Pangu

||Orígenes mitológicos de China

panku_5652Pangu es lo más parecido a un dios creador que existe en la mitología china. Su mito pertenece a un mitema que se puede encontrar en otras culturas: el desmembramiento de un dios que da origen al universo. Al gigante Ymir de la mitología germana le sucede lo mismo cuando es vencido por Odín, Vili y Ve y su cadáver es descuartizado para dar origen a las montañas, los mares, los ríos y los lagos, las rocas y las montañas:

«Tomaron a Ymir y lo llevaron al centro del Ginnungagap y de él hicieron la tierra, de su sangre el mar y los lagos, la tierra se hizo de la carne y las montañas de los huesos: las piedras y las rocas las hicieron de los dientes y las muelas, y de los huesos que se habían roto. De la sangre que manaba de sus heridas y corría suelta hicieron los mares que rodeaban y unían la tierra, y pusieron ese mar en torno a ella, y a muchos les parece obra de enorme mérito. Tomaron también su cráneo y de él hicieron el cielo, y lo colocaron sobre la tierra, sobre cuatro puntas, y bajo cada una pusieron un enano. Se llaman así: Este, Oeste, Norte, Sur» (El engaño de Gylfi, por Snorri Sturlusson).

Este tipo de mitos es un indicio de que casi siempre se crearon primero las teorías que conciben el universo como una réplica del ser humano. Es decir, que nuestro cuerpo humano y mortal es el modelo que el cosmos imita, y no a la inversa. O por decirlo de otra manera, que el conocimiento avanza desde lo conocido, nuestro cuerpo, a lo desconocido, el universo. Solo con una mayor sofisticación cultural se llegaron a invertir los términos en esta relación entre el microcosmos y el macrocosmos para considerar, como en el Corpus Hermeticum, que los seres humanos somos, como sostiene también la cosmología actual, “polvo de estrellas” (aunque no por ello una réplica en miniatura del cosmos).

En su origen, Pangu era un gigante que dormía en el interior de un huevo caótico. Al despertarse y enderezarse, partió en dos el huevo, dando origen al cielo y la tierra y fue entonces, quizá tras dieciocho años intentando que no se cerrara de nuevo el huevo cósmico, cuando murió y de él nació toda la naturaleza primordial:

“Estando Pan Gu —el primero en nacer— a un punto de la muerte, se le metamorfoseó todo el cuerpo: el hálito se transformó en el viento y en las nubes; la voz en el estampido de los truenos; el ojo izquierdo en el sol y el ojo derecho en la luna; las cuatro extremidades y los cinco miembros en los cuatro puntos cardinales y en las Cinco Cumbres; la sangre en los ríos Azul y Amarillo; los tendones y las venas en las principales vías de comunicación en la tierra; los músculos y la carne en las terrazas de sembrado; el cabello y los demás pelos del cuerpo en los astros y los planetas; la piel y el vello en los prados y los bosques; los dientes y los huesos en los minerales y las piedras; el esperma y la médula en las perlas y los jades; la transpira­ción y el sudor en la lluvia y en los pantanos, y, en fin, los ácaros que en su cuerpo hubiera se transformaron, como despertados por el contacto con el viento, en los hombres y en los pueblos”.

[“Crónica de los cinco ciclos del Tiempo”, en Conjeturas acerca de la Historia, 1, en Mitología Clásica China]

pan-gu

Representación moderna de Pangu al romperse el cascarón.


[Pangu se pronuncia Panku]

china-cabecera-origenes

China, ¿un pueblo sin mitología?

||Orígenes mitológicos de China /1


Leer Más
Yu Di, el emperador de Jade

Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Pangu

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Nüwa

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más
Fuxi

||Orígenes mitológicos de China


Leer Más


NUMEN, mitología comparada
(Para otras entradas de mitología, ver MITOLOGÍA)

NUMEN - Mitología Comparada

CHINA
(para ver todas las entradas: China)

Share