Cómo transmitir información a mayor velocidad que la de la luz…

… gracias a la paradoja EPR (Einstein-Podolsky-Rosen)

luz

Voy a proponer una idea para transmitir información a una velocidad mayor que la de la luz.

En primer lugar, hay que recordar que para la teoría física actual no existe la posibilidad de transmitir información a mayor velocidad que la de luz, por la sencilla razón de que no hay nada más veloz que la luz. Esta es una de las bases de la teoría de la relatividad de Einstein. La velocidad de la luz es de 300.000 km por segundo en números redondos.

Todos conocen algunas de las curiosas paradojas de la relatividad einsteniana. La más célebre dice que viajando a velocidades próximas a las de la luz el tiempo corre más lentamente. Si un gemelo embarca en una nave espacial a velocidad cercana a la de la luz y su hermano se queda en la Tierra, al regresar el hermano viajero treinta años después (según su reloj) , quizá habrían pasado 200 años en la tierra y su gemelo sedentario estaría criando malvas.

Esta paradoja es el origen de la novela y las películas de El planeta de los simios.

planetadelossimios

Paradoja relativista de los gemelos en El planeta de los simios

Así que nada puede viajar más rápido que la luz. Eso dice la teoría de la relatividad.

En el siglo XX nació otra teoría física que se disputa con la relatividad el protagonismo: la mecánica cuántica o MC.

A Einstein nunca le acabó de convencer la física cuántica y, aunque no podía negarla por entero, aseguraba que estaba incompleta. Para demostrarlo, ideó varios experimentos mentales que, según él, conducían a inevitables paradojas y callejones sin salida, pero que siempre eran refutados por su gran rival, Bohr.

El más célebre de estos experimentos es el experimento EPR, conocido así por las iniciales de sus tres creadores: Einstein, Podolsky y Rosen.

Para explicarlo de manera sencilla es bueno, como recomienda Martin Gardner, seguir la variante propuesta por David Bohm:

“La paradoja EPR adopta varias formas, pero la más fácil de comprender es la propuesta por el difunto físico estadounidense David Jacob Bohm. (Fíjense en que su apellido sólo se diferencia en una letra del de Bohr.) Tiene que ver con una misteriosa propiedad de las partículas llamada spin. El spin es más o menos similar al giro de una peonza, porque tiene un momento angular que siempre adopta una de dos formas posibles, que reciben nombres diversos: derecho o izquierdo, positivo o negativo, arriba o abajo.

Imaginemos una reacción cuántica que genera dos partículas idénticas, A y B, que salen en direcciones opuestas. En la Mecánica Cuántica típica, cada partícula tiene sus spins derecho e izquierdo «superpuestos». Cuando se mide el spin de la partícula A, se dice que su función ondulatoria «colapsa» (se desvanece). La partícula adopta inmediatamente un spin derecho o izquierdo, con igual probabilidad.

Ahora viene la magia. Para conservar el momento angular, después de haber medido A (que así adquiere un spin definido), B tiene que adquirir el spin contrario. Supongamos que A, medida en Chicago, tiene un spin izquierdo (recuerden que no tiene un spin definido hasta que se mide). En un planeta de una lejana galaxia, un físico mide la partícula B cuando ésta llega allí. Infaliblemente, tiene un spin derecho. Pero, ¿cómo «sabe» B el resultado de la medición de A? ¿Envía A algún tipo de señal telepática a B, bien instantáneamente o bien a una velocidad igual o superior a la de la luz?

Einstein ridiculizaba esto, diciendo que era «acción fantasmal a distancia». Creía que el experimento EPR, que por entonces sólo era un experimento imaginado, demostraba que la MC no era completa. Tenía que haber «variables locales ocultas» que dotaban de spins definidos a ambas partículas antes de que se midiera una de ellas”.

La respuesta de Bohr al desafío EPR fue que, independientemente de lo separadas que estén A y B siguen formando un único sistema. Cuando se mide A, desaparece la función ondulatoria de todo el sistema y las dos partículas adquieren simultáneamente spins contrarios. Se dice que las partículas están correlacionadas, entrelazadas o enredadas. Lo asombroso del asunto es que queriendo refutar la mecánica cuántica, Einstein y sus amigos crearon lo que ahora se acepta como uno de sus fundamentos, la no localidad.

Espero, lector, que me hayas seguido hasta aquí. No te preocupes si no acabas de entenderlo, porque, como decía Niels Bohr, uno de los principales creadores de la cuántica: “Si entiendes la mecánica cuántica es que no la has entendido” (otros atribuyen la frase a Feynmann). Puedes obtener más imformación aquí: “Entrelazamiento cuántico“.  Y si quieres profundizar en este fascinante asunto, puedes consultar la mejor página de divulgación de Física cuántica y relativista que  conozco: “Cuántica sin fórmulas: entrelazamiento cuántico“.

Piensa, tan sólo, que tenemos dos principios aceptados por la física actual:

1. No se puede transmitir información a más velocidad que la luz

2. Cuando el spin de una partícula es medido eso conlleva que si el spin resulta ser izquierdo el de su partícula correlacionada sea por fuerza derecho.

Consecuencia de lo segundo es que:

3. Esas dos partículas idénticas, que han surgido al mismo tiempo de una reacción cuántica, ahora se pueden encontrar a años luz (pues se han dirigido a distintas direcciones).

Resulta en cualquier caso, dice Gardner, que todos los físicos están de acuerdo en que no se pueden enviar mensajes codificados más veloces que la luz usando el fenómeno EPR. ¿Por qué?

Porque no es posible saber qué spin tendrá una partícula antes de medirlo. Una vez medido sí sabemos que el de su partícula enredada será el contrario, pero nada más.

Es como si alguien, dice Gardner, lanza una moneda al aire en París y otra en Nueva York y por alguna extraña razón si en una sale cara en la otra sale cruz. Pero es imposible saber si ahora me saldrá cara o me saldrá cruz. No puedo decidir, por ejemplo que si salen tres caras eso significará “Hola”, porque es imposible saber si van a salir caras o no antes de mirar la moneda (antes de medir el spin). No se puede hacer una especie de morse de rayas y puntos con las propiedades del spin para, de este modo, transmitir un mensaje.

Esto es cierto. Sin embargo, hay algo que yo si sé cuando mido el spin: sé que si he obtenido “derecho”, la persona que mida la otra partícula obtendrá “izquierdo”.

Es cierto que eso no es estrictamente transmitir información, pero sí parece ser de alguna manera obtener información. Para verlo más claro, podemos diseñar un sencillo experimento mental.

LA INVASIÓN SKRULL

The Skrulls

skrulls

Los skrulls planificando la invasión

El Sistema Solar va a ser atacado por los Skrulls. No sabemos cuándo, pero sabemos que tarde o temprano los skrulls regresarán.

Los terrestres tenemos una flota destacada en Alpha Centauro, a años luz de la Tierra.

Por allí pasarán los Skrulls en su camino a la Tierra.

Sólo vamos a tener dos posibilidades para golpear a los Skrulls y detener su invasión, una en Alpha Centauro y la otra en el Sistema Solar.

Afortunadamente, tenemos un arma doble, magnético-atómica, tanto en Alpha Centauro como en la Tierra. Si en Alpha Centauro se emplea la parte magnética del Arma, en el Sistema Solar deberemos emplear la parte atómica para completar la destrucción del Escudo Skrull que protege sus naves.

Tras el primer golpe, los Skrulls, debilitados pero no vencidos, aniquilarán a su primer atacante de Alpha Centauro y seguirán su camino hacia la Tierra. El sacrificio de Alpha Centauro salvará a la humanidad.

Pero resulta que no hemos podido contactar con Alpha Centauro para decidir con qué atacarán ellos y con qué atacaremos nosotros, porque el ataque skrull ha sido imposible de prever. El problema es que la coordinación en el uso del arma es indispensable: si no sucede así, la flota Skrull sobrevivirá y la humanidad terrestre será aniquilada.

Afortunadamente, poseemos un código para casos de emergencia como éste (que hemos conservado desde las Guerras Mutantes): consiste en medir el spin de partículas correlacionadas de Alpha Centauro y del Sistema Solar. Regularmente, tanto en Alpha Centauro como en la Tierra se mide el spin de partículas entrelazadas entre Alpha Centauro y el Sistema Solar. En cuanto veamos a la flota acercándose a la órbita de Urano, debemos comprobar esa correlación o entrelazamiento.

Si, entonces, medimos el spin de una partícula entrelazada y obtenemos “derecho” sabemos que en Alpha Centauro obtuvieron “izquierdo” al medir la otra partícula y que izquierdo significa usar el arma magnética, con lo que nosotros deberemos usar el arma atómica y completar la destrucción de los skrulls. Parece difícil, pero si eso ha sido posible entre dos partículas correlacionadas en Japón y Francia (según el experimento de Aspect), no parece una imposibilidad.

Esta es la idea. Ya sé que eso no es exactamente transmitir información: nosotros no recibimos ningún mensaje de nuestros aliados de Alpha Centauro, ni ellos nos lo mandan y, sin embargo, sí sabemos lo que han hecho y lo que, en consecuencia, debemos hacer nosotros para detener a los skrulls.

No sé si ha resultado muy convincente, pero es sólo una idea o sugerencia para pensar en este asunto interesante de transmitir un mensaje sin transmitir un mensaje.

Los Skrulls en Times Square: alguien midió mal el spin de una partícula

Los Skrulls en Times Square: alguien midió mal el spin de una partícula

[Escrito en 2004]

NOTA 2014

Recupero esta vieja entrada tras una conversación con mi hijo Bruno acerca de un descubrimiento reciente relacionado con un experimento reciente que mostraba de alguna manera la posibilidad de trasmitir información a mayor velocidad que la de la luz. No sé si tenía relación con el experimento de Aspect (que se hizo en 1982) o es otra cosa. Tal vez lo explique él en un comentario a esta entrada.

*****************

 

NOTA EN 2004

Creo que todo esto tiene que ver también con lo analógico y digital en más de un sentido.

2014: esto lo explicaré en otro momento. Tiene relación, creo, con mi ensayo “Porqué el mundo digital no es digital”

NOTA EN 2004: En una próxima ocasión, cumpliré la promesa hecha a la atenta Proserpina en Seingalt diario secreto y explicaré cómo es posible ver el pasado (pero no viajar al pasado).

2014: No sé si he cumplido ya esa promesa: buscaré en mis entradas antiguas.

*********

losgrandesinventosdetubau

El buscador ególatra y eGOOGLE: herramientas para el ego

Leer Más
Cómo arreglar cosas rompiéndolas

Leer Más
LOS GRANDES INVENTOS DEL TuBaU

|| Cómo sujetar unas suelas recién pegadas


Leer Más

Inventario, de Daniel Tubau

INVENTARIO

|| Búsqueda azarosa


Leer Más
Un enlace casual en Google

Leer Más
Los dioses de Khemi
Comparación Automática 001

Leer Más
Cambiar de tema para aprender mejor

Leer Más
Cómo descifré anoche el disco de Phaistos antes de irme a bailar

Leer Más
Fantasías científicas de ayer y hoy presenta…

Leer Más
La profesión de escaparatista
[COSAS QUE SIEMPRE HAN EXISTIDO]

Leer Más
Cómo salir de los círculos cerrados

Leer Más
Cómo vivir más tiempo

Leer Más
Cómo descubrí cómo Teseo escapó del laberinto poco después de leer a Borges

Leer Más
La Regla del 9 contra el perfeccionismo

Leer Más
El genio no nace, se hace

Leer Más
El himno de batalla de la madre tigre

Leer Más
Hacer algo o nada

Leer Más
Impronta

Leer Más
Cómo tener buenas ideas entendiendo mal las cosas

Leer Más
El futuro en el presente: retroproyección futura

Leer Más
Nuevos lenguajes y creatividad

Leer Más
Las comparaciones no son odiosas

Leer Más
Cómo transmitir información a mayor velocidad que la de la luz…

Leer Más

Originally posted 2004-11-04 12:00:51.

Plutarco y los moralistas

Estos días (2004) leo en la Biblioteca Nacional de Madrid algunas obras de Plutarco.

Plutarco es muy conocido por sus Vidas Paralelas, una serie de obras en las que compara a un personaje griego con uno romano: Alejandro con César, Pericles con Fabio Máximo, Alcíbiades con Coriolano. Esas vidas paralelas son muy interesantes y todavía se leen, incluso por personas no aficionadas al mundo grecolatino.

zweig-tres-maestros-stefan-zweig-trabalibrosEn el siglo XX, el escritor austriaco Stefan Zweig retomó la idea de Plutarco y escribió biografías triádicas, en las que comparaba a tres personajes con la excusa de un tema o un asunto que tuvieran en común. Por ejemplo: La lucha contra el demonio (Holderlin, Nietzsche, Kleist) o Tres poetas de su vida: Casanova, Stendhal, Tolstoi.

Todas estas triadas de Zweig son fascinantes, como lo son también muchas o todas las biografías que Zweig dedicó a una única persona, por ejemplo la de Fouché, que sirve para entender la Revolución francesa de una manera que en ciertos aspectos supera a la verdad de los libros de historia convencional; o la de Montaigne, escrita poco antes de que Zweig se suicidara, que es una de mis favoritas.

plutarco-moraliaComo decía al comienzo, ahora estoy leyendo a Plutarco, y en concreto las obras morales y de costumbres que se conocen como Moralia. Yo estoy muy lejos de ser un moralista y por regla general no me gusta recurrir a planteamientos morales para justificar lo que hago o lo que opino.

Entiéndase bien lo anterior: no es que esté en contra de actuar moralmente, si por “moralmente” entendemos, por ejemplo: “actuar de manera justa, sin dañar a los demás”. También podría estar de acuerdo en considerar, de una manera más o menos ligera, que algo es moral o inmoral: “la guerra es inmoral”.

Pero una cosa es usar el adjetivo o calificación moral o inmoral para referirse a algo concreto y otra hacer de la moralidad un deber, una filosofía o un sistema dogmático. Quienes acuden a la moralidad para justificar sus actos me producen una desconfianza instintiva, como quienes hablan del deber o del sacrificio, de la fidelidad y de todas esas supuestas virtudes que parecen como un memorandum o que hay que llevar siempre encima para reprimir nuestros malignos impulsos naturales. Como se dice en el Zhuang Zi: “¿A qué ese sonar de tambores buscando la moral como quien busca a un niño perdido?”.

plutarco-220px-003MAD_PlutarcoA pesar de todo lo anterior, me gusta mucho Plutarco y su Moralia, y casi siempre estoy de acuerdo con él, o al menos, si no comparto sus opiniones, siempre me interesa lo que dice y lo adapto a mis propias ideas o a mi manera de ver la vida. Plutarco es siempre una delicia, un escritor ameno y ocurrente, un erudito que sabe usar la cita adecuada en el momento adecuado, una persona que habla al lector como quien habla a un amigo. Me atrevo a decir, sin comprobarlo, que es el escritor más parecido a Montaigne y aquél al que, Montaigne sin duda debe más en su manera de escribir y en su estilo. Pronto escribiré un texto en mi serie “Cosas que he aprendido de…” dedicado a Plutarco, aunque es una tarea difícil, porque es muchísimo lo que de él se conserva. Es más fácil escribir sobre Aristipo, del que sólo quedan escasos fragmentos.

Hoy en día Plutarco no tiene muy buena fama, sin duda debido al mucho éxito que tuvo durante siglos entre los moralistas, y particularmente entre los moralistas conservadores. La verdad es que hasta hace unos siglos no había muchos moralistas de izquierda, pues empezaron a proliferar tras la revolución francesa. Ahora se da la paradoja de que casi no quedan moralistas de derecha (al menos en Europa) aunque sí abundan los de izquierdas. En realidad, sí existen, por supuesto, moralistas de derechas o conservadores, pero a lo que me refiero es a que no tienen mucho predicamento fuera de sus círculos más inmediatos: casi nadie les cree y casi nadie piensa que ellos mismos crean realmente en lo que dicen, probablemente con razón. En la actualidad, la denominación de inmoral, que antaño se aplicaba a los ateos, a los revolucionarios y a los izquierdistas, hoy se reserva para personas que se sitúan en el espectro de la llamada derecha, mientras que en el espectro de la izquierda abundan los puritanos, los censores y los moralistas doctrinarios a los que me referí al principio.


[Escrito el 26 de abril de 2004]


ÉTICA, SOCIEDAD Y COSTUMBRES

[Se incluyen temas como “optimismo y pesimismo”, virtudes y defectos”, etc]

Plutarco y los moralistas

Leer Más
NO SMOKING (decía Varona)

Leer Más
Casanova y los vividores

Leer Más
Menos humos

Leer Más
El diablo y la maledicencia

Leer Más
El feísmo y hacerlo mal demasiado bien

Leer Más
La maledicencia

Leer Más
El placer y la salud

Leer Más
La suavidad de las costumbres

Leer Más
Ética y política en Aristóteles

Leer Más
Somos lo que comemos

Leer Más
Los charlatanes, según Plutarco

Leer Más
La máximas de Ptahhotep

Leer Más

 

Originally posted 2004-04-26 17:00:53.

La navaja de Occam bien afilada

Decía Guillermo de Occam: “Los entes no se deben multiplicar innecesariamente”. Es una herramienta filosófica que quizá no sea tan útil como muchos creen, pero  que sí cobra pleno sentido cuando se expresa de la siguiente manera: “Los entes innecesarios no deben multiplicarse”.

Por ejemplo, los círculos, ecuantes, epiciclos y otros artilugios teóricos para explicar el movimiento de los planetas según la interpretación tolemaica (pero también según la copernicana), que se convierten en innecesarios tras el elegante uso de las elipses que hace Kepler; o los dioses o un Dios que crea todo de la nada para explicar un universo que ya resulta inexplicable sin ellos, pero que con ellos se convierte, además de absurdo, en innecesario.

**************

Otras entradas del cuaderno borrador

wasteweb

[pt_view id=”7657170bu0″]

 

Originally posted 2013-07-19 22:45:33.

La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación

Además de las buenas ideas que ofrece en sus aforismos, Lichtenberg era célebre por su capacidad predictiva, especialmente en el terreno de la psicología, pero ahora citaré un aforismo asombroso y certero:

“¡Cómo se olvidarán algún día nuestros nombres por los de los inventores de la aviación y otras cosas semejantes!”.

Lichtenberg, como Leonardo Da Vinci, estaba fascinado por la posibilidad de que el hombre pudiera volar e incluso hacía una curiosa inferencia: “El mundo no debe ser todavía muy viejo puesto que los hombres aún no pueden volar”.

archaeopteryxAhora sabemos, por supuesto, que el mundo sí es muy viejo, mucho más viejo de lo que probablemente ni siquiera el propio Lichtenberg podría haber imaginado. En realidad su inferencia estaba mal planteada y más bien debería formularse (contando nosotros con la ventaja de conocer la teoría de la evolución de Darwin, claro) de la siguiente manera: “No es posible que en un mundo lo suficientemente viejo alguna especie no invente la capacidad de volar”. Y en este caso, está confirmado que ciento o miles de especies, desde los insectos hasta las aves, lo inventaron y bastante pronto, como nos demuestras los Pterodactilos o los Archaeopteryx, del mismo modo que otras inventaron el nadar y otras el saltar de un árbol a otro. Los seres humanos nos conformamos con caminar por el suelo, pero con el tiempo, otra evolución, la cultural, nos permitió también volar, no mucho tiempo después de la predicción de Lichtenberg.

pterodactilo

 

*************

[Publicado por primera vez en junio de 2004 en Mazda]

Lichtenberg

Lichtenberg, breve semblanza

Leer Más
Lichtenberg y Kierkegaard

Leer Más
Lichtenberg, placer y dolor

Leer Más
La regla de oro de Lichtenberg

Leer Más
El hombre de la ventana

Leer Más
El cuaderno borrador de Lichtenberg

Leer Más
Todo Lichtenberg

Leer Más
La búsqueda de la felicidad
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /6

Leer Más
Cómo no ser un cenizo
Breve investigación acerca del pesimismo y el optimismo /7

Leer Más
El salmo de Lichtenberg

Leer Más
Mentiras y verdades peligrosas

Leer Más
La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación

Leer Más

 CUADERNO DE FILOSOFÍA

Creadores y desmitificadores

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
Test de Turing y solipsismo

Leer Más
La escuela negativa del taoísmo

Leer Más
Susan Sontag

Leer Más
Cornwallis y Demócrito

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
La fidelidad de la tradición

Leer Más
LOS SIETE SABIOS CHINOS /1

Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1


Leer Más
Xi Kang (嵇康)

Los siete sabios del bosquecillo de bambú /2


Leer Más
William James y lo nuevo viejo

Leer Más
Ficción especulativa costumbrista

Leer Más
Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Los buenos aforismos

Leer Más
Una regla de discusión de Juliano

Leer Más
Kungzi según Gore Vidal

Leer Más
Aristóteles en Toledo y la nariz de Freud

Leer Más
Semblanza de Enrique José Varona

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
Consejos para banquetes y reuniones

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Demócrito, filósofo y detective

Leer Más
La presencia en mentes ajenas

Leer Más
David de Dinant y los noumenos

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más

Originally posted 2014-05-29 13:33:14.

EL ARTE DEL ENGAÑO

Imagen

EL ARTE DEL ENGAÑO

Daniel Tubau

En este póster se muestran algunas curiosidades relacionadas con El arte del engaño y con la estrategia china de Sunzi en El arte de la guerra.

Realizado con la ayuda y sabiduría gráfica de Rafael Aguilar, a partir de un diseño previo (todos los errores son míos).

GUERRA Y PAZ EN LA ANTIGUA CHINA

El ingrediente secreto del imperio inmortal

GUERRA Y PAZ EN LA ANTIGUA CHINA /1


Leer Más
La verdadera revolución cultural china 

Guerra y paz en la antigua China /2


Leer Más
Borges y los emperadores chinos

Guerra y paz en la antigua China /4


Leer Más
Cómo aprovecharse de un sabio legendario

||Guerra y paz en la antigua China /5


Leer Más
Fábulas que esconden verdades

Guerra y paz en la antigua China /5


Leer Más
La historia que se esconde tras los mitos

Guerra y paz en la antigua China /6


Leer Más
Las grandes batallas del Emperador Amarillo

Guerra y paz en la antigua China /7


Leer Más
El origen del pueblo chino

Guerra y paz en la antigua China / 8


Leer Más
El buen salvaje chino 

Guerra y paz en la antigua China /3


Leer Más

Puedes descubrir zonas activas en la ilustración si pasas el ratón. Poco a poco irán apareciendo más enlaces y contenidos.

La página de El arte del engaño

 

TRATADOS DE ESTRATEGIA CHINOS

Los Cuatro Libros del Emperador Amarillo

Leer Más
Tratados de estrategia de la China antigua

Leer Más
Heguanzi (El maestro del gorro de faisán)

Tratados de estrategia de la China antigua


Leer Más
Jun zhi (Tratado del ejército )

Tratados de estrategia de la China antigua


Leer Más
Zuozhuan (Comentario o Tradición de Zuo )

Tratados de estrategia de la China antigua


Leer Más
La época de Sunzi (Sun Tzu)

Leer Más
Jun zheng (La administración militar )

Tratados de estrategia de la China antigua


Leer Más
Helü (Gai lu) o Wu Zixu 蓋廬

Tratados de estrategia de la antigua China


Leer Más
El Registro de las auras militares (Ji junqi 記軍氣)

Tratados de estrategia de la antigua China


Leer Más
Cronología de la época Zhou

Leer Más

EL DAO DE LA TRADUCCIÓN

El dao es el camino

El dao de la traducción /1


Leer Más
Dao significa muchas cosas

El dao de la traducción /2


Leer Más
Sunzi explica que es el dao

El dao de la traducción /3


Leer Más

EL ARTE DEL ENGAÑO, DE DANIEL TUBAU

Sunzi y Clausewitz, estrategia china y occidental

Leer Más
El arte del engaño en El Marcapáginas

Leer Más
El arte del engaño en The Cult

Leer Más
El arte del engaño en Libros en vena

Leer Más
El arte del engaño en Efecto Doppler

Leer Más
Presentación de El arte del engaño ¡Viernes 29 de junio!

Leer Más
El arte del engaño en El cuentahílos

Leer Más
El arte del engaño en Mundo Babel

Leer Más
El arte del engaño en Culturalia

Leer Más
El arte del engaño en “La aventura del saber”

Leer Más
El arte del engaño, manual y antídoto contra las mentiras

Entrevista en The Objective


Leer Más
Nueva traducción de El arte de la guerra, de Sunzi (Sun Tzu)

Leer Más
Ana Aranda Vasserot en El País

El arte de la guerra, de Sunzi (Sun Tzu)


Leer Más
El arte de la guerra en una traducción extraordinaria

Leer Más
Las fintas de Bruce Lee

Leer Más
Instituto Confucio: presentación en Barcelona de El arte de la guerra, de Sunzi (Sun Tzu)

Leer Más
El arte de la guerra en el Instituto Confucio de Barcelona

Leer Más
El arte de la guerra en el Instituto Confucio de Madrid

Leer Más
El arte del engaño, de Daniel Tubau

Leer Más
El arte de la guerra de Sunzi, por Ana Aranda Vasserot

Leer Más
Para no dejarse engañar por Trump: El arte del engaño

Leer Más
El arte de la guerra de Sunzi en audiolibro

Leer Más
Napoleón Bonaparte contra el maestro Sun

Leer Más
Nueva traducción de El arte de la guerra, de Sunzi (Sun Tzu)

Leer Más
El arte de la guerra en el Instituto Confucio de Barcelona

Leer Más
EL ARTE DEL ENGAÑO

Leer Más

Originally posted 2018-06-18 14:12:45.

Noticias de Francia

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo

[Leer capítulo: uno, dos]

—¿Qué nuevas traéis de Francia, barón? -preguntó el Abad de Velfenhauss.

—El rey espera la sentencia de la Convención; su intento de fuga ha complicado extraordinariamente la situación. Queda una esperanza en la actitud de los girondinos, no olvidemos que Vergniaud evitó que el rey fuera depuesto en la Asamblea.

—Los girondinos desean la monarquía -dijo el Abad, con un gesto de profundo convencimiento-, ¿no fueron ellos quienes nombraron un preceptor para el Delfín?

El barón bajó la cabeza en señal de asentimiento.

Pierre Victurnien Vergniaud

Sí, pero las últimas elecciones no les han sido favorables y su fuerza en la Convención ha decrecido ante el empuje de los jacobinos, que en París han arrasado.

Tras decir lo anterior, el barón guardó silencio, como sopesando sus palabras, y continuó:

—De todos modos, ya no confiaría en los girondinos. Desean extender la Revolución, persiguen la República Universal.

—¿Quién se alzará en defensa de la monarquía? -suspiró el Abad-; la Iglesia ha sido desposeída de sus ancestrales propiedades, que le han sido arrebatadas por el vulgo. Es vergonzoso que Europa no acuda en defensa de Francia.

—Tal vez sería peor el remedio que la enfermedad -objetó el barón-; el ejército invencible de Brunswick huyó en desbandada ante Dumaríez y…

—A ustedes no les fue mejor en Jenappes -dijo una mujer con marcado acento prusiano-; el arrogante ejército austríaco vencido por los despreciables sans-culottes.

—No tan despreciables -corrigió el barón-; esos hombres parecen guiados por una fe casi religiosa en su revolución -el barón observó un gesto de desagrado en el Abad ante sus palabras y añadió:- Bien, digamos que les anima el diablo; pero, sea como fuere, hemos perdido Bélgica, las gentes de Niza y Saboya han pedido ser anexionadas a Francia… La guerra, créanme, les refuerza en sus convicciones, les hace más poderosos.

—Les ciega el afán de destrucción -dijo el Abad.

—No -respondió el barón-, luchan y mueren por sus ideales, es absurdo negarlo. Nuestra intervención les hace olvidar sus dudas y sus rencillas, dejan a un lado sus problemas internos para unirse en contra del enemigo común: Austria y Prusia.

Batalla de Jemappes, 6 de noviembre de 1792, en la que las tropas revolucionarias de Charles François Dumoriez vencieron a los austriacos

—¿Proponéis entonces -preguntó la mujer-, que si abandonamos a los franceses a su suerte ellos se ocuparán de hacer regresar las aguas a su cauce y morirá el nocivo germen de las ideas revolucionarias?

—Tal vez no, pero estoy convencido de que Austria y Prusia están favoreciendo, naturalmente sin quererlo, la creación de una dictadura revolucionaria cuyo cabecilla sería Robespierre.

—!Que Dios nos guarde de ese demonio! -exclamó el Abad-; pero él, tras sus discursos en favor de la República, no puede erigirse en dictador.

—Ser dictador y profesar ideas republicanas no es tan difícil como parece -dijo el barón sonriendo-. En Roma este caso se dio a menudo, y también el inverso, partidarios del Imperio que rigieron la República. No me sorprendería que Robespierre se hiciera coronar: no dudo que su fértil imaginación le proveerá de mil excusas para hacerlo.

El barón guardó silencio al observar que sus oyentes miraban hacia la puerta de entrada. Un grupo de nobles se reunía en torno a un hombre que acababa de entrar; todos le escuchaban atentamente. Por el efecto que sus palabras causaba entre los reunidos, traía malas noticias. El barón se acercó al grupo que rodeaba al emisario.

—¿Qué sucede? -preguntó.

—!Luís XVI ha muerto en la guillotina!

 

Continuará…


[pt_view id=”d1d2ca9mdr”]

Originally posted 2017-02-20 12:14:19.

El autor no es el personaje

La vida secreta de Sherlock Holmes /7

Shakespeare y algunos de sus personajes

Shakespeare y algunos de sus personajes

La personalidad de Arthur Conan Doyle y la de su personaje son en muchos aspectos diametralmente opuestas. Esto no tiene nada de particular, porque un escritor no está obligado a parecerse a sus criaturas de ficción. Si Shakespeare se pareciera a sus personajes, deberíamos decir de él que tenía personalidad múltiple, porque, ¿cómo es posible parecerse al mismo tiempo a Otelo, Shylock, Próspero, Romeo, Macbeth, Viola o Julieta? ¿Cómo se puede ser a la vez cruel, sensato, reflexivo, impulsivo, romántico, cínico, egoísta y avaricioso, generoso y criminal, ocioso e hiperactivo, obsesivo y ligero?

Sí, es cierto que podría suceder que Shakespeare se pareciera de alguna manera a Shylock, pero que en otro aspecto se pareciese a Otelo; tal vez era celoso como Otelo, avaro como Shylock, romántico como Romeo y Julieta, dubitativo como Hamlet, cruel como Lady Macbeth. Ahora bien, también podemos pensar que todos esos personajes tan diversos esconden algún rasgo común y que, a pesar de sus diferencias, existe algo que todos comparten; podríamos aventurar, en consecuencia, que Shakespeare poseía este o aquel rasgo común o al menos frecuente en sus criaturas, pero como no se sabe casi nada de la vida del dramaturgo inglés, no es posible asegurarlo.

En cuanto a Conan Doyle, es difícil que le atribuyamos las ideas o la personalidad de Sherlock Holmes, porque, como ya he dicho, sus caracteres son opuestos. Holmes, por decirlo con brevedad, es el paradigma de la persona racional y razonable, que sólo cree en lo que ve, o en lo que puede deducir a partir de datos y hechos materiales evidentes. Por el contrario, Conan Doyle fotografiaba hadas y creía en los espíritus. No sólo creía en tales seres, sino que ayudaba a su segunda mujer a convocarlos en sesiones de espiritismo.

No se sabe con certeza si Conan Doyle creía de verdad en los espíritus, si solo fingía creerlo o si era uno de esos adeptos o iluminados que están convencidos de estar en posesión de una verdad tan grande que son capaces de mentir en los detalles, como hacia Madame Blavatsky cuando alguien descubría sus trucos en las sesiones de espiritismo:

«Respondía algunas veces con jactancias, pero otras veces confesaba el engaño con un guiño y una risita y decía que un truco de vez en cuando no invalidaba la realidad de sus poderes paranormales» [1].

Helena P. Blavatsky

Helena P. Blavatsky

 

 

Continuará


[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]


Notanelemental-portada

No tan elemental
Cómo ser Sherlock Holmes.
Daniel Tubau
A la venta en todo el mundo
Amazon, La FugitivaRafael Alberti,Laie…)


carlos-garcc3ada-gualCarlos García Gual ha dicho de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes:
Es una mis mejores lecturas  de ensayos literarios en mucho tiempo, tanto por su originalidad como por su estilo. Y sobre un tema  para mí fascinante ya que me trae recuerdos de lecturas juveniles… Me tiene admirado su manejo de todos esos registros tan bien usados en esta trama tan erudita y esa disección tan inteligente, de fina “filología” (en el buen sentido de la palabra)… Creo que el resultado final es espléndido y muy divertido”.


Wyoming-No-tan-elemental


La vida secreta de Sherlock Holmes

Sherlock contra Cyrano

LA VIDA SECRETA DE SHERLOCK HOLMES /1


Leer Más
Sherlock Holmes no está enterrado en Spoon River

La vida secreta de Sherlock Holmes /3


Leer Más
Auguste Dupin, según Conan Doyle y Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /5


Leer Más
El truco más difícil de Houdini

La vida secreta de Sherlock Holmes /9


Leer Más
Arthur Conan Doyle visita el Más Allá

La vida secreta de Sherlock Holmes /13


Leer Más
Los manuscritos inéditos de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /14


Leer Más
Arthur Conan Doyle, impostor

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /15


Leer Más
El hermano más listo que el hermano más listo de Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /16


Leer Más
Respuestas sin preguntas

|| La vida secreta de Sherlock Holmes /18


Leer Más
Arthur Conan Doyle contra Sherlock Holmes

La vida secreta de Sherlock Holmes /10


Leer Más
El extraño caso de Arthur Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /4


Leer Más
Sherlock Holmes mata a Moriarty y muere a manos de Conan Doyle

La vida secreta de Sherlock Holmes /11


Leer Más
El hombre que nunca vivió y que nunca morirá

La vida secreta de Sherlock Holmes /2


Leer Más
Los enigmas de Sherlock

Leer Más
Sherlock Holmes, de entre los muertos

La vida secreta de Sherlock Holmes /12


Leer Más
Houdini y el otro mundo

La vida secreta de Sherlock Holmes /8


Leer Más
La realidad de los detectives

La vida secreta de Sherlock Holmes /6


Leer Más
El autor no es el personaje

La vida secreta de Sherlock Holmes /7


Leer Más

Entradas holmesianas no tan elementales

[pt_view id=”64488b37gm”]


Sobre el libro

No tan elemental en Calibre 38

Leer Más
No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes

Leer Más
No tan elemental, querido Holmes

Leer Más
Sherlock Holmes y Proust se encuentran…

Leer Más
Sherlock Holmes y la insólita profesión de Juanjo de la Iglesia

Leer Más
Sherlock Holmes entre políticos, editores y guionistas

Rocío Linares, La Razón


Leer Más
No tan elemental

Guzmán Urrero (The Cult)


Leer Más
El origen de No tan elemental

Leer Más
No tan elemental, con Carlos García Gual

Leer Más
Presentación de No tan elemental en Barcelona

Leer Más
Montaigne y mi retrato

Leer Más
Sherlock Holmes y la intuición

Leer Más
Sherlock Holmes: más que un lector de signos

Leer Más
No tan elemental en “La aventura del saber”

Leer Más


SÓLO PARA TUS OJOS 
(Lectores de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes)

Prueba de atención selectiva con Sherlock Holmes

Leer Más
Prueba de desatención selectiva

Leer Más
La calavera fantasma de Sherlock Holmes

Leer Más
Huevos de Pascua en Sherlock

Leer Más
Protegido: Pistas para un enigma holmesiano
Más pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1

Leer Más
¿Qué tiene en común Sherlock Holmes con Tarzán?

Leer Más
Algunos enigmas de No tan elemental

Leer Más
Protegido: Sherlock Holmes, Tarzán y Leopold Bloom

Pistas aquí: http://goo.gl/EuuEJ1


Leer Más
¿El canón holmesiano?

Leer Más



Cómo descifrar códigos y lenguajes

[pt_view id=”64488b37gm”]


International

[pt_view id=”64488b37gm”]


Originally posted 2016-05-26 16:31:52.

  1. [1] Peter Washington, El mandril de madame Blavatsky.

La precisión de la multitrama

INT.   LAVABOS -  TAQUILLAS -  DÍA
SIPOWICZ entra desde la calle vistiendo su chaqueta y
con una pequeña bolsa de farmacia. Se dirige a su taquilla,
la abre, cuelga su chaqueta en la puerta. Se dirige al lavabo,
se mira en el espejo, saca unas gafas y se las pone. 
Una etiqueta cuelga de las gafas mientras se examina con 
disgusto en el espejo.Rápidamente se quita las gafas y las
guarda al oír que entra alguien.
Se gira y ve a BOBBY SIMONE que se acerca a las taquillas.
                          
                        SIMONE
            Buenos días.
                        SIPOWICZ
            ¿Qué tal?

Sipowicz se detiene junto a él.

                       SIPOWICZ
            (CONT) Andy Sipowicz.

Simone le mira, sonríe y extiende la mano.

                       SIMONE
           Bobby Simone, encantado de 
           conocerte, Andy.

                       SIPOWICZ
            Sí.

Sipowicz se aclara la garganta y sale. 
Simone tacha el nombre de Kelly de la taquilla 
y escribe su propio nombre.


La escena anterior pertenece a “Simone says” el capítulo 5 de la segunda temporada de Policías de Nueva York (NYPD Blue). En ella se encuentran los ingredientes esenciales de la narración televisiva característica de las últimas décadas del siglo XX, lo que no es extraño teniendo en cuenta que la serie fue creada por David Milch y Steven Bochco, el inventor de la multitrama.

Steven Bochco

Bochco, en efecto, creó la multitrama, o al menos la llevó a su máxima expresión, en la serie Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues), estrenada en 1981.

Como su nombre indica, la multitrama consiste en el desarrollo de un buen número de tramas a lo largo de uno o varios capítulos e incluso de toda la temporada. Lo habitual es que se desarrollen dos o tres tramas en cada capítulo que llegan hasta su desenlace, pero que, al mismo tiempo, se planteen otras que continuarán en futuros episodios. En Policías de Nueva York las diversas tramas son presentadas en los primeros minutos del programa, en lo que se llama teaser, una especie de anticipo de lo que vamos a ver. He seleccionado al inicio de este artículo, en la transcripción del guión, sólo la primera parte del teaser, pero puedes verlo entero aquí.

La precisión de la multitrama from daniel tubau on Vimeo.

En el teaser anterior se plantean cuatro tramas que se desarrollarán a lo largo del episodio:

  • la de la mujer policía a la que acosa su exmarido, que también es policía;
  • la del caso del día, que en este episodio es un homicidio;
  • la llegada del nuevo policía, Simone, y su relación con Sipowicz
  • que Sipowicz se hace viejo

A lo largo del episodio también se irán desarrollando otras tramas secundarias, algunas se extenderán durante dos o tres episodios más, otras continuarán hasta el final de la temporada o incluso más allá, hasta el final definitivo de la serie.

La multiplicación de tramas, como es obvio, obliga a los guionistas a un gran esfuerzo de síntesis: hay que contarlo todo muy rápidamente porque en los 45 minutos de cada episodio es necesario desarrollar tres o cuatro tramas autoconclusivas… y todas las demás. Es por eso que en ese breve teaser de apenas cuatro minutos, que aquí cunple la función de disparador de las tramas del episodio, se cuentan un montón de cosas: llega un nuevo a la oficina, el nuevo y el veterano se conocen, al veterano no le gusta el nuevo, hay un nuevo caso de homicidio, el ex de una mujer policía la acosa, el jefe se entera de que al veterano no le gusta el nuevo, pero le dice que le ayude a adaptarse y que se encargue con él del caso de homicidio, y además se produce una terrible pelea con tiros incluidos en la comisaría.

Son los cuatro minutos más densos que se puedan imaginar. Todo es significativo y nada sucede por casualidad, cada frase es importante, a cada causa le sigue un efecto, como en un preciso mecanismo de relojería narrativa. Es una manera de escribir muy diferente de la que se emplea en series como Mad Men o The Wire, que aunque también presentan personajes con sus propias evolución, no se sienten obligados a trazar de manera precisa sus diferentes tramas en cada capítulo.

David Milch

Regresemos a la multitrama de Steven Bochco (y David Milch) en Policías de Nueva York, y a la trama más importante del capítulo, que es precisamente la que se desarrolla en el breve fragmento del guión que he trascrito como encabezamiento de este artículo. Esa trama nos dice que Sipowicz se está haciendo viejo. Bochco y Mill nos lo muestran con ingenio, haciendo que el veterano policía vaya al baño con una bolsa típica de drugstore o farmacia americana de la que saca unas gafas para vista cansada.

110203Sipowicz-con-gafas

Eso nos indica que no ha aceptado todavía su decadencia física. No ha ido a un oculista, sino que se ha comprado unas gafas en una tienda. Es evidente también que acaba de comprárselas, porque de ellas cuelga todavía la etiqueta. Y no es menos evidente que está avergonzado por tener que usarlas, porque, en cuanto escucha que alguien entra, las esconde rápidamente en su bolsillo. Por si esto fuera poco, el nuevo policía es joven, alto, fuerte y parece muy seguro de sí mismo, lo que, por contraste, destaca el envejecimiento y la decadencia de Sipowicz. Para que todavía quede más claro, enseguida va a tener lugar un suceso en la comisaria que remarcará esa decadencia: en la pelea con el acosador Sipowicz es lanzado a un lado sin miramientos, mientras que el nuevo, Simone, se lleva el papel de héroe. La antipatía de Sipowicz hacia Simone, que se mezcla con su depresión,  se muestra no sólo por su gesto al colgar el abrigo, sino porque se lo dice de manera explícita al comisario jefe. En la multitrama siempre hay que decir todo con claridad, sin dejar espacio a la duda y así se hace aquí: “Este tipo me cae mal”. ¿Y por qué le cae mal? Por su manera de saludar, simplemente. Es una opinión que nos dice más acerca de Sipowicz y de sus frustraciones que de Simone.

En cuanto a los espectadores, también se nos sugestiona con acciones que son casi simbólicas, como cuando Simone tacha de la taquilla el nombre del policía al que viene a sustituir. Eso parece revelarnos que es un poco chulo, insensible, porque nosotros, como espectadores, le tenemos cariño a John Kelly, que ya no volverá a aparecer en la serie (el actor pidió demasiado dinero). El nuevo viene a sustituir a nuestro favorito y se enfrente al gruñon pero entrañable Sipowicz. Mala cosa. O eso quieren los guionistas que pensemos.

Sin embargo, el conflicto o malentendido entre Sipowicz y Simone, que en una serie como The Wire podría durar toda una temporada, aquí se resolverá en este mismo episodio, aunque no revelaré cómo al lector.

Se trata, en cualquier caso, de un tipo de narrativa muy diferente al que podemos ver en mucahs escenas de Los Soprano (David Chase contra la televisión convencional) o escenas como la del ascensor de la oficina de Mad Men (Actuación y sobreactuación). Aunque Bochco y Milch demuestran su talento narrativo al colocar las piezas de su preciso mecanismo, es una pena que se vean obligados a sabotear el ingenio de la escena de las gafas cuando poco después Sipowicz insiste en el tema y lo dice de manera explícita, después de que su jefe le encargue cuidar de Simone: “Primero las gafas y luego esto”. El espectador de televisión convencional debe entenderlo todo fácilmente, porque suele distraerse con mil y una actividades, y eso obliga a menudo a los guionistas a repetir lo obvio.

**************

El guión del siglo 21, el futuro de la narrativa en el mundo audiovisual

Alba editorial.407 páginas.
Amazon/Casa del Libro

Página de El guión del siglo 21

 

Las parado­jas del guion­ista
Reglas y excep­ciones en la prác­tica del guión

390 pági­nas
Casa del Libro

Página de Las paradojas del guionista

Series televisión

[pt_view id=”d52dd99cd0″]

 

 

 

Originally posted 2014-08-01 01:03:24.

La analogía del tizón de Gaudapada

Una analogía muy interesante en el Gaudapada Gita:

47. Lo mismo que un tizón en movimiento aparece como una curva, la consciencia, cuando se pone en movimiento, aparece como el conocedor y lo conocido.

48. Lo mismo que el tizón cuando no está en movimiento, está vacío de apariencias y de devenir, así también la consciencia, cuando no está en movimiento está vacía de apariencias y de devenir.

Creo que se podría escribir algo interesante comparándolo con El nuevo acelerador y las ideas de Zenón acerca del movimiento.

tizon

49. Cuando el tizón está en movimiento, las apariencias no vienen de ninguna otra parte; cuando está sin movimiento, las apariencias no van a ninguna otra parte, ni van adentro de él.

50. Ellas no emergen del tizón, puesto que son insustanciales. Lo mismo se aplica a la consciencia, puesto que en ambos casos las apariencias son del mismo tipo.

51. Cuando la consciencia está oscilando, las apariencias no vienen a ella de ninguna otra parte, ni van a ninguna otra parte cuando está en reposo, ni entran en ella.

52. Ellas no emergen de la consciencia puesto que son insustanciales. Ellas no pueden ser conceptualizadas puesto que no están sujetas a la relación de causa y efecto.

**************

The analogy of blight in Gaudapada

  A very interesting analogy in the Gaudapada Gita: (part 3)

47.  Just as a blight on the move appears as a curve, consciousness, when put in motion, appears as a connoisseur and the known.

48. Like blight when it is not moving, is empty of appearances and becoming, well consciousness, when it is not moving is empty of appearances and future.

49. When blight is in motion, appearances do not come from anywhere else, when it is moving, appearances are not going to anywhere else, or go inside of him.

50.  They did not emerge from blight, as they are insubstantial. The same applies to consciousness, since in both cases the appearances are similar in nature.

51.  When consciousness is swings, appearances do not come to it from anywhere else, nor will any other party when it is at rest, or come into it.

52. They do not emerge out of consciousness because they are unsubstantiated. They can not be conceptualized as they are not subject to the cause and effect relationship.

I think I could write something interesting comparison with the new accelerator and ideas on the movement of Zenon.

Originally posted 2007-12-05 16:45:58.