¿Qué son los memes?

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /3


Es necesario aclarar ahora, en 2017, que la pregunta acerca de los memes no se refiere a los populares memes que se propagan en internet, sino a la propuesta de Dawkins de un mecanismo evolutivo no biológico.

Para Dawkins, los memes son replicadores, unidades de transmisión cultural. Un replicador, como su nombre indica, es algo capaz de replicarse.

Los replicadores más conocidos son los genes, que hacen copias de sí mismos: una molécula de ADN puede replicarse y dar lugar a dos moléculas de ADN idénticas a la original.

Otros replicadores no biológicos pueden ser las arcillas, especialmente las caolinitas, que se crean una a partir de la anterior y que, según algunos biólogos, como Cairns Smith, pueden tener relación con el origen de la vida.

Pero Dawkins, con sus memes, no estaba pensando en el barro o la arcilla, sino en unos replicadores mucho más complejos:

Ejemplos de memes son: tonadas o sones, ideas, consignas, modas en cuanto a vestimenta, formas de fabricar vasijas o de construir arcos.”

En otra entrada he copiado el capítulo que Dawkins dedicó a los memes en El gen egoísta. Nadie mejor que el propio Dawkins para explicar su teoría. Recomiendo leerlo para tener una idea clara de qué es lo que propone Dawkins y poder seguir la discusión con verdadero conocimiento de causa: Richard Dawkins: los nuevos replicadores

Continuará


[Publicado por primera vez el 29 de febrero de 2004
Revisado en 2016 (el texto en otro color es de la revisión)]


Dawkins---el-gen-egoista-Daniel-Tubau

Ideas platónicas, mundos popperianos y memética

MEMES: LOS NUEVOS REPLICADORES

Leer Más
Los genes egoístas

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /1


Leer Más
La otra teoría de Dawkins: los memes

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /2


Leer Más
¿Qué son los memes?

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /3


Leer Más
Precedentes de los memes

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /4


Leer Más
Los tres mundos de Popper

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /5


Leer Más
La teoría de los memes, un meme exitoso

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /6


Leer Más
El prestigio de la memética

|| Ideas platónicas, mundos popperianos y memética /7


Leer Más

 CUADERNO DE CIENCIA

La memoria holográfica

Leer Más
Dios y la doble rendija

Leer Más
Enfermos imaginarios

Leer Más
El reloj personal

Leer Más
Velocidad y realidad

Cómo es el mundo /2


Leer Más
Ciencia, medicina, magia y superstición

Leer Más
Erwin Schrödinger (1887/1961)

Leer Más
Ciencia y mística

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Cuenta atrás para el bosón de Higgs

Leer Más
El efecto doppler

Leer Más
Números interesantes

Leer Más
Cuaderno de ciencia

Leer Más
La fuerza del espíritu

Leer Más
Multi-funcionalismo , de Karin Öpfel

Leer Más
Curiosidad

Leer Más
Einstein y las explicaciones demasiado convincentes

Leer Más
Chesterton contra Einstein

Leer Más
Guitton y la física cuántica

Leer Más
Homeopatía y frenología

En las fronteras de la ciencia /1


Leer Más

CUADERNO DE BIOLOGÍA

Algo de Darwin

Leer Más
Dawkins: genes, memes y determinismo

Leer Más
Autobiografía de Charles Darwin

Leer Más
Darwin y el dios omnipotente

Leer Más
Un poco más sobre el respeto en Darwin

Leer Más
De Vries y Darwin, mutación y selección natural como origen de las especies

Leer Más
Darwin y la ceguera

Leer Más
Otros mundos: Uexkhull y el Zhuang Zi

Leer Más
Uexkull contra Darwin

Leer Más
Todo explicado, nada explicado

Leer Más
Lo que sí está en los genes

Leer Más

BREVÍSIMA INTRODUCCIÓN A LA BIOLOGÍA MOSCA Y CAJA

1. Invitación a la biología

Leer Más
2. Teorías evolutivas de las moscas y las cajas

Leer Más
3. La trágica historia de la Bistun Betularia

Leer Más
4. La teoría de la evolución de Lamarck

Leer Más
5. La evolución de las jirafas
Brevísima introducción a la biología

Leer Más

Share

Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19

No he encontrado ningún parentesco entre Moses Finley y John H. Finley Jr., a pesar de que muchos de sus libros tratan de los mismos o similares temas

J.H Finley Jr. (que tal vez es pariente de Moses Finley) opina que los discursos de Tucídides no son en modo alguno anacrónicos, en contra de la opinión de otros historiadores.

Esta polémica acerca de la veracidad de los discursos se basa fundamentalmente en cuestiones filológicas y de estilo, por lo que no voy a examinarla, ya que carezco de conocimientos mínimos en tales cuestiones. Sólo diré que supongo que Finley Jr. basa su defensa de los discursos en su comparación con los discursos de los sofistas, especialmente de Gorgias, que habían familiarizado a los oradores y a los oyentes con un tipo de discurso similar a muchos de los que recoge Tucídides, que van desde la argumentación llamada sofística (capaz de hallar razones convincentes para cualquier opinión) a la exposición cruda de las razones que mueven a los hombres y a los Estados (el poder, la fuerza, etc.). [1]

También se ha señalado el uso exagerado por parte de Tucídides de los dissoi logoi (que supongo que significa algo así como ‘lugares comunes’) al hacer hablar a personajes muy diversos:

“¿Es imaginable que mientras Nicias, en su discurso del libro IV, intenta disuadir a Atenas de la expedición a Siracusa, un siracusano, en Sicilia, use los mismos argumentos y casi con las mismas palabras?” [2].

En cualquier caso, el uso que hace Tucídides de los discursos ha sido una de las razones que ha cuestionado la supuesta objetividad del historiador:

“Grosskinsky dice que cuando habla Pericles, es de hecho Tucídides quien pone en sus labios gran parte de sus propias ideas. La famosa objetividad del historiador empieza a tambalearse” [3].

Los dissoi logoi no son “lugares comunes” como aventuré entonces, sino más bien”dobles razonamientos”,  ejercicios dialécticos o retóricos, en los que quien argumenta debe hacer el ejercicio de situarse en el lugar de su oponente. Aunque son de autor anónimo, también se le atribuyen a Protágoras de Abder o a su escuela.

Se ha insistido en muchos aspectos de los discursos que resultan bastante problemáticos: por ejemplo, el uso de interlocutores anónimos, los discursos de un grupo de personas, o las síntesis que en ocasiones hace Tucídides de varios discursos en uno solo.

Por otra parte, M.I.Finley, el más respetado de todos los historiadores griegos, también dice que es fácil demostrar que Tucídides tergiversó a sabiendas la célebre reunión de la asamblea ateniense  en la que se debatió acerca de Mitiline en el libro III. [4].

En cuanto a Momigliano, compara la similitud entre todos los discursos tucídideos con la riqueza de matices con la que Platón hace hablar a cada interlocutor, y concluye que Tucídides no evita el error de una historia psicologista, como algunos han dicho, sino que “se encuentra bajo este error”, y que cae en la deformación histórica al usar a los personajes, muchos de ellos anónimos, para hilar y dar coherencia a su historia.

Mi opinión personal es que es inevitable hasta cierto punto que todos los discursos se parezcan, dado que no son transcripciones directas, sino reconstrucciones a partir de testimonios diversos (como reconoce el propio Tucídides). Creo también que el grado de fiabilidad de los discursos varía según quien los pronuncie. Me parece, por ejemplo, que en los discursos de Pericles se deben de conservar cosas que sin duda dijo Pericles, e incluso rasgos de su estilo. Por contra, pienso que los discursos anónimos, la selección misma de los discursos, la reconstrucción de discursos no escuchados por el propio historiador y el deseo de hacer de los discursos algo coherente más allá de la fragmentación inevitable de los diversos testimonios, hace que los discursos se conviertan en una poderosísima arma ideológica en manos de Tucídides. Creo que habría sido una maravilla leer las transcripciones literales de discursos de la época, pero me parece que los discursos que nos transmite Tucídides nos obligan a ser muy prudentes y que a menudo, más que explicar los hechos, los enmascaran. Considero, finalmente, que los discursos tienen una importancia desmesurada en la obra de Tucídides y que dirigen al lector a dónde Tucídides le quiere llevar. De esto se hablará en el siguiente apartado, pero también en Lectura de Tucídides.

Continuará…


[El texto en otro color ha sido añadido en 2017]

TUCÍDIDES Y LA DEMOCRACIA

Aviso para navegantes

|| Tucídides y la democracia /1


Leer Más
Heródoto y Tucídides

Tucídides y la democracia /2


Leer Más
Un trabajo quizá caótico

|| Tucídides y la democracia /3


Leer Más
Tucídides y su época

|| Tucídides y la democracia /4


Leer Más
Democracia e imperio

|| Tucídides y la democracia /5


Leer Más
La democracia como valor supremo

|| Tucídides y la democracia /6


Leer Más
La democracia más allá de Atenas

|| Tucídides y la democracia /7


Leer Más
Los primeros historiadores griegos

|| Tucídides y la democracia /8


Leer Más
¿Quién inventó la historia?

|| Tucídides y la democracia /9


Leer Más
Leyendas perdidas

|| Tucídides y la democracia /10


Leer Más
El periodista Tucídides

|| Tucídides y la democracia /11


Leer Más
La mayor guerra que el mundo ha conocido

|| Tucídides y la democracia /12


Leer Más
El presente crea el pasado

|| Tucídides y la democracia /13


Leer Más
La fiabilidad de los historiadores antiguos

|| Tucídides y la democracia /14


Leer Más
Estructura y superestructura

|| Tucídides y la democracia /15


Leer Más
Tucídides y Maquiavelo: las lecciones de la historia

|| Tucídides y la democracia /16


Leer Más
Tucídides, Kautilya y otros maquiavelos avant la lettre

|| Tucídides y la democracia /17


Leer Más
Los discursos

|| Tucídides y la democracia /18


Leer Más
Los polémicos discursos de Tucídides

|| Tucídides y la democracia /19


Leer Más

Share
  1. [1]Sobre el uso de estos argumentos por los atenienses, ver la Conclusión.
  2. [2](Alsina, 45)
  3. [3](Alsina, 111)
  4. [4](ver “Tucídides el moralista”, en Aspectos de la Antigüedad, 74)

Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5

Tras hacer una crítica de Kant en su ensayo “Las cuatro fases de la filosofía” (1895), Brentano inicia la crítica de Hegel.

CRÍTICA DE HEGEL

Georg Wilhem Friedrich Hegel

Dice Brentano:

“Hegel quiere partir de un pensamiento absolutamente vacío de contenido, hacer de la negación el vehículo del progreso dialéctico y, después de una serie de pasos de baile, realizados en un compás de tres tiempos, posición, negación y unidad de ambos, cree haber alcanzado su meta”.

Un baile, añado yo, que quisieron practicar los discípulos heréticos de Hegel, Marx y Engels, aunque al menos ellos intentaron bailar en un salón de baile hecho de ladrillos materialistas y no en brazos del espíritu.

También en “El porvenir de la filosofía” Brentano critica a Hegel y a otros filósofos, idealistas y no idealistas.

Brentano responde a un discurso del rector, en el que éste se lamenta de los malos tiempos de la filosofía. Recuerda su tesis: “Vera philosophiae methodus nulla alia nisi scientae naturalis est” (“El método de la verdadera filosofía no es otro que el de la ciencia natural”). Critica también a Dilthey, aunque se da la curiosa circunstancia de que Xavier Zubiri, que traduce la obra, pretende que Dilthey y Brentano en realidad opinan lo mismo. Dice también Brentano:

“Todo lo que se contiene en los extensos tomos de Schelling se encuentra compensado por un par de páginas de muchos que no son exclusivamente filósofos, como los fisiólogos Helmholtz y Hering, han aportado ocasionalmente algo al progreso de nuestra ciencia (la filosofía)… porque estos prueban lo que dicen, mientras que entonces (en tiempos idealistas) imperaba solamente la arbitrariedad e incluso la total incomprensibilidad.

Cita el caso de Grillparze que se había alejado con horror de la filosofía hegeliana, a pesar de apreciar personalmente a Hegel “simpático y modesto” en el trato personal, penosamente abstruso y desmesurado en sus obras”.

No anoté nada entonces, pero como ahora, estoy completamente de acuerdo con la opinión de Brentano. Resulta no sé si triste o patético que cuando la ciencia descubría y descubre las maravillas que soñaron los filósofos de antaño, tantos filósofos y pensadores prefirieran y prefieran todavía mirar hacia otro lado, hacia aquel oscuro rincón en el que, como decía el oscuro Hegel por una vez claramente: “Todos los gatos son pardos”.

 

Continuará…


[Escrito antes de 1993]

NOTA en 2016: escribí estos textos, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en marrón lo he añadido ahora. No tiene ninguna intención de ser una presentación válida o rigurosa del pensamiento de Brentano. A partir del capítulo 4, las notas en otro color son del año 2017.


Franz Brentano

Las cuatro fases de la filosofía

|| Franz Brentano /1


Leer Más
Kant, la décadence

|| Franz Brentano \2


Leer Más
Elogios y críticas

|| Franz Brentano \3


Leer Más
Crítica de Kant por Brentano

|| Franz Brentano \4


Leer Más
Crítica de Hegel por Brentano

|| Franz Brentano \5


Leer Más
Literatura, filosofía y política

|| Franz Brentano \6


Leer Más


cuadernodefilosofia

TODA LA FILOSOFÍA

Leer Más
Razón y sentidos en Demócrito

Leer Más
Los honestos materialistas

Leer Más
Noúmenos y phenómenos

Leer Más
La relación entre teoría y observación… [y Sherlock Holmes]

Leer Más
Teología o mística materialista

Leer Más
Níveles y metaniveles: autores y dioses

Leer Más
La autonomía de los personajes y Nozick

Leer Más
Test de Turing y solipsismo

Leer Más
Nozick y la justificación del mal

Leer Más
Leibniz y el sonido

Leer Más
Relativismo cultural y malos tratos

Leer Más
Yang Zhu, el sabio escondido que llenó el mundo de palabras

Leer Más
La escuela negativa del taoísmo

Leer Más
Taoísmo y tai chi

Leer Más
Por qué un caballo blanco no es un caballo

Leer Más
SUSAN SONTAG

Leer Más
Somos lo que comemos

Leer Más
Mímesis y símbolos

Leer Más
El contagio por los adversarios

Leer Más
Cornwallis y Demócrito

Leer Más
La metafísica de la ética

Leer Más
Casualidades causales

Leer Más
Wittgenstein, Neurath y los memes

Leer Más
La fidelidad de la tradición

Leer Más
Filósofos – De Aristóteles a Zenón

Leer Más

Mi metafísica

Leer Más
Aristóteles no dogmático

Leer Más
Aristóteles y la teoría de las Ideas

Leer Más
Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1

Leer Más
Xi Kang (嵇康)
Los siete sabios del bosquecillo de bambú /1

Leer Más
William James y lo nuevo viejo

Leer Más
Breve historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa

Leer Más
Las moscas, Hofstadter y los vampiros

Leer Más
Para qué he vivido, por Bertrand Russell
[PÓRTICO]

Leer Más
Los buenos aforismos

Leer Más
Una regla de discusión de Juliano

Leer Más
La identidad y el chiste de Epicarmo

Leer Más
Kungzi según Gore Vidal

Leer Más
Aristóteles en Toledo y la nariz de Freud

Leer Más
Los filoetimólogos

Leer Más
Semblanza de Enrique José Varona

Leer Más
TODO ES (Variaciones ontológicas 1)

Leer Más
El mundo de Oz

Leer Más
Consejos para banquetes y reuniones

Leer Más
La navaja de Occam bien afilada

Leer Más
Más sobre ética y metafísica

Leer Más
Sentido y referencia en Gottlob Frege

Leer Más
La curiosidad contra la certeza dogmática

Leer Más
Solipsismo cotidiano

Leer Más
La ética de la estética

Leer Más
Todo Lichtenberg

Leer Más
Definición de prejuicio

Leer Más


 

Share

La diagonal del alfil

||| El Duelo /12

[Leer capítulo: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once]

12.La diagonal del alfil

—¿Ahora tenéis tratos con piratas? -preguntó con socarronería el abad.

—Siempre los ha tenido -dijo Frederick, con idéntica socarronería.

—Es un buen pirata -dijo el barón y enseguida, intentando desviar la conversación, preguntó:- ¿cómo han ido vuestros asuntos en Francia?

Nuestros asuntos -corrigió el abad- no van muy bien, pero tal vez mejoren en fechas próximas, las fuerzas coaligadas europeas están siendo derrotadas por los ejércitos franceses, pero en París las divisiones entre los dirigentes de la Convención aumentan de día en día, el terror se impone, han sido guillotinados Hebert y algunos de sus seguidores y, en el otro extremo, Danton, acusado de traición.

—!Es él caos! -exclamó el barón con exagerada indignación-. ¿No opináis vos lo mismo? -preguntó, dirigiéndose a Frederick.

Frederick guardó silencio durante unas segundos, el abad le miraba fijamente, esperando su respuesta. Cuando se disponía a hablar, el barón decidió que el juego había ido demasiado lejos.

—Olvidemos la revolución; ahí está Eugenia- dijo, y señaló con un gesto las escaleras que daban al salón principal, por las que descendían tres mujeres.

Vivienne, su sobrina Eugenia y la marquesa de Cicnos, esperaron junto a las escaleras la llegada del barón y el abad, mientras Frederick permanecía discretamente alejado, ante el temor de que Vivienne le reconociera.

—Voy a hablar con ese apuesto pirata -dijo Vivienne, mirando a Frederick.

—Quizá sería mejor que os presentara a alguien que desea vivamente conoceros -dijo el barón, intentando alejar a Vivienne de Frederick.

—Si tanto lo desea, podrá esperar a que yo hable con mis amigos -dijo Vivianne con una sonrisa cómplice-. No temáis, podéis confiar en mi discreción. Él y yo estamos en bandos enemigos y mortalmente enfrentados, pero mientras me sea posible intentaré seguir viviendo en el mundo amable en que fui educada y que ahora está desmoronándose.

  

Continuará


Apertura

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Reyes y peones

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Noticias de Francia

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Ataque y defensa

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Juego medio

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Variante francesa

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Juego oculto

||Moral y normas de conducta

||| El Duelo


Leer Más
Gambito de dama

||| El Duelo


Leer Más
Contragambito de dama

||| El Duelo


Leer Más
Piratas y disfraces

||| El Duelo


Leer Más
Libertalia

||| El Duelo /11


Leer Más
La diagonal del alfil

||| El Duelo /12


Leer Más
En passant

||| El Duelo /12


Leer Más

Sobre El Duelo

El narrador de El Duelo

|| Sobre El Duelo


Leer Más
Contra el narrador omnisciente

|| Sobre El Duelo, 2


Leer Más
El duelo: Situación histórica

Leer Más
La mayor influencia

|| Sobre El Duelo


Leer Más

Share

El cuestionario de Proust

Mariona Tubau

Se llama Cuestionario de Proust a una serie de preguntas a las que el propio Marcel Proust contestó en una ocasión, probablemente en un Album de Pandora (un libro de páginas blancas en el que se guardaban recuerdos de los amigos) de una de sus amigas.

Leí un Cuestionario de Proust, creo que el del propio Proust, en la revista semanal del periódico ABC, que entonces se llamaba, si no me equivoco “Blanco y Negro”. Fue durante una estancia de verano en Cadaqués, en casa de mi querida tía Mariona. Ella intentó enseñarme, sin mucho éxito, a afinar cuando silbaba, a pelar patatas, algo que sí aprendí a la perfección, a disfrutar de las deliciosas habaneras y del cremat (ron, café, canela, piel de limón… todo ardiendo junto) y creo que fue una de las personas que más me ayudó en mi inquieta y quizá no muy fácil adolescencia, como se puede adivinar por alguna de las respuestas a este primer cuestionario que respondí. Volví a contestar al Cuestionario de Proust al menos en tres ocasiones y lo incluí en la sección “Cuadernos ególatras” de mi revista Esklepsis.

Fotografía de Daniel Tubau

Fotografía tomada en fechas cercanas a mi primer cuestionario de Proust

1. El principal rasgo de mi carácter

La necesidad de escribir cosas que no siento más que en la letra impresa.

2. La cualidad que deseo en un hombre
Idem. Proust: Encantos femeninos.

3. La cualidad que prefiero en una mujer
Independencia, belleza, buena conversación

4. Lo que más aprecio en mis amigos
Que piensen como yo y sean francos.

5. Mi principal defecto
Idem Proust: No saber ni poder “querer”

6. Mi sueño de dicha
Idem proust: Amar.

7. Mi sueño de dicha.
ver 6

8. Cuál sería mi mayor desgracia
Ser enterrado

9. Qué quisiera ser
Suicida

10. Dónde desearía vivir
En una isla desierta con un gato y un mono

11. El color que prefiero
verde anaranjado

12. La flor que prefiero
sin contestar

13. El pájaro que prefiero
El azor, el pato salvaje

14. Mis autores preferidos en prosa
Edgar Poe, Champavert

15. Mis poetas preferidos
Machado, Khayam

16. Mis héroes de ficción
El personaje masculino de “Noelia” (escrito por mí)

17. Mis heroínas favoritas de ficción
Noelia, Ligeia (de Poe)

18. Mis compositores preferidos
Wagner, Bethoven en la Novena Sinfonía.

19. Mis pintores predilectos
Breghel el Viejo, El Bosco

20. Mis héroes de la vida real
Vidoq, Robert Louis Stevenson

21. Mis heroínas históricas
(sin contestar)

22. Mis nombres favoritos
Dammit

23. Qué detesto más que nada
El complejo de superioridad

24. Qué caracteres historicos desprecio más
No me interesa contestar.

25. Qué hecho militar admiro más
Ninguno y no haberme presentado voluntario.

26. Qué reforma admiro más
No contestada

27. ¿Qué dones naturales quisiera tener?
Seducción

28. Cómo me gustaría morir
(No contestada)

29. ¿Estado presente de mi espíritu?
Relajado, sin ansias

30. Hechos que me inspiran más indulgencia?
(No contestada)

31. Mi lema
Ninguno

 

************

[Respuestas al Cuestionario de Proust: antes de 1981, en Cadaqués]

***********

La revista Vanity Fair incluye desde hace décadas un cuestionario de Proust, al que han respondido todo tipo de celebridades. La revista Blanco y Negro hizo lo mismo mucho antes, creo que casi desde sus inicios.

Otras entradas de Memorabilia

El cuestionario de Proust

Leer Más
Cuadernos ególatras

Leer Más
La memoria de lo incompleto

Leer Más
Fotografía familiar

Leer Más
Quién toca esta web me toca a mí

Etimología platónica de Il Saggiatore


Leer Más
Yo soy la materia de mi web

Leer Más
La identidades asesinas

Leer Más
Los falsos recuerdos

Leer Más
Verse en otros

Leer Más
No verse a sí mismo

Leer Más
Memorabilia

Leer Más
Uno de mis exlibris

Leer Más
En el barrio de Argüelles

Leer Más
Felicitación a Bruno en 2004

Leer Más
Mi mesa y mis dioses

Leer Más
En Berlín con Lennard

Leer Más
Tal como éramos

Leer Más
Retrato con una camisa de rosas

Leer Más
Oskar

Leer Más
El destino y el camino

Leer Más
Modelo de portada

Leer Más
Las lecciones de la experiencia

Leer Más
El credo de un escéptico apasionado: “No te contagies”

Leer Más
Memorabilia

Leer Más
Coincidencias con Proust

Leer Más
Intento filosófico 2

Leer Más
Leer 18.000 libros

Leer Más
Primera afición al teatro

Leer Más
Sobre dogmatismo, bluejeans y Coca-Cola

Leer Más
Intento filosófico 1

Leer Más

Share