Moral holista

Llamo moral holista a un sistema capaz de justificar cualquier cosa injustificable en función de una visión de conjunto. Quienes lo propugnan, la casi totalidad de las religiones y gran parte de las ideologías, sostienen que esas cosa que aparentemente son malas, en realidad son una pieza en el desenvolvimiento justo del universo.

[EJEMPLOS DE VISIÓN DE CONJUNTO PARA BIEN Y PARA MAL]

  • Todos los estrategas saben que lo importante no es ganar o perder una batalla; lo que realmente importa es ganar la guerra.
  • Esto se puede ejemplificar claramente en el juego japonés del Go: el jugador que se dedica a plantear y a ganar batallas una tras otra, pierde casi indefectiblemente la partida sólo con que el otro jugador no responda a sus provocaciones, pues ha perdido la visión de conjunto.
  • También en el ajedrez, el sacrificio de una pieza puede conducir a la victoria.
  • El general aqueo Agamenón también sacrificó a su hija Ifigenia, pensando que aquella muerte le permitiría tomar Troya.

Como puede verse, abundan los ejemplos de esta interpretación holista de la realidad.
Antes de desarrollar el tema en profundidad, quizá valdría la pena observar que existe una frase que sintetiza perfectamente esta actitud, aquella que tantas veces hemos oído para justificar acciones aparentemente incomprensibles: “sus razones tendrá”.


[Escrito antes de 1996]


COMENTARIO EN 1996

“Sus razones tendrá”… Dios, claro.
Para hacer llover en alta mar y no en el desierto, como decía Asimov.
Para permitir toda la crueldad y el dolor.
Por cierto, el mayor problema de la visión de conjunto, y a eso supongo me quería referir al final del texto, es que esa visión es una suposición. Nadie puede mostrarla a los demás.
En un ecosistema cerrado, examinamos el ciclo biológico y vemos lo beneficioso que puede ser que los zorros se coman a las gallinas. Se supone que lo mismo debe hacer Dios o la Fuerza Energética Innombrable en el ecosistema del Universo. Pero es una suposición como cualquier otra.
Pero hace unos días leí algo interesante, no sé dónde.
Si operamos por una sencilla analogía y vemos cómo es este mundo en el que vivimos, no tenemos ninguna razón para pensar que el mundo que nos espera más allá de la muerte sea muy apetecible. Si Dios se ha dado tan poca maña en éste, ¿por qué le iba a salir mejor en el otro?


COMENTARIO EN 2016

No estoy seguro de si desarrollé el tema a fondo en un ensayo, a parte de en mi Defensa perfecta de la imperfección. Lo buscaré. Pero sí sé que es un asunto que siempre me ha interesado y a menudo me he referido a la justificación de la guerra que se hace en la Bhagavad Gita (La Canción del Bienaventurado), cuando Arjuna no quiere combatir con sus enemigos, sobrecogido antes la matanza que se avecina, y entonces el dios Krishna le convence explicándole que esas muertes son buenas  en una visión cósmica superior. Es el texto que usan los Hare Krishna  a modo de biblia, aunque es un fragmento del colosal poema épico indio, el Mahabharata. La Canción del Bienaventurado es un texto muy hermoso, que ofrece una lección moral repugnante.

Arjuna se lamenta y duda antes de la batalla, en la que sabe que no sólo tendrá que matar a amigos y parientes, sino que también morirán cientos de miles de soldados, quizá millones.

Se dice, pero hay que tener en cuenta la tendencia de los indios hacia la exageración, que en la batalla de Kuruksetra participaron 3,9 millones de soldados. ¿Cuántos sobrevivieron a la matanza para cumplir el plan cósmico? ¡Doce!

Este es el mensaje que a los hare krishna les parece digno de propagar

Tras la batalla. El guerrero Kritavarma, uno de los doce supervivientes, las mujeres, los ancianos y un niño (tal vez Vrishketu) contemplan los efectos de la moral basada en la visión de conjunto (los doce supervivientes aquí)


Algunos artículos en los que he tratado el tema de la moralidad holista (o quizá habría que decir “inmoralidad holista”): Más sobre ética y metafísica. Arjuna aparece en uan de las felicitaciones a mi hermana Natalia: Una estancia en Moralia.

[aq96]

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *