No tan elemental en “La aventura del saber”

Una muy agradable e interesante conversación en “La aventura del saber”, con Salvador Valdés, un gran entrevistador, con el que fue un placer charlar.

Haz clic en la imagen de abajo si quieres ver la entrevista.

SALVADOR: Hola a todos. Acaba de aparecer este libro: No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes. Trata sobre el personaje, sus peculiaridades psicológicas, sus aficiones, sus métodos de investigación, su manera de leer el mundo y sobre todo aquelloq ue aquel que comparta la fascinación por el detective de Baker Street pueda imaginar. Bienvenido, daniel Tubau. Gracias por el libro.
DANIEL: gracias a vosotros.

SALVADOR: ¿Cómo conociste a Sherlock? ¿Qué edad tenías?
DANIEL: Pues era un niño o un adolescente. Yo creo que era un niño y que fue mi madre la que me enseñó los primeros cuentos. Empecé a leerlos. Yo creo que empecé con Estudio en escarlata, que es el primero que se publicó y el tercero cronológicamente de sus aventuras, y ahí me quedé fascinado por el personaje.

SALVADOR: Te cayó bien.
DANIEL Me cayó muy bien desde el principio.

SALVADOR: ¿No te resultaba un poco frío y demasiado listo?
DANIEL: No, yo creo que no, porque ya se sabe que también los adolescentes tienen esa tendencia. Se dice aquello de que los jóvenes creen que lo saben todo, los adultos dudan de todo y los viejos se lo creen todo. Pues yo era joven y pensaba que era mejor que los demás, así que un personaje que está un poco por encima resulta muy atractivo, porque criticas a los que te rodean y en fin…

SALVADOR: Y además es un personaje peculiar por muchas cosas. Le gusta tocar el violín. Tiene una adicción…
DANIEL: tiene una adicción, como el doctor House de la serie, que se basa mucho en el personaje de Holmes y es un personaje bastante extravagante, lo que ha reflejado muy bien la serie de la BBC: esa extravagancia que a lo mejor se perdía un poco al ver las películas de época, porque lo vemos en la época victoriana o eduardiana y nos parece una persona antigua, pero ahora… Era una persona extravagante en su época y lo vuelve a ser ahora.

SALVADOR: Tú crees entonces que la serie está bien, que interpreta bien lo fundamental del personaje.
DANIEL: La serie está hecha por holmesianos, está llena de guiños, lo que yo llamo en el libro “huevos de Pascua”, pequeñas sorpresitas para los aficionados, y se nota que los que la han escrito conocen al personaje a fondo. A veces mezclan historias, pero lo hacen muy bien. Las adaptaciones no son de un cuento o de una novela en particular, sino de varios mezclados y muy bien mezclados.

SALVADOR: ¿Y qué dirías tú que es lo fundamental del personaje?
DANIEL: ¿De Holmes? Ver una inteligencia en movimiento. Ver esa capacidad de desplegarse todos los poderes mentales de una persona y de ver signos en todo. Yo creo que lo que más le caracteriza de las veinte o treinta profesiones que se mencionan en el libro es una que casi no es una profesión, aunque si lo es en las editoriales, que es “lector”, es un lector. Lee el mundo, lee la realidad, el universo, las personas, lee libros también, enciclopedias.

SALVADOR: ¿Qué libros lee?
DANIEL: Precisamente hay un momento en Estudio en escarlata donde Watson hace una lista de los conocimientos de Holmes y en literatura prácticamente le pone cero, como si no supiese nada. Dice que no conoce a Thomas Carlyle, que era una figura en la época. Pero después, cuando sigues leyendo las aventuras de Holmes, ves que sí, que es también un lector de libros y que Watson se equivocó en eso. No se sabe si es que Holmes le tomaba el pelo a veces. Y sí, leía mucho. Una de sus lecturas clásicas básicas son los escritos de Francis Bacon, el canciller de Inglaterra al que se considera el creador de la ciencia moderna, porque a veces cuando habla Holmes parece que está citando directamente algún texto de Bacon. El Novum Organum

SALVADOR: Porque el pensamiento holmesiano, el método que él tiene para descubrir al asesino, al ladrón o al culpable, de solventar el caso, es científico…
DANIEL: Es científico, claro. El es un detective. Él se llama a sí mismo detective consultor, porque dice que es la última instancia a la que se acude cuando ya la policía o Scotland Yard ya no saben qué hacer… Acuden a él. Pero más que consultor es científico. Lo suyo es la aplicación del método científico al mundo policiaco, detectivesco, etcétera. Y por eso se lo considera precursor de muchos de los descubrimientos de la ciencia forense y también del análisis de la escena del crimen, lo que vemos en series como CSI. Pues eso es lo que decía Sherlock Holmes, que llegaba a al escena del crimen y decía: “Si llega la policía primero, lo destrozan todo y ya no hay nada que observar”. Es decir, conviene llegar antes que la policía.

SALVADOR: Otra de las cosas de las que se ha hablado mucho respecto al personaje de Sherlock Holmes es su relación con las chicas, ¿no?
DANIEL: Sí, tiene con ellas una relación difícil. No se le conocen relaciones… Bueno, hay una aventura en la que dice que ha seducido a una criada para poder acceder al personaje al que quiere acceder, pero después tiene una historia, Un escándalo en Bohemia, en la que se relaciona con Irene Adler, que es una estafadora que lo vence, lo derrota y él la admira muchísimo. Y termina la aventura pidiendo una fotografía de Irene Adler para tenerla ahí siempre, porque es la persona que le parece más admirable de todas con las que se ha enfrentado. Y ahí algo ahí que parece como fascinación, no se sabe si hay algo también erótico, sexual… También se ha hablado mucho de la homosexualidad que pudiera existir entre Watson y Holmes viviendo en la misma casa. Watson se casa… hay dudas si dos o tres veces, hay bastantes dudas en eso.

SALVADOR: Y la película aquella de Barry Levinson, ¿te acuerdas? El joven Sherlock Holmes… en la que él tiene una novia y la novia muere y él queda ya marcado…
DANIEL: Sí, digamos que eso va en la línea de la narrativa actual. Yo como guionista, veo que cuando se crean personajes, una de las normas es buscar en el pasado del personaje las causas que explican su actitud… Es una tendencia muy moderna, nacida del psicoanálisis, porque en los griegos no vemos esa obsesión ni en Shakespeare tampoco la vemos, por la infancia de los personajes. Pero ahora nos parece que el personaje se explica mejor si le ha pasado algo en la infancia, si ha tenido un problema con su padre, con su madre, y en esa línea va la pelñícula. Creo que la cuarta temporada de Sherlock de la BBC va a mostrar los problemas con su hermano Mycroft y como eso le ha influido también mucho.

SALVADOR: Habrá que verla entonces, porque puede haber claves, si son tan holmesianos…
DANIEL: Sí, son muy holmesianos.

SALVADOR: Oye, ¿qué diría Freud de Sherlock Holmes?
DANIEL: Pues curiosamente diría muchas cosas. Porque Freud admiraba a Holmes. En el libro cuento que uno de los pacientes más célebres de Freud, el “hombre de los lobos”, un paciente que soñaba con lobos… Y el hombre de los lobos cuenta que una vez habló a Freud de Holmes y que sorprendentemente, porque él pensaba que a Freud no le interesaría ese tipo de literatura, dijo: “No, no, este personaje me parece admirable, y yo hago lo mismo que Holmes pero en la psicología, intento buscar en los pequeños detalles, donde nadie mira, como por ejemplo los sueños, las claves que explican la personalidad. Y después además, uno de los grandes holmesianos, Nicholas Meyer…

SALVADOr: Sí, Elemental doctor Freud
DANIEL: Sí, en esa aventura Sherlock Holmes va a Viena para curarse de una adicción precisamente y allí tiene esa historia. Hay mucha relación entre Freud y Holmes.

SLAVADOR: ¿Y tú que crees que diría Freud? Es muy aventurado…
DANIEL: Sí, es muy aventurado. Nicholas Meyer nos propone diversas situaciones… Pero, vamos, Freud lo dijo, dijo claramente que admiraba a Sherlock Holmes y que él hacía lo mismo. Y en algún caso incluso dice algo como “Ojalá que pudiéramos ser como Sherklock Holmes y encontrar la solución con esos pequeños detalles…”

SALVADOR: ¿Tú dirías que Sherlock Holmes es un personaje feliz?
DANIEL: Da la impresión de que no. Hay momentos muy melancólicos de Holmes, Cuando no tiene un caso que resolver se sume en profundísimas depresiones, según cuenta Watson, y necesita que surja algún desafío, algún enigma para ponerse en acción. Da la impresión de ser melancólico, solitario, al final de su vida se retira a una granja a cuidar abejas. Ahora mismo se está haciendo una película, que va a estrenarse pronto, con Ian McKellen que hace de Sherlock Holmes ya retirado, en su finca de Sussex. Pero parece un personaje solitario, por lo que cuenta Watson… Es asocial, le aburre la gente, no se relaciona bien con los demás, etcetera. Ahora, cuando está trabajando, todo eso desaparece y es capaz de seducir a quien sea.

SALVADOR: Hay un capítulo entero que dedicas a lo que llamas el detective semiótico. Es un tema que te interesa, también por tu profesión de guionista, por un lado, y de profesor…
DANIEL: Sí, porque en la semiótica consideran a Sherlock Holmes como uno de sus padres fundadores, curiosamente. Se considera que son Ferdinand de Sausure, con el Curso de lingüística general, Charles Sanders Peirce, el filósofo pragmatista americano y Sherlock  Holmes. Y lo citan en igualdad de condiciones. Dicen, “Y esto dice Sherlock Holmes”, no citan al pobre Arthur Conan Doyle, sino que se lo atribuyen todo al personaje.

SALVADOR: Han llegado a ese extremo. Como Don quijote con Cervantes.
DANIEL: Exactamente. Y él es como un padre fundador. ¿Por qué?  Porque se ocupa de los signos. Todo lo que él ve es un signo de alguna manera, y por eso es sin duda el personaje más relacionado con la semiótica.

SALVADOR: Lo más alucinante de todo es como hay un ensayo de Thomas Sebeok en el que compara el mundo Sherlock Holmes con el de Charles Sanders Peirce (“Pers”) y realmente ves que las coincidencias son extraordinarias.
DANIEL: Asombrosas. De hecho, en el libro hay algo que no voy a revelar aquí, pero que se relaciona con el tercer hermano de los Holmes, que es Sherrinford Holmes, que es más listo todavía que Sherlock y que Mycroft…. porque en principio Mycroft es más listo que Sherlock… Pues hay otro todavía más listo y además tiene que ver con todo esto que estamos hablando de la semiótica, de Charles Sanders Peirce.

SALVADOR: Otro de los capítulos interesantes, bueno, todos son interesantes (lean el libro porque es fantástico), se ocupa de la creatividad de Sherlock Holmes.
DANIEL: Eso es curioso, porque en toda la investigación que he realizado, no he encontrado que en ningún lugar se dijese de manera directa que Sherlock Holmes fuese un precursor del estudio de la creatividad y realmente, todo su proceso de investigación es lo que hoy en día los expertos en creatividad definen como el proceso creativo, que se empezó a estudiar… con Koestler y otros autores y que sigue unas fases. Sherlock sigue esas fases: planteamiento del problema, maduración, incubación, luego te olvidas del problema, luego tienes una inspiración, eso que los griegos decían de la musa… pues efectivamente, llega la musa, pero llega como resultado de un trabajo previo creativo. Y bueno, yo considero que Holmes es un precursor igual que de la semiótica, del proceso creativo, sin ninguna duda.

SALVADOR: Que Peirce llama abducción, ¿no?
DANIEL: Efectivamente. Ese es el método que más usa Holmes… aunque el método de Sherlock Holmes es que usa muchos métodos, mezcla muchos… Pero aparte de la deducción y la inducción, hay una tercera manera que es la abducción y que es lo que más usa Holmes en sus aventuras, y también el que usamos todos nosotros. No da tiempo a explicarlo, pero en el libro sí se explica y se cuenta con mucho detalle.

SALVADOR: Leánlo, porque de verdad que se lo van a pasar en grande.


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


 


Share