Prohibid los placeres (John Milton/Iván Tubau)

De John Milton se suele decir que era ciego, puritano y que escribió El paraíso perdido. Es un resumen muy útil para ignorar quién era Milton.

Es cierto que era ciego, pero no siempre lo fue; es cierto que era puritano y partidario de Cromwell, pero no un fanático como lo fue el Lord Protector, y es cierto que escribió El paraíso perdido, pero también El paraíso recobrado, y otros muchos poemas y ensayos. Hoy imaginamos a Milton como a un ciego que nos mira a través de sus cuencas vacías, pero quienes fueron con él a la escuela le llamaban “la damisela del College” a causa de sus largos cabellos rubios y, según él mismo cuenta, a pesar de ser ciego, sus ojos azules parecían perfectamente sanos. También era republicano y escribió una de las primeras defensas del divorcio, que inició cuando su joven esposa de 17 años le abandonó. También es autor de un libro extraordinario en defensa de la libertad de imprenta y de prensa, Areopagitica, que ha sido razonablemente comparado con otro delicioso y poderoso ensayo inglés, Sobre la libertad, de John Stuart Mill.

La breve síntesis de la vida de Milton que nos ofrecen las enciclopedias nos oculta, como suele suceder, la personalidad del autor al que creemos definir. Milton es sin duda uno de los personajes más complejos e interesantes de la literatura clásica inglesa, que muchos, y yo me incluyo entre ellos, sólo conocen de una manera superficial, como una suma de resúmenes y síntesis.

Un pasaje interesante de la Areopagítica de  Milton es cuadno dice a quienes quieren prohibirlo todo:

“Si pensamos en regular las prensas, para con ello enderezar los modales, deberemos regular toda casta de solaces y pasatiempos, todo aquello en que los hombres hallaren su deleite. No habría que oír música, ni debería ir canción al pentagrama o ser entonada, como no fueran dóricas y graves. Ni sin permiso debería espaciarse la danza, para guardar a nuestra mocedad de ademán, movimiento o porte de los que vuestro permiso no estimara honestos…”

Es un párrafo que me recuerda un hermoso poema de mi padre, Iván Tubau:

WALKMAN
Un barco, el mar
cuando anochece
– ¿cómo
decir cuando anochece que anochece

sin decir que anochece?-
y el saxo de John Coltrane estallando
directamente en tu cerebro:
¿Queréis droga más dura?
¿Cómo es posible
que aún sean legales
el mar, la muerte lenta
del sol,
los barcos
grandes como el mundo,
Miles Davis
y la cinta magnética, los Aiwa
portátiles baratos, las pilas
de todos los timbres que vos apretás
y sobre todo
los demoniácos auriculares?
Prohibid
la música y el mar y los atardeceres:
dan placer.

*********

[Publicado por primera vez el 8 de diciembre de 2008]

POESÍA EN DANIELTUBAU.COM

Un torneo poético de ajedrez

El doble duelo /0


Read More
Omar Jayyam entre Dios y el vino

Read More
Toda la poesía

Read More
Los placeres de la soledad en Bai Juyi

Read More
Sextina de amistad

EL ALBUM DE PANDORA


Read More
¿Qué culpa tiene la rosa?

Read More
Fábula del origen del mundo y primera tentación

Read More
La miasma y el retrato de la dama (John Donne)

Read More
Antonio Salmerón y Wang Wei

Read More
Poseído por Dostoievsky (Kim Chun-Su)

Read More
La librería Rafael Alberti

Read More
Ono no Komachi, una poeta japonesa

Read More
El haiku de Cuervo

Read More
Prohibid los placeres (John Milton/Iván Tubau)

Read More
El tigre , de William Blake

Read More
Carta a Bruno

Read More
Anaxágoras (-500/-428)

Read More
Goethe, ¿poeta de la experiencia?

Read More
Un poema de Louise Labé

Read More

UN EXPERIMENTO CHINO
(TRADUCIR A WANG WEI)

Antonio Salmerón y Wang Wei

Read More
Primera traducción del poema (#2)

Read More
Un experimento chino
Primera traducción del poema (#1)

Read More
Invitación a traducir un poema chino

Read More

NOSTOI, LOS REGRESOS
(EL REGRESO DE ULISES)

El regreso de Ulises y la traducción

Read More
Seferis: Sobre un verso extranjero

Read More
Du Bellay: Feliz quien como Ulises

Read More
La fiel Penélope

Read More
Kavafis: Ítaca

Read More
Neruda Peregrino

Read More
Tennyson: Ulises

Read More
Petronio: Exhortación a Ulises

Read More
NOSTOI, los regresos

Read More

***********

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *