No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Sherlock Holmes por Samuel Velasco

Ilustración de Samuel Velasco para No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

El mejor y el más inteligente de los hombres que he conocido.

John Watson sobre Sherlock Holmes

 

Notanelemental-portada

«Mi intención en este libro es investigar algunos de los secretos que esconde la personalidad de Sherlock Holmes y que explican su permanente atractivo, no solo para los aficionados a la novela policíaca, sino para los practicantes de todo tipo de ciencias y disciplinas, que lo consideran uno de sus precursores. A lo largo de la lectura, tendremos ocasión de descubrir cuál era su método o sus métodos, qué era lo que le permitía superar a los policías de Scotland Yard en sus investigaciones y por qué era capaz de ver lo que para cualquier otro permanecía oculto. Se han escrito decenas de libros y cientos de artículos intentando desvelar las particularidades de este investigador del mundo criminal que era capaz de entenderlo todo o casi todo, pero los expertos no acaban de ponerse de acuerdo en cómo definir su método y, lo que es más importante, cómo parecerse al célebre detective. Yo mismo me puse a reunir las pistas que llevan a la solución de este misterio hace ya muchos años y en este libro ofrezco algunas respuestas que quizá nos permitan entender mejor la singularidad de Sherlock Holmes. Espero, por tanto, que No tan elemental resulte revelador y estimulante para cualquier lector, experto o no en Sherlock Holmes, pues es fruto de una intensa investigación que va más allá de los lugares comunes habituales. Confío, también, en que resulte tan entretenido y sorprendente como las aventuras que Watson tuvo el privilegio de vivir junto a Holmes».


El-Gran-Wyoming-como-Holmes

El Gran Wyoming acerca de No tan elemental:

«Daniel Tubau, en esta muestra de sabiduría universal concentrada, nos enseña a descubrir los signos ocultos, esas señales que nos rodean y que pocos son capaces de ver. En estas páginas se encuentran las coordenadas para que el lector se convierta, no en un imitador, sino en un auténtico Sherlock Holmes, el maestro que nos graduó la mente para hacer visible lo invisible».


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


No tan elemental, de Daniel Tubau

Si ya estás leyendo No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes, haz clic en esta imagen.


Para saber más acerca del libro: No tan elemental, querido Holmes

Para saber más acerca de Daniel Tubau: Algunas pistas acerca del autor


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
(y en: Amazon, La FugitivaRafael Alberti, Laie…)


Entradas holmesianas no tan elementales

La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Sherlock Holmes, científico

Leer Más
Piensa como Sherlock Holmes en 12 pasos

Leer Más
Deducción, inducción… abducción
en “Las mañanas” de RNE

Leer Más
Sherlock Holmes, experto en creatividad

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Leer Más
Los pastiches de Sherlock Holmes

Leer Más
Indagaciones lógicas de Sherlock Holmes

Leer Más
Cómo ser…

Una charla en TED


Leer Más
Tú puedes ser Sherlock Holmes

La Contra, con Víctor Amela


Leer Más
Sherlock Holmes en La Vanguardia

La Contra, con Víctor Amela /2


Leer Más
Sherlock Holmes en Bilbao

Radio Popular, con May Madrazo


Leer Más
Hamlet, detective

Leer Más
El alimento de los dioses

Daniel, detective bíblico


Leer Más
Susana y los viejos

Daniel, detective bíblico /2


Leer Más
Sherlock Holmes en las conferencias TED

Leer Más
Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas

Leer Más
Una intuición muy entrenada

Leer Más
El mundo paranormal y Sherlock Holmes

Leer Más
La manera de pensar de Holmes

Leer Más
Holmes, el hombre que nos graduó la mente

Leer Más
Un libro holmesiano… para cualquier lector

Leer Más
Sherlock Holmes, el inconformista

Leer Más
Holmes, el violinista

Las otras profesiones de Sherlock Holmes


Leer Más


Sobre el libro

Algunas pistas acerca del autor

Leer Más
No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
El mundo holmesiano en España

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
No tan elemental, por Guzmán Urrero (The Cult)

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
Luis de Luis Otero demuestra que no es tan elemental

Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom
Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más


Además…

La vida secreta de Sherlock Holmes


Cómo descifrar códigos y lenguajes

(con Sherlock Holmes)]


International: Not So Elementary


El verdadero Sherrinford Holmes


Share
  • Ramón Edgardo Baide Gómez

    Hola Daniel.
    Me encuentro trabajando una tesis sobre Sherlock Holmes, por lo cual, me ha interesado leer tu libro, que recientemente he obtenido y he iniciado a leerlo con sumo placer.

    En la página 68, y posteriores, tu haces varias citas del libro de Baring-Gould “Sherlock Holmes de Baker Street”, -el cual no he tenido la oportunidad de leer- en el que se habla de los hermanos de Sherlock. Las citas antes mencionadas narran una anécdota de Sherrinford Holmes en sus aventuras por Los Estados Unidos. Resulta que dicha anécdota, -me refiero a la pérdida del reloj y el abrigo al llegar a New York- es exactamente la misma, solo que escrita por Peirce, y citada por los hermanos Sebeok en su ensayo titulado: “Sherlock Holmes y Charles S. Peirce. El método de la investigación”
    Al encontrarme con esto, me fui directamente al ensayo en mención, eso para asegurarme que no era yo el confundido; y pude constatar que en efecto, es la misma historia, solo que una fue escrita por Peirce siendo él mismo el personaje principal de dicha anécdota: y la otra por Baring Gould refiriéndose a Sherrinford Holmes.

    Surgen muchas preguntas, y como un total neófito que soy en el tema que me ocupa, acudo a tí en busca de una explicación.
    Mucho te agradeceré me puedas ayudar con este asunto.
    Saludos cordiales!!

    • Hola Ramón,

      en el libro, tras contar la increíble aventura del hermano más listo de Sherlock, aclaro que ese tal Sherrinford Holmes nunca existió en las novelas y cuentos escritos por Arthur Conan Doyle y que su existencia fue propuesta por el sherlockiano Baring Gould. La historia del reloj robado en realidad le sucedió, como tú señalas con acierto, al filósofo Charles Sanders Peirce. Me permití esa pequeña broma o suplantación de identidad (la verdadera de Peirce por la falsa de Sherrinford Holmes) para mostrar las similitudes entre los métodos de Holmes y los de la semiótica. Pero quizá no expliqué con suficiente claridad mi pequeña broma para quienes no sean sherlockianos experimentados. Aquí la cita (página 71): “El lector me perdonará el pequeño engaño, que ha consistido en contar una historia real como si fuera de ficción. En el relato tan solo he cambiado un nombre, el de su protagonista: no se trataba de Sherrinford, el supuesto hermano más listo de Sherlock Holmes,* sino del psicólogo y filósofo pragmático estadounidense Charles Sanders Peirce, considerado también uno de los fundadores de la semiótica. Creo que, gracias a este pequeño ardid, ha quedado muy clara la gran similitud entre los métodos de Peirce y los de Holmes. Muchos expertos han llegado a la conclusión no solo de que las semejanzas entre Holmes y Peirce hacen que podamos considerar al detective como uno de los padres de la semiótica, sino también que Peirce fue quien mejor definió el método de Holmes. Peirce nos ayudará a desentrañar el misterio del verdadero método de Sherlock Holmes y quizá también la técnica que le permitió descubrir al ladrón de su reloj, pero ahora es el momento de examinar la estrecha relación de Holmes con la semiótica”.

      En la nota al pie se explica también lo que dije antes: “* En sus novelas y cuentos, Arthur Conan Doyle nunca menciona a Sherrinford Holmes, pero en Sherlock Holmes de Baker Street, el estudioso W. S. Baring-Gould dedujo su existencia a partir del hecho de que, en las primeras versiones del detective, Conan Doyle llamaba a Watson Ormond Sacker, y al futuro Sherlock, Sherrinford”.

      En posteriores capítulos del libro se explica que, curiosamente, Peirce es quien ha definido con mayor precisión el método de Holmes. Más curioso es quizá el hecho de que (hasta donde llega mi conocimiento) Peirce empelaba métodos como los de Holmes, por ejemplo en esa aventura del reloj, pero no menciona al personaje de Sherlock Holmes en sus escritos. Pero todavía se están editando muchos textos inéditos de Peirce y quizá en algunos parezca esa ansiada mención al detective.

      Un abrazo, Ramón, y no dudes en escribirme por cualquier duda o comentario (danieltubau@gmail.com).

      • Ramón Edgardo Baide Gómez

        Mil gracias por tu pronta respuesta, apreciable Daniel.

        Luego de haberte escrito, y a pesar de encontrarme bastante desorientado por la confusión que tus primeras citas sobre el asunto provocaron en mí; decidí seguir leyendo tu libro.
        No sabes la vergüenza que sentí cuando llegué a la parte en que haces la aclaración y mencionas que en verdad te has tomado el tiempo de jugarnos una broma. Digo vergüenza por no ser tan cruel conmigo mismo, pero en verdad me sentí de lo peor; pues con mi comentario inicial, fue muy fácil y hasta obvio para tí, enterarte de que yo no había seguido leyendo tu libro, y que de entrada me había “disparado como escopeta vieja”. No quería ni imaginar cuál sería tu respuesta. No obstante, me complace saber que me has tratado como un experto a un novato, es decir, con mucha paciencia; lo cual te agradezco un mundo.

        Ahora que tengo certeza de que respondes y atiendes tu página, me siento en la necesidad de hacerte una pregunta que me tiene bastante inquieto y confundido. Debes saber que tengo un millón de interrogantes sobre Sherlock Holmes, pero no es mi intención abusar de este espacio que tan generosamente tu nos brindas a quienes leemos tu libro. Así las cosas, por ahora, me limito a plantearte el asunto:

        En la página 32 de tu libro, haces una cita textual de Estudio en Escarlata, en la que -según tu libro- Victor Trevor le comenta a Watson ciertas peculiaridades de Sherlock Holmes. Me llama mucho la atención el hecho de que en el libro que yo he leído, no se menciona a Victor Trevor, sino al Joven Stamford. Cito lo que tengo en mi libro:
        “No había pasado un día de semejante decisión, cuando, hallándome en el Criterion Bar, alguien me puso la mano en el hombro, mano que al dar media vuelta reconocí como perteneciente al joven Stamford, el antiguo practicante a mis órdenes en el Barts. […] En los viejos tiempos no habíamos sido Stamford y yo lo que se dice uña y carne, pero ahora lo acogí con entusiasmo, y él, por su parte, pareció contento de verme.”
        El joven Stamford es quien presenta a Watson y Holmes, quienes posteriormente se vuelven a encontrar para finiquitar el ausnto de compartir la vivienda en el 221B de Baker Street. No obstante, tu lo mencionas a ese mismo personaje con el nombre de Victor Trevor.
        ¿A qué se debe esto?
        Mil gracias por tu ayuda.

    • Hola Ramón, en este caso se trata de un error mío. Muchas gracias por señalármelo. He respondido en esta entrada: http://wordpress.danieltubau.com/fe-de-erratas-p37/ Un abrazo! https://uploads.disquscdn.com/images/72305a2275602bdba653ee2010547c90a83b2ee43d618850dec3cd6ebf389b6a.jpg

  • Pingback: Victor Trevor contra el joven Stamford|| Fe de erratas (p37) |()