Nexos

nexos-brainEstoy haciendo unos experimentos para sacarle partido a los libros que leo en la Biblioteca. Como leo varios a la vez (varias decenas), tardó un tiempo en terminarlos y mis libretas son un poco caóticas: comienzo con notas de El jainismo, continúo con La computadora universal, sigo con una obra de teatro de Priestley, a continuación leo unos poemas de Louise Labbé y a lo mejor termino el día con un capítulo de Cassirer acerca de Képler. Como me gusta mucho combinar cosas, e incluso creo que la mezcla es la base de la creatividad y de eso que se llama originalidad (que en gran parte es sólo una cuestión estadística), quería ver cómo combinar de manera provechosa estas lecturas. La manera más evidente es estableciendo entre ellas nexos, relaciones entre Aristóteles y Mandeville, entre los proverbios griegos y MacLuhan, entre la Suma Teológica de Tomás de Aquino y las críticas literarias de Sainte-Beuve. Así que decidí crear una nueva sección llamada Nexos, en la que juntaría varias cosas coincidentes o relacionadas de esas lecturas diversas. Sería un tipo de texto que se movería entre un escrito erudito y experimentos como El cuerpo del amor, de Norman O. Brown o lo que hice hace años en mi revista Esklepsis: “La casa de citas”, donde todos los textos eran citas de otros autores. En definitiva, lo que se supone que debe ser una tesis doctoral: un escrito en el que opina todo el mundo excepto quien firma la tesis. Sin llegar a eso, sin llegar a hacerme desaparecer a mí mismo citando a los otros, en estos nexos se trataría de ir de un tema a otro de manera más o menos razonable, saltando por libros y autores pero uniendo temas y significados. Escribí un primer Nexos, pero el resultado ha sido muy decepcionante. Sin embargo, quizá sucedió que me lo planteé mal. Tal vez lo intentaré más adelante. Mientras tanto, pongo aquí ese primer nexos, porque no me avergüenza hacer mal las cosas ni mostrar que las hago mal. Ese primer Nexos, en efecto me ha salido un poco soso, bastante deslavazado y un poco pedantón (como esta entrada), pero aquí está: el nexos veinte millones treinta y un mil doscientos siete: Nexos 20031207

******

[Publicado en diciembre de 2003]

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *