensar que se parecen a nosotros demasiado, o nosotros a ellos.

  3. Yo creo que los personajes arriba mencionados, no solo fueron asesinos sanguinarios, sino exterminadores. Si existiera la reencarnación, me gustaría que volviesen como ratas o cucarachas, para ser pisoteados ni bien asomen. Fueron asesinos, exterminadores, violadores de todo derecho, torturadores, entre otros actos inhumanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *