Nostalgia ¿de qué?

En La verdadera historia de las sociedades secretas me referí a esa admiración, frecuente en ciertas sociedades secretas, pero también en otros ámbitos sociales, hacia un pasado ordenado y jerárquico, de caballeros con armaduras y caudillos decidididos y justicieros, un mundo en el que el bien y el mal estaban perfectamente definidos y no ofrecían dudas.

Lo llamé nostalgia del brillo, por ser algo así como la imagen invertida de la tradicional nostalgia del fango (nostalgie de la boue):

 

Del mismo modo que existe la llamada nostalgia del fango (nostalgie de la boue), una admiración romántica y acrítica por los pueblos, culturas o clases sociales consideradas bajas, primitivas o discriminadas, también existe lo contrario, algo que podríamos llamar nostalgia del brillo, o nostalgia de la jerarquía, que consiste en admirar las épocas, las culturas o los momentos en los que “cada cosa estaba en su lugar”. De este tipo son las apelaciones a la caballería mística, relacionadas con los templarios o los caballeros de la mesa redonda.
(La verdadera historia de las sociedades secretas, 385)

Steiner, en su libro En el castillo de barbazul habla de otro tipo de nostalgia, la que sobrevino tras la época de la Revolución Francesa y napoleón. Se podría llamar nostalgia de la épica, y quizá incluya a la nostalgia del brillo y la del fango.

Sin embargo, “épica” tal vez no sea la palabra adecuada y el propio Steiner, como descubrí unas páginas más allá, definía aquel sentimiento precisamente con la palabra nostalgia: “nostalgia del desastre”.

No está mal, pero sospecho que hay un término que englobaría todas estas nostalgias, algo cercano a “novelesco” o “drama”. Tal vez, sí, nostalgia del drama.

 


Share

6 pensamientos en “Nostalgia ¿de qué?

  1. Por cierto, Daniel, sobre las páginas dedicadas a la Cábala, a pesar de las controversias que ha habido en algún momento, se acepta mayoritariamente que el autor del Zohar fue Moisés de León.

  2. Hola Ana, sí tienes razón en que se atribuye de manera casi unánime hoy el Zohar a Moisés de León, más que nada por que así lo hizo el prodigioso investigador de la cábala Gerson Scholem, aceptando la versión de la viuda de Moisés de León. Pero también se le atribuyó al coetáneo de Moisés de León Samuel Abulafia, y todavía entra dentro de lo verosimil, de ahí que dije que Abulafia “quizá” escribió el Zohar. Muchas gracias por tu comentario.
    Hablo del Zohar en el capítulo llamado Los cabalistas (167-180) y allí mencionó el Zohar o Libro del esplendor, que Moisés de León publicó hacia el final del siglo XIII, pero que atribuyó a un rabino del siglo II llamado Simón Bar Yohai. Tras la muerte de Moisés de León, alguien ofreció a la viuda una gran cantidad de dinero por el original del siglo II, pero ella dijo que no existía y que su marido era el verdadero autor del libro. Sin embargo, discípulos de Moisés de León negaron esta versión y todavía hoy, si no me equivoco, en la mayoría de las comunidades religiosas judías se considera auténtico el Zohar y no obra de Moisés de León. La posibilidad de que lo escribiera Abulafia, que sostienen algunos autores (aunque de manera minoritaria, es cierto), me interesa especialmente no sólo por la simpatía que me despierta este curioso personaje, sino también porque, si no recuerdo mal, Abulafia había recientemente muerto o desaparecido de la luz pública cuando Moisés de León publicó el Zohar. Pero escribo ahora de memoria y es posible que me equivoque en alguna de estas afirmaciones.

  3. Admito que soy bastante fan de Scholem, sí… en todo caso he tratado este tema en mi tesis, Tradición y fortuna de los libros de astromagia del scriptorium alfonsí, y me inclino por considerar que el Zohar se escribió, o compiló, en el llamado Círculo Zohárico, al que pertenecía Moisés de León, aunque supongo que nunca podemos considerar nada como definitivo en estos temas.
    Y con respecto a Abulafia, pues entiendo perfectamente las simpatías hacia él, pero hay algunos motivos de tipo “doctrinal”, casi podríamos decir, que pueden excluirle como autor, pero en fin, es un tema largo y complejo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *