Nostalgias catalanas

Aunque parezca difícil creerlo hoy en día, lo que más echo de menos de la Barcelona y de la Cataluña de mi niñez y adolescencia es que era el lugar menos nacionalista de España.

De niño en casa de mi abuela Felisa, en Santa Coloma de Gramanet, cerca de Barcelona, con un gato tuerto

No recuerdo haber sido nunca nacionalista, ni siquiera en los años de ignorancia juvenil en los que somos capaces de adoptar cualquier ideología que prometa luchar contra lo establecido, contra el sistema, contra “los de arriba” o contra algo. Pero el nacionalismo, eso lo entendí muy precozmente, es sin duda la peor de las ideologías, si dejamos de lado las directamente criminales como el nazismo, el estalinismo, el maoísmo, el fascismo o el franquismo, muchas de ellas también, por cierto, de esencia nacionalista.

Ahora bien, aunque muchas ideologías han causado tremendos males a la sociedad, han arruinado países o han exterminado a poblaciones enteras, si nos situamos en un plano simplemente teórico, algunas de esas ideologías aseguran luchar por un mundo mejor, más justo, más equilibrado, más próspero o más libre. El nacionalismo, sin embargo, es ya desde el plano teórico, detestable, porque se basa en la simple idea de que quienes han nacido en un lugar son mejores que quienes no han nacido en él o que quienes se expresan en una lengua son mejores que quienes se expresan en otra lengua. El nacionalismo es la mezquindad del sentimiento grupal primitivo elevado a la categoría de pensamiento político. Es pura emoción y deseo de pertenencia en el peor sentido de la expresión, en el más insolidario y excluyente, y por eso es casi imposible razonar con un nacionalista, puesto que su única obsesión en la vida es que se reconozca su diferencia grupal, es decir, su superioridad, puesto que nadie se ha echado nunca a la calle para reivindicar que es diferente… e inferior.

Con mi hermana Natalia en Castelldefels

Con mi padre en una playa catalana

Pues bien, como nunca he sido nacionalista, en mi infancia y adolescencia me sentía muy a gusto en Cataluña, en aquella Barcelona en la que el nacionalismo parecía no existir. Por aquellos años no sucedía lo mismo en otros lugares de España, porque todavía quedaban  nacionalistas españoles nostálgicos de Franco, que proclamaban las supuestas grandezas del alma hispana, grandezas que, por supuesto, a mí me dejaban por completo indiferente o que me provocaban un rechazo absoluto. Pero cuando llegaba a Cataluña me encontraba entre personas que eran muy poco o nada simpatizantes del nacionalismo español y que, al mismo tiempo, tampoco estaban obsesionadas con el nacionalismo catalán, que entonces era todavía residual y que, en todo caso, se asociaba a un sentimiento de libertad, de poder usar la lengua catalana sin ningún temor. Barcelona, pero también Cadaqués, Calella y otros lugares en los que entonces solía pasar días, meses o incluso años, eran algo así como el paraíso ideal del no nacionalista. Un lugar moderno, cosmopolita, en el que se podía presumir de ser lo mismo que los griegos de la antigüedad a los que yo admiraba, como Epicuro y Demócrito: ciudadano del mundo.

En la adolescencia, creo que en una casa de Barcelona por la calle Aragón.

En Cataluña no solo se sentía entonces esa modernidad y ese cosmopolitismo, sino que también se podía disfrutar de un mundo mestizo y mezclado, en el que el gran Gato Pérez, desembarcado desde la Argentina, cantaba rumba catalana en castellano o en catalán, en donde la Orquesta Platería mezclaba ritmos latinos y cantaba Pedro Navaja o Ligia Elena, pero también L’home dibuixat. Donde Joan Manuel Serrat cantaba en catalán o castellano según el disco que tocara o donde Jaume Sisa nos daba la bienvenida con su Qualsevol nit por surtir el sol en una Barcelona que era la capital cultural del idioma español en el mundo, desde donde se creó y difundió el llamado boom latinoamericano, y donde todos nos expresábamos con toda naturalidad en catalán o castellano sin mirar mal a nadie.

Mi padre, Iván, mi bisabuela, Bellmunta, mi madre (Victoria) y mi hermana (Natalia), creo que en Barcelona, pero no podría asegurarlo

Después, los años fueron pasando y los nacionalistas empezaron a colocarse y a colocar a los suyos en todos los estamentos, en las escuelas, en las universidades, en los medios de comunicación públicos, de una manera metódica y planificada, como denunció Josep Tarradellas, president de la Generalitat (el gobierno autónomo catalán) en una entrevista con mi padre, ya en 1982. Tarradellas, que se declaraba socialista, se dio cuenta, quizá antes que nadie, de que allí se estaba estableciendo lo que llamó “una dictadura blanca”, el control de todos los resortes de la comunidad, en especial todo lo relacionado con la enseñanza, el funcionariado y los medios de comunicación públicos. A partir de los sucesivos gobiernos nacionalistas, año tras año, aquel lugar cosmopolita se ha ido cerrando cada vez más, ejerciendo una presión, que en ocasiones ha sido insoportable, sobre todos los que no compartieran el ideario nacionalista. Mucho de eso no se notaba en las calles si tan solo se pretendía pasar allí unos días, pero sí se hacía evidente para quienes quisieran establecerse allí y no seguir las consignas e imposiciones nacionalistas. El resultado de todo aquello es que ya desde hace muchos años la sensación de entrar en la modernidad, en el cosmopolitismo y en una ciudad acogedora donde nadie se siente propietario de las calles ya no lo siento en Barcelona, sino en Madrid: “Las calles son nuestras” gritan ahora los ultranacionalistas catalanes de la CUP y ERC, emulando al ministro franquista Fraga (que decía: “La calle es mía”).

En Barcelona, cerca del Parc de la Ciutadella

Cataluña se ha ido convirtiendo en las últimas décadas en algo muy parecido a un cortijo privado controlado por los partidos nacionalistas, con un elaborado sistema de corrupción montado desde los organismos de la Generalitat, que exigían un pago en obediencia patriótica catalanista para no ser borrado del mapa institucional, para poder recibir ayudas o apoyo institucional, para no ser declarado “enemigo del pueblo” o mal ciudadano (“mal catalán”). Incluso se exigió, a la manera de una organización mafiosa, el pago de un impuesto nacionalista, el famoso 3 por ciento, que ahora se está intentando juzgar, pero que ya denunció el alcalde socialista de Barcelona Pascual Maragall en los años 90. Maragall fue obligado a callarse casi de inmediato, se supone que por la amenaza de alterar la paz social si seguía moviendo el asunto, pero también por la complicidad de los partidos de ámbito nacional español, que necesitaban contar puntualmente con los votos de los nacionalistas catalanes y vascos, por lo que aceptaban que cada cual gobernara en su cortijo nacionalista sin interferencias.

Entrevista a Josep Tarradellas por Iván Tubau en Diario 16, en 1982. Tarradellas, primer presidente de la Generalitat tras la muerte de Franco, declaró cuando la derecha nacionalista de Jordi Pujol comenzaba su largo gobierno (1980-2003) en Cataluña: “”La política sectaria que hoy se hace, discriminatoria como es evidente, ha hecho que se separen la comunidad catalana y la no catalana”.

El periódico franquista El Alcázar se hace eco en 1968 de la noticia de que Joan Manuel Serrat no iría a Eurovisión por exigir cantar en catalán el “La, la, la”. Ahora los nacionalistas catalanes se atreven a calificar a Serrat de franquista por no estar con ellos.

La consecuencia de todas estas acciones e inacciones fue que se instalara entre gran parte de la ciudadanía la aceptación de la absoluta impunidad para los nacionalismos, con la complicidad de cierta izquierda que llegó a adoptar el disparate intelectual de defender que el pensamiento más reaccionario que existe, es decir, el pensamiento nacionalista, tenía algo que ver con la libertad o con la igualdad, cuando lo que defiende cualquier nacionalista es precisamente lo contrario. De una manera no sé si decir asombrosa o grotesca, a menudo he visto habitar en un mismo cuerpo y en una misma mente a un socialista o incluso a un comunista con un nacionalista. Una conjunción sin duda más inexplicable que la del Dios uno y trino. Como ya he dicho, la ideología nacionalista, al contrario que otros pensamientos políticos más elaborados, no tiene más sustancia que la obsesión por la identidad comunitaria y la insistencia en la diferencia con “los otros”, aunque se disfrace de todo tipo de excusas, como la lucha contra la opresión (inexistente, pues Cataluña tiene más autonomía que casi ninguna otra comunidad no estatal en todo el mundo), contra la corrupción del estado español (idéntica o menor que la de la comunidad autónoma catalana, como ya he explicado), o la insistencia monocorde en que los de fuera no son capaces de entender el sentimiento nacionalista, como si hubiera que hacer un master en Harvard para entender un mecanismo emocional tan simple y una ideología tan mezquina y peligrosa que, por cierto, ha sido ya estudiada, descifrada y perfectamente comprendida no solo en Harvard, sino en cualquier universidad del mundo y en literalmente miles de libros, a causa de los desastres que provocó en el siglo XX.

Con mi hijo Bruno y su prima Lea en Calella

En los últimos años, y en especial en los últimos meses, los nacionalistas catalanes han tensado la situación hasta el extremo, enfrentando a unos catalanes con otros y proclamando la independencia de Cataluña de manera unilateral, saltándose incluso sus propias leyes. Su única intención, al convocar un referéndum ilegal en el que ni ellos mismos creían, consistía en provocar al estado, hacer que reaccionara de manera violenta para situarse en un escenario de represión que encendiera aún más los ánimos independentistas y atrajera la atención internacional. Lo consiguieron en parte, por la torpeza de las fuerzas de seguridad, que emplearon en ocasiones una agresividad injustificada, convenientemente exagerada gracias a eso que se ha llamado posverdad, las falsas noticias propagadas a través de las redes sociales. Esas acciones violentas fueron exageradas hasta la caricatura, resucitando el fantasma del franquismo, olvidándose de que la policía local de la propia Generalitat reprimió en su momento  con la máxima dureza las manifestaciones de indignados del 15 M y nadie consideró que eso fuera franquista, a pesar de que en ningún otro lugar de España se había actuado con tanta violencia. Pero al nacionalismo catalán le conviene resucitar los fantasmas de un pasado y retratar  a España como un estado policial y antidemocrático, algo que carece por completo de sentido.

Con mi hermana Natalia cerca del puerto de Barcelona

Por un momento pareció, tras la declaración unilateral de independencia, que estábamos al borde del abismo, pero, de manera sin duda paradójica e inesperada, los excesos de los nacionalistas catalanes parecen haber despertado a muchos ciudadanos que todos estos años han permanecido en silencio, con miedo a hacerse notar, a ser señalados por el poderoso aparato de presión social nacionalista. Parece que ahora hay menos miedo, pero es difícil que la situación cambie de manera radical, porque el discurso simplificador  del nacionalismo, que consiste fundamentalmente en echar la culpa de  todos los males al enemigo exterior, en el más puro estilo franquista del enemigo judeo-masónico-comunista, sigue funcionando en el siglo XXI, como funcionó en el espantosamente nacionalista siglo XX. Sin embargo, la situación quizá podría mejorar si los partidos nacionalistas catalanes no lograsen la mayoría en las próximas elecciones.

Cuando le comenté a mi amiga Teresa Filesi, italiana de nacimiento, colombiana de infancia y española de adopción, que iba a escribir estas nostalgias catalanas, me dijo que eso era exactamente lo que ella sentía, esa misma nostalgia de los años en que, cuando llegó a España hace ya décadas, viajaba a Barcelona y tenía una sensación de libertad y cosmopolitismo que ahora parece definitivamente perdida y sumergida en un localismo asfixiante y un nacionalismo egoísta. Teresa me autorizaba y me animaba a decirlo aquí. Y aquí queda dicho.


Rumba dels 60, de Gato Pérez, por esa Barcelona y Cataluña cosmopolita

RUMBA DELS 60

Un matí de primavera del que aviat farà trenta anys,
arribava a la ciutat per la porta que té el mar,
en un barco transatlàntic des d’un continent austral,
un xicot viatger que duia una gran curiositat.
Els amics en la distància havia hagut ell de deixar,
tot un món intens de festa que solia freqüentar.
La seva ciutat coneixia pam a pam,
i aprenia del carrer les qüestions fonamentals.
Un ambient cosmopolita i una gran activitat
va sorprendre gratament aquell noi en arribar.
Tants anys captiva no havien pogut canviar
l’enèrgica ciutat que començava a despertar.
Emigrants i forasters inundaven els carrers
amb un còctel demencial de turistes amb obrers.
Obert i càlid el cor dels seus habitants,
es nodria des de sempre de tradicions ben diferents.
Poc a poc va descobrir els seus racons més amagats
en extenses “caminates” a les hores escolars.
Un itinerari ric de xerrades i de bars,
des del Tibidabo al mar, i del Besòs al Llobregat.Hi ha gitanos i jueus, i valencians i portuguesos,
andalusos i algerins, i mallorquins i aragonesos.
I les Rambles que estan plenes de fecunda humanitat,
oasi de tolerància impossible d’amagar.
Una mañana de primavera de hace ya 30 años
llegaba a la ciudad por la puerta que tiene el mar,
en un barco trasatlántico desde un continente austral,
un chiquillo viajero que traía una gran curiosidad.
Había tenido que dejar a sus amigos en la distancia
y todo un mundo intenso de fiesta que solía frecuentar
Conocía su ciudad palmo a palmo
y aprendía en las calles las cuestiones fundamentales.
Un ambiente cosmopolita y una gran actividad
sorprendió gratamente a aquel chaval al llegar.
Tantos años cautiva no habían podido cambiar
a la enérgica ciudad que comenzaba a despertar.
Emigrantes y forasteros inundaban las calles
con un coctel demencial de turistas con obreros
Abierto y cálido el corazón de sus habitantes
se nutría desde siempre de tradiciones muy diferentesPoco a poco descubrió los rincones más escondidos
en extensas caminatas a las horas escolares
un itinerario rico de charlas y de bares
desde el Tibidabo al mar y del Bessòs al Llobregat.

Hay gitanos y judíos, valencianos y portugueses,
andaluces y argelinos, mallorquines y aragoneses.
Y las Ramblas que están llenas de fecunda humanidad,
oasis de tolerancia imposible de ocultar.

 


El santoral revolucionario

Leer Más
Sócrates y la ley

Leer Más
Koba el temible

Leer Más
Amos Oz: Israel y Palestina

Leer Más
La ciudad de las estatuas

Leer Más
Nazismo en Hungría

Leer Más
¿Una página apolítica?

Leer Más
La izquierda que no quiso ver

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Leer Más
¿Dónde están los escritores soviéticos?

Leer Más
Antólogos, prólogos y errores

Leer Más
Tras las elecciones

Leer Más
Por qué no participo en los actos de la JMJ (obvio) y tampoco en la protesta contra los actos de la JMJ (no tan obvio)

Leer Más
Prensa, televisión y revolución

Leer Más
John Milton y los spartoi

Leer Más
Defensa del error por Milton y Selden

Leer Más
El imaginario revolucionario

Leer Más
John Milton y la libertad de imprenta

Leer Más
El mandato del cielo

Leer Más
Mao, Stalin y Hitler y otras comparaciones

Leer Más
¿Dónde está la izquierda?

Leer Más
sí pero no/no pero sí

Leer Más
Política y sociología

Leer Más
Entre la ética y la estética

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Hágase la ley y muera yo

Leer Más
Orgía y utopía

Leer Más

Democracia e imperio

Leer Más
Unidad europea y separatismo

Leer Más
Explicar y justificar: Isaiah Berlin

Leer Más
Moral holista

Leer Más
¿Qué fue del marxismo?

Leer Más
Un hermoso símbolo

Leer Más
¿Dónde está la serpiente?

|| La lengua de la serpiente /1


Leer Más
La polémica acerca de Soñadores, de Bernardo Bertolucci

Leer Más
¿Qué diría Mathew hoy? y Brasil

en Soñadores, de Bernardo Bertolucci


Leer Más
La izquierda en la balanza

Leer Más
Volver a empezar

Leer Más
Entrevista a Martin Amis

Leer Más
Sudamérica está cambiando

Leer Más
Madres de mayo

Leer Más
Escepticismo y credulidad

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Leer Más
¿Programas o personas?

Leer Más
Expertos y marxistas

Lenguaje de expertos /2


Leer Más
Anecdotario de una campaña electoral

Leer Más
El pueblo no existe (y la gente tampoco)

Leer Más
El legado de Europa

Leer Más
La comprensión no implica justificación moral

Leer Más
La importancia de lo superfluo

Leer Más
Patria

Leer Más
La revolución tradicional

Leer Más
Maneras de predecir el futuro

Leer Más
La sociedad abierta de Bertrand Russell

Leer Más
La lógica demente de la nueva izquierda

Leer Más
Retorno al pasado

Leer Más
Nostalgias catalanas

Leer Más

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *